Wificoin, la criptomoneda que puedes ganar compartiendo tu Wifi

El Bitcoin está más de actualidad que nunca, últimamente porque su cotización se ha resentido por las amenazas chinas de vetar a esta criptomoneda. Independientemente de ello, el Bitcoin sigue siendo una interesante moneda que busca llegar a más negocios. En esta ocasión hemos conocido un proyecto presentado en el 2017 Hackathon de Tech Chrunch, llamado Wificoin, que como su propio nombre indica busca crear una red de redes Wifi públicas con el Bitcoin como principal referente. Este proyecto busca que los usuarios creen sus propias redes públicas para otros, con el objetivo de ganar Wificoin, una especie de criptomoneda para pagar el acceso a estas redes.

Podemos pagarla también con Bitcoin o Etherium

Origen: Wificoin, la criptomoneda que puedes ganar compartiendo tu Wifi | Lifestyle | Cinco Días

Anuncios

Por qué en España se trabajan más horas que en el resto de Europa 

El Gobierno se plantea recuperar las 35 horas para determinados colectivos de funcionarios. Los expertos destacan los beneficios de trabajar menos.

Pero lo cierto es que los españoles pasan mucho tiempo en la oficina en comparación con otros países europeos. Si a las ocho horas diarias se le suman los descansos, que algunas veces rondan las dos horas para comer, el trabajador español puede salir de la oficina alrededor de las siete de la tarde. La tendencia de los países de nuestro entorno que nos superan en productividad es muy distinta, ya que poco a poco han ido implementando jornadas laborales cada vez más cortas que permiten una mayor conciliación.

Origen: Por qué en España se trabajan más horas que en el resto de Europa | Mi dinero | Cinco Días

Economía informal: ¿causa o efecto de la pobreza?

En este artículo te ofrecemos una visión del recurrente debate sobre la economía sumergida o informal: ¿surge como producto de la pobreza? ¿o es la pobreza producto del gran peso del sector informa…

¿Qué entendemos por economía informal?

En el 2002, la OIT (Organización Internacional del Trabajo) aprobó la Resolución sobre Trabajo Decente y Economía Informal. Allí se encuentra está definición sobre este concepto: “Todas las actividades desarrolladas por trabajadores y unidades económicas que están —en la ley o en la práctica— no cubiertas o insuficientemente cubiertas por acuerdos formales.”

Es decir, ser informal es no estar protegido por el Estado. Al menos no como lo estaría un trabajador que figura en una plantilla, cuenta con contrato, seguro social, y puede acceder a un régimen de pensiones. Este concepto no se refiere a actividades ilícitas, sino a trabajadores que se ocupan de las mismas actividades que un trabajador formal, sólo que el informal o no tributa o lo hace en menor medida que aquel.

 Es interesante citar al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para desterrar la idea que la informalidad funciona como una suerte de seguro de desempleo allí donde el empleo formal escasea. A veces no es sino un mal necesario preferible a tener que dedicarse a actividades ilícitas, pero lo cierto es que quien se encuentra en el sector informal tiende a perder su trabajo con mucha más frecuencia que quienes disponen de un trabajo en regla. El siguiente gráfico, elaborado por la división de Mercados Laborales y Seguridad Social del BID en base a encuestas en hogares de Argentina, Paraguay y Perú, corrobora lo manifestado.

Origen: Economía informal: ¿causa o efecto de la pobreza?

Las ciudades más inteligentes del mundo [INFOGRAFÍA]

Nueva York ocupa el primer lugar en el ranking anual del IESE de las ciudades “más inteligentes” del mundo, mientras que las ciudades americanas y europeas compiten por el dominio general, con nueve ciudades cada una en el top 25.

París sigue en tercer lugar, mientras que San Francisco, Boston, Amsterdam, Chicago, Seúl, Ginebra y Sydney completan el top 10.

El tercer Índice anual de Ciudades en Movimiento del IESE (CIMI), elaborado por el Centro de Globalización y Estrategia del IESE bajo la dirección de los profesores Pascual Berrone y Joan Enric Ricart, evalúa el nivel de desarrollo en 181 ciudades (incluyendo 72 capitales) en más de 80 países.

Para su clasificación, el índice tiene en cuenta 77 indicadores que cubren diez dimensiones distintas: la economía, la tecnología, el capital humano, la cohesión social, el alcance internacional, el medio ambiente, la movilidad y el transporte, la planificación urbana, la gestión pública y la gobernanza.

En cuanto a las ciudades españolas, Barcelona avanza cinco plazas en dos años y queda un punto por delante de Madrid. A Coruña (60ª) y Sevilla (67ª) hicieron el mayor progreso entre las ciudades españolas, subiendo ocho y nueve puntos, respectivamente.

Origen: Las ciudades más inteligentes del mundo [INFOGRAFÍA]

Refundación eurozona: España reclama un presupuesto del euro, un seguro de paro común y eurobonos 

España propone refundar el euro. El Gobierno ha presentado en Bruselas una propuesta sobre el futuro de la eurozona en la que reclama un presupuesto anticrisis, un seguro de desempleo común, eurobonos y completar la unión bancaria con mutualización de riesgos. A rebufo de las propuestas del francés Emmanuel Macron, España exige “un verdadero gobierno económico”, según un documento al que ha tenido acceso EL PAÍS, ante la constatación de que el euro es “un proyecto inacabado”. Para acceder a esa segunda fase del euro —una unión fiscal en toda regla—, Madrid pretende que sea imprescindible cumplir a rajatabla varios “criterios de convergencia”, tanto fiscales como de comercio exterior.

El presidente Mariano Rajoy saluda a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, en diciembre de 2016.
El presidente Mariano Rajoy saluda a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, en diciembre de 2016. ULY MARTIN EL PAÍS

La Gran Recesión “reveló errores críticos en el diseño del euro”, y Europa puso parches “para las necesidades a corto plazo” en lugar de reaccionar “con un plan bien estructurado”. Ese es el diagnóstico de lo sucedido en los 10 últimos años por parte de España, uno de los países más castigados por la crisis. El Gobierno acaba de enviar a Bruselas una propuesta que persigue una especie de refundación del euro, al hilo de las propuestas de Macron. España tiene un aliado en París, y viceversa. Pero Alemania y otros países rechazan esas ideas. Berlín, que disfruta de una situación de privilegio con el euro —pleno empleo, crecimiento, cuentas saneadas, tipos de interés negativos de su deuda y un superávit comercial mastodóntico que infringe las reglas europeas—, es reticente a todo lo que le obligue a rascarse el bolsillo. “No veo por qué hay que cambiar de políticas”, ha dicho la canciller Angela Merkel al hilo de las demandas de Macron

“Las lagunas en la arquitectura del euro explican el impacto diferencial de la última crisis”, se queja España. “El euro no solo necesita bomberos sino también arquitectos”, critica. “El proyecto europeo solo perdurará si sus ciudadanos ven que proporciona niveles de prosperidad sostenibles e inclusivos”, subraya. Eso no sucede ahora: la eurozona actual ha abierto una brecha enorme Norte-Sur; “obliga a corregir los desequilibrios de manera especialmente costosa, sobre todo en términos de paro”, zanja España.

Tanto Madrid como París han entregado ya sus aportaciones a la Comisión Europea, que publicará su esperado informe sobre el futuro del euro este mes. Tras el lío del Brexit y el reguero de elecciones en varios países, el triunfo de Macron ha funcionado como un despertador en Bruselas: Francia ha dejado claro que quiere recomponer el eje París-Berlín y avanzar en asuntos económicos y de seguridad. Y la UE sospecha que puede haber opciones para eso. Una vez pasen los comicios alemanes de septiembre. Y siempre que Francia haga reformas. España, desaparecida en medio de una crisis oceánica durante los últimos años, pretende ganar protagonismo, aun a costa de distanciarse de su principal aliado, la Alemania de Merkel y el poderoso ministro Wolfgang Schäuble.

Esa ambición federalista queda plasmada en solo siete páginas. El euro, según ese texto, necesita un presupuesto común: una capacidad fiscal contra los “shocks asimétricos”. Ese presupuesto del euro tendría al comienzo un tamaño limitado, pero podría endeudarse en el mercado y se convertiría así en una suerte de caballo de Troya de la unión fiscal. La propuesta (elaborada por Moncloa y los ministerios de Exteriores, Economía y Energía) incluye “un régimen de seguro de desempleo que sustituya parcialmente los subsidios nacionales” en una fase posterior, una vez haya avanzado la armonización de los mercados laborales.

A la larga, subraya España, será imprescindible cierto grado de mutualización de deuda; eurobonos “para reforzar la confianza en el euro y acabar de forma creíble con los riesgos de ruptura”, incluso con un Tesoro común. Todo eso es anatema en Berlín. Ese Tesoro, la guinda de la unión fiscal, exige condiciones, una especie de Maastricht II. Para acceder a la segunda fase del euro los países deberán demostrar “un grado significativo de convergencia real”. España propone examinar las variables fiscales, además de promover “posiciones externas equilibradas”. Y esta vez prefiere no meterse en las procelosas aguas de la reforma del BCE.

Guiños a Berlín

Hay varias cargas de profundidad contra posiciones alemanas, pero también numerosos guiños a Berlín. España cree que todas las reformas requieren “un equilibrio adecuado entre las medidas para compartir riesgos y las de reducción de riesgos”, en una clara alusión a la idea alemana de limitar, a la larga, la deuda pública en los balances de la banca. Madrid aboga también por la “aplicación estricta del Pacto de Estabilidad”, aunque lleva años incumpliendo. Eso sí: el Gobierno insta a “mejorar” el pacto, porque es procíclico: obliga a recortar en las crisis y agrava así los problemas. La negativa alemana está cantada: España, por ejemplo, apuesta por completar la unión bancaria con un fondo de garantía de depósitos común (que proteja a los depositantes en caso de quiebra) y un cortafuegos mutualizado creíble para el fondo destinado a cerrar bancos. Berlín se niega: teme pagar el agujero de la banca italiana.

Pero España va incluso más allá de los fundamentos económicos: pide “progresos en el gobierno económico”. Reclama un mayor “control democrático” de instituciones como el Eurogrupo, que toma decisiones clave desde un limbo en el que no da explicaciones a nadie. “No podemos transferir la responsabilidad de decisiones que son muy importantes para los ciudadanos sin legitimidad democrática”, dice el documento. Rajoy sabe de lo que habla: “No podemos gobernar”, reconocía en la fase más aguda de la crisis, bajo la presión del mercado y bajo tutela de Bruselas, Fráncfort y Berlín.

LAS PRINCIPALES PROPUESTAS

Presupuesto común. España quiere una capacidad fiscal anticrisis. Y con margen de endeudamiento. A corto plazo, sería un fondo para inversiones y para mejorar la productividad. Y, en una fase posterior, un seguro de desempleo europeo.

Eurobonos. El Gobierno defiende “la gestión común de la deuda” para reforzar la confianza y eliminar los riesgos de ruptura del euro.

Tesoro europeo. La culminación de ese proceso sería “la introducción de un Tesoro”, responsable de la capacidad fiscal común, la supervisión de la ejecución de los rescates y la posibilidad de emitir deuda común. El texto sugiere que el Mecanismo de ayuda (Mede) podría convertirse en el Fondo Monetario Europeo.

Unión Bancaria. España quiere un fondo común mutualizado para el mecanismo de cierre de bancos, y un fondo de garantía de depósitos común.

Pacto de Estabilidad. El Gobierno aboga por un estricto cumplimiento, pero pide una reforma del pacto para evitar que sea procíclico.

A rebufo de las propuestas del francés Emmanuel Macron, España exige “un verdadero gobierno económico” con un presupuesto común, un seguro de paro y eurobonos

Origen: Refundación eurozona: España reclama un presupuesto del euro, un seguro de paro común y eurobonos | Economía | EL PAÍS

La desgracia de ser afortunado

El problema del extractivismo (la extracción de recursos naturales pese al impacto natural que esto supone) ha tenido serias consecuencias, principalmente en América Latina (Brasil, Venezuela o Ecuador con el petróleo y la minería, por ejemplo), llegando incluso a dividir gobiernos como el de Rafael Correa, ya que el que fuera su Ministro de Energía y Minas Alberto Acosta, abandonó el partido gubernamental pasando a ser uno de los opositores de izquierda más críticos de la administración del Mashi, debido al conflicto que generó la Iniciativa del Yasuní-ITT (entre otras diferencias), la cual explicaré más adelante.

La orientación política que tomen estos países propietarios de recursos será decisiva en muchas ocasiones para su propio futuro, como sucedió en el caso de la República Democrática del Congo (quien, por cierto, tuvo que aceptar la deuda externa de Bélgica para obtener su independencia). Este enorme país de casi 80 millones de habitantes alcanzó su independencia en 1960, un año después de que se celebrasen elecciones y saliese elegido primer ministro Patrice Lumumba, revolucionario líder del Movimiento Nacional Congoleño y que había luchado por la libertad del pueblo congoleño. Lumumba, ante los movimientos secesionistas que se le presentaron (apoyados por Bélgica para seguir controlando los recursos minerales del país), optó por pedir ayuda a la Unión Soviética y así evitar la fragmentación de su territorio, la cual respondió con una intervención en las regiones conflictivas.

Ante el temor a que las ideas marxistas se instaurasen nuevamente en un país, en este caso africano, los servicios secretos belgas en colaboración con la CIA asesinaron a Lumumba, rociándolo definitivamente con ácido para hacer desaparecer su cuerpo, dando lugar a una brutal dictadura de más de 30 años. En diciembre de 1999 se presentó una moción en el Parlamento de Bélgica, que sería aprobada en febrero de 2002, para la creación de una comisión parlamentaria encargada de investigar las circunstancias y el grado de implicación de su país en el asesinato (hipervínculo adjunto).

Otro caso más conocido de saqueo de un recurso natural fue la invasión norteamericana de Irak en el año 2003, sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU (Francia vetó la intervención, lo que provocó serias diferencias diplomáticas entre ambos países) y bajo el pretexto de que el país de Oriente Medio poseía armas de destrucción masiva, las cuales nunca fueron encontradas (incluso posteriormente los inspectores designados al efecto no pudieron encontrar pruebas de que éstas existieran). La realidad es que tras la invasión imperialista, las empresas de EEUU y Reino Unido pudieron acceder a las grandes reservas de crudo que poseía Irak, llegando incluso a tener tensiones acerca de su reparto.

Algo similar pasó en Libia en 2011, después de los bombardeos de la OTAN y el derrocamiento de Gaddafi (actualmente el país está devastado y dividido, con un gobierno en Trípoli y otro en Tobruk), el petróleo, que era público hasta entonces y permitió al país ser con diferencia el más desarrollado de toda África, pasó a manos de empresas privadas como la British Petroleum, que pudo sacar grandes dividendos de la explotación del conocido como “oro negro”.

En Ecuador, el gobierno de Rafael Correa elaboró la Iniciativa Yasuní-ITT, que condicionaba el mantenimiento de un sector del Parque nacional Yasuní (ubicado en los cuadrantes de explotación petrolífera Ishpingo, Tiputini y Tambococha y con una gran variedad de flora y fauna) a un mecanismo de compensación económica por parte de la comunidad internacional, bajo los criterios de economía ecológica y ambiental, ya que al no explotar esos recursos petrolíferos dejaba de recibir los ingresos que generaría su venta. Dicho con otras palabras, lo que el estado ecuatoriano no recibiría de la venta del petróleo que no iba a extraer, lo abonaría el resto de la comunidad internacional.

Sin embargo, no se recaudaron los fondos esperados por parte del resto de países, por lo que Correa anunció el 15 de agosto de 2013 que el proyecto se daba por finalizado y que el 0.1% del Parque nacional se usaría para la extracción petrolífera, pese a los sucesos pasados con Chevron (en 2003 las comunidades indígenas de la provincia de Sucumbios demandaron a la multinacional estadounidense por el derramamiento de más de 80.000 toneladas de residuos petrolíferos en el Lago Agrio entre 1964 y 1992). Este cambio de postura supuso la ruptura con Alianza País del antiguo ministro Acosta, quien fundó un nuevo partido y se presentó como candidato a las presidenciales del año 2013. Economía vs Ecología, el eterno dilema.

Origen: La desgracia de ser afortunado – Economía Crítica y Crítica de la Economía

La donación de 320 millones de Amancio Ortega a la sanidad y la asignación eficiente del dinero público

Dejando de lado las pasiones, hay un hecho innegable, la donación realizada por Amancio destinada a comprar equipos de radiopterapia cubre una necesidad acuciante en nuestro país.

El parque de aceleradores de radioterapia en nuestro país es no sólo insuficiente según los estándares Europeos sino que tiene un grado de obsolescencia más propio de país en vías de desarrollo. Y aquí van los datos:

Según La Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) actualmente un 42% de los equipos de radioterapia pueden considerarse “obsoletos” al llevar más de 10 años en funcionamiento. Repetimos el 42%.

En España hasta uno de cada tres pacientes, unos 45.000, se quedaban sin recibirla por falta de equipos de aceleradores lineales o de oncólogos especialistas.

La sanidad pública dispone actualmente de 180 equipos de radioterapia, unos 3,9 por cada millón de habitantes, lejos de los siete equipos de radioterapia por millón de habitantes (uno por cada 140.000 habitantes) que se recomienda a nivel europeo.

La donación que va a realizar Amancio, un plan “Renove” de aceleradores en toda regla revierte en cierta medida o palia una situación completamente crítica. Desde esté punto de vista la donación es un acierto al asignar recursos en un punto de la Sanidad Española en el que teníamos un auténtico agujero.

La asignación ineficiente de los recursos públicos:

Y ahora es cuando viene la la reflexión que nos deberíamos realmente hacer. ¿Qué están haciendo nuestros políticos con nuestro dinero? ¿Con que criterios están asignando el dinero público?

Cómo hemos logrado que infraestructuras vitales para la competitividad de nuestro país como puede ser el Corredor Mediterráneo estén a niveles de hace 40 años y en cambio hemos construido un ramal del AVE Huesca-Zaragoza que transporta 54 personas al día y nos ha costado 220 millones (más lo que nos cuesta mantenerlo funcionando).

¿Cómo hemos permitido que el parque de aceleradores para radioterapia en la sanidad pública sea 1/3 del recomendado en Europa y de ese tercio casi la mitad este obsoleto mientras nos gastamos 150 millones en un Aeropuerto en Castellón que no tiene aviones o mil en otro en Castilla La Mancha?

Es difícil dar con una explicación racional ha tanta ineficiencia en la distribución de recursos públicos. Se me ocurre alguna idea. La primera es que los políticos prefieren derrochar en cosas que se ven que en las que son más invisibles para el ciudadano. Todo el mundo ve que se ha realizado una línea del AVE pero a la gente le cuesta mucho más poder percibir si el acelerador con el que están tratando a su padre tiene más de 10 años de antigüedad y está completamente obsoleto.

A esto le podéis añadir todos los otros motivos que se os pasen por la cabeza. Corrupción, lobbies, simple ineptitud, mala gestión. Al final acabamos teniendo los que nos merecemos.

Los casi 400 millones que Amancio Ortega ha tenido que poner sobre la mesa son una tremenda bofetada en la cara de nuestros amados líderes políticos. Sólo por eso ya vale la pena darle las gracias.

Origen: GurusBlog