El comercio mundial, de capa caida.

Los tambores de la guerra comercial que lanzó el año pasado el presidente Donald Trump están afectando los flujos de comercio y el desempeño de la economía mundial. Así lo confirmó la Organización Mundial del Comercio (OMC), que dirige Roberto Azevedo, cuyas previsiones son preocupantes: el comercio mundial de mercancías crecerá este año 2,6% en volumen, lo que implica una desaceleración frente a la cifra del año pasado, cuando aumentó 3%. La entidad estimó que el comercio de mercancías alcanzó en 2018 los US$19,4 billones y el comercio de servicios llegó a US$5,8 billones.

El comercio mundial, de capa caída

Hecho por Pol Garcia.

Fuente: https://www.dinero.com/empresas/confidencias-on-line/articulo/se-desacelera-el-comercio-mundial-por-guerra-comercial/269248

Anuncios

La infraestructura de recarga para el coche eléctrico exige 3.000 millones de euros

Hacer posible que se despliegue la infraestructura necesaria para que puedan circular entre cuatro y seis millones de coches o motos eléctricos por el país en 2030 va a costar una inversión de entre 2.700 – 3.500 millones de euros. Con esta se podrán instalar más de 100.000 puntos de recarga urbanos y 8.000 rápidos y super rápidos en las principales carreteras y autopistas.

“Según el documento, hasta el final de la próxima década será necesario invertir de 30.000 a 35.000 millones para alcanzar el objetivo previsto por el Gobierno de que un 35% del consumo energético del país sea renovable, gracias a una demanda de electricidad que debería ser un 20% mayor que la actual. El grueso de esta inversión le corresponderá a la modernización y actualización de las redes -hasta 15.000 millones-, y a la digitalización y al aumento de la electrificación de otros usos energéticos, como los térmicos, con otros 12.000 millones.”

Fuente:https://www.eleconomista.es/economia/noticias/9560897/12/18/La-infraestructura-de-recarga-para-el-coche-electrico-exige-3000-millones-de-euros.html

La amenaza de un gigante: Airbus avisa de que dejará Reino Unido si hay un Brexit sin acuerdo

  • El grupo emplea a 14.000 personas en el país e indirectamente a 110.000
  • En conjunto generan anualmente unos 7.000 millones de euros de facturación

Lleva meses advirtiéndolo, pero la proximidad de la fecha para que Reino Unido deje la Unión Europea -29 de marzo- y la falta de acuerdo en el Parlamento británico sobre cómo articular esa salida, ha obligado al grupo aeronáutico Airbus a recordar que no está dispuesto a jugársela y que se está tomando ya muy en serio la posibilidad de desplazar su actividad a otros países. 

La compañía, en unas declaraciones que recoge la agencia Bloomberg, recuerda que podría verse obligada a retirar las futuras inversiones en Reino Unido en caso de un divorcio sin acuerdo criticando al mismo tiempo la “locura” de los partidarios del Brexit que asumen que el grupo, así como otras empresas, no abandonará Reino Unido.

Si bien admite que no es posible llevarse esas fábricas “inmediatamente”, el sector aeroespacial es un negocio de plazos largos y Airbus “puede verse forzado a redirigir inversiones futuras en caso de un Brexit sin acuerdo”, señala la compañía.

“Si no hay un Brexit pactado, en Airbus tendremos que tomar decisiones potencialmente muy perjudiciales para Reino Unido”, ha señalado el Director Ejecutivo Tom Enders, quien ha sido uno de los líderes empresariales más abiertos sobre el tema. “No escuchen la locura de los Brexiteers que afirman que, como tenemos plantas enormes en el país, no nos moveremos y siempre estaremos aquí. Están equivocados”, señala. 

Para poner en contexto las palabras de uno de los máximos mandatarios de Airbus cabe señalar que el grupo emplea directamente a 14.000 personas en Reino Unido y da trabajo indirectamente a otros 110.000, que en conjunto generan anualmente unos 7.000 millones de euros de facturación. La compañía tiene centros de producción en Filton, en el sudoeste de Inglaterra, y en Gales, donde fabrica alas para su gama de aviones comerciales.

Para la próxima semana está previsto que el Parlamento británico someta a votación los próximos pasos del Brexit, incluida una propuesta para obligar al gobierno a pedir a la UE que prorrogue el plazo de salida, algo a lo que países como Francia o Alemania no se oponen.