#EntornoEconómico: El ‘secreto’ de Alemania para mantener una industria competitiva con salarios muy altos

El “secreto” de Alemania es una fuerte inversión en el I+D+I, invierten un 2,86% del PIB, una inversión muy alta comparada con España y otros países de la Unión Europea, en este sector. A parte de la productividad que ofrecen todas sus empresas y el gobierno.

Según explican desde la firma de inversión francesa Natixis, “para asegurar que el nivel de ingresos de los empleados de la industria sea alto sin que el sector pierda competitividad, una de las soluciones ha sido desregular el mercado laboral de los servicios que consume la industria”, de este modo se consigue ‘abaratar’ algunos de los inputs y, por ende, el bien final fabricado por ese sector. Hoy justo, Volkswagen ha pactado con sus empleados en Alemania una subida salarial del 4,8%.

Como podemos observar Alemania se preocupa mucho porque estos sectores, los industriales no pierdan competitividad y las empresas sigan dando un salario justo a sus trabajadores.

La inversión que hacen con el I+D no solo tiene que ver con el buen ahorro y gestión que hacen del dinero del país, sino del tejido productivo, que ya he dicho antes que es muy alto. A demás al contrario que en España, Alemania ayuda y protege mucho a las empresas grandes que son las que en el fondo tienen mayor impacto en la economía del país.

Así también sus productos no se vuelven más baratos y no se convierten en gangas para otros países y los salarios laborales siguen siendo altos.

Comentario elaborado por Maria Sabaté, a partir de la fuente: elEconomista

Anuncios

#EntornoEconómico Alemania crecerá un 1,7% en 2015 según el Consejo de los cinco sabios

Estima que la llegada de refugiados puede tener un “efecto positivo” en la población laboral y lograr que se empleen entre 250.000 y 500.000 asilados hasta 2020

Berlín. (Agencias).- La economía alemana crecerá un 1,7% este año y un 1,6% el próximo en un contexto político económico marcado por la crisis de los refugiados, informó el Consejo Asesor de Economistas del Gobierno alemán.  Los denominados “cinco sabios” difundieron este miércoles su informe anual de previsiones macroeconómicas haciendo especial hincapié en las consecuencias de la llegada masiva de inmigrantes a Alemania y la estabilización de la eurozona. “La buena evolución económica se mantiene en el próximo año. Pero debido a la migración de refugiados se ha hecho aún más importante mejorar la preparación para el futuro de la economía alemana a través de condiciones marco”, aseguró en un comunicado Christoph Schmidt, presidente del consejo.

Según sus estimaciones, la población con empleo cerrará este año ligeramente por encima de los 43 millones de personas, un récord histórico, y, el próximo, en los 43,3 millones.  La tasa de desempleo, por su parte, también se elevará ligeramente el año que viene y si el presente ejercicio concluirá en el 6,4%, en 2016 se situará en el 6,6%.

El informe explica que la llegada de refugiados al país es el elemento clave que explica estos comportamientos en el mercado laboral y avanza que sus consecuencias a “medio plazo”, aunque son difíciles de predecir con detalle por las incertidumbres en torno a su evolución, serán en todo caso “moderadas”.

Así, estima que la llegada de refugiados puede tener un “efecto positivo” en la población laboral y lograr que se empleen entre 250.000 y 500.000 asilados hasta 2020. Sin embargo, el desempleo también avanzará por este motivo y para 2020 los “cinco sabios” estiman que entre 300.000 y 350.000 refugiados estarán registrados como parados.

La evolución de los precios se dinamizará el año que viene aunque aún lejos del 2% que persigue el Banco Central Europeo (BCE), ya que tras el 0,3% de este año, el consejo asesor prevé que la inflación crezca un 1,2% en 2016. El Estado alemán mantendrá su superávit, aunque del equivalente al 0,7% del producto interior bruto (PIB) de este año se pasará a un 0,2%.

El documento calcula que el gasto público agregado de las administraciones alemanas por la crisis de los refugiados supondrá entre 5.900 y 8.300 millones de euros este año y entre 9.000 y 14.300 millones en 2016, unas cifras “asumibles” dada “la buena situación de las finanzas públicas” del Estado alemán.

Elogian las reformas de España y consideran una amenaza la postura del BCE 

El Consejo de Expertos Económicos del Gobierno de Alemania, conocido popularmente como ‘los cinco sabios’, ha criticado con dureza la postura adoptada por el Banco Central Europeo (BCE), advirtiendo de que las políticas de la institución presidida por Mario Draghi pueden llegar a representar una amenaza para la estabilidad, preparando el terreno para una nueva crisis financiera. Los’ sabios alemanes’ aprecian la aparición de “sustanciales riesgos para la estabilidad financiera” que no están siendo tenidos en cuenta por el BCE para la adopción de su política monetaria, “preparando así el terreno para una nueva crisis financiera”.

En este sentido, los expertos advierten de que el entorno de bajos tipos de interés coloca bajo presión la rentabilidad de los bancos y aseguradoras, incentivando una mayor toma de riesgos por parte de las entidades. “Aunque por el momento no se vislumbra una expansión excesiva del crédito, puede apreciarse algunas exageraciones en segmentos individuales, en particular en el mercado inmobiliario”, añade el documento.

De este modo, los ‘sabios’ recomiendan evitar retrasar demasiado tiempo un cambio en los tipos de interés, ya que, de otra manera, podría acabar siendo necesaria una subida rápida de los tipos de interés, que haría peligrar la delicada situación de solvencia de bancos y aseguradoras”. Asimismo, los consejeros del Gobierno alemán señalan que el programa del BCE de compra de bonos ha servido para mejorar las condiciones de financiación de los Estados de la eurozona, permitiendo así a los gobiernos demorar la puesta en marcha de reformas estructurales.

En este sentido, los expertos subrayan la necesidad de adoptar medidas de consolidación fiscal y reformas estructurales que permitan crear una recuperación económica auto sostenible, por lo que instan a Mario Draghi a ralentizar la expansión del balance del BCE e incluso recomiendan darla por acabada antes de lo previsto.

A este respecto, los ‘sabios’ germanos destacan que los países que acometieron reformas más rápidamente y consiguieron incrementar su competitividad, incluyendo España, Irlanda y Portugal, experimentaron un mayor crecimiento.

Fuente : La Vanguardia

Los inversores pagan a Alemania por su deuda de hasta siete años

La jornada depara una nueva oleada de mínimos históricos en los intereses de la deuda europea, y Alemania amplía las tasas negativas de rentabilidad incluso a sus bonos a siete años.

Las presiones deflacionistas, los ‘tipos cero’ de interés e incluso negativos en algunos países europeos y la inminente puesta en marcha del multimillonario programa de compra de deuda del BCE continúan reforzando el apetito de los inversores por la renta fija europea, a pesar de ofrecer rentabilidades, en muchos casos, negativas.

Países como Francia, Holanda, Irlanda y Finlandia protagonizan una nueva oleada de mínimos históricos en los intereses de su deuda de referencia a 10 años. Pero el caso más extremo es Alemania.

La mayor economía de la eurozona colocó ayer sus primeros bonos a cinco años con tasas negativas de interés, del -0,08%. Y hoy, por primera vez en la serie histórica, la rentabilidad del bono alemán a siete años se ha situado también con tasas negativas de interés (-0,003%).

Alemania consigue así financiarse gratis, e incluso ‘cobrar’, en todos los plazos hasta los siete años. Los inversores prefieren renunciar a una parte de sus ahorros a cambios del refugio que ofrece la deuda ‘más segura’ de la eurozona.

Oleada de mínimos en los intereses de la deuda europea

La búsqueda de refugio no se limita a la deuda alemana. La jornada de hoy depara nuevos mínimos históricos en la rentabilidad de la deuda de otros países europeos como Francia, Holanda, Irlanda y Finlandia.

El interés exigido al bono a diez años de Francia se desinfla al 0,515%, el de Holanda cae hasta el 0,355% y el de Finlandia hasta el 0,328%. En el caso de Irlanda, un día después de bajar por primera vez de la barrera del 1%, hoy renueva sus récords en el 0,94%.

En conclusión, Alemania se encuentra en una posición privilegiada en Europa y es por eso que actualmente, los inversores están dispuestos a perder dinero simplemente por tener su dinero a buen recaudo. La rentabilidad de dicha deuda llega a ser negativa, llegando a mínimos históricos e incluso de este modo se sigue invirtiendo.

Fuente : Expansión

El IBEX 35 frena su remontada

Resultados como los de SAP o Phillips han contribuido al freno de la tendencia alcista en el IBEX 35, el selectivo español más importante. Los inversores han pueso fin a la espectacular remontada que experimentó la renta variable europea en la última jornada.

Ahora, la atención se desplaza a la presentación de los resultados empresariales, como el de Apple, que se conocerá en Wall Street al cierre de la jornada. En España, la atención se centrará en los resultados de la banca, con los que los inversores evaluarán la mejoría del sector financiero en el país ibérico.

En el resto de Europa, siguen los malos resultados de la alemana SAP y la holandesa Phillips, y decepcionan los resultados presentados por Nestlé, Rolls Royce y Syngenta. En cambio, la también alemana Adidas cotiza al alza debido al posible interés de un grupo inversor en el que figura Abu Dhabi por Reebok.

Por lo que respecta al mercado de divisas, el euro se mantiene estable en 1.27$. En el mercado de deuda pública, el bono español a diez años se sitúa en 2.2%. La prima de riesgo española se sitúa en 131 puntos básicos, el petróleo (barril de Brent) cotiza a 86$ y el oro conserva los 1240 $ la onza.

Fuente: Expansión

Víctor Jiménez Rivera

Récord máximo de empleo en Alemania: ya son 41,8 millones de trabajadores

Alemaniabandera

 

  • La tasa de desempleo alemán se mantuvo estable por debajo del 7%
  • Los datos suponen un buen presagio para la demanda doméstica.

El número de personas empleadas en la mayor economía de Europa alcanzó un récord máximo por séptimo año consecutivo en 2013, aunque el incremento fue más pequeño que en los dos últimos años, según datos publicados hoy por la Oficina de Estadísticas de Alemania. 

Con 41,8 millones de personas con trabajo, se crearon unos 232.000 empleos el año pasado pero el aumento fue prácticamente la mitad de la media de 2012 y 2011, dijo la oficina.

  • Tasa de desempleo por debajo del 7%

    La tasa de desempleo alemán se mantuvo estable por debajo del 7% los últimos dos años y es la envidia de algunos socios de la Eurozona, sacudidos por la crisis, como España y Grecia donde más de uno de cada cuatro trabajadores no tiene empleo.

    Los potentes datos de empleo en Alemania suponen un buen presagio para la demanda doméstica, en la que Berlín basa su crecimiento económico para este año ya que su economía, que tradicionalmente está guiada por las exportaciones, sufre de la ralentización de algunos mercados emergentes y la frágil demanda de la zona euro.

    No obstante, algunos institutos económicos alemanes han advertido de que los planes del nuevo Gobierno de la canciller Angela Merkel de introducir un salario mínimopodría provocar pérdidas de empleo a largo plazo.

Ferran Folch 

El Economista

La UE riñe a Berlín por el superávit exterior

  • La Comisión Europea pedirá a Alemania que establezca un salario mínimo, más dinero para infraestructuras e incentivos para que aumente la inversión privada

El problema de las edades de oro es que al vivir en una de ellas todo tiende a amarillear. El exitoso modelo exportador alemán vive una de esas flamantes edades de oro (sus ventas al exterior superan las de Francia, Italia y Reino Unido juntas), pero cada vez más instituciones denuncian sus potenciales efectos secundarios. Esa supuesta virtud del superávit exterior, llevada al extremo, dificulta la salida de la crisis a la castigada periferia europea. El G-20, EE UU y el FMI han advertido de los efectos negativos para la recuperación que provoca esa obsesión tan germánica por la exportación. Berlín se mofa de las críticas: envidia. Pero era cuestión de tiempo que también los socios europeos empezaran a desconfiar, con una economía anémica y el demonio de la deflación asomando por la puerta. Bruselas se unirá esta semana a ese coro de voces que acusan a Alemania de exportar estancamiento a su patio trasero europeo: la Comisión activará el mecanismo de alerta por el abultado superávit exterior alemán, confirman fuentes europeas. También el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, reclamó ayer reformas a Alemania: “La mejor manera de liderar es dar ejemplo”. Berlín no tiene por costumbre recibir amonestaciones. El jaleo, en fin, está asegurado.

Aunque desde el lado alemán tampoco es para echarse a temblar. “Que nadie espere consecuencias radicales de ese toque de atención”, apunta en Berlín Ansgar Belke, del think tank DIW. Al cabo, Bruselas tiene en su mano un látigo para castigar déficits de todo tipo, pero la política europea trata con mano de seda los superávits exteriores, incluso cuando rozan la hipertrofia. Es como si esos superávits estuvieran en la naturaleza de la Unión: si Berlín no corrige el desequilibrio entre exportación e importación —que superará el 6% del PIB durante muchos años—, la Comisión apenas puede examinar con lupa a Alemania y enviarle, en primavera, un pliego de recomendaciones, como ha hecho en los países que incurren en déficits externos de más del 4% del PIB. Con una diferencia notable: Bruselas puede multar a los países deficitarios si no se corrigen; a punto estuvo de hacerlo en el caso español. Pero Alemania se aseguró a finales de 2011 de que no habrá sanciones para los superávit exteriores.

Los expertos creen que el BCE tendrá que tomar medidas extraordinarias

Más allá de la devaluación interna, no hay mecanismos coercitivos para evitar que Europa siga partida en dos. Por un lado, países históricamente deficitarios (Italia, España, Portugal y Grecia, que han mejorado su desequilibrio exterior básicamente por el desplome de la importación); por otro, países superavitarios (Holanda, Alemania y los escandinavos), además del caso aparte que es Francia, en tierra de nadie. Para reducir esa fractura no hay más remedio, a día de hoy, que la devaluación interna del Sur, a la espera de que el Norte gaste, invierta, suba salarios. Pero si países como España reducen sus costes laborales y Alemania no los aumenta —como ocurre, a grandes rasgos, ahora—, “el reajuste es mucho más complicado”, afirma Charles Wyplosz, del Graduate Institute.

En Europa se toman pocas decisiones sin consultar a Alemania; menos aún contra sus intereses. Por eso, a pesar de su discutible efectividad, es tan importante el toque de atención de Bruselas, que coincide con la nueva rebaja de tipos de interés del BCE. Todas las alarmas han saltado esta semana pese a que no parece el mejor momento: no hay Gobierno alemán, la Comisión está ya casi de salida, la banca sigue despertando dudas y el mensaje de los últimos meses, ese buenismo de lo peor ya ha pasado, está en entredicho. Las grises previsiones de Bruselas y la sorprendente actuación del BCE demuestran que, una vez más, Europa ha pecado de optimista: en el mejor de los casos viene una larga temporada de estancamiento, paro elevado, escasa inflación y otros síntomas japoneses. Los expertos consideran que el BCE ha ganado tiempo, pero que de seguir así no tendrá más remedio que adentrarse en arenas movedizas: aplicar más medidas excepcionales. Aprobar, de una vez, las mismas acciones que el resto de grandes bancos centrales, con compras de activos o tipos negativos: otro melón difícil, muy difícil de abrir en Alemania.

Bruselas activará la alerta por el excesivo afán exportador alemán

Ese es un debate que promete, pero para dentro de unos meses. En cambio, el toque de atención a Berlín llegará tan pronto como el miércoles. Rehn tiene claras las recetas: subidas salariales, más inversiones en infraestructuras, incentivos a la inversión privada y liberalización de servicios. “Alemania hizo los deberes la década pasada en un entorno de crecimiento del resto de Europa que le vino bien. Ahora, la eurozona necesita estímulos en Alemania, y puede recordarle a Berlín que Merkel no ha hecho una sola reforma”, indican fuentes comunitarias. Curiosamente, los grandes partidos alemanes ultiman medidas que guardan un extraño parecido con lo que quiere Bruselas para sellar la gran coalición: salario mínimo y un empujón a las inversiones en infraestructuras, educación y energía. Todo encaja.

Absolutamente todo: los economistas alemanes consultados coinciden en que eso es lo que necesitan Alemania y el euro. Hans-Werner Sinn, uno de los académicos más influyentes y ortodoxos de Alemania, defiende el activismo reciente del BCE ante el riesgo de deflación y apunta que es imprescindible “más inflación en Alemania, y más deflación en el Sur”. Y considera que Bruselas “tiene razón” al criticar el superávit exterior alemán. Pero ojo: “La UE debe aclararse. Alemania tiene ese superávit porque el ahorro alemán es muy alto: ese ahorro sale de Alemania en forma de rescates, de mutualización de riesgos. ¿Bruselas quiere más exportaciones de bienes y por lo tanto más exportaciones de capital para esos rescates, o no?”.

La crisis europea se cerraría antes con una subida de los sueldos alemanes

Cuentas equilibradas y exportación: parece sencillo, pero en realidad el modelo alemán es algo más que eso. “Alemania ha desarrollado uno de los sectores de bajos salarios más extendidos de la zona euro”, según Sebastian Dullien, del ECFR: siete millones de trabajadores con sueldos bajos. Para alcanzar el equilibrio fiscal actual, además, ha tirado de baja inversión pública (a la cola del euro en proporción al PIB), baja I+D y una política deflacionaria que en los últimos años ha exportado al resto de Europa: “No es de extrañar el atisbo de deflación por ese flanco”, indica Guntram Wolf, de Bruegel. Wolf es de quienes piden a Berlín “reformas, inversiones y salario mínimo”. Daniel Gros, del CEPS de Bruselas, avisa de que a pesar de eso “el reajuste durará 10 años”. Y Jacob Kirkegaard, del Peterson, se suma a quienes apuntan que las alertas de Bruselas “no suponen gran cosa” y que en todo caso, si Alemania eleva su demanda interna los más beneficiados no serán los países del Sur, “sino China, EE UU y Europa del Este”. Todos esos expertos están a favor de una subida sustancial de los sueldos en Alemania para que la cicatriz de la crisis europea se cierre antes y con menos dolor.

En ese sentido, algo está cambiando. Ni siquiera los guardianes del santo grial —la inflación— ven con malos ojos una mayor subida de precios: “Los alemanes van a tener que aprender que el precio para mantener el euro unido es más inflación en Alemania”, dice Tom Mayer, del Deutsche Bank. A pesar de la historia. A pesar de ser un país de ahorradores. A pesar de los pesares.

Decía De Gaulle que Europa es una especie de coche de caballos: Francia es el cochero, y Alemania el caballo. Merkel daba otra definición en una cumbre reciente: “Yo soy el banco”, dijo (Europa a la deriva, de Gavin Hewitt). Y parece que el banco ha decidido que quizá sea preferible algo más de inflación a que no le devuelvan los créditos. “Berlín ya admite que debe haber algo más de simetría o esto no funcionará”, cierra Wyplosz.

Fuente: EL País 

Merkel se opone a ceder más competencias nacionales a Bruselas

La canciller alemana, Angela Merkel, está en contra de ceder nuevas competencias nacionales a la Comisión Europea (CE), algo que no está reñido con una mejor coordinación entre los 27 en política económica o fiscal.

En una entrevista difundida hoy por el semanario “Der Spiegel”, la jefa del Gobierno alemán asegura que “no ve la necesidad de entregar aún más derechos en los próximos años a la Comisión”.merkel, bruselas, hollande, alemania, francia

No obstante, la canciller señala que está de acuerdo con el presidente francés, François Hollande, en que los países miembros de la Unión Europea (UE) deben coordinarse mejor en ciertos asuntos.

Apunta también que piensan por ejemplo en política laboral y de jubilación, pero también en política impositiva y social.

Merkel destaca que la coordinación económica en Europa ha sido diseñada de una forma muy débil y que debe ser reforzada, y ademas añade que para ella es algo distinto a dar mas competencias a Bruselas.

La canciller descarta asimismo las propuestas sobre una posible elección directa del presidente de la CE, el puesto que en la actualidad ocupa el portugués José Manuel Durao Barroso, ya que implicaría dotar de más poder a Bruselas.

“Un presidente de la CE que fuese elegido directamente por el pueblo tendría que tener otras competencias totalmente distintas a las de ahora. Este cambio rompería el balance actual de las estructuras de la UE”, argumenta la canciller alemana a “Der Spiegel”.

También consideró “discusiones teóricas” sin demasiado arraigo entre los ciudadanos europeos el debate sobre la refundación de Europa y la reforma de sus principales organismos.

“Para mí y para las ciudadanas y ciudadanos de Europa se plantean cuestiones muy urgentes. Se trata de con qué bienes y servicios vamos a contribuir al crecimiento del mundo, con cuáles vamos a ganarnos el dinero en el futuro”, razona la canciller.

Fuente: http://www.eleconomista.es

Opinion: 

No se porque, pero leyendo cosas así veo cada vez mas cerca que España debería salir de Europa, o al menos del Euro.

O eso, o Alemania se acabara cansando y se acabara saliendo ella, y entonces si que si, Europa bajo mi forma de verlo se hunde.