Rajoy replica a Trump destacando la aportación española a misiones internacionales

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha salido este jueves al paso de las críticas del presidente estadounidense, Donald Trump, a los países de la OTAN que “no están pagando lo que deberían pagar por su defensa”, poniendo en valor las misiones internacionales en las que participan tropas españolas. Aunque Trump no ha citado expresamente a España, es evidente que se trata de uno de los 23 países a los que se ha referido en su poco diplomático discurso en la cumbre informal de la OTAN, ya que está a la cola en porcentaje del PIB dedicado a gastos militares, con el 0,91%, muy lejos del 2% que el inquilino de la Casa Blanca considera el “mínimo exigible”

España se comprometió en la cumbre de Gales (2014) a llegar al 2% en el plazo de una década y, como los demás países aliados, debe presentar antes de fin de año una hoja de ruta para alcanzar dicho objetivo, cuyo cumplimiento será evaluado periódicamente, pero la OTAN ha aceptado incluir en su análisis otros parámetros, como la participación en misiones internacionales o la aportación de capacidades aliadas. En la cena que han celebrado los 29 mandatarios, con el recién llegado de Montenegro, Rajoy se ha congratulado de que el compromiso con la seguridad global “no se vincule únicamente con los porcentajes de inversión en Defensa” y ha repasado las misiones en las que está presente España, recordando que “nuestro país ha respondido siempre en tiempo y forma en todos los escenarios de crisis, lo que nos sitúa en un lugar muy destacado entre nuestros aliados”, según fuentes de Moncloa.

Fuente: elpais.com

Huachicoleros tiran hasta 45% ingresos de gasolineras

Los ingresos de las estaciones de expendio de combustible se han reducido hasta en 45% en algunas regiones de algunos estados como Puebla, Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz, impulsados principalmente por el auge del mercado negro de gasolinas y diesel, aseguró la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo.

El presidente saliente del organismo que representa a la mayoría de los gasolineros de la república, José Ángel García Elizondo, explicó en la Onexpo Convención y Expo 2017 que la ganancia neta de una estación de servicio es de 91 centavos de peso por cada litro y que en promedio nacional cada establecimiento vende 300,000 litros al mes, con lo que algunos empresarios gasolineros han dejado de percibir cerca de 12 millones de pesos mensuales ante este ilícito, que se combina en menor medida con más competencia y la determinación de precios vigentes a partir de este año.

Fuente: eleconomista.es

“La aportación pública es aún indispensable para la F-1 en Barcelona”

Joan Fontseré, director del Cicuit de Cataunya.Ampliar foto
Joan Fontseré, director del Cicuit de Cataunya. VICENS GIMÉNEZ

Hace un año que fue nombrado director del Circuit de Barcelona-Catalunya, pero Joan Fontseré, de 41 años, parece dispuesto a revolucionarlo. Diplomado en Ciencias Empresariales y Marketing, trabajó en Octagon —productora integral de servicios audiovisuales— hasta que pasó a dirigir el CAR de Sant Cugat. Afronta su primer Gran Premio de F-1 con la intención de ofrecer nuevos atractivos que permitan aumentar la cuota de 90.000 espectadores que se plantean para este año.

Pregunta. ¿Cómo llega a la dirección del circuito?

Respuesta. A través de una llamada del conseller Felip Puig, que me anuncia que Vicens Aguilera me hará una propuesta a la que no puedo renunciar. Y la acepté antes de escucharla. Se trataba de convertirme en director del Circuit. Y en el primer minuto le respondí que adelante.

P. Usted era director del CAR de Sant Cugat y, por tanto, entraba en un terreno nuevo

R. Relativamente porque en Octagon y en el CAR tuve un contacto directo con el motor. En el CAR intentamos diseñar un modelo de utilización de las instalaciones para preparación física y controles médicos que usaron Alex Palou, Alex Riveras, Maverick Viñales, Nani Roma, Isidre Esteve… Ahora entro de lleno en contacto con las líneas más puras de esta modalidad deportiva.

P. ¿Con qué se encontró?

R. Llego al final de los dos grandes premios. Por tanto, el equipo aún acusa la resaca. Y comenzamos de inmediato a preparar la temporada 2016, pero pensando ya en todo el período hasta 2019, que es la etapa a la que nos enfrentamos y que está marcada por los derechos en F-1, y en MotoGP vamos a firmar hasta 2021.

P. ¿Participó en la negociación con Ecclestone?

La energía son los dos grandes premios, pero la ocupación es de 332 días anuales

P. No. Cuando llegué, el nuevo contrato ya se había firmado hasta 2019. En cambio, sí que he trabajado en su desarrollo, porque creo que era necesario buscar nuevos alicientes para incentivar al público a acudir al Circuit. Sabemos que la parte deportiva ya responde por si sola y genera una demanda latente, pero eso no basta. Y hablamos con Ecclestone para complementar esa oferta con actividades fuera de la pista para conseguir que los espectadores pasen un fin de semana más atractivo. Lo enfocamos hacia un nuevo público, más joven y de procedencia más local. Ahora mismo más del 50% son extranjeros.

P. ¿Cuál será esa oferta?

R. Si nos reducimos a las carreras, falta algo para atraer a aquel público que no es apasionado. Buscamos entretenimiento, diversión. Que las ocho horas que pasan en el circuito se les hagan cortas. Tenemos un muy buen clima y queremos compartir con ellos la esencia de Cataluña. Habrá actividades familiares, arte en la calle y gastronomía. Somos un referente a nivel mundial en este aspecto y vamos a aprovecharlo: venir al circuito y gozar del arte culinario, básicamente de tapas de mucha calidad que es lo que nos piden en las encuestas. En este sentido hemos conectado con cocineros del nivel de Carlos Abellán, Christian Escribà… El espacio se llamará TapasGP. Será un espacio abierto, colocado tras la última curva antes de la recta, con mesas y sillas y precios asumibles. Para el futuro la idea es reproducirlo en diversos puntos del circuito.

P. ¿Y Ecclestone cómo respondió a este tipo de demandas?

R. Muy bien. Él mismo aportó ideas. ‘¿En qué puedo ayudar?’, nos respondió. A nivel gastronómico, comentó que le encantaría que reprodujéramos el modelo del mercado de La Boquería, que había visitado con Trías. Las paradas, el colorido, la posibilidad de elegir en la diversidad. Además, nos propuso que el viernes por la tarde organizáramos una carrera de karts para unos 30 niños en un circuito que ubicaremos en la chicane. Nos aseguró la presencia de Hamilton, Vettel, Alonso, etc. Y nos propuso hacer una carrera andando por el circuito dirigida a ingenieros, mecánicos y personal de las escuderías. Él está muy implicado en la promoción de la F-1.

P. El ayuntamiento de Barcelona anunció que bajaría su aportación económica.

R.. Hubo una negociación bilateral entre la Generalitat y el Ayuntamiento y se acordó que se mantenía la aportación de cuatro millones el 2015 y que este año se bajaría a dos millones de euros. Y estamos iniciando conversaciones para el 2017, buscando fórmulas que potencien aún más el retorno a la ciudad de Barcelona. La presentación del GP de F-1 en el Canódromo es una muestra de ello. Pero lo más importante, son los 40 millones de euros que dejan en la ciudad los GP de F-1 y MotoGP. Habrá acciones conjuntas toda la temporada y ofrecemos el Circuit como una plataforma activa donde desarrollar iniciativas muy diversas.

P. ¿Sin la aportación del Ayuntamiento y la Generalitat sería viable el Circuit?

R. Tenemos claro que desde la Generalitat saben que el Circuit es un polo de dinamización económica no solo para el sector geográfico, sino también para Barcelona y el resto de Cataluña. Su vinculación es importante y así lo entienden también ellos. A lo largo del año pasan por aquí 570.000 espectadores. Y los 800 periodistas que acuden a la F-1 ofrecen un retorno publicitario brutal. Los estudios que hemos realizado nos dicen que el Circuit produce un retorno global de 340 millones de euros en el territorio catalán, de los que 163 millones surgen de la F-1, 96 de MotoGP y 79 del resto de acontecimientos. Este impacto creo que es determinante tanto para la Generalitat como para el Ayuntamiento de Barcelona. Y hoy por hoy es impensable que podamos prescindir de su aportación económica.

Buscamos un nuevo público más joven y local; más del 50% son extranjeros

P. ¿Debe renovarse el Circuit a corto plazo?

R. Nos planteamos que tarde o temprano deberemos asfaltarlo. Como instalación deberíamos adecuar el paddock y la torre de control a las necesidades actuales, pero no de forma inmediata. Y lo que sí queremos desarrollar es un museo del motor de Catalunya. El Circuit tiene esa responsabilidad para preservar la historia de las marcas, los trazados y las personas implicadas en este mundo.

P. ¿Cuál es el presupuesto de esta instalación?

R. Alrededor de 40 millones de euros anuales que intentamos cubrir con una ocupación de un 90%, 332 días con actividades. Casi siempre hay ruido en la pista. Los dos Grandes Premios, el de F-1 y el de MotoGP son la energía fundamental que motiva la existencia del Circuit. Y gracias a ellos, somos un trazado de referencia en todas las demás categorías. Los datos que los equipos recogen aquí aportan mucha información tanto para comprobar la calidad de los pilotos como para atesorar conocimientos que son extrapolables a muchos otros circuitos. Por eso contamos con los test de la F-1 y de MotoGP. Y con muchos aficionados que quieren hacer tandas en el mismo escenario que sus ídolos.

Fuente: elpais.com

Macron refuerza sus opciones en un duro debate con Le Pen

Pocas veces se ha visto un combate dialéctico de tal intensidad en un debate electoral. Los argumentos, rotundos a un lado y otro de la mesa. Las acusaciones, ad hominem y ofensivas en muchos momentos. El ritmo, endemoniado, un veloz pimpón dialéctico que expuso ante millones de telespectadores dos visiones y estilos diametralmente opuestos. El centrista Emmanuel Macron salió la noche del miércoles consolidado como favorito para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas del próximo domingo frente a Marine Le Pen, la candidata del viejo partido ultraderechista Frente Nacional (FN).

Fue un combate anómalo, asimétrico. La esgrima contra la lucha libre, el florete contra el martillo, los argumentos y la emoción.

Macron, candidato de la nueva formación En Marche!, logró desarbolar a Le Pen con destreza técnica y su resistencia de hierro. Ella buscó el cuerpo a cuerpo desde el primer minuto, y acabó a la defensiva, interrumpiendo al rival y repitiendo como un mantra que este era el candidato del presidente François Hollande.

“La Francia que usted defiende no es Francia”, dijo Le Pen a Macron, a quien acusó de ser un candidato del gran capital, de la Comisión Europea y de la Alemania de Angela Merkel. “Francia será gobernada por una mujer, ya sea yo o madame Merkel”, ironizó.

“Tengo frente a mí a la gran sacerdotisa del miedo: es usted”, dijo Macron, que intentó retratar a Le Pen como la candidata del discurso apocalíptico, de la Francia miedosa y, sobre todo, de la extrema derecha más arcaica, racista y xenófoba. El del FN que fundó Jean-Marie, el padre de Marine Le Pen, y que nunca como ahora ha estado tan cerca del poder.“Su proyecto”, añadió, “busca vivir del miedo y las mentiras, es lo que nutrió a su padre y a la extrema derecha francesa durante décadas”.

El tono fue bronco desde el principio, violento incluso para muchos de los telespectadores que no están acostumbrados a combates de este tipo. “Usted dice tonterías”, repitió Macron. O: “Miente permanentemente”.

LA BATALLA POR EL EURO MARCA LA RECTA FINAL

El mensaje que finalmente puede decidir la elección presidencial en favor del europeísta Macron es la economía. Los franceses rechazan abrumadoramente la salida del euro, motivo por el cual Le Pen ha tratado de suavizar su mensaje, afirmando que el abandono de la moneda única ya no es una prioridad.
Macron aprovechó durante el debate la confusión creada en este tema. “¿Salimos o no del euro?”, preguntó a Le Pen. “Tenemos que recuperar nuestra moneda nacional”, replicó Le Pen. Pero a la par aseguró que negociará para que “el euro sea transformado en una moneda común”. Entonces, insistió Macron, “las empresas, ¿pagarán en euros o no? Porque una gran empresa no puede pagar una cosa en euros y a sus asalariados en francos. Lo que dice no tiene ningún sentido”, concluyó.

“Espero que no nos enteremos de que usted tiene una cuenta offshore en las Bahamas”, espetó Le Pen en otro momento, una insinuación que no sustentó con prueba alguna.

Macron, favorito indiscutible según todos los sondeos, contrastó la visión apocalíptica y derrotista del FN con el optimismo y el “espíritu de conquista” —la Francia que gana, que no teme la globalización— que él quiere encarnar.

Le Pen arremetió con argumentos más generales, una o dos ideas que martilleaba fuese cual fuese el asunto a tratar. Primero, la idea de que Macron es responsable de la herencia del impopular presidente Hollande, de quien fue asesor en el Elíseo y luego ministro de Economía. Y, segundo, que Macron, que trabajó como banquero antes de entrar en política y hace gala de un europeísmo sin complejos, está al servicio no de los intereses de los ciudadanos franceses o de la nación, sino oscuros poderes que le mueven como una marioneta. Es, según la aspirante del FN, el hombre del sistema.

El debate fue un acontecimiento televisivo y político excepcional. Por primera vez desde que Valéry Giscard d’Estaing y François Mitterrand debatieron ante las cámaras en 1974, los dos candidatos no pertenecían a ninguno de los dos grandes partidos, eliminados en la primera vuelta del pasado el 23 de abril. Cuando en 2002 Jean-Marie Le Pen llegó a la segunda vuelta, su rival de entonces, Jacques Chirac, se negó a debatir con él.

Quince años después, mucho ha cambiado. La unidad de entonces contra Le Pen père se ha resquebrajado. Macron no podía permitirse el lujo de no bajar al ruedo. Con unos 20 puntos de ventaja, el debate, organizado por las cadenas TF1 y France 2, suponía una plataforma para demostrar que él, novato en las campañas, joven a los 39 años para la política presidencial, tiene el fuste para ocupar el cargo. Para Le Pen, de 48, representaba la última oportunidad para darle la vuelta a la carrera. Será difícil que lo logre.

Televisión y presidencia

La economía centró la primera parte. Le Pen intentó situar el debate en el marco de la pugna entre la “globalización salvaje”, el “ultraliberalismo” y la ideología del dinero frente a la soberanía de los franceses y los derechos de los trabajadores. Defendió la jubilación a los 60 años. Y cargó contra Macron, a quien asoció con las reformas de Hollande por pedir sin cesar sacrificios a los franceses. “Esta culpabilización de los franceses no la acepto”, señaló. Era la versión más izquierdista de una candidata que viene de la extrema derecha pero que busca un mensaje transversal que atraiga —o como mínimo desmovilice— a los votantes del izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

Al abordar el terrorismo, cuestión predilecta de Le Pen, la tensión aumentó. La aspirante acusó a Macron de “complacencia con el terrorismo islamista”. Macron no le permitió apoderarse de esta cuestión Alertó de que las medidas de Le Pen alimentan al Estado Islámico y llevan al país a la “guerra civil”.

Nada quedó fuera en las dos horas y veinte minutos de debate. De fondo, una colisión de visiones antagónicas sobre el lugar de Francia en el mundo y la identidad del país, un choque de personalidades que permitirá a los franceses hacerse una idea más cabal de las personas que aspiran a dirigirse en los próximos cinco años.

Macron realzó su perfil presidencial y Le Pen sacó su versión más gamberra, más próxima a la de su padre —o a la del candidato Donald Trump el otoño pasado en EE UU— que a la de una líder que aspira a dar confianza a todo el país. Un primer sondeo, publicado por la cadena BFMTV, reveló que la mayoría de telespectadores creyeron que Macron fue más convicente que Le Pen, por 63 a 34%.

El forcejeo se extendió hasta los últimos segundos. Mientras él terminaba su réplica final, ella no dejaba de interrumpirle para recordarle que él es el heredero de Hollande, como si quisiera prolongar el espectáculo. Macron terció: “Usted quédese en la televisión, yo quiero presidir este país”.

Fuente: elpais.com

México aprueba una ley contra la desaparición de personas casi dos años y medio después del ‘caso Ayotzinapa’

La Comisión es el instrumento estrella de la futura ley. El Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México, un paraguas que integra a decenas de asociaciones de familiares de personas ausentes, ha reconocido su valor, aunque, reconocen, no es el resultado que esperaban. En un comunicado divulgado el miércoles, el movimiento ha señalado que “si bien se creará una comisión. Esta no contará con policía propia y deberá solicitar colaboración al Ministerio Público para la realización de acciones de investigación”.

El movimiento ha censurado además que la ley no define sobre quien recae la responsabilidad de las investigaciones. Si desaparece un hombre en un pueblo de Veracruz, ¿le toca intervenir a las autoridades estatales o federales? Por último, la organización ha lamentado que la ley no permita “fincar responsabilidades al superior jerárquico” en casos de desaparición forzada.

Esta última era una de las grandes peleas de las asociaciones. La infiltración del crimen en el aparato del estado y las continuas denuncias contra policías y fiscalías estatales y locales por colaborar con las mafias conformaban su pilar argumental. En un contexto en el que el malo puede ser el jede de policía, ¿Por qué no permite la ley que se pueda ir contra él?

Casos como el de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, desaparecidos en septiembre de 2014 en el Estado de Guerrero, o el de lo cinco jóvenes de Tierra Blanca, levantados en Veracruz en 2016, ilustran la casuística del párrafo anterior. En el primero, la policía local estaba totalmente infiltrada por el grupo criminal que se llevó a los 43. En el segundo, la policía estatal.

La prensa local ha detallado estos días el resto de instrumentos y medidas que prevé la ley. Por ejemplo, un registro nacional de fosas, que comprenda las clandestinas, usadas por el crimen organizado, y las comunes, empleadas por las fiscalías estatales para enterrar cuerpos de personas no identificadas.

Igualmente, la norma prevé incentivos para que los delincuentes den información sobre el paradero de los desaparecidos. De colaborar, podrían rebajar su pena de 40 a 20 años.

Fuente: elpais.com

“En un mundo cada vez más plural, no solo vale el título universitario” El rector de la UNED, recién reelegido, alerta de que hay más alumnos jóvenes que aprenden a distancia porque no pueden pagarse estudiar fuera

“Soy trapero de mi tiempo”. El catedrático de Teoría e Historia de la Educación, Alejandro Tiana (Madrid, 1951), escuchó al filósofo Fernando Savater unas palabras que toma prestadas para explicar cómo ha combinado su amplia trayectoria institucional –llegó a secretario general de Educación con el PSOE en 2004- con su vida personal y familiar. “Mi mujer está muy acostumbrada, siempre me ha ayudado en todas las decisiones”, dice este padre y abuelo que tendrá que seguir usando “los retales del tiempo” durante los próximos cuatro años tras ser elegido por segunda “y última vez” rector de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Ganó a la catedrática Victoria Marrero el 6 de abril por un ajustado resultado. Su principal respaldo, que es también el que tiene más peso en el sistema de voto ponderado de las universidades, provino de los profesores. El campus con más alumnos de España (180.000) fue pionero en la enseñanza en línea, un modelo que Tiana quiere ahora modernizar.

Fuente: elpais

Enfermeros españoles: entre el paro, el empleo precario o emigrar

Paro y mucha movilidad, con contratos de sustitución muy cortos y mal pagados, es el panorama laboral que se encuentran los enfermeros en España, un país que, tras perder 20.000 puestos de trabajo en el sector en los últimos años, ve como sus recién graduados se marchan al extranjero para labrarse un futuro.

El problema no es tanto el salario medio de los contratados en el sistema público, que varía en cada comunidad autónoma y que, por ejemplo, es de unos 1.800 euros mensuales más complementos en la Comunidad de Madrid según el sindicato Satse, sino la falta de continuidad laboral.

Y es que los profesionales de enfermería españoles, reconocidos internacionalmente por su buena preparación universitaria, se ven obligados a emigrar al extranjero para “tener un trabajo fijo, continuado y poder coger experiencia profesional”.

Así lo asegura la directora de relaciones internacionales del Consejo General de Enfermería (CGE), Cristina García, quien critica que los jóvenes graduados apenas puedan trabajar “uno o dos meses al año”.

Esta falta de empleo continuado choca con el alto ratio enfermero-paciente que tenemos: en España hay 12,3 pacientes por cada enfermero, mientras la UE recomienda que no atiendan a más de ocho cada uno.

“Parece que empieza a haber un poco de luz, pero hasta ahora no hay renovación de contratos para personal eventual, no hay coberturas de baja, no se reemplazan jubilaciones…”, denuncia García.

El destino favorito de los enfermeros españoles es Reino Unido por cercanía y facilidad de idioma, pero también por el trabajo continuado que les ofrecen y la progresión en el mismo.

Según datos del registro del Nursing and Midwifery Council (NMC), homólogo británico del CGE, a finales de febrero de 2017 había 7.609 enfermeros españoles en aquel país.

En Londres ejerce la profesión Carlos, un enfermero que se marchó hace seis años para tener una “experiencia internacional” y que, aunque es algo que se plantea constantemente, a día de hoy no va a volver.

“Con las condiciones laborales que nos ofrecen en España, una vez adaptado aquí cuesta pensar que volver vaya a ser un paso adelante”, afirma.

Reino Unido, además, le permite evolucionar en su trabajo y tener cada vez más competencias, como ser asistente en cirugías, algo que en España no podría porque la profesión está “mucho más definida”.

Esto también implica un mejor salario, indica Carlos, ya que los tramos salariales por competencias son muy amplios y permiten a un enfermero británico cobrar “entre 20.000 y 100.000 libras al año”.

Mientras que en España el sueldo “no es discutible” y sólo mejora por antigüedad, a base de trienios trabajados, o alargando las jornadas laborales que, en muchos casos, incluyen guardias nocturnas.

Cansada de hacer “sustitución tras sustitución” y de la organización del sistema sanitario español, Lara viajó a la capital británica a trabajar como matrona.

Aunque la mecánica del sistema público es bastante similar, destaca que cada hospital contrata a sus propios empleados y dentro del mismo van progresando, mientras que en España las contrataciones se hacen mediante oposiciones y bolsas de trabajo, por lo que encontrar un trabajo fijo para una enfermera joven es “prácticamente imposible”.

Y valora la independencia para ejercer su profesión que tiene como matrona en Reino Unido, donde su trabajo no depende de un médico, razón por la cual no se plantea volver a España a corto plazo.

Francia e Italia siguen al país británico como destinos preferentes, pero es Alemania el país que más reclama últimamente a profesionales españoles.

A punto de marcharse allí estuvo Laura, enfermera madrileña de 28 años, pero finalmente consiguió un trabajo fijo en España y lo paralizó.

El problema de Alemania, según señala, es que su trabajo estaría menos valorado y consistiría en ser auxiliar de enfermería, una profesión inferior a la suya, y hasta que no tienes muy buen nivel del idioma no te dan más competencias y te aumentan el salario.

En España siente que su labor está bien valorada por los pacientes, aunque cree que aún hay parte de la sociedad que todavía ve al médico un escalón por encima, como si fuera su jefe, cuando “en realidad no lo es”.

Sin embargo, sí critica el bajo sueldo que cobran los jóvenes, basado sobre todo en complementos y antigüedad, pues el salario base es “una miseria”, y que los recortes en personal han provocado que muchos profesionales se tengan que marchar fuera.

“Realmente hacen falta más enfermeras, pero no cubren las vacaciones ni las bajas ni nada y estamos diariamente trabajando bajo mínimos y con los hospitales colapsados”, lamenta.

Comentario: Tras perder 20.000 puestos de trabajo en el sector en los últimos años España ve como los recién graduados se marchan al extranjero para labrarse un futuro. El problema no es tanto el salario medio de los contratados en el sistema público, esto es debido a la falta de continuidad laboral, los jóvenes graduados apenas puedan trabajar “uno o dos meses al año”. Esta noticia refleja el problema real que hay en nuestro país en este sector, debería haber una regulación para no perder a estos potenciales enfermeros,  así como renovación de contratos para personal eventual, coberturas de baja, reemplazar jubilaciones…

Fuente: eleconomista.es