#EntornoEconomico : El FMI alerta de que el Brexit puede tener un efecto “grave” para la economía británica

El organismo plantea un panorama de incertidumbre, con un descenso de transacciones comerciales y marcado por la volatilidad en los mercados.

252289642_0-5_20160217171528-kxvC-U401766163014B2H-992x558@LaVanguardia-Web

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido este viernes de que un voto a favor del Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) en el referéndum del 23 de junio pude tener un impacto “negativo” y “considerable” en la economía británica e incluso “podría ser grave”.

Desde hace un tiempo, la UE se está planteando si el Reino Unido debería salir o no de ella puesto que lleva un periodo con de incertidumbre y descenso económico que no se sabe cuánto va a durar.

Se denomina Brexit el asunto de la posible futura salida del Reino Unido de la UE. Será el 23 de junio de este año que los votantes decidan su permanencia en la CEE (Comunidad Económica Europea).

Es un debate que mantiene nerviosos a todo el mundo porqué su salida, puede tener impactos negativos en la economía e inversión mundial. Asimismo, el Reino Unido es uno de los centros financieros globales más importantes y con mayores sedes de empresa en su país.

No obstante, los mercados están ansiosos por descubrir el impacto que pueda tener sobre ellos, ya que podría disminuir los precios de las viviendas, aumentar el endeudamiento de las familias… 

Actualmente, sólo falta esperar hasta el 23 de junio para que se decida el futuro del país británico dentro de la UE y ver cómo responderán los demás mercados internacionales tras la decisión.

Comentario realizado por Judith F. a partir del artículo de La Vanguardia.

El FMI pide más munición para salvar la recuperación económica.#entornoeconomico

El Fondo Monetario Internacional (FMI) afronta sus reuniones de primavera, que arrancan mañana en Washington, con un mensaje claro a los Gobiernos: lo hecho hasta ahora no basta para apuntalar la recuperación económica. Las recesiones de Rusia y Brasil han resultado peores de los previsto, la fortaleza del dólar quita brío al crecimiento de Estados Unidos y China se ha frenado.

Las cosas no han resultado como el FMI esperaba. Después de una dura crisis de más de un lustro, lleva al menos dos años esperando que la recuperación cuaje, pero esta, lejos de hacerlo, pierde vigor, se llena de dudas. “La crisis aún persiste. Sin embargo, el optimismo está en el aire: la etapa de hielo ha quedado atrás, y el horizonte es más brillante. Mi gran esperanza es que 2014 resulte trascendental de otra forma: que sea el año en que los siete años de debilidad, en términos económicos, se conviertan en siete años de bonanza”, decía la directora gerente, Christine Lagarde, hace casi 30 meses.

La semana pasada, en el tradicional discurso previo a las reuniones de primavera del Fondo, en el aire flotaba algo muy distinto del optimismo. Lagarde dejó entrever que, una vez más, las nuevas previsiones económicas de la institución sufrirán rebajas, añadidas a las de enero, y estas a las de octubre. “El pronóstico global se ha debilitado respecto a los últimos seis meses, agravado por la desaceleración de China, la bajada de precios de las materias primas y la perspectiva de que las condiciones financieras se endurezcan para muchos países”, dijo.

Fuente: El País

Comentario: La zona euro sigue lastrada por la baja inversión, el alto desempleo y la miopía política para impulsar la actividad. El FMI reclama que sigan adelante las reformas y más estímulos fiscales para el crecimiento. El tinglado, viene a decir, no puede sostenerse solo por las políticas expansivas de los bancos centrales.

Las cosas no han resultado como el FMI esperaba. Después de una dura crisis de más de un lustro, lleva al menos dos años esperando que la recuperación cuaje, pero esta, lejos de hacerlo, pierde vigor, se llena de dudas. “La crisis aún persiste. Sin embargo, el optimismo está en el aire: la etapa de hielo ha quedado atrás, y el horizonte es más brillante

Ariadna Civantos

#Entornoeconomico : El FMI teme que Grecia no pueda asumir la deuda a finales de marzo

El FMI (Fondo Monetario Internacional) está preocupado de que Grecia no sea capaz de pagar sus deudas ya que eso llevaría a reducir las pensiones. un hecho que el mismo país intenta aumentar.

“Esta disposición podría afectar, por ejemplo, a la implementación de la controvertida reforma de las pensiones, teme el organismo internacional.”

No obstante, Grecia es uno de los países que se ha visto más afectado por la crisis, teniendo que ser rescatada dos veces, a punto de llegar al tercer rescate.

Además, un hecho importante a destacar es que Grecia debía cumplir con el objetivo de llegar a un superávit presupuestario del 3,5%. Pero al no poder aumentar sus ingresos, el país se ve obligado a reducir las pensiones. Hecho que se ha mencionado al principio del comentario.

Por lo tanto, este artículo nos lleva a pensar que Grecia no tiene la suficiente capacidad para salir de la crisis, y los rescates que se le ofrece no les ayuda a mejorar su situación. Es decir, que habría que intentar encontrar otra solución para la situación del país.

Comentario elaborado a través de la fuente El Economista

Judith F.

#EntornoEconómico: Un año de volatilidad en la bolsa

El 2015 ha tenido momentos para el optimismo y la euforia, pero también para el pesimismo y el miedo.

ibex-previsiones-644x362

Una obra de teatro en dos actos. Así ha sido el 2015 bursátil, que a escasos quince días para su fin gana un poco de optimismo gracias a la Reserva Federal de Estados Unidos, que este miércoles subió los tipos de interés hasta fijarlos en una horquilla del 0,25 al 0,5%. Esta decisión da nuevas esperanzas a los más optimistas sobre la buena marcha de la economía estadounidense, y bien se podría utilizar como epílogo el título de una de las obras de Shakespeare “all’s well that ends well”. Sin embargo, el 2016 empezará cargado de preguntas e incertidumbres.

Hagamos primero un poco de retrospectiva. El año empezó lleno de buenas sensaciones, y entre enero y mayo hubo momentos de verdadera euforia en los mercados internacionales. Los principales artífices de este optimismo fueron Estados Unidos y Europa, que lanzaron mensajes positivos sobre el futuro de sus economías, el primero anunciando una subida de los tipos de interés (una medida que se toma cuando la economía va bien para evitar que se sobrecaliente) y la seguda revisando al alza sus perspectivas de crecimiento del PIB y de reducción del paro. También las empresas presentaban buenos resultados. “Si alguien tenía dudas en relación a los problemas de las economías de los países del sur de Europa, estas revisiones de crecimiento los cerraban”, explica Xavier Brun, director del Máster en Mercados FInancieros de la UPF Barcelona School of Management. Las buenas perspectivas hicieron que bajara la rentabilidad de los bonos públicos y los depósitos, por lo que los inversores se fueron a la bolsa para buscar mayor rédito.

“Sin embargo, con el buen tiempo llegaron las malas noticias”, destaca. Y aquí empieza el mencionado segundo acto. La Reserva Federal postergaba la subida de los tipos de interés y el Banco Central Europeo (BCE) anunciaba un plan de compra mensual de activos públicos y privados de la Eurozona hasta septiembre de 2016. Los meses de verano se caracterizaron por una especie de parálisis, a la espera de nuevas noticias. Dichas noticias llegaron en forma de “lunes negro” el 24 de agosto, cuando se publicó el PMI de China -un indicador avanzado de actividad industrial- que prevenía una ralentización en el crecimiento del gigante asiático. El temor a una recesión en china, “el mercado del mundo”, y las dudas sobre la buena salud de las economías estadounidense y europea han teñido de pesimismo las bolsas mundiales durante los últimos meses. A esto hay que sumar también el progresivo desplome del precio del petróleo. Brun apunta que el precio del crudo no parece que vaya a remontar en los próximos meses por dos motivos: la menor demanda de unas economías que producen menos y los acuerdos internacionales para reducir el uso de este tipo de energía. “El efecto colateral de todo esto ha sido una subida del dólar respecto al euro y una menor inflación en la Eurozona”, subraya el profesor, que augura una fuga de inversores hacia los bonos estadounidenses, que ofrecen una mejor rentabilidad.

2016: Cinco preguntas que responde

Así pues, el mes de enero llega cargado de dudas para los mercados.

1. La economía China. “Parece que realmente no va tan mal como se temió”, apunta Brun, que indica que el gigante asiático está evolucionando hacia un tipo de crecimiento “más sano”, basado en el consumo en vez de la industria. ¿Cuál será el indice de crecimiento que mantendrá?

2. El precio del petróleo. ¿Se cumplirá el pronóstico de Goldman Sachs, que prevé que el precio del crudo caiga hasta los 20 dólares por barril? ¿Cómo afectará esto a las economías de países como Venezuela, Noruega u otros países dependientes del petróleo? Brun destaca que, por primera vez, en 2015 Arabia Saudí emitió bonos de deuda pese a su superávit financiero: “Esto significa que sabe que antes o después entrará en déficit”.

3. La Reserva Federal y los tipos de interés. ¿Serán suficientes sus políticas? Y, el resto del mundo, ¿qué hará? ¿Cambiarán los inversores sus divisas por dólares? ¿Cómo afectará esto a las reservas del resto de países?

4. Inestabilidad en Oriente Medio y terrorismo. ¿Qué pasará con los conflictos de países como Siria o Libia? ¿Cuál va a ser la actuación del resto de países en la zona? ¿Habrá un auge de atentados terroristas en todo el mundo?

5. Cambios políticos en Europa. ¿Qué sucederá en España después del 20D?¿Se consolidará el auge de la extrema derecha en Francia? ¿Cómo actuará Alemania ante la inminencia de las elecciones de 2017? ¿Será el último año del Reino Unido en la Unión Europea? ¿Qué pasará con las políticas de refugiados?

 

COMENTARIO: En mi opinión, el año 2015 ha sido un año de altibajos y, por tanto, de poca estabilidad para las economías de todo el mundo. Esto hace que el inicio del nuevo año sea toda una adivinanza. Este 2016 se tendrán que tomar nuevas medidas que estabilicen la situación y nos den un momento de respiro.

FUENTE: Elaborado a partir de LaVanguardia

 

Álvaro Jiménez Domínguez

El FMI pide a EE UU que no suba los tipos de interés ante la incertidumbre global. #EntornoEconómico

Jose Viñals, el director de asuntos monetarios del FMI
Jose Viñals, el director de asuntos monetarios del FMI

La Reserva Federal anunció su intención de elevarlos antes de final de año en el que sería el primer ajuste monetario en casi una década, aunque ha pospuesto la decisión.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha insistido en que la Reserva Federal (Fed) de EE UU debería aguardar para elevar los tipos de interés de referencia hasta “que haya mayores signos de inflación sostenida al alza”, al advertir sobre la actual “incertidumbre” en la economía global.

“Dada la mayor incertidumbre en la economía global, EE UU debería esperar a elevar los tipos de interés hasta que haya signos de la inflación sostenida al alza, con una continuada fortaleza del mercado laboral”, indicó José Viñals, director de Asuntos Monetarios del FMI.

Viñals hizo estas declaraciones en un discurso de presentación del informe de “Estabilidad Financiera Global” en Lima, donde se celebra la Asamblea Anual de la institución y del Banco Mundial.

Ajuste monetario

La Fed ha anunciado su intención de elevar los tipos de interés de referencia, lo que sería el primer ajuste monetario en casi una década en EE UU, antes de final de año. El banco central estadounidense decidió, no obstante, aplazar esta decisión en su reunión de septiembre, por lo que todas las miradas apuntan a los dos encuentros restantes en este año: final de octubre y mediados de diciembre.

El informe apunta a que “los riesgos a la baja prevalecen en la economía global”, y subraya la vulnerabilidad especial de las economías emergentes ante el inicio del ajuste monetario en EE UU.

A la cabeza, el Fondo situó a China, “cuyas autoridades encaran unos desafíos sin precedentes en la transición hacia un nuevo modelo de crecimiento y un sistema financiero basado en el mercado”. De hecho, apuntó que los “recientes acontecimientos” financieros en el gigante asiático con bruscas caídas de los mercados bursátiles recalcan “la complejidad de estos retos, así como el fuerte potencial de contagio desde China”.

Fuente: Hoy.es

Comentario:

Con frecuencia, cientos de bancos del país piden préstamos o prestan dinero a otros bancos por períodos de tiempo breves, por lo general, durante la noche. La Fed supervisa la actividad y establece tasas de interés para los préstamos. Este tipo de préstamo institucional ayuda a mantener la liquidez del sistema financiero y la solidez del sistema bancario.

El costo de los préstamos tiene efectos directos sobre los costos para empresas e individuos. Al subir o bajar esta tasa de interés central, la Fed puede influir sobre la rapidez o lentitud con la que la economía crecerá o se reducirá. En el ámbito financiero, las variaciones de los tipos de interés de la Fed afectarían tanto al mercado de dinero  como al mercado de valores. Un aumento en el crédito de corto plazo aumentaría la tasa de interés de largo plazo, lo cual reduciría los precios de los activos financieros. En este momento la economía de EE UU esta estable por lo cual un aumento de la tasa de interés evitaría un sobre calentamiento de la economía, sin embargo en el resto del mundo el caso es otro. La crisis en China preocupa a la economía global ya que es la segunda mayor economía mundial y los países emergentes exportadores de materias primas se están viendo afectados por su situación debido a la diminución de la demanda de materias primas. Un pequeño aumento en el tipo de interés de la Fed podría provocar una importante caída en el mercado de valores. Me parece coherente que la Fed espere para aumentar su tasa de interés para no afectar en mayor manera a la situación económica global actual.

Maria Isabel Muñoz Alba

El FMI prevé que España caiga un 1,6% este año y no descarta que continúe en recesión en 2014

La directora gerente del FMI, Christine Legarde
La directora gerente del FMI, Christine Legarde

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha empeorado su visión sobre España. En su informe de Perspectivas de Crecimiento Mundial (WEO, por sus siglas en inglés), el organismo prevé que el país sufrirá en el último trimestre de este año una contracción del 0,7%, por lo que en el conjunto de 2013 la economía española registrará una recesión del 1,6%, una décima peor de lo previsto el pasado enero.

Por otro lado, el organismo cree que el déficit de España subirá en 2014 hasta el 6,9% y no bajará del 5% antes de 2019.

 

Pese a que los funcionarios del Fondo consideran que España crecerá el año que viene alrededor de un tímido 0,7%, una décima menos de lo previsto, el tejido económico español seguirá sufriendo y no se descarta que los riesgos terminen por materializarse y empujen al país un año más en recesión.

En el peor de los escenarios que baraja la institución, España podría permanecer en recesión hasta el tercer trimestre del año que viene, por lo que el crecimiento no llegaría, por lo menos, hasta el comienzo de 2015. Un panorama que podría ser similar en el resto de países de la periferia de la zona euro.

Una vez más, España se postula junto a Grecia como la economía desarrollada con la tasa de paro más elevada del mundo. La institución dirigida por la francesa Christine Lagarde espera que este año el paro español se eleve hasta  el 27%. Para 2014, prevé que caerá cinco décimas para situarse en el 26,5%. Se tratan de niveles extremadamente graves que siguen poniendo de manifiesto que España todavía está lejos de una recuperación sostenible.

Riesgos para la periferia europea

En su escenario base, el FMI “asume que los diferenciales de riesgo de la periferia deberían contraerse gradualmente y el ajuste fiscal se aliviará notablemente durante 2014-15 por lo que la inversión y el consumo se recuperarán”.

Desde el Fondo advierten de que el despegue  económico de los países periféricos podría verse interrumpido ante la tóxica mezcla de un incremento de los impuestos, unas condiciones de crédito ajustadas y una débil demanda interna. Este contexto podría provocar que la inversión no despegue, el crecimiento decepcione, los ingresos fiscales se queden cortos y el proceso de consolidación fiscal quede completamente estancado.

El FMI también avisa de que a corto plazo, “las condiciones en la periferia seguirán siendo tensas”. El organismo espera que la carga de la deuda soberana siga aumentando; los bancos continúen su proceso de desapalancamiento bajo la presión de los mercados; los costes de financiación permanezcan elevados; haya un deterioro de la calidad de los activos; y que las débiles ganancias hagan que muchas empresas y hogares sigan “agobiados por sus deudas”.

El FMI cree que estas difíciles circunstancias podrían tener un impacto limitado sobre el crecimiento si España e Italia mantienen el acceso a los mercados, incluso con el posible apoyo de las compras de activos por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Por el contrario, estima que si el pesimismo generalizado provoca un corte del flujo crediticio a los países periféricos más importantes, o si el estancamiento económico plantea más dudas sobre la viabilidad de Unión Monetaria Europea, la situación podría empeorar notablemente.

Perspectivas mundiales

Además, el FMI ha rebajado su proyección de crecimiento global en 2013 al 3,3% desde el 3,5% anterior, mientras que recorta su expectativa para 2014 al 4% desde el 4,1% previo.

Unas perspectivas más conservadoras para EEUU y la zona euro llevaron al FMI al recortar su previsión para las economías avanzadas al 1,2% en 2013. La cifra correspondiente a 2014 se mantuvo sin variación.

Medidas insuficientes del BCE

En el segundo capítulo de WEO, el equipo de expertos liderado por el economista jefe del Fondo, Olivier Blanchard aclaran que la mera existencia del programa de compra de bonos del BCE, mas conocido como OMT, es “insuficiente” para mantener los diferenciales de la deuda soberana de los países europeos bajos.

De hecho, ponen de manifiesto que la compra de bonos debe ponerse a disposición de los países con los programas de ajuste ya en marcha, “lo que podría acelerar el retorno sostenible de los países periféricos al mercado”.

Comentario:

Es un dato preocupante, ya que el FMI es una institución seria, es decir, no es lo mismo que si por ejemplo lo dijera Rajoy, y sus pronósticos son más radicales, pero aún ser muy radicales, es muy posible que lo que ellos pronostican se cumpla. En el caso que se cumplan, agudizan el problema, ya que los inversores en España se irían.

El Economista, 16 de Abril de 2013 

Lagarde asegura que la economía mundial no está en una posición “tan peligrosa” como hace seis meses

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine  Lagarde, ha reconocido que gracias a las acciones de políticLa-ministra-francesa-de-Finanz_54160302306_53410723518_224_130os e  institucionesm la economía mundial “ya no parece tan peligrosa como hace seis  meses”, pero ha advertido de la existencia de “nuevos riesgos” que evitan que  las mejoras en los mercados se trasladen a la economía real.

En un discurso pronunciado en el Club Económico de Nueva York, Lagarde  consideró una “buena noticia” que tras un periodo “particularmente volátil”, las  condiciones financieras estén mostrando signos de mejora, aunque reconoció que  no espera que el crecimiento global sea “mucho mayor este año que el pasado”. En  este sentido, la directora gerente advirtió de que se están viendo “nuevos  riesgos”, que se suman a los viejos.

“En demasiados países, las mejoras en los mercados financieros no se han  traducido en mejoras en la economía real y en la vida de la gente”, aseveró. “La  crisis ha sido larga, amarga y dura. La prioridad ahora es aprovechar cualquier  respiro financiero y hacer un buen uso de él. Este es un momento así. No podemos  permitirnos dejarlo pasar”, recalcó Lagarde, quien incidió en que la tarea es  hacer que el futuro que se quiere sea “una realidad”.

Asimismo, subrayó que la diferencia entre regiones es “más marcada que  nunca”. Así, consideró que está surgiendo una economía global “a tres  velocidades”: los países que lo están haciendo bien, los que están en vías de  recuperación y los que aún tienen un camino que recorrer.

A este respecto, explicó que estos tres grupos se enfrentan a “desafíos  diferentes”, aunque “ampliamente interconectados”, pero advirtió de que  comparten la necesidad de poner en marcha políticas que reparen las  consecuencias de la crisis y eviten que se repita.

Mucho por hacer en Europa

Entre las regiones que aún tienen un camino por recorrer, Lagarde destacó el  caso de Europa. Aunque subrayó que los países europeos han “logrado mucho” en el  último año, algo digno de aplaudir, porque no es fácil que 17 países se pongan  de acuerdo e implementen políticas tan importantes en tan corto plazo de tiempo,  avisó de que aún queda mucho por hacer.

En concreto, remarcó que, especialmente en la periferia, muchos bancos están  aún en una fase inicial de reparación, lo que hace que la política monetaria de  bajos tipos de interés no se esté trasladando a ofrecer créditos asequibles a  los ciudadanos que los necesitan.

Por ello, cree que la prioridad debe ser sanear el sector bancario mediante  la recapitalización, la reestructuración y, donde sea necesario, liquidando  bancos. Asimismo, subrayó que en una unión monetaria y económica, “los problemas  financieros son problemas comunes”, por lo que requieren más soluciones  políticas colectivas. “Una opción es la recapitalización directa por parte del  Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) de los bancos con problemas que tengan  implicaciones sistémicas”, agregó.

En esta línea, Lagarde también defendió que la eurozona necesita una  “verdadera unión bancaria” que fortalezca las bases de la unión monetaria, lo  que implica completar el mecanismo único europeo de supervisión y una autoridad  común de resolución. “Sólo entonces se podrá romper el vínculo envenenado entre  bancos débiles y soberanos débiles. Sólo entonces la política monetaria podrá  ser plenamente eficaz. Sólo fentonces se podrá garantizar totalmente la  estabilidad financiera”, aseguró

Fuente: La Vanguardia