Miedo a que los altos niveles de suicidio en Japón aumenten con la crisis

Japón sigue con elevados niveles de suicidios, con más de 32.000 personas que decidieron poner fin a su vida en 2008, anunció este jueves la policía, mientras las asociaciones temen que esa cifra aumente por culpa de la crisis económica.

La agencia nacional de policía señaló que 32.249 personas se suicidaron el año pasado, un 2,6% menos que en 2007. Un 70% de los casos fueron hombres.

Pese a este ligero descenso respecto a 2007, el número de víctimas sigue siendo superior a 30.000, como en los últimos 11 años, y el índice de suicidios supera los 25 casos por cada 100.000 habitantes, cerca del doble de la media mundial, según la Organización Mundial de la Salud.

“No creemos que el problema del suicidio vaya a mejorar. La cifra sigue siendo elevada”, declaró a AFP Yasuyuki Shimizu, de la asociación Life Link.

Las asociaciones de prevención de suicidio se preocupan por las consecuencias que puede ocasionar la crisis económica en las personas con dificultades económicas tras perder su empleo.

Japón tenía en febrero cerca de 3 millones de desempleados, 330.000 más que un año antes. Una cifra con tendencia a aumentar este año, según los economistas.

Desde mediados de los años 90, el país atraviesa un neto incremento de suicidios. Entre las causas del fenómeno los especialistas señalan las consecuencias de la recesión económica de los años 90, el final del modelo social japonés protector y el derrumbe de los lazos familiares. Se tiene que tener en cuenta también que la cultura budista no estigmatiza el suicidio.

Tras años de indiferencia frente a la situación, las autoridades empezaron a reaccionar a partir de 2001, multiplicando los fondos destinados a frenar la tendencia. Según un plan creado en 2006, el Gobierno pide a las autoridades locales y a las empresas que vigilen el estado mental de sus empleados. Las autoridades quieren reducir en un 20% el número de suicidios en 10 años.

Anuncios