África; Continente nuevo, Continente Viejo

Verano 2007 camino a Nairobi
Verano 2007 camino a Nairobi

 

El primer homínido que decidió emigrar salió de África. No fue de un día para otro, ni se despertó  y pensó “voy a recorrer mundo”. Más bien fue un acto aventurero pero  de necesidad. Aquello se le había vuelto pequeño pues no había muchas presas a su alcance y una pequeña porción de territorio no podía alimentar a muchos individuos. Fue un visionario.

Han pasado más de 5 millones de años y parece que a África y ahora más que nunca sigue faltándole otro visionario. Dónde está ese líder dispuesto a llevar a cabo un buen plan, ahora ya no para la no extinción de la especie sino para la erradicación de la pobreza, la prevención y resolución de conflictos.

Pero en su lugar, solo hay una mayoría abrumadora de gobernantes africanos que considera a sus países como una propiedad personal, que pueden usar como mejor les convenga.  Actualmente, los líderes derrochan los recursos e ingresos de sus países, y dejan a la mayoría de su población empantanada en la pobreza, la enfermedad, el hambre, la guerra y la desesperación. 

La actual fiebre del petróleo en África Occidental es un perfecto ejemplo del problema. En vez de que sea un activo, el petróleo se ha convertido en una desventaja que genera pobreza, corrupción, conflictos étnicos y desastres ambientales. 

El primer paso de una mejor política debe ser la reinvención y revigorización de la identidad Africana. Europa, Asia y cada vez más América Latina están demostrando que la integración regional ofrece el camino más sano hacia el desarrollo. En África esto no será posible hasta que surja una nueva casta de líderes con espíritu de servicio público genuino. Reducir la dependencia del África subsahariana del FMI y del Banco Mundial podría hacer que ese día llegue más pronto. 

África debe sacar provecho a que dos terceras partes de la población del continente está constituida por menores de 25 años. Que mientras el resto del mundo va envejeciendo, Japón es el más claro ejemplo, África lidera los índices de natalidad y juventud debido a una esperanza de vida relativamente baja. 

Según las últimas proyecciones de la ONU para los próximos 50 años, Latinoamérica y el Norte de África incrementaran su población en un 40% y dada la prevista carencia de oportunidades de trabajo para esta juventud, estos seguirán siendo el origen de las modernas migraciones hacia Europa y Norteamérica.

Inmigraciones que no llegaran a compensar la drástica caída de población activa que va a producirse en los países desarrollados pero que a pesar de todo ayudaran.

 

Diría que estos futuros inmigrantes ya son visionarios, están ahí, pero todavía no lo saben.

Anuncios

LA REVOLUCIÓN DEL HIDRÓGENO ¿Sólo un círculo vicioso?

hatching

 

Parece confirmada la teoría que el huevo fue primero, pero la metáfora va a estar siempre ahí. Y es este dilema del uno sin el otro el que parece limitar el uso del hidrógeno como combustible; no habrá compradores de coches alimentados con hidrógeno hasta que no haya estaciones para repostar y éstas no existirán hasta que haya suficiente flota de vehículos que las requieran.

Schwarzenegger impulsó en 2003 el proyecto más ambicioso en torno a la economía del hidrógeno: la primera autopista de hidrógeno del mundo para el 2010. Las autopistas han quedado en eso, una proyección más, pero el pasado 13 de marzo de este 2009 Arnold estuvo presente en el lanzamiento del nuevo Scorpion, de la firma Rohn Motors, deportivo que alcanza los 320 km/h con tecnología de hidrógeno.

governor-schwarzenegger-test-drives-ronn-motors-scorpion-supercar

Nos podemos hacer dos preguntas:

          ¿Demuestra esto que su propuesta lanzada años atrás ha hecho mella en la política estadounidense y ésta cree fervientemente en el desarrollo de nuevas tecnologías?

          ¿No resulta divertido pensar que Schwarzenegger, del que se dice fue el que impulsó la creación de Hummer, una de las marcas con mas consumo de combustible, sea al mismo tiempo el impulsor de la alternativa del hidrógeno?

 

La respuesta a la segunda pregunta es clara: actualmente General Motors ha desarrollado un Hummer H2, propulsado por hidrógeno y encargado por el mismo gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, de manera que a la vez que cumplía con su promesa electoral podía seguir vinculado a su coche favorito, el Hummer (de los cuales se había desprendido en el 2003 vendiendo su flota de octogésimos para darle a cualquier otro la oportunidad de contaminar).

A la primera pregunta caben varias respuestas;

EE.UU. debería tener en cuenta que en el año 2015 las reservas mundiales de crudo estarán en el Golfo Pérsico, Irán, Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Kuwait e Irak, y su cuota de mercado pasará del 30 al 60 %; más demanda, menos oferta à precios incontenibles.

Varias estimaciones prevén que las reservas tocarán techo en el 2030.

Por el contrario, está claro que EEUU no estará involucrado del todo hasta que deje de sacarle provecho a sus propias reservas. 

De momento ha apostado por el Biodiesel, que, siendo una opción, no es la solución puesto que las plantas absorben dióxido de carbono pero el coche lo emite luego en la ciudad. La desviación de grandes superficies de cultivo a la producción de combustible plantea también otros problemas relacionados con la biodiversidad y con el principal objetivo de la agricultura: la alimentación de las personas y el ganado.

 

Las barreras graves que se presentan ante el hidrógeno son básicamente de;

– Almacenamiento. Al ser un gas de densidad enérgica muy baja, o se pone a presión muy alta o el depósito del coche tendría que ser de 700 l. mínimo.

– Producción. Aunque sea el elemento en mayor proporción en la atmósfera, casi siempre se halla combinado de modo que hay que producirlo; energéticamente es un desastre, porque producir el hidrógeno cuesta más energía de la que luego da. A corto plazo existen dos formas viables de producir hidrógeno: a partir del gas natural y a partir de biomasa.

– Distribución. Se baraja la posibilidad de construir una de red de estaciones de repostaje de hidrógeno, o bien modificar las existentes gasolineras.

Pero parece ser que por éstas y otras muchas razones se apunta más hacia los coches eléctricos, aunque éstos siguen teniendo el problema del tamaño de la batería.

De momento, y viendo que su autopista natural no llega, el gobernador Arnold Schwarzenegger utilizó una pila de hidrógeno para iluminar el árbol de Navidad oficial de California. Para que luego digan que su Estado es el más contaminante.