Obama y Cameron quieren “un plan inmediato” para la zona del euro

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, “están de acuerdo en la necesidad de que haya un plan inmediato para hacer frente a la crisis del euro y restaurar la confianza de los mercados, así como una estrategia a largo plazo par asegurar una moneda única”, según una portavoz de Downing Street.

Esa coincidencia de criterios se puso de relieve en una conversación telefónica que Obama y Cameron mantuvieron el martes por la noche para preparar la cumbre que los jefes de Estado o de Gobierno del G-20 mantendrán el 18 y 19 de este mes en Los Cabos (México).

Downing Street hizo estas revelaciones, por otra parte tampoco muy sorprendentes, en vísperas del encuentro que este jueves mantendrá en Berlín el primer ministro con la canciller alemana, Angela Merkel. Cameron lleva meses urgiendo a la zona euro a actuar “de forma decisiva” para crear un cortafuegos efectivo que evite el contagio, asegurar que los bancos estén bien capitalizados, crear un sistema fiscal transfronterizo y poner en marcha una política monetaria de apoyo en la zona euro.

El primer ministro parece cada vez más ansioso por acabar con una crisis, la del euro, a la que él atribuye el hecho de que la economía británica haya vuelto a entrar en recesión a pesar de que había vuelto a la senda del crecimiento justo antes de que conservadores y liberales-demócratas formaran la coalición que gobierna Reino Unido. Y no solo cae la economía: también los partidos del Gobierno se hunden en las encuestas.

MÁS INFORMACIÓN
EE UU y Japón piden más apoyo a los países con problemas
Lagarde: “Los encerraría hasta que encontrasen un plan para Europa”
Las presiones de Cameron se han incrementado en las últimas semanas, con llamamientos cada vez más alarmistas que parecen ocultar con su retórica el hecho de que el Reino Unido tiene muy poca influencia real en estos momentos sobre lo que pueden hacer o no los países del euro. Indicio de esa irrelevancia es el hecho de que Cameron estuviera ausente del inesperado encuentro de tres horas mantenido por Obama, Merkel, el presidente francés François Hollande y el primer ministro italiano, Mario Monti, en Camp David, después de la cena de la reciente cumbre en Camp David.

Dentro de los recientes contactos sobre la crisis y los preparativos de la cumbre de Los Cabos, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, ha hablado con el viceprimer ministro de China, Wang Qizhan, sobre los acontecimientos recientes ocurridos en Europa y los problemas que encara la economía mundial.

EL PAIS

Bruselas pide a Berlín subidas de sueldos para activar el consumo

La Comisión Europea solicita a la locomotora germana que aliente el gasto

El comisario Olli Rehn reclama a París detalles de su plan contra el déficit

Las reclamaciones que desde hace tiempo y desde distintas latitudes se le hacen a Alemania para que incremente los salarios de sus trabajadores y que consuma más, un tándem que debería tirar del crecimiento en el resto de la Unión, han llegado a Bruselas. Dada la bonanza económica y las buenas cifras macroeconómicas de que goza la locomotora germana, la Comisión ha pedido por escrito al Gobierno alemán que recompense la mejora de la productividad de sus trabajadores con aumentos salariales que engrasen el sistema. “La economía no puede mejorar si la gente no compra a los demás”, señala el comisario de Empleo, Lazslo Andor.

Berlín tiene sus grandes cifras bajo control, lo que le hace acreedor a salir del procedimiento de déficit excesivo que coloca sobre él la lupa de la Comisión. Alemania redujo su déficit del 4,3% del producto interior bruto (PIB) en 2010 al 1% en 2011, superando con mucho el límite del 3% que debería haber alcanzado en 2013. El déficit va a seguir en el 1% en el actual ejercicio y caerá al 0,5% en 2013. Magnitudes increíbles para otros, que solo en lo relativo al endeudamiento guardan todavía ciertas semejanzas: 81,2% del PIB en 2011, 82% en 2012 y 80% en 2013, principio de una tendencia que Bruselas ve de continua reducción.

MÁS INFORMACIÓN
El debate sobre la inflación se reabre en Alemania ante el miedo al repunte
La eurozona esquiva la recesión gracias a la recuperación de Alemania
Sueldos de un euro a la hora en el ‘milagro’ laboral alemán
Alemania acaba 2011 con un récord de empleo
Bruselas ve también ciertos desequilibrios en la primera economía de la UE y hace recomendaciones de las que el vicepresidente de la Comisión, Olli Rehn, quiso ayer subrayar tres.

“Alemania debe incrementar los salarios en vista de los incrementos de productividad para que así se incremente la demanda interna”, dijo el comisario de Asuntos Económico. También instó a Alemania a incrementar la inversión en investigación y desarrollo y a aumentar la participación de la mujer en el mercado de trabajo, una carencia fruto de la disuasión fiscal a hogares con dos ingresos y a la falta de guarderías y colegios con jornada continuada.

La petición de Rehn sobre los salarios fue secundada por el comisario Andor. “Donde la productividad aumente deben aumentar los salarios” para que esa liquidez lubrique todo el sistema, explicó el responsable de Empleo y Asuntos Sociales. “La economía no puede mejorar si la gente no compra a los demás”.

Entre los desafíos que en el futuro esperan a Alemania no es el menor el demográfico, con su corolario de una menor disponibilidad de fuerza de trabajo que podría comerse los beneficios de la mayor productividad. Valora Bruselas los esfuerzos de Berlín para atraer trabajadores cualificados del exterior al tiempo que critica los llamados minijobs por incrementar las desigualdades entre los trabajadores.

Si al otro lado del Rin hay un horizonte económico muy despejado, la incertidumbre se cierne sobre la Francia de François Hollande, segunda economía de la zona euro. “Aunque el objetivo del 4,4% del PIB parece alcanzable, la distancia hasta el umbral del 3% sigue siendo importante”, se lee en las valoraciones de la Comisión. “En este contexto y dadas las tensiones sobre las deudas soberanas, las autoridades francesas necesitan concretar las medidas para garantizar la corrección del déficit excesivo en 2013”, añade.

Rehn espera que Francia cumpla sus compromisos. Pero Hollande se otorga cierto margen. Interrogado al concluir el pasado Consejo Europeo sobre el límite del 3% en 2013, el presidente respondió: “Dependerá del crecimiento en 2013. Si es del 1,7% será más factible”. Bruselas prevé para Francia un crecimiento del 1,3% en 2013.

EL PAIS

¿A qué equivalen 23.500 millones?

Image

¿A qué equivalen 23.500 millones?

Image

Alemania planea ahora la creación de zonas europeas de excepción económica

La última propuesta de la factoría Merkel para impulsar el crecimiento en Europa es la creación de zonas de excepción económica en las que los inversores cuenten con ventajas fiscales y regulaciones menos estrictas, cuya aplicación estaría supeditada a reformas de los mercados laborales al estilo alemán. La propuesta está pensada para las economías periféricas del euro y forma parte de un plan de seis puntos al que ha tenido acceso el semanario Der Spiegel y que el gobierno alemán tiene intención de introducir en el debate europeo en las próximas semanas.
Alemania cuenta con que una mayor laxitud regulatoria y atractivas exenciones fiscales pueden atraer inversores extranjeros a los países en los que la fuga de capital por falta de confianza se ha sumado a las indeseables consecuencias de la crisis de la deuda.
Este mismo plan contempla la creación, por parte de los Estados nacionales afectados, de instituciones de confianza que gestionen las privatizaciones o ventas estatales necesarias, a imagen y semejanza de lo que hizo la República Federal durante el proceso de reunificación con la RDA.
También contempla la posibilidad de que estos países adopten el modelo dual de formación profesional que dota a Alemania desde hace décadas de una masa de trabajadores barata y poco cualificada, aunque fácilmente intercambiable entre sectores, sin tener en cuenta que ese mismo sistema está ocasionando ahora graves problemas a la principal economía del euro, puesto que no la dota de suficientes ingenieros e informáticos con los que alimentar los sectores de tecnología avanzada.
Alemania calcula que su PIB pierde anualmente unos 800.000 millones de euros debido a esta carencia y se esfuerza por reclutar con urgencia trabajadores cualificados desde los cinco continentes.
Este último alarde de creatividad para impulsar las economías del euro surge dela necesidad, que en el caso de Merkel se traduce en la virtud ajena. La oposición socialdemócrata ha exigido a la canciller alemana, como condición para apoyar el Pacto Fiscal en la ratificación parlamentaria pendiente, “nuevos elementos de crecimiento”. El equipo de Merkel responde con esta propuesta de aires improvisados y cocinada al parecer en el Ministerio de Economía de Berlín con el objetivo de solventar la votación parlamentaria antes de las vacaciones de verano.
El 19 de junio supone a este efecto una fecha fronteriza porque es la señalada por el Tribunal Constitucional alemán para emitir una sentencia sobre la querella interpuesta por el partido Los Verdes, que se considera insuficientemente informado sobre el Pacto de Crecimiento y el nuevo mecanismo de rescate europeo. La decisión del Constitucional puede ralentizar aún más la ratificación parlamentaria y Merkel desea acelerar el proceso.

EL MUNDO