Australia a favor del libre comercio

Tras anunciar Trump el pasado jueves, una subida del 25% en los aranceles de las importaciones de acero, y el 10% a las de aluminio en algunos países, provocó que los gobiernos de varios países defendieran el libre comercio y se opusieran a la decisión tomada, como lo hizo Malcolm Turnbull, primer ministro australiano.

El político australiano afirma que: “el libre comercio significa más trabajo en Australia y más oportunidades para las exportaciones.”

image_content_7902294_20180302164146

Steven Ciobo, ministro de Comercio de Australia también explicaba a periodistas en Sídney que: “La imposición de un arancel como este no hará más que distorsionar el comercio y, en última instancia, creemos que conducirá a una pérdida de empleos”.
Más tarde agregó: “Me preocupa que, a raíz de acciones como esta, podamos ver represalias implementadas por otras economías importantes. Eso no es de interés de nadie”.

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional ha afirmado que los aranceles pueden dañar la economía estadounidense, al tiempo que la Unión Europea, Canadá o México contemplan represalias, lo que podría desencadenar una guerra comercial.

Aún así, el Gobierno australiano esta intentando aclarar con el Gobierno estadounidense, si finalmente ellos quedan eximidos o no, de la decisión de los aranceles tomada  por Trump.

Elaboración propia a partir de EleconomistaReuters

 

 

 

 

Anuncios

El deseo de Trump por golpear a China puede tener consecuencias

Resultado de imagen de china amenaza eeuuChina ha amenazado con tomar represalias después de que la Administración de Trump haya recibido autorización para imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio alegando motivos de seguridad nacional.

Después de que diversos estudios comerciales sobre  el acero y el aluminio puntualizaran que el aumento de las importaciones estos últimos años ponen en peligro la seguridad nacional el secretario de comercio de EEUU propuso la posibilidad de introducir aranceles globale a las importaciones de esos metales. (arancel del 24% a las importaciones de acero y del 7,7% a las de aluminio).

A todo esto Wang Hejun, miembro del ministerio de Comercio de China, califica como imprudente la acción de establecer dichos aranceles alegando esos argumentos.

“El margen de seguridad nacional es muy amplio y, se puede abusar del concepto si no hay una definición clara […] Si la decisión final de EEUU amenaza a los intereses nacionales tomaremos las medidas oportunas para proteger nuestros derechos legítimos”, añadió Hejun.

Los analistas afirman que existe cierto temor a que las tensiones entre las dos potencias aumenten, y justamente eso es lo que Pekín quiere evitar pues su economía depende, en gran parte, de las exportaciones, y se puede ver gravemente afectada.

La enorme potencia asiática podría focalizar sus represalias en sectores concretos como el agrícola del cual EEUU necesita importaciones, sobre todo de la soja de la cual es el principal importador.

Estas propuestas ponen de manifiesto el deseo y las intenciones de Trump de golpear a China. y si todas estas propuestas se llevan realmente a cabo, supondrían daños colaterales para los aliados de EUUU y represalias para el país. De hecho, las autoridades de Bruselas ya han empezado a elaborar posibles medidas contra productos emblemáticos de EEUU como el whisky bourbon de Kentucky y los lácteos de Wisconsin.

Durante una reunión con congresistas la semana pasada, Trump se mostró convencido de que la imposición de aranceles crearía muchos puestos de trabajo y rechazó las advertencias en las que se asegura que en el pasado este tipo de medidas han causado más perjuicios que beneficios, ya que suponen un aumento de los costes para las compañías.

“Quiero mantener los precios bajos, pero también me quiero asegurar de que tenemos una industria del acero y una industria del aluminio porque las necesitamos por motivos de defensa nacional”, declaró Trump. “Si alguna vez tenemos un problema, no quiero que nos encontremos en una situación en la que estemos obligados a comprar acero a un país con el que tenemos un conflicto”, concluyó el presidente.

Elaborado por Georgina Coll a partir de expansion.com

Masacre en Florida y aumento en la demanda de armas

Caen en bolsa los fabricantes de armas de EEUU tras el discurso de Trump

armas-smith--wesson-estados-unidos-bandera-reuters

El pasado miércoles 14 de febrero hubo una masacre en el instituto Marjowy Stoneman Douglas situado en Parkland, Florida, donde 17 personas fallecieron y varias resultaron heridas. El responsable se llama Nikolas Cruz, un jóven de 19 años que había sido expulsado del mismo centro por falta de disciplina. Sus compañeros aseguran haber notado ciertos comportamientos extraños e indicaron a medios locales que Cruz daba “miedo a veces”, pues en ocasiones llevaba armas y las mostraba en sus redes sociales.

Las acciones de los fabricantes de armas más importantes borraron las subidas debido al discurso de Trump. El presidente no hizo mención alguna a posibles medidas legislativas para aumentar el control del acceso a armas de fuego, simplemente se limitó a resaltar que se deberán asegurar las escuelas y enfrentarse al difícil asunto de la salud mental.

Normalmente, ante eventos de este tipo, todos pensaríamos de forma lógica que la demanda de armas se vería reducida por el miedo y respeto que confiere pero no es así. De hecho, las acciones y la munición de los fabricantes de armas de fuego suelen subir. La explicación se basa en que aumentan las ventas exponencialmente; la gente compra más armas por miedo a que sea más difícil poder hacerlo si se endurece la regulación sobre su uso.

Es por ello que compañías como “Sturm Ruger” y la matriz de “Smith & Wesson”, “American Outdoor Brands” vieron un aumento en el precio de sus acciones tras la masacre llegando a subir hasta un 2,8% y un 4,5% respectivamente hasta momentos antes del discurso del presidente. Minutos después de que hablase, como no propuso ningún reforzamiento de las normas, cayeron de nuevo.

Fuente: Elaborado por Clara Pujadas a partir de eleconomista.es

Millonarios Estadounidenses: “Cóbrame impuestos.”

El pasado 20 de Diciembre el Congreso de EEUU aprobó una rebaja de impuestos para las grandes rentas y empresas, que provoca un descenso de los aportes al fisco de un 35% a un 21%. Con 224 y 201 en contra, la reforma fiscal ha sido acompañada de mucha polémica.

90bbbbbe951e3e53e274a88faf42e6f9_article

“Cóbrame impuestos”. “Los millonarios deberíamos pagar más impuestos. Para empezar, porque tenemos más dinero”. “No quiero vivir en un mundo con un pequeño grupo de gente muy rica y un montón de gente pobre”. “EEUU solía ser el rayo de esperanza del mundo. Ahora somos el rayo de la avaricia”. “Hemos corrompido el sistema de forma que los más ricos pagamos menos impuestos que la clase media”.

Un grupo de 400 Millonarios Estadounidenses, tras la reforma impulsada por Trump, pide al congreso que no baje mas los impuestos.

“Cualquier reforma de los impuestos no debe aumentar la desigualdad sino beneficiar a la economía. Y esta incumple ambos puntos”, apunta a El HuffPostMike Lapham, líder de ‘Responsible Wealth‘ (riqueza responsable), un programa que elabora y propone alternativas para reducir la desigualdad.

El video donde se muestran algunas de las opiniones de dichos millonarios fue compartido por Bernie Sanders, en Twitter: “Señor Trump, escuche a estos millonarios patriotas que quieren que les suban los impuestos, no que se los bajen.

 EEUU es uno de los países con más desigualdad entre los más ricos y los más pobres. Y se encuentra en uno de los momentos de su historia en que esa brecha es más acusada. El 1% de la población controla el 35% de la riqueza, porcentaje que no cesa de crecer.

“El sistema ya favorece a los superricos. Hemos llegado a un punto en que, si eres millonario, pagas menos impuestos. La mayor parte del dinero de las grandes fortunas viene de ganancias de capital (disposición de acciones, bonos o inmuebles), que tributan al 15%”, explica Lapham.

Así pues, algunos millonarios con conciencia social han pedido en múltiples redes sociales a Trump que suba los impuestos para reducir el déficit nacional. Entre estos manifestantes se encuentran el dueño de Ben & Jerry’s, el billonario George Soros y el filántropo Steven Rockefeller.

Los ricos no sólo piden que no les bajen los impuestos, sino que eliminen las lagunas legales que permiten esconder las grandes fortunas y que los subanpara volver al tipo de interés máximo “de la época de Ronald Reagan”, el gurú político de los neoconservadores.

Precisamente, la presidencia de Reagan marca el inicio del enorme aumento de la desigualdad que ha experimentado la sociedad estadounidense (y la mayoría de los países occidentales), según los expertos, por su política financiera favorable a los inversores, las grandes empresas y las fortunas.

 

Fuente: huffingtonpost.es

Editado: jordi Gavaldà

Trump quiere volver a enviar astronautas a la Luna para tratar de llegar a Marte

EEUU quiere establecer una base en la Luna como paso previo para la conquista del planeta rojo.

“La directiva que estoy firmando hoy reenfocará el programa espacial de Estados Unidos en la exploración humana y el descubrimiento. Marca el primer paso en el regreso de astronautas estadounidenses a la Luna por primera vez desde 1972”, dijo Trump en una ceremonia en la Casa Blanca en referencia a la última caminata lunar de la misión Apolo 17.

Trump subrayó que esta vez no solo colocarán la bandera y dejarán su huella en la Luna, sino que también establecerán “una base para un eventual viaje a Marte”.

“Imaginen la posibilidad que nos espera en esas hermosas y enormes estrellas si nos atrevemos a soñar a lo grande. Eso es lo que nuestro país está haciendo de nuevo, estamos soñando a lo grande”, agregó el mandatario.

El presidente estuvo acompañado en el acto por el director interino de la NASA, Robert Lightfoot; Peggy Whitson, la primera mujer astronauta comandante la Estación Espacial Internacional; y por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

La última vez que Estados Unidos envió una misión tripulada fuera de la órbita terrestre fue en 1972, en la Apolo 17, y en la que dos de sus astronautas, Eugene Cernan y Harrison “Jack” Schmitt, llevaron a cabo tres caminatas sobre la superficie lunar.

El propio Schmitt, de 85 años, estuvo también presente en el acto, 45 años después de su paseo en la luna.

EXPANSION

 

15130256695256.jpgOPINION

Estoy algo confundida con esta noticia ya que por un lado me parece super interesante innovar y conocer un sitio nuevo del espacio poder conocer mas el lugar donde vivimos, pero en cambio por otro lado me parece bastante absurdo gastar ese dinero en un viaje que no saben como saldrá ni cuanto podrán gastar cuando ese dinero podría ir a un objetivo final muchísimo más productivo y por tanto con muchísima mas rentabilidad.

 

Conflicto de intereses

Trump_la_fine_dellUE_e_la_MMT_810x540Todo está milimétricamente cuidado en cualquier viaje al exterior de un presidente estadounidense, más aún cuando implica una agenda que incluye en un solo día una reunión con los líderes de la UE, un almuerzo de trabajo con la nueva promesa de la política europea, el presidente francés Emmanuel Macron,y una cumbre con los jefes de los Ejecutivos de la OTAN.

Bajo el protocolo y las declaraciones formales emergió una falta de sintonía entre ambos lados, diferencias de fondo en temas fundamentales como Rusia, y pocas respuestas a los grandes interrogantes que quedan abiertos tras la llegada de Trump a la Casa Blanca: la nueva relación comercial entre ambas orillas y qué decisión tomará el americano respecto al acuerdo del cambio climático.

Y Macron, que se coló en la agenda de Trump aupado por su “tremenda victoria”, según le felicitó el estadounidense, escenificó las tiranteces entre los viejos socios. Trump le invitó a un almuerzo de trabajo en la embajada estadounidense. El protocolario apretón de manos se extendió con sonrisas forzadas hasta derivar en un evidente pulso físico entre la cara más visible del populismo del planeta y la nueva promesa de la UE.

“Tengo que decir que en el centro de nuestra discusión estaba el pragmatismo”, comentó Macron después en una comparecencia conjunta con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. “Necesariamente no interpretamos las cosas de la misma manera, pero hablamos con franqueza”, añadió. La prioridad del francés fue salvar la integridad del acuerdo de París. Recomendó al americano que no tome decisiones “precipitadamente”, y le pidió que asuma la “responsabilidad colectiva” de mantener el acuerdo como un compromiso global.

El encuentro entre Trump y Macron ilustró el choque entre un líder que ha articulado sus relaciones exteriores basándose en sus intereses, en un juego de suma cero, y el bloque europeo.

Noticia extraida de El Economista

Donald Trump accede a no retirar “por el momento” a Estados Unidos del NAFTA

01trump_hp2-videoSixteenByNine1050-v2

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha accedido este miércoles a última hora a no retirar “por el momento” al país del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA).

En un breve comunicado, la Casa Blanca ha informado de que Trump ha mantenido sendas conversaciones con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, contactos que ha calificado de “amables” y “productivos”.

“El presidente ha aceptado no poner fin al NAFTA por el momento y los líderes han acordado continuar, de forma rápida y según sus procedimientos internos, a permitir la renegociación del tratado para beneficio de los tres países”, ha indicado Washington.

El mandatario había deslizado en varias ocasiones la posibilidad de romper el acuerdo comercial con Canadá y México si no mejoran las condiciones para Estados Unidos. Sus declaraciones más rotundas han ido dirigidas contra el vecino del sur, al que ha acusado de perjudicar el empleo en Estados Unidos, aunque la semana pasada también cargó contra las “injustas” normas de la industria láctea de Canadá.

Esta noticia supone un freno para la política proteccionista de Trump, aunque es de esperar que las condiciones del tratado cambien a favor de los Estados Unidos en los próximos meses antes de que la amenaza de dejar el NAFTA vuelva a estar sobre la mesa.

Fuente: El Economista y elaboración propia