Un mes de gran consumo

Ofertas de Black Friday

El próximo viernes arranca el período del año donde las compras se disparan. Una costumbre importada de Estados Unidos, el Black Friday, adelanta algunas de las tradicionales compras de Navidad y Reyes. Este fenómeno, unido al auge del comercio electrónico y a la progresiva desregulación de las rebajas, ha provocado una mutación en los hábitos de consumo que han acelerado determinadas tendencias y  han favorecido unos modelos comerciales concretos. A menudo, los cambios intensos y acelerados nos inquietan en la medida de que generan sensaciones que no siempre se corresponden con la realidad. ¿El hecho de que las ventas de esta campaña se prolonguen durante más de un mes provoca realmente que compremos más productos o que gastemos más? ¿La lluvia de ofertas, tanto en los comercios presenciales como virtuales, ayuda realmente a practicar un consumo más responsable? ¿Somos conscientes en el momento de decidir dónde compramos de que nuestro desplazamiento al entorno digital provoca en algunos de nuestros conciudadanos consecuencias desastrosas como las que sufrimos en nuestros empleos y profesiones?

No hay duda de que estas nuevas formas de compra están cambiando el panorama de la oferta. Los pequeños comercios locales son las grandes damnificados a pesar del buen nombre que tienen por la calidad del servicio que dan y por su contribución a la cohesión social. Y su desaparición nos es ineludible. Algunos han sabido adaptarse, pero necesitan una regulación equitativa del comercio que se haga en beneficio del consumidor, pero que evite también asimetrías o zonas de fiscalidad opaca. En algunos casos, podemos hablar sin ambages de estraperlo digital, es decir, de prácticas comerciales que construyen su competitividad gracias a las diferencias en los impuestos o en las regulaciones, y no por la eficiencia en la distribución o en la producción. Garantizar la competencia significa eliminar trabas innecesarias pero también velar por la equidad y por la igualdad de oportunidades. A ello contribuyen decisivamente Gobiernos y Parlamentos garantizando reguladores independientes, pero los consumidores también podemos contribuir en el momento de nuestra elección.

En este artículo nos hablan de los efectos de la costumbre importada de Estados Unidos del Black Friday, del auge del comercio electrónico y la desregularización de las rebajas. Todo ello está provocando cambios en los hábitos de consumo y se plantean dudas sobre hasta qué punto los consumidores son conscientes de cómo esos cambios están afectando al pequeño comercio local. También se plantea si el hecho que las promociones se alarguen más de un mes provoca que se compre más productos, que se gaste más y si esas compras son compras responsables o no.

Algunos pequeños comercios han sabido reinventarse para sobrevivir, pero los gobiernos tienen un papel importante en ello, en el sentido que tienen que trabajar para aplicar medidas impositivas justas y equitativas entre el comercio electrónico y el físico ya que actualmente en el comercio electrónico goza de ventajas en ese sentido.

Realmente el crecimiento del comercio electrónico y la gran cantidad de promociones que se ofrecen durante periodos largos de tiempo están provocando un cambio importante en la forma de comprar. En términos económicos, el Black Friday y las campañas que lo acompañan son un incentivo al consumo que además se ve incrementado por la cercanía de las fiestas de Navidad, fechas en las que ya es habitual aumentar las compras.  Este aumento de las compras por un lado es positivo, puesto que aumentaran los ingresos de los que producen o venden los productos, pero el incremento de las ventas digitales provoca también un menor crecimiento de las ventas físicas sobretodo de los pequeños comercios que no pueden permitirse campañas promocionales tan agresivas.

Por otro lado, pienso que si las ventas electrónicas siguen creciendo también tendrá un efecto en el tipo de contratos de trabajo, seguramente se necesitarán menos vendedores porque habrá menos tiendas y se requerirán otro tipo de trabajos, como especialistas en campañas de marketing digital, expertos en redes sociales…

Además de todo ello el consumo desmesurado sin tener en cuenta dónde y cómo se produce también tiene costes medioambientales y humanitarios importantes.

Creo que el cambio del modelo de compra es inevitable aunque seguro que aparecerán medidas que lo regulen y impuestos más elevados que implicará más costes también a los que se dedican al comercio electrónico.

Fuente: Elaboración realizada por Clàudia Pujol Riera a partir de: https://www.elperiodico.com/es/opinion/20191123/editorial-un-mes-de-gran-consumo-7747533

El parón del consumo arrastra al PIB, que crece al menor ritmo desde 2014

Trabajadores en una cadena de montaje de una fábrica de motocicletas.

“La economía prosigue con su ralentización. Entre abril y junio creció un 0,4% trimestral frente al 0,5% registrado en el trimestre precedente. En tasas anuales todavía avanza con un vigoroso 2% en plena desaceleración global. Sin embargo, la composición de este crecimiento tiene ahora unas bases algo menos robustas. Si bien es cierto que el ahorro de los hogares mejora, el consumo de las familias y la inversión se estancan. La actividad aguanta gracias al sector exterior, que está aún sujeto a la incertidumbre comercial, y al gasto público, todavía pendiente de una reducción del agujero en las cuentas del Estado”

En este artículo hablan de la ralentización del crecimiento de la economía española. Sigue creciendo, pero a un ritmo mucho más lento. Ante la perspectiva de esta desaceleración se observa un aumento del ahorro de las familias, pero una disminución del consumo y la inversión de las mismas. Si la actividad sigue aguantando es porque este efecto de freno en el consumo y la inversión aún no ha tenido tanto efecto en el sector exterior.

La incertidumbre a nivel general está afectando mucho al consumo de las familias. El crecimiento de la economía española se apoyaba mucho en el crecimiento del empleo y al haber más empleo, también había un crecimiento del consumo de la población.

En mi opinión, cuando se habla de desaceleración de la economía, la gente, ante la incertidumbre de lo que va a pasar, no saben si en un futuro próximo pueden perder el empleo, reaccionan aumentando el ahorro y por tanto disminuyendo el consumo. Es decir, una parte de lo que ganan las familias se destina a ahorrar y no a consumir de esta manera aseguran poder satisfacer sus necesidades básicas si las cosas se ponen mal. Esto tiene un efecto directo en el crecimiento económico ya que, si disminuye la demanda de forma importante, porque una parte importante de la población deja de adquirir bienes y servicios, las empresas empezarán a disminuir beneficios. Si disminuyen los beneficios porque venden menos, las empresas reducirán el número de trabajadores, es decir aumentará el paro y aun se reducirá más el consumo.

Fuente: Elaboración realizada por Clàudia Pujol Riera a partir de: https://elpais.com/economia/2019/09/30/actualidad/1569827274_459374.html

El consumo de perfumes y cosméticos alcanzó los 6.660 millones en 2016

banner-perfumes

Las ventas de perfumes y cosméticos crecieron el año pasado en un 3,25%, hasta llegar a los 6660 millones de euros. En 2016, el sector ha conseguido remontar las ventas, después de padecer varias caídas durante los primeros años de la crisis.

Podemos destacar que este aumento del consumo se ha registrado en cinco categorías: perfumes y colonias, maquillaje, cuidado de la piel, del cabello e higiene personal. El maquillaje ha subido un 8% y los perfumes y colonias un 4%.

Dentro de la categoría de los perfumes, se alcanzó los 1245,4 millones de euros y 5 millones más de unidades vendidas que en el año anterior (en 2016, 68 millones de unidades). Pero dentro de este rango se aumentaron las ventas en un 5% en  los perfumes de alta gama. Los perfumes destinados a las mujeres crecieron a mayor escala (5%), mientras que los masculinos solo crecieron en un 3%.

Por otro lado, vemos que la categoría del maquillaje se ha visto beneficiada por la moda de los selfies y tener una imagen personal cuidada en las redes sociales. Se llegó a alcanzar los 649 millones de euros en ventas y más de 91 millones de unidades vendidas. Dentro de la categoría destacan los labiales que aumentan en un 12% y 17 millones de unidades venidas.

También destacamos la categoría del cuidado de la piel, donde se alcanzaron los 1886 millones de euros venidos. Esta es la categoría con más consumo en total, un 28%. También ha aumentado por la concienciación que tiene la gente para protegerse en verano del sol. Los productos de cuidado para el pelo cierran en positivo, pero crece a menor ritmo que los demás. Los productos de aseo personal en general también a aumentado y la excepción son los productos para el afeitado masculino (-2,9%), ya que la tendencia que se lleva ahora es dejarse barba.

Este sector ha generado de forma directa, solo en España, 35000 mi estos de trabajos y de forma indirecta 200.000 (15000 en perfumerías, 50000 salones de peluquería, 22300 en centros de belleza y 21900 en farmacias). Es un mercado con tejido industrial diverso: 84% son pequeñas y medianas empresas españolas. Y dentro de nuestro país están situadas las sedes de importantes plantas de producción de multinacionales de este sector.

Fuente: Elaboración propia a partir de: El Economista

¿Por qué el gran consumo cayó en 2016 a pesar de la recuperación?

14863868241040

El sector del gran consumo (todos los productos de uso cotidiano que compramos en los supermercados e hipermercados para consumir en casa) está padeciendo una salida de la crisis peculiar.

El sector alimenticio y de bebidas en 2016 entró en números rojos. Llegó a facturar un 1,2% menos y se vendió un 1,6% menos de productos, (datos de la consultora Kantar Worldpanel)

Esta situación puede resultar chocante si tenemos en cuenta que el consumo se ha recuperado, los españoles salimos más, no nos lo pensamos tanto a la hora de adquirir un producto y, además, miramos menos el precio que antes. Sin embargo, esta caída tiene su explicación.

El del gran consumo es un sector muy estable. Independientemente del momento económico que atraviese el país, todos tenemos que comer y beber. Por eso, en épocas de crisis no cae tanto como otros, y en momentos de crecimiento económico tampoco se dispara. Se vendió y se facturó menos por cuestiones ajenas que tienen que ver más con cómo somos y vivimos.

1. Actualmente se consume más fuera de casa que dentro. Salimos más, comemos y cenamos fuera más a menudo, pero el único que se conserva aún es desayunar en casa.

2. También estamos más concienciados en no tirar tanta comida. Ahora, compramos menos porque, lo que adquirimos, lo consumimos con más responsabilidad. En el último año hemos dejado de tirar 80 millones de kilos de comida.

3. En cuanto a la demografía, hoy en día la mitad de los hogares españoles están compuestos por dos o menos personas. Se realizan compras más individuales y se ven menos carros llenos.

4. Somos sensibles en la subida de los precios. El cliente no está dispuesto a pagar más por un producto si no tiene un valor añadido.

Elaboración propia a partir de: El Mundo

#EntornoEconomico Coca-Cola European saldrá a bolsa a principios de junio sin vender acciones

20COCACOLA

La bolsa española recibirá en los primeros días de junio a una nueva cotizada. Coca-Cola European Partners, el nuevo grupo fruto de la fusión de las embotelladoras de EEUU (que opera en Europa Occidental), Alemania y España, ultima su estreno en los parqués de Nueva York, Madrid, Londres y Ámsterdan para la primera semana de junio, o principios de la segunda, según los plazos previstos, en una operación en la que no venderá acciones ni emitirá nuevos títulos, según la documentación remitida. Se limitará simplemente a empezar a cotizar a través de un listing, por lo que los inversores interesados, tanto particulares como institucionales, deberán esperar al día de debut.

El próximo martes, 24 de mayo, la junta de accionistas de Coca-Cola Entreprises, la embotelladora que actualmente es la única que cotiza en EEUU, debería dar el visto bueno a la operación. A partir de ese momento, es el regulador inglés el que tendría que aprobar el folleto en las jornadas siguientes. Y sería solo cuestión de días que la nueva empresa pueda estrenarse.
Para el resto de bolsas, incluida la española, ya no necesitaría volver a presentar el folleto, sino que la CNMV dispondría del pasaporte europeo que permite a la embotelladora cotizar aquí, y se trata de un trámite muy rápido, que suele realizarse en un día y demorarse como máximo tres.

¿Cómo será la operación?
A diferencia de las últimas salidas en la bolsa española, la embotelledora de Coca-Cola realizará un listing, es decir, una operación en la que meramente deja que las acciones ya existentes de la compañía coticen en bolsa, sin realizar una oferta para colocar una parte de esos títulos en mercado entre nuevos inversores (a través de una OPV) o ampliar el capital vendiendo nuevas acciones (en una OPS). Estas dos opciones están descartadas. Seguiría así el mecanismo que también han utilizado otras empresas como Antena 3, Banco Sabadell, Dia o Liberbank para salir a cotizar.

Pese a que la nueva compañía tendrá un tamaño mayor al de muchas empresas del Ibex 35 (cercano a 20.000 millones), comenzaría sin prácticamente negociación en la bolsa española, lo que la dejaría sin opciones de entrar al índice. ¿Y por qué no habría volumen de contratación? Porque los accionistas iniciales que muevan el título serían únicamente los actuales de Coca-Cola Entreprises -que tienen un 48% del grupo, mientras que la empresa española cuenta con un 34% y la alemana con un 18% y no venderán su participación-. No obstante, con el tiempo debería producirse cierto movimiento por el hecho de que la empresa deja de ser americana, para pasar su sede a Londres, algo que condiciona a algunos fondos.
El dividendo futuro
Lo que ya ha confirmado la embotelladora es que destinará entre un 30 y un 40% de su beneficio a retribuir al accionista. Se trata del menor payout del sector, ya que, de media, las firmas dedican el 60% de sus ganancias para pagar el dividendo.

Coca-Cola European Partners lleva consigo, además, la deuda más elevada del sector, que alcanza los 7.500 millones de dólares al cierre de 2015. En esta cantidad está ya incluida la emisión de bonos por valor de 3.300 millones que la firma ha lanzado al mercado para financiar la salida a bolsa y retribuir a los actuales accionistas de la firma americana. La compañía pretende reducir el nivel de apalancamiento de 3,75 veces actual hasta 2,5 veces.

Sol Daurella firma seguir en la presidencia
Sol Daurella ha firmado un contrato que le vincula como presidenta de Coca-Cola European Partners, el nuevo embotellador del gigante de los refrescos en Europa, durante nueve años, hasta 2025. El consejero delegado, John Brock, que era hasta ahora presidente y consejero delegado de Coca-Cola Enterprises, una de los tres embotelladores que participan en la fusión junto a la franquicia alemana y la española Iberian Partners, podría marcharse, sin embargo, dentro de un año y tres meses.
Con 70 años de edad, es el tiempo que tiene estipulado en su contrato. En caso de que se produjera el relevo, su sustituto podría ser Damian Gammell, que trabaja ahora como número dos de Brock.

Coca-Cola European Partners dará, en cualquier caso, un fuerte protagonismo a los países. La compañía ha acordado, de hecho, que haya comités ejecutivos en cinco países y territorios. Se trata de Reino Unido, Francia, Alemania, Iberia, con España y Portugal, y juntos los países nórdicos y el Benelux. Al frente de la división ibérica estará Francesc Cosano.

Las cifras de la nueva empresa dan una imagen de su amplitud. Se tratará de la mayor embotelladora del grupo, que dará servicio a más de 300 millones de consumidores en 13 países en Europa Occidental.
Además, da empleo directo a más de 27.000 personas; dispone de más de 50 plantas embotelladoras y nace con unos ingresos anuales de 12.600 millones de dólares (11.170 millones de euros).

Aunque la nueva firma aún no ha presentado los resultados del año pasado, adelantó un ebitda proforma de 2.100 millones de dólares (unos 1.860 millones de euros) y especificó que la deuda superaría en 3,5 veces este beneficio bruto, por lo que rondará los 7.350 millones de dólares (en euros, unos 6.500 millones).

Los accionistas españoles de Coca-Cola European Partners, liderados por la familia Daurella, que tendrán un 34% del capital, tienen un compromiso de permanencia en el accionariado de, al menos, un año, siendo en cualquier caso poco probable su salida después.

Fuente : Eleconomista.es

Maria Isabel Muñoz

España sin pescado

pescado

Lo que viene a decir la noticia publicada en La Vanguarida con título “España se queda mañana sin pescado” es que hemos agotado nuestros recursos propios tanto en la pesca como en la agricultura. Como se comenta en la noticia esto se debe a una sobrepesca que ha afectado a nuestro país y a el país vecino, Portugal.

España es un país consumidor de pescado, de hecho se ha calculado una media de 42Kg por persona y año, que representa el doble de la Unión Europea. Según unos cálculos realizados si España se abasteciera mediante recursos propios nos sería imposible ingerir pescado dos meses antes de lo calculado, el próximo 10 de Mayo. Esta sobrepesca esta haciendo que aumenten los países “pescadodependientes”.

El Mediterráneo se encuentra en una situación crítica donde el 98% de sus especies se encuentran sobrexplotadas. Este dato va completamente en contra de la Política Pesquera Común de la Unión Europea que dice que se ha de acabar con la sobrexplotación en 2015 y como muy tarde en 2020, para poder recuperar este mercado y poder producir muchos más puestos de trabajo (64000)

“Conforme los ministros establecen límites de pesca cada vez más cercanos a las recomendaciones científicas, vemos que las poblaciones se recuperan y las flotas hacen mas beneficios. Es decir, seguir las recomendaciones científicas funciona y sale a cuenta, motivos suficientes para que los ministros las deberían seguir aún mas”, ha destacado Esteban.

La Vanguardia- , Madrid 09/05/2016 11:27 | Actualizado a 10/05/2016 09:49

El hecho de que España se vuelva pescadodependiente y este agotando incluso los recursos de la acuicultura(que represdentan un 20% en las UE) va a hacer que el precio del pescado aumente, que el PIB baje, que aumente la tasa de paro, que disminuyan las exportaciones y aumenten las importaciones, al igual que otras consecuencias.

La solución a este problema es el que dicen los científicos: se ha de dejar descansar los mares, dejar que recuperen los niveles de pescado; acabar con la sobrexplotación. Como bien dicen esto va a permitir que los barcos obtengan más beneficio, que se creen muchos más puestos de trabajo y que España no sea un país “pescadodependente”, y como consecuencia no va a disminuir el PIB, va a disminuir el paro, aumentarán las exportaciones, etc.

Fuente: La Vanguarida 

Mireia Jané Serrano.

 

España bebe más cerveza que nunca y fuma menos que nunca

1462188129_577669_1462202644_noticia_grande

Los datos del gráfico nos muestran la enorme subida del consumo de cerveza y alcanzó su máximo histórico. Dicho producto está gravado por un impuesto especial especifico, como sucede con el alcohol, el tabaco o la gasolina y por ello Hacienda puede ofrecer datos de consumo.

La recaudación del impuesto sobre la cerveza también alcanzó una suma nunca vista. Este tributo se aplica en el momento en el que el producto sale de la fábrica para su posterior comercialización a nivel nacional o se importa del extranjero, es decir, el consumo interno.

Esta mejora de las ventas se debe a la fuerte ola de calor del pasado verano y la buena temporada turística con record de visitantes, tal hecho ayudo a la crecida del PIB.

En cambio, con el tabaco sucede todo lo contrario, las cifras del consumo se redujeron a la menor cifra histórica desde 1995. Una de las causas se debe al aumento del precio y también del IVA, prácticamente el 80% pasa a manos del Estado. De hecho, es buena la reducción del consumo y evitar las externalidades negativas que provoca.

Por otro lado, las bebidas espirituosas se encuentran en una situación intermedia, no sufrió un retroceso como el tabaco, pero tampoco las buenas cifras de la cerveza. Las ventas aumentaron por primera vez en 10 años desde el inicio de la crisis. También cabe recalcar que las bebidas destiladas sufrieron una subida fiscal del 10% que la cerveza no soportó, esto podría crear un efecto sustitución.

La alta tasa de impuestos en estos productos provoca que sus consumidores sean considerados los mejores contribuyentes de impuestos directos para el Estado. Supuestamente eso debería favorecer el descenso de las ventas de estos productos, pero realmente tienen una demanda inelástica, ya que, aunque varié el precio del bien la variación de la cantidad demandada apenas afecta, los consumidores siguen consumiéndolos.

Elaborado por Chantal Choni,

A partir de la fuente: Cinco días