Francisco González, presidente del BBVA: ‘La génesis de Bankia fue un error’

González, durante su intervención en México.

 

El presidente del BBVA, Francisco González insistió en su mensaje de esperanza sobre la economía española al señalar que España “ni va a caer ni va a dejar de pagar su deuda”. Para González, España seguirá en el euro, “con o sin Grecia” y añadió una frase tan clara como precisa: “Respeto los mercados pero también los conozco muy bien y sé que trabajan a corto plazo, por eso no se cumplirá la profecía. España no va a fallar” insistió.

Para González, el colapso de España sería el colapso de Europa. “Grecia significa un 1’8% de la economía europea, España seis veces más e Italia siete. Veremos cómo se avanza pero no habrá impago de la deuda. España es un país solvente aunque sin liquidez”, insistió durante su visita a México para la celebración de los 80 años de su filial BBVA-Bancomer.

“España tiene un gobierno fuerte y decidido que ha tomado medidas importantes en cinco meses, como es la reforma laboral que es espléndida, no buena, espléndida. O el control de los gobiernos regionales” añadió González para quien se están “sentando las bases de la recuperación”.

Nacionalizar Bankia, la única opción

Sobre Bankia, González señaló que era “el gran problema” del sistema financiero español pero “no había otra alternativa que la nacionalización”. “La génesis de Bankia ha sido un error y nos está costando mucho dinero pero no había otra alternativa que la nacionalización por supuesto temporal”, matizó “y esa entidad volverá a manos privadas y el Estado podrá recuperar gran parte, probablemente, del dinero que invierta”, explicó el presidente del segundo banco español.

En referencia al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, que anunció su salida anticipada de la entidad, el presidente del BBVA prefirió no hablar de su etapa como gobernador aunque reconoció que es bueno que llegue un nuevo Gobernador sin lastres.

En cuanto al confuso mensaje lanzado desde Europa, luego desmentido, que abría la posibilidad para que los bancos puedan solicitar directamente las ayudas a Bruselas sin pasar por los Estados, González insistió en que “falta un mensaje claro de Europa y cada día hay una novedad. Hay dispersión en el mensaje y cuando se trata de tomar decisiones se hace de forma muy lenta”, criticó.

Un sistema financiero ‘muy potente’

Ante los consejeros del BBVA-Bancomer, González insistió en que España se encamina hacia un sistema financiero “muy potente” en el que España pasará “de 60 entidades hace un año y medio a prácticamente diez entidades, de las cuales dos serán muy grandes, BBVA entre ellas” señaló.

González alertó sin embargo de que la morosidad en el sistema bancario español ha subido mucho pero en el BBVA ese índice se ha estabilizado en un 4 % y el de cobertura se situó en un 60% por segundo año consecutivo. “Gracias a ello, el BBVA ha podido crear las provisiones extraordinarias exigidas al sistema financiero por unos 4.000 millones de euros”, concluyó

Jacobo G. García. Elmundo.es

Anuncios

Alemania planea ahora la creación de zonas europeas de excepción económica

La canciller alemana, Angela Merkel. | Reutes

La última propuesta de la factoría Merkel para impulsar el crecimiento en Europa es la creación de zonas de excepción económica en las que los inversores cuenten con ventajas fiscales y regulaciones menos estrictas, cuya aplicación estaría supeditada a reformas de los mercados laborales al estilo alemán. La propuesta está pensada para las economías periféricas del euro y forma parte de un plan de seis puntos al que ha tenido acceso el semanario Der Spiegel y que el gobierno alemán tiene intención de introducir en el debate europeo en las próximas semanas.

Alemania cuenta con que una mayor laxitud regulatoria y atractivas exenciones fiscales pueden atraer inversores extranjeros a los países en los que la fuga de capital por falta de confianza se ha sumado a las indeseables consecuencias de la crisis de la deuda.

Este mismo plan contempla la creación, por parte de los Estados nacionales afectados, de instituciones de confianza que gestionen las privatizaciones o ventas estatales necesarias, a imagen y semejanza de lo que hizo la República Federal durante el proceso de reunificación con la RDA.

También contempla la posibilidad de que estos países adopten el modelo dual de formación profesional que dota a Alemania desde hace décadas de una masa de trabajadores barata y poco cualificada, aunque fácilmente intercambiable entre sectores, sin tener en cuenta que ese mismo sistema está ocasionando ahora graves problemas a la principal economía del euro, puesto que no la dota de suficientes ingenieros e informáticos con los que alimentar los sectores de tecnología avanzada.

Alemania calcula que su PIB pierde anualmente unos 800.000 millones de euros debido a esta carencia y se esfuerza por reclutar con urgencia trabajadores cualificados desde los cinco continentes.

Este último alarde de creatividad para impulsar las economías del euro surge de la necesidad, que en el caso de Merkel se traduce en la virtud ajena. La oposición socialdemócrata ha exigido a la canciller alemana, como condición para apoyar el Pacto Fiscal en la ratificación parlamentaria pendiente, “nuevos elementos de crecimiento”. El equipo de Merkel responde con esta propuesta de aires improvisados y cocinada al parecer en el Ministerio de Economía de Berlín con el objetivo de solventar la votación parlamentaria antes de las vacaciones de verano.

El 19 de junio supone a este efecto una fecha fronteriza porque es la señalada por el Tribunal Constitucional alemán para emitir una sentencia sobre la querella interpuesta por el partido Los Verdes, que se considera insuficientemente informado sobre el Pacto de Crecimiento y el nuevo mecanismo de rescate europeo. La decisión del Constitucional puede ralentizar aún más la ratificación parlamentaria y Merkel desea acelerar el proceso.

Rosalía Sánchez | Berlín.
Elmundo.es

Comentario personal: La señora Merkel sale propuestas “de aires improvisados y cocinada” con el fin de satisfacer al partido político opuesto; e incrementa su sueldo un 5%.. ¿ Se sentirá en peligro para las próximas elecciones? ¿ Ganas de ahorrar antes del gran despido?

Los griegos quieren permanecer en el euro pero sólo si la UE relaja la austeridad.

Un vendedor callejero empuja su carrito bajo la lluvia en Atenas este viernes. | Efe

 Un vendedor callejero empuja su carrito bajo la lluvia en Atenas este viernes.

 El 88 % de los griegos desea que su país permanezca en el euro, aunque también exige que la Unión Europea relaje las medidas de austeridad y, en caso de que no lo haga, están abiertos a la posibilidad de volver al dracma.
Éste es el resultado de una encuesta de la empresa demoscópica Pulse RC publicada este viernes por el semanario “To Pontiki”.

Según el estudio, el 54 % de los encuestados respondió que quiere “permanecer en el euro haciendo sacrificios hasta cierto punto, de otra forma volver al dracma”; un 34 % se mostró partidario de permanecer en la moneda única “a cualquier precio” y un 7 % exigió el “retorno inmediato al dracma”.
Se trata del primer sondeo sobre el tema desde que fracasasen las negociaciones para formar un nuevo gobierno tras los comicios del pasado día 6, algo que impulsó los rumores acerca de una eventual salida de Grecia de la eurozona.Es además el primer estudio que vincula la opinión de los helenos sobre el euro (siempre mayoritariamente a favor de la moneda única) y las medidas de austeridad de la UE (rechazadas por la mayoría).

PRÓXIMAS ELECCIONES

Sólo los votantes de la conservadora Nueva Democracia (ND) y del socialdemócrata Pasok se muestran mayormente favorables a permanecer en el euro a cualquier precio, mientras que los votantes del resto de partidos eligen por gran diferencia la opción de quedarse en la eurozona relajando la austeridad.
Por otro lado, la encuesta indica que el favorito para las elecciones del próximo junio es la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) con una intención de voto del 24,5 % (casi 8 puntos más de los sufragios logrados el 6 de mayo), seguido por ND, con el 21,5 %.
Esta es la tendencia que muestran los más de media docena de sondeos publicados desde las elecciones (a excepción de uno que da una ventaja de 2,5 puntos a ND sobre Syriza) y todos indican que el resto de partidos mantendrían el nivel alcanzado el día 6.
Syriza es el partido que responde al deseo de la mayoría pues aspira a no abandonar el euro pero exige derogar el memorándum de austeridad impuesto por Bruselas y ratificado por ND y Pasok.

Ante los rumores de una salida o expulsión de Grecia del euro, en los últimos días se han retirado cientos de millones de euros de las cuentas bancarias de Grecia, pero, la situación en los cajeros es este viernes de total normalidad.
“Mientras Grecia se mantenga en el euro, no habrá un pánico bancario”, ha explicado el economista jefe de Alphabank, Michael Massurakis.

SUBE LA BOLSA

De hecho, la bolsa griega, aunque ha iniciado su sesión matinal con ligeras pérdidas, al mediodía de este viernes había reinvertido la tendencia y se hallaba ya en números verdes (+1,12% en el índice general ATHEX), mientras que el índice bancario ganaba el 2,34 %.
Por otra parte, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, quien se encuentra de visita de trabajo en Atenas, ha mostrado su preocupación por la inestabilidad política en Grecia y se dijo partidario de reforzar el poder de la Unión Europea.

“Europa tiene ahora un poder limitado. Sólo (reforzando el poder de la UE) tendremos la oportunidad de probar que no queremos esclavizar a Grecia sino simplemente ayudarla”, dijo Schulz durante una visita al presidente de la República helena, Karolos Papulias.
La canciller alemana, Angela Merkel, ha llamado a Papulias para hablar sobre la situación de Grecia, pero el contenido de la conversación no se ha hecho público.
También este viernes se eligió al conservador Vyron Polydoras (ex ministro de Orden Público) como nuevo presidente del Parlamento hasta su disolución, que se espera para los próximos días, ya que el hemiciclo debe permanecer cerrado al menos tres semanas antes de las elecciones, previstas para el 17 de junio pero aún no convocadas oficialmente.

‘Pacto secreto’ de Sarkozy, Rajoy, Merkel, Monti y Cameron contra Hollande

” La canciller alemana Angela Merkel y sus homólogos conservadores de España, Italia y Reino Unido han llegado a un acuerdo “confidencial” para rechazar recibir al candidato socialista a las elecciones presidenciales francesas, François Hollande, según afirma el prestigioso semanario alemán Der Spiegel, que se publicará este lunes.

Según el semanario, Merkel, el presidente italiano Mario Monti y el jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, se han “comprometido verbalmente” a no recibir a Hollande, a quien los sondeos dan vencedor de las elecciones galas. El premier británico, David Cameron, se ha unido a ellos.

El motivo del boicot no es sólo la mayor simpatía de los cuatro líderes por Nicolas Sarkozy, actual presidente y candidato conservador en las elecciones al Elíseo, sino también la postura de Hollande ante el pacto de disciplina fiscal firmado por 25 países comunitarios. Los dirigentes conservadores están “escandalizados” -de acuerdo con la publicación- por la declaración del candidato socialista sobre una renegociación del acuerdo, una pieza clave del rescate de la zona euro.

El 6 de febrero, Merkel dio todo su apoyo al presidente conservador, Nicolas Sarkozy, aspirante a la reelección. Tras un consejo de ministros franco-alemán en París, declaró: “Apoyo a Nicolas Sarkozy en todos los planes porque pertenecemos a partidos amigos”.

Merkel debe también participar en uno de los mítines de Sarkozy. Hollande ironizó sobre este apoyo, considerando que el hecho de que Nicolas Sarkozy “necesite” a Angela Merkel “decía mucho sobre su situación”.

Si Merkel quiere hacer campaña por Sarkozy, tiene todo el derecho (…). Es una ruda tarea que ella asume porque no será fácil convencer a los franceses”, ha comentado.

François Hollande había pedido ser recibido por Angela Merkel, que rechazó decir si recibiría en Berlín al rival socialista de “su” candidato. “

  • Lo que se observa:  El candidato socialista F. Hollande anunció públicamente sus propuestas en materia de fiscalidad, que consisten por ejemplo en imponer impuestos elevados al 75% para aquellos indivíduos que tengan una renta anual que supera un millión de euros o uno elevado al 45% para aquellos que tengan una renta superior a 100.000 euros.
    Fue justo después de este anuncio que Sarkozy propusó este pacto secreto entre conservadores, alias los protectores de los directivos y banqueros sin vergüenza.

    elmundo.es

    Yasmine Ketfi

  •  

¿Cómo puede perjudicarnos el embargo de petróleo iraní?

” Vaya por delante que el precio del petróleo en el mercado internacional depende de multitud de factores, pero la geopolítica y las amenazas de países contra otros influye en la negociación que imponen los ricos países productores, como Arabia Saudi.

Dicho esto, la decisión que ha adoptado la Unión Europea de imponer un embargo a la importación de petróleo y refino procedente de Irán a partir del próximo mes de julio puede conllevar graves consecuencias económicas para la economía de los estados europeos, lo que se volvería -como si fuera un boomerang- contra la esencia misma del embargo.

La Unión Europea ha actuado sumándose a las sanciones comerciales -previas a la intervención militar- impuestas desde hace tiempo por Estados Unidos y Reino Unido como represalia por lo que consideran una “amenaza para el mundo libre” ante el supuesto rearme nuclear para uso militar que Irán ha negado en reiteradas ocasiones.

Y España, como resaltó ayer en Bruselas el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, será junto con Italia y Grecia el país más afectado por el embargo y pese a asegurar que será “compensado” por la UE los precios de la gasolina y el gasóleo pueden subir más en nuestro país en los próximos meses a consecuencia de este embargo.

¿Por qué? Principalmente porque España,Italia y Grecia son los países que más importan crudo iraní.

La subida de los precios del crudo y de la gasolina en verano por la previsible inestabilidad económica y política en Irán con un clima prebélico puesto que EE.UU. y las potencias europeas que creen que el programa atómico iraní tiene un objetivo militar es una de las consecuencias para el consumidor europeo y, en particular español, en plena crisis económica y aumento de impuestos.

En cuanto a las consecuencias económicas del embargo europeo a la importación del crudo iraní, el analista de Saxo Bank Ole S. Hansen, analista senior de materias primas de la entidad danesa, el embargo provocará que la UE busque proveedores alternativos de crudo.

Antes del anuncio del embargo, seis buques de guerra de EE.UU., Reino Unido y Francia cruzaron el Estrecho de Ormuz durante el fin de semana.

Y el mercado espera nervioso la respuesta por parte de Teherán.
Las autoridades iraníes han amenazado en varias ocasiones durante el mes pasado con cerrar este importante estrecho, a través del que circula cerca del 20 por ciento del petróleo que se transporta a diario en todo el mundo.

Los gobiernos occidentales, con Reino Unido y Estados Unidos a la cabeza, han declarado que pueden mantener el estrecho abierto y que harán todo lo que sea necesario para garantizar el paso seguro del petróleo producido por los países del Golfo Pérsico.

Europa importa de Irán cerca de 450.000 barriles diarios, y algunos países receptores clave como Grecia, Italia y España ahora van a tener que buscar proveedores en otros lugares, con todas las miradas centradas, como es lógico, en Libia, donde las exportaciones de petróleo llevan aumentando de forma constante desde el final de la guerra civil.

El riesgo de conflicto bélico, del que se habló mucho durante el mes de diciembre, ha contribuido a la subida de 10 dólares del precio del Brent * , hasta los primeros compases del mes de enero, antes de que todas las miradas pasaran a centrarse en la fragilidad de las perspectivas de la demanda de petróleo durante el primer semestre de 2012.

“Las autoridades iraníes probablemente van a tener que ir con pies de plomo, puesto que la determinación de la comunidad internacional ha quedado muy clara, y saben que el intento de bloquear el Estrecho de Ormuz probablemente provocará una subida de los precios que afectará a todos los países consumidores, incluida China, su mayor consumidor”, asegura el analista de Saxo Bank Ole. S. Hansen.

El precio del Brent repuntó un dólar, hasta los 111 dólares por barril; aún cerca de cuatro dólares por debajo del máximo alcanzado a principios de mes. La moderada reacción demuestra que el anuncio ya se había tomado en cuenta en el precio, y será necesario algún paso más para que suban los precios.

Y prosigue este analista: “Los especuladores han seguido incrementando sus posiciones largas netas en el mercado por el aumento de los riesgos geopolíticos, algo que ayuda a explicar por qué el movimiento alcista inicial tras el anuncio no ha sido mayor. No obstante, en los próximos días y semanas, el mercado va a esperar con nervios el próximo movimiento de Irán, y en el improbable caso de que se llegue a un conflicto bélico, el precio del petróleo tiene un potencial alcista de nada menos que de entre 20 y 40 dólares, en función del impacto sobre el paso libre a través del Estrecho”.

Un repunte como éste, si se prolongara, sin duda contribuiría a aumentar los fantasmas de una recesión al estilo de la de 2008-2009 y la demanda de petróleo podría verse gravemente afectada, aumentando así el riesgo de un colapso en el precio. Algo que nadie quiere que ocurra en estos momentos, y menos aún Arabia Saudí […] “.

 

* Brent : El Brent es un tipo de petróleo que se extrae principalmente del Mar del Norte. Marca la referencia en los mercados europeos

 

Lavanguardia.com ; David Martínez

Yasmine Ketfi

La inflación puede subir más los impuestos que Rajoy

La subida “temporal” del IRPF aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy encarecerá significativamente el tributo para todos los contribuyentes. Sin embargo, a efectos reales, el impuesto lleva años encareciéndose porque, desde 2008, Hacienda no ha actualizado las tarifas en función de la inflación. Ello equivale a una subida de impuestos. Los expertos denominan progresividad en frío al efecto del IPC sobre el impuesto sobre la renta. Un término que en el bar de la esquina se traduce con un “yo no sé cómo lo hago pero cada año tengo menos dinero”.

Un contribuyente soltero y sin hijos que gana 30.000 euros brutos al mes pagará este año, tras la subida aprobada por Hacienda, 5.430 euros por el impuesto sobre la renta. Si Hacienda hubiera ajustado desde 2008 el IRPF por el dato de inflación de diciembre, la cuota a pagar ascendería a 5.175 euros. Para el ejemplo propuesto, el coste de no deflactar la tarifa del IRPF supone, solo para el año 2012, un encarecimiento del IRPF de 253 euros. La cifra supera al incremento derivado del aumento fiscal aprobado por Hacienda, que elevará la cuota a pagar en 248 euros anuales para un contribuyente con un sueldo bruto de 30.000 euros.

De hecho, en términos reales, no incorporar el efecto de la inflación en el IRPF supone un coste mayor para buena parte de los contribuyentes que la subida fiscal -la mayor en democracia- aprobada en diciembre por el Ejecutivo de Rajoy.

El anterior Gobierno decidió en 2005, 2006, 2007 y 2008 deflactar la tarifa del IRPF tomando como referencia el objetivo de IPC del 2% en lugar del incremento real de precios. “Esta medida permite limitar el impacto que para el ciudadano tiene la progresividad en frío y ha supuesto renunciar a la práctica de incrementar la recaudación por el efecto de la inflación”, defendía el Ejecutivo. Sin embargo, los contribuyentes también sufrían un incremento fiscal encubierto ya que el IPC real superaba el objetivo del 2%.

Un tributo congelado

A partir de 2008, el entonces ministro de Economía, Pedro Solbes, señaló que las finanzas públicas ya no tenían margen para vincular el IRPF al IPC. Con la salvedad de la inclusión de nuevos tramos para los contribuyentes más adinerados, la estructura actual del IRPF es idéntica a la de 2008. Sin embargo, 1.000 euros valen hoy menos que cuatro años atrás.

No se ha actualizado el mínimo personal y familiar, que se mantiene en 5.151 euros, ni la reducción por rendimientos del trabajo (2.652 euros), ni la cuantía de los tramos para las rentas bajas y medias. “Una parte cada vez mayor de contribuyentes tenderá a desplazarse a los tipos marginales máximos. En última instancia, eventualmente, el sistema progresivo degeneraría en un sistema con un tipo fijo incapaz de lograr correcciones de la distribución relativa de la renta”. Así explica en un estudio el catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga, José María Domínguez Martínez, la consecuencia de ignorar el incremento de precios en el impuesto sobre la renta.

Es importante tener en cuenta que el IRPF funciona por tramos de renta. Por ejemplo, los primeros 17.707,20 euros de base liquidable tributan al 24,74%. Desde ese nivel, hasta los 33.007,2 euros se aplica el 30%, y así sucesivamente hasta alcanzar el último tramo -más de 300.000 euros- por el que se tributa al 52%. Si se hubiera deflactado la tarifa desde 2008, el tipo mínimo se aplicaría sobre los primeros 19.202,05 euros en lugar de los 17.707,2 euros actuales, una cifra que se ha mantenido invariable en los últimos cuatro años. Esta situación adquiere más importancia si cabe en un momento en que una parte de los trabajadores han visto congelado -cuando no reducido- su salario y el IRPF ha subido para todos los tramos de renta.

Pérdida de poder adquisitivo

Así, un buen número de contribuyentes verán como su sueldo mengua y, sin embargo, su factura fiscal se encarece por el aumento aprobado por el Gobierno de Rajoy, que estableció un recargo tributario que va del 0,75% para los tramos más bajos hasta el 7% para los niveles más altos. Con ello, Hacienda prevé recaudar 4.111 millones de euros.

Por otro lado, el efecto recaudatorio de no deflactar la tarifa es más difícil de calcular y, en función de la fuente, las cifras varían significativamente. Cuando el Ejecutivo descontó la inflación en el IRPF de 2008, anunció un ahorro cercano a los 1.000 millones de euros. Sin embargo, esa cifra incluyó un incremento de los mínimos personales y de las reducciones por rendimientos de trabajo. El sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) calculó en un estudio que el coste para los contribuyentes de no deflactar la tarifa del IRPF en 2011 ascendía a 2.400 millones. La única certeza es que, si no se toman medidas, inflación es sinónimo a una subida fiscal.

La sombra de la recesión se alarga

“No vamos a llegar a los cinco millones de parados”. La crisis solo tardó año y medio en rebatir las palabras pronunciadas por Elena Salgado (PSOE), que acababa de ser nombrada vicepresidenta económica, en abril de 2009. Desde entonces, ha cambiado el Gobierno, pero no la tendencia a minusvalorar la crisis. Después de su primer Consejo de Ministros como titular de Economía, a Luis de Guindos (PP) se le inquirió sobre el vaticinio de varios analistas internacionales, que preveían otra dura recesión en España este año. “Una caída del 2% me parece a todas luces excesiva”, dijo. Un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), filtrado esta semana, anticipa un retroceso del 1,7%.

Habrá que esperar al martes para comprobar si ese es el pronóstico definitivo del FMI. Incluso entonces deberá tomarse con cautela: los expertos del Fondo están entre los que más se equivocan al augurar la evolución de la economía española. Pero es el primer pronóstico de un organismo oficial tras el enorme ajuste presupuestario anunciado por el nuevo Ejecutivo. Y sirve también para corroborar una idea que gana adeptos entre los servicios de estudios: la recaída en España será intensa y anulará las escasas perspectivas de crecimiento que había para 2013. Según el borrador del FMI, no es descartable incluso que la recesión se prolongue al próximo año.

Para revisar sus previsiones, los servicios de estudios españoles suelen esperar al dato trimestral del PIB y de la Encuesta de Población Activa. El goteo estadístico sobre el último trimestre de 2011 no empezará hasta la próxima semana, pero hay pistas sólidas: el Gobierno da por hecho que ya se ha entrado en recesión, con un descenso en tasa trimestral de, al menos, el 0,3%. Y sitúa en 5,4 millones de personas la cifra de paro al cierre del año pasado.

Al evidente deterioro en la recta final de la pasada legislatura, hay que sumar el efecto del drástico plan de ajuste anunciado por el Gobierno, tras estimar un déficit público (alrededor del 8,3% del PIB) mayor de lo previsto (6%). Y el frenazo en la zona euro.

Analistas Financieros Internacionales (AFI) ha incorporado ya todos estos elementos en sus previsiones. El resultado es una pronunciada revisión a la baja, aunque no tan extrema como la del FMI. A finales del año pasado, AFI pensaba que en 2012 la economía quedaría estancada, tras una breve recesión. Y que en 2013 volvería a despegar. Con un ajuste previsto de 40.000 millones, AFI cree ahora que la recesión será profunda, con un retroceso del 1,3% en 2012, y prolongada: el PIB no volverá a crecer hasta el arranque de 2013, año que estaría dominado por el estancamiento, con un avance del 0,3%.

“Lo que hemos hecho es incorporar a las previsiones el impacto directo del ajuste y cómo retroalimenta la caída del PIB. También que el perfil de crecimiento de la zona euro, donde están nuestros principales socios comerciales, ha empeorado”, explica Sara Bali-ña, de AFI.

La recesión será de menor intensidad que la que ocupó buena parte de 2008 y todo 2009 (el PIB cayó un 3,7% ese año), pero también porque el punto de partida es mucho más bajo. El mercado laboral es el mejor símbolo del deterioro acumulado. AFI pronostica que 2011 y 2012 serán gemelos en destrucción de puestos de trabajo y aumento del paro. Según sus cuentas, la tasa de paro, ahora en el 21,5%, rondará más pronto que tarde el 24%.

“Es una recesión de naturaleza distinta de la de 2009, más vinculada al sector público”, apunta Baliña. Según AFI, el tijeretazo se hará sentir en la inversión pública, que volvería “a niveles de principios de 2000”, y en el mercado laboral, con el 40% de la destrucción de puestos de trabajo prevista para este año concentrada en el empleo público.

Otros servicios de estudios esperarán a las estadísticas del cierre de 2011 para revisar sus previsiones. “Sin ser demasiado pesimista, creemos que la caída del PIB en 2012 se situará en el entorno del 1%”, anticipa José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, una estimación provisional que comparte Ángel Laborda, de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). “El peor escenario gana probabilidades”, coincide Juan José Méndez, de Ceprede, que ya apostaba por variaciones negativas del PIB en 2012 y 2013 si se combinaba un mayor ajuste fiscal con un crecimiento europeo débil. “En ese escenario, la recesión se iría a cinco o seis trimestres”, añade.

La mayoría de las previsiones toman al pie de la letra el compromiso presupuestario del Gobierno, bajar el déficit del 8,3% al 4,4% del PIB este año. La mayoría de los analistas cree que es una misión casi imposible, algo que alimentan las dudas del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Una comparación ayuda a entender la envergadura de la apuesta: en los años noventa, socialistas y populares tardaron cuatro años en realizar un ajuste similar (del 7,4% al 3,4%). Y excepto en el año de partida (la recesión de 1993), el periodo se caracterizó por tasas de crecimiento cercanas al 2,5%.

El ajuste de los noventa se benefició también de una mejora notable en las condiciones financieras, algo que nadie ve a corto plazo ahora. “Los bancos españoles llevan desde abril sin emitir un bono”, recalca Díez. “El ajuste fiscal será muy duro. Al efecto inmediato en la demanda, se une la restricción crediticia, la moderación salarial y las pérdidas de empleo. Todo contribuye a rebajar la renta disponible de los ciudadanos. Y el contexto internacional no ayuda”, concluye Laborda.

“Hacer predicciones económicas es como circular de noche con las luces cortas”, sintetiza el director de Coyuntura de Funcas. Esta vez, lo que atisban los analistas en los próximos trimestres les permite aventurar con cierto tiento qué se encontrarán el año que viene. “Si la recesión es intensa, lo normal es que en 2013 apenas se logre estabilizar la situación”, indica Laborda. Un pronóstico que aplaza, otra vez, la recuperación. Ahora a 2014.