Ryanair, huelga si no hay acuerdo

Los sindicatos USO y Sitcpla han anunciado nuevas huelgas en enero si la empresa no apoya a las peticiones de los tripulantes de cabina. Los trabajadores se han vuelto a quejar debido a que se sienten vacilados por la empresa, ya que ha vuelto a burlar  a la representación legal de los trabajadores y a las instituciones laborales españolas. La aerolinea sigue en sus trece con regirse bajo la ley irlandesa y no la española. Añaden también que ya se había llegado a un acuerdo y que ahora la empresa irlandesa no queire cumplirlo.

Resultado de imagen de ryanair

Los TCP de Ryanair secundaron el pasado 28 de septiembre la última de las jornadas de huelga de 24 horas, que los sindicatos calificaron como la mayor de la historia en la compañía de bajo coste irlandesa ya que se llevó a cabo simultáneamente en seis países europeos.Además, los pasados 25 y 26 de julio los tripulantes convocaron huelga en España, Portugal y Bélgica, a la que se unió un paro de 24 horas registrado por los sindicatos italianos de pilotos y tripulantes de cabina. Es por eso que los sindicatos vuelven a avisar, hartos de trabajar en estas condiciones, de que sus huelgas tiene una gran repercusión y que no beneficia a ninguna de las dos partes, pero por otra parte no aceptan el trato que les da la empresa

Noticia elaborada por David Arús a partir de la vanguardia 

 

Anuncios

La estabilización empresarial persiste en España

En contraste con el año negro de las salidas a Bolsa, nuestro país ha sido en 2018 uno de los focos más activos en fusiones y adquisiciones en Europa, y las previsiones son buenas para el próximo curso.

fusiones-compra-adquisiciones--620x349.jpg

El año que nos deja no ha sido un ejercicio de grandes alegrías corporativas en el Viejo Continente. La metralla de la incertidumbre propulsada por la guerra comercial de Trump, la alarma emergente, la desaceleración de la Eurozona y el incierto escenario post Brexit perfilaron un panorama que invitaba a la prudencia. Un contexto complejo que en España, salpicada además por el marasmo político, se dejó notar especialmente en los mercados bursátiles.

Solo cinco OPV se materializaron en los parqués nacionales. Esperando un mejor momento se quedaron operaciones estelares como las de Cepsa, Via Célere, Haya Real Estate, la antigua Cortefiel (ahora renombrada como Tendam) o la energética Cox Energy. Tampoco ha sido un ejercicio excepcional para las fusiones y adquisiciones, aunque nuestro país fue uno de los mercados europeos (curiosamente junto al Reino Unido) que sacó claramente la cabeza entre la atonía generalizada.

Y parece que el baile seguirá bastante animado en los próximos meses. Según las cifras recogidas en el informe Global Transaction Forecast, elaborado por Baker McKenzie en colaboración con Oxford Economics, en España se llevaron a cabo 773 operaciones en el año que está a punto de concluir, siete menos que en 2017. Sin embargo, en valor casi doblan a las del año anterior: 68.900 millones de dólares frente a 37.700. Ganaron terreno las operaciones transnacionales, que sumaron 61.100 millones, aunque en número de movimientos el reparto es casi equitativo entre las operaciones nacionales (384) y las transfronterizas (389).

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteABC

 

 

La montaña rusa del Bitcoin

El 2018 pasará a la historia como el año de la caída de las criptomonedas. El bitcoin ha perdido un 83%. La burbuja ha pinchado, pero la tecnología queda a la espera de que vuelva a subir su valor, lista para adaptarse a los nuevos métodos de compra-venta.

img_tamiguet_20181220-133907_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_gettyimages-928489468_1_4_5_3655765996-ktiC-U453637184319ecD-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

No hace justicia a su nombre, porque su comportamiento ha sido todo… menos críptico: la moneda virtual más famosa del planeta ha experimentado una caída clara, diáfana y cristalina. Hace justo un año, la fiebre de las criptomonedas alcanzó su cenit. Hoy, en el paisaje después de la batalla, quedan los restos de una burbuja que pinchó. El bitcoin ha pasado en este arco temporal de los máximos históricos, casi 20.000 dólares, a poco más de 3.000: un desplome del 83%.

En noviembre del 2013, el expresidente del Banco de Holanda Nout Wellink, mucho antes de que el fenómeno de la moneda virtual se convirtiera en un boom, comparó el fenómeno con la célebre burbuja de los tulipanes que vivió su país entre 1633 y 1637. “El bitcoin es mucho peor”, dijo, cuando los precios todavía no estaban por las nubes. “Porque en aquel entonces, al final te quedabas con un capullo de tulipán, mientras que ahora no tienes nada entre manos”. Si se miran las burbujas vividas a lo largo de la historia, la de esta criptodivisa gana por goleada, tanto en intensidad de la subida como en velocidad de la caída. Por no hablar del resto de las monedas virtuales como ethereum, litecoi o dash: desde sus máximos históricos su desplome ya supera el 90%.

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteLa Vanguardia

Glovo, bienvenido al 22@

Glovo, la empresa que ofrece un servicio a pedido que compra, recoge y entrega todo lo que se solicita a través de la aplicación, se situará ahora en el 22@, donde se sitúan desde hace un tiempo la mayoría de las empresas en Barcelona. Esta mudanza forma parte de sus planes de expansión, la plataforma de mensajería urbana ha firmado el alquiler de unas nuevas oficinas de 5.100 m2 . Como consecuencia de esta expansión también habrá un aumento de plantilla, se espera aumentar hasta los 600 trabajadores, el doble de la plantilla que tiene la empresa actualmente.

Actualmente Glovo está presente en 75 ciudades de 20 países en Europa y Latino-américa, y ahora centra su expansión en Europa del Este y África. Además, la compañía ha empezado a ofrecer el servicio de supermercado online desde almacenes propios, primero en Madrid, a la que seguirán Barcelona, Buenos Aires, Lima, Santiago de Chile y Milán. Con esta expansión se prevé facturar unos 80 millones, fueron 17 en el 2017.

Directivos de la empresa de mensajería afirman que el negocio en España ya es rentable, y que lo más difícil ya ha pasado que es la adaptación y la respuesta de la gente.

Resultado de imagen de glovo

Noticia elaborada por David Arús a partir de La vanguardia

 

Las colas en caja le hacen perder más de 4.000 millones de euros a los supermercados

Uno de los momentos más delicados a la hora de hacer la compra es el paso por caja. Para el comprador es fastidioso porque tiene que pagar, pero para el comercio es igualmente problemático porque tiene que ingeniárselas para evitar que, en caso de que haya mucha gente en la cola de caja, el cliente se desespere y se le escape.

407

El paso por caja es clave para muchas categorías de producto, como son las de compra de impulso. Eso que no estaba en tu lista de la compra pero que finalmente te llevas porque lo viste en la línea de caja. Son productos como golosinas, chicles, revistas, pilas… El cerebro sabe que se acerca el momento de desempolvar el monedero y no reacciona bien. Las esperas en las colas le hacen perder a los comerciantes en España más de 4.000 millones de euros, según datos de Adyen, que incluye el comercio en general, no sólo la alimentación. Están los que, al ver la cola, desisten, dejan la compra y se van. Están también los que, mientras esperan, hacen balance y deciden sacar de la cesta lo prescindible.

“Se ha estudiado mucho el proceso de compra en la sala de ventas, en la tienda, pero no el proceso de pago y aún queda mucho por hacer en este sentido, porque da información importante a los fabricantes y también a los distribuidores, a las cadenas”, señala Ángela López, de la consultora Nielsen. Hay toda una ciencia en torno a las estrategias de las cadenas y empresas para minimizar los efectos negativos del paso por caja. Las cadenas de supermercados, por ejemplo, tienen margenes muy ajustados: de cada producto que venden lo que se llevan de beneficio es poco. Sólo ganan dinero vendiendo mucho y a muchos compradores.

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteEl Mundo

Nuevos retos para Tesla

La marca tendrá la misión de consolidarse y estabilizarse en el año en el que llega la competencia con una figura como la de Elon Musk que ha aportado altibajos a la compañía a lo largo de todo 2018.

elon-musk-tesla-1469127845162

Es más que posible que Tesla cierre el año con un balance positivo en bolsa, algo a lo que las demás marcas no podrían ni aspirar si hubieran tenido un año parecido al de la firma de Palo Alto. En los últimos 365 días, la marca de coches eléctricos ha presentado dos balances económicos negativos, uno positivo, Elon Musk disparó sus acciones con un tuit, acciones que se desplomaron al mes siguiente por no cumplirse ese tuit, y el mismo Elon ha dejado de ser presidente de la marca. Con todo, sumados retrasos en producción y entregas, Tesla cerrará en verde.

Tesla es una marca peculiar y aún más lo es su cara visible Elon Musk. Aunque los inversores desearían un poco menos de Musk en 2019, su figura es indispensable para entender cómo, por ejemplo, en junio su cotización subió pese a presentar un balance negativo de beneficios. A ello se suma que, tras meses y meses de retrasos, Tesla consiguió producir por primera vez 5.000 unidades del Model 3 en una semana, previa construcción de una línea de montaje improvisada bajo una carpa.

Destacar cuando a principios de agosto, Musk anunció la privatización de la marca en Twitter y sus acciones se dispararon a máximos históricos (379,57 dólares por acción), pero en apenas dos días quedaban por debajo del valor que tenían antes del tuit por las informaciones que apuntaban a que, finalmente, esa privatización no se produciría. No solo no se privatizó la marca, sino que el SEC, el regulador del mercado estadounidense, demandó a Elon Musk, que se vio forzado a dejar su cargo de presidente de la marca, aunque manteniendo el de CEO, y a pagar 20 millones él y 20 millones Tesla para evitar males mayores, como la inhabilitación. El valor de la firma californiana tocaba fondo entonces, a principios de octubre (250,56 dólares por acción).

 

Elaborado por Pol Carbonell

FuenteEl Periódico

El corte inglés quiere reducir deuda

El Corte Inglés, una gran compañía sobretodo en España, ha contratado los servicios de PwC, una de las 4 mejores consultoras/auditoras, para que analice la venta de 130 activos con un valor total de 2.000 millones, el objetivo, reducir la deuda con los fondos captados. Entre estos activos se encuentran oficinas y superficies comerciales. La deuda que tiene esta empresa es de 3.652 millones de euros. El monto total obtenido con las operaciones de venta se destinará a reducir la deuda del grupo, lo que le permitirá optimizar su estructura financiera.

En marzo de 2016, la compañía explicó que había encargado la venta de unos 200 activos inmobiliarios no estratégicos con el objetivo de sanear balance y recortar su deuda en 1.000 millones, y aseguró que la venta de cada activo se analizaría caso por caso, para de ese modo evitar problemas con inversores y socios. La empresa tiene como objetivo entre ceja y ceja, reducir la deuda, como podemos ver con la venta reciente de un centro comercial en Valencia por un valor cerca de los 90 millones y otro en Bilbao.

Resultado de imagen de el corte ingles

Noticia elaborada por David Arús a partir de La Vanguardia