Brexit alcanza el “momento decisivo” cuando la UE dirige su atención a la futura relación

Los ministros de asuntos europeos se reunieron el lunes por la mañana para discutir el texto político que servirá de guía para las conversaciones que comenzarán después de que Estados Unidos abandone la UE en marzo. Estas negociaciones estarán dirigidas principalmente a asegurar nuevos acuerdos comerciales entre ambas partes.

La llamada declaración política se publicará el martes y luego será revisada por las diferentes capitales de la UE antes del jueves. Los 27 líderes europeos y la primera ministra de Estados Unidos, Theresa May, deben entonces firmar este acuerdo político el domingo, cuando se reúnan en Bruselas.

En Bruselas, las conversaciones sobre el Brexit se han orientado hacia una dirección clara: la relación futura.

“Estamos en un momento decisivo en este proceso, nadie debería perder de vista el progreso logrado en Bruselas y en Londres”, dijo el lunes a la prensa Michel Barnier, el principal negociador de la UE para el Brexit, en Bruselas.

“Este es nuestro enfoque ahora: la declaración (política) abrirá la puerta a una negociación sobre una ambiciosa asociación económica y estratégica en el futuro, una vez que el Reino Unido se haya ido”, dijo Barnier, dejando claro que el período de transición, que es actualmente causando una tormenta política en Westminster, no es lo mismo que la relación futura.

El período de transición se refiere al tiempo posterior al 29 de marzo, cuando el Reino Unido abandona la UE, y está previsto que dure al menos hasta 2020. Durante ese tiempo, el Reino Unido y la UE negociarán la segunda fase del proceso Brexit, que incluye su futuros vínculos comerciales.

El borrador del acuerdo de salida, publicado el miércoles pasado, mostró que si las conversaciones sobre nuevos acuerdos comerciales se prolongan, ambas partes están dispuestas a extender el período de transición, para permitir que los equipos de negociación lleguen a un acuerdo.

Michel Barnier, quien supuestamente está a favor de extender el período de transición hasta 2022, dijo a los periodistas que “cualquier prolongación … no puede ser indefinida”.

Extender el período de transición es otro tema controvertido para mayo en el Reino Unido. Esto se debe a que durante ese tiempo, el Reino Unido tendría que seguir haciendo contribuciones financieras a la UE, algo contra lo que los que apoyan el Brexit están particularmente en contra.

Barnier dijo a los reporteros que en esta etapa “es prematuro” decir cuánto serían esos pagos cada año.

Hablando en Bruselas, Alan Duncan, el ministro de Europa y las Américas de los EE. UU., Dijo a los reporteros que May dejó en claro que el acuerdo de retiro está listo y que los legisladores de los EE. UU. Deberían apoyarla al 100 por ciento.

“Respalde al Primer Ministro al 100 por ciento, sea realista y acepte (que) lo que necesitamos aquí es un acuerdo que durará en el futuro y decirle al Primer Ministro qué hacer en todo momento no va a hacer nada mejor”. él dijo.

El acuerdo de salida, que establece cómo EE. UU. Abandonará la UE en marzo, será aprobado por los líderes europeos el domingo. Sin embargo, luego tendrá que ser ratificado en los Parlamentos de los EE. UU. Y Europa. En esta etapa, las claras divisiones entre los legisladores de los EE. UU. Cuando se trata de Brexit hacen que sea difícil predecir si el acuerdo realmente obtendrá luz verde en Londres.

Ales Chmelar, el secretario de Estado para Asuntos Europeos de la República Checa, dijo a CNBC el lunes que espera que el acuerdo de salida no se reabra.

Las otras 27 naciones de la UE creen que no hay tiempo para negociar otro acuerdo antes de la partida de los EUA en marzo.

Si no se aprueba el acuerdo de salida, el Reino Unido estaría un paso más cerca de dejar a la UE sin un acuerdo, lo que generaría una gran incertidumbre para las empresas y los ciudadanos de ambos lados del English Channel.

Anuncios

La confianza del consumidor supera las expectativas en noviembre, el mejor año desde 2000

Una lectura preliminar sobre la confianza del consumidor para noviembre, publicada el viernes, fue ligeramente superior a las expectativas.

El índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan llegó a 98.3. Los economistas consultados por Refinitiv esperaban que la lectura preliminar llegara a 98, ligeramente por debajo de una impresión de octubre de 98.6.

“El sentimiento del consumidor se mantuvo prácticamente sin cambios a principios de noviembre desde su lectura de octubre”, dijo Richard Curtin, economista jefe de Surveys of Consumers, en un comunicado. “La estabilidad de la confianza del consumidor en niveles altos actúa para enmascarar algunos cambios subyacentes importantes. Las expectativas de ingresos han mejorado y los consumidores anticipan un crecimiento sólido y continuo en el empleo, pero los consumidores también anticipan un aumento de la inflación y mayores tasas de interés”.

La Reserva Federal mantuvo las tasas de interés sin cambios en su reunión de esta semana, pero mantuvo la puerta abierta para una subida de tasas en diciembre. El banco central ya ha subido las tasas tres veces este año.

Curtin agregó, sin embargo, que la impresión prácticamente sin cambios mantuvo el índice al ritmo de su mejor año desde 2000.

La última mirada al sentimiento del consumidor se produce poco después de las elecciones de medio término en los Estados Unidos. Los demócratas tomaron el control de la Cámara, mientras que los republicanos mantuvieron la mayoría en el Senado. Este resultado fue ampliamente esperado por los expertos.

Curtin señaló que las entrevistas previas a la publicación del viernes se llevaron a cabo el miércoles por la noche, “solo hubo una coincidencia de un día después de que los consumidores conocieron los resultados de las elecciones a medio plazo”.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

Los principales bancos de Europa superan las últimas pruebas de estrés del BCE

Los resultados de la prueba de estrés de los bancos más grandes de Europa publicados el viernes revelaron que todas las instituciones financieras en el examen a nivel de la UE aprobaron el “escenario adverso” del Banco Central Europeo.

Las pruebas de estrés fueron llevadas a cabo por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y el Mecanismo Único de Supervisión (SSM) para evaluar la salud del sistema bancario europeo. La EBA dijo en los hallazgos publicados en su sitio web que los 48 bancos superaron el índice de nivel común de 5.5 por ciento bajo estrés adverso.

El banco británico Barclays obtuvo la calificación más baja en la prueba, con un índice de nivel común de solo 6.37 por ciento en el escenario adverso. El compañero del banco de Estados Unidos, Lloyds, también tuvo un mal desempeño con una puntuación de 6.8 por ciento. Comentando después de los resultados, el Banco de Inglaterra dijo que los resultados mostraron que los bancos del Reino Unido podrían absorber el efecto del peor escenario de la EBA.

El banco más grande de Europa, Deutsche Bank, tuvo un mejor desempeño de lo que algunos pronosticadores habían pronosticado, registrando un nivel básico de 8.14 por ciento, nuevamente en un escenario adverso.

La EBA dijo que en su escenario adverso, el agotamiento de capital en los bancos a fines de 2020 fue de 236 mil millones de euros ($ 268 mil millones) y 226 mil millones de euros en “una base de transición y completamente cargada, respectivamente”.

El Banco Central Europeo (BCE) agregó que la prueba EBA mostró que los bancos en Europa ahora eran “más resistentes a los choques financieros”.

Los bancos italianos también estaban bajo escrutinio, pero lograron registrar puntajes satisfactorios según los reguladores bancarios. Unicredit, el mayor prestamista de Italia, obtuvo un índice de nivel común de 9.34, mientras que UBI Banca obtuvo un 7.42 por ciento. El puntaje más bajo entre los bancos italianos fue para el Banco BPM que registró 6.67 por ciento.

La evaluación se llevó a cabo colocando las cifras del balance del banco al final de 2017 y viendo cómo resistirían la presión de lo que la EBA describe como “desarrollos adversos del mercado”.

Los choques teóricos de los mercados, como un Brexit desordenado o una venta repentina en la propiedad, se utilizaron como escenarios para examinar los balances del banco. Aunque no se dio una marca de aprobación o falla, la métrica clave que se está utilizando es el índice de nivel central de un banco.

El índice de capital de nivel 1 es el índice del capital social básico de un banco con respecto a sus activos totales ponderados por riesgo. Más simplemente, es el nivel de fondos de reserva que un banco puede solicitar para mitigar los choques o pérdidas repentinas.

En sus pruebas, los bancos se comparan con un índice de nivel básico: 8% en el escenario base y 5,5% en el escenario adverso. Es probable que cualquier cifra cercana o inferior al 5,5% sea motivo de preocupación para los inversores.

En preparación para los resultados, los bancos en Italia estaban enfocados, debido a su alto nivel de préstamos improductivos (NPL). La EBA dijo en un informe anterior que la proporción de NPL en Italia fue de 9.7 por ciento durante el segundo trimestre, casi tres veces más alta que el promedio europeo.

El proceso
Un total de 130 bancos fueron evaluados por su resistencia a la volatilidad del mercado y el nivel de riesgo crediticio. Sin embargo, en un cambio a partir de 2016, la última vez que se realizaron las pruebas de resistencia, los resultados publicados el viernes solo se relacionaron con 48 de los bancos más grandes de Europa. Esto después de que la Autoridad Bancaria Europea hizo cambios en su proceso a principios de este año y estableció un umbral mínimo alto de 30 mil millones de euros para “reducir la heterogeneidad dentro de la muestra”.

La primera prueba de estrés paneuropea de los bancos fue en 2014, con un seguimiento en 2016. El Banco Central Europeo (BCE) ha afirmado que la ronda de este año fue un examen “significativamente más grave”.

Este año los bancos presentaron sus datos entre febrero y mayo. Durante el verano, el BCE identificó lagunas en los datos y pidió a los bancos que “cumplieran o explicaran”.

Los resultados de la prueba de estrés ahora se incluirán en el proceso de revisión y evaluación supervisora ​​(SREP), que resume todos los hallazgos del supervisor de un año determinado y le da al banco “tarea”.

Los bancos recibirán eso en informes individuales del BCE en enero de 2019.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

La administración de Trump puede aumentar los salarios de la clase media

En noticias laborales positivas, los empleadores de los EE. UU. Agregaron más de 250,000 empleos en octubre y, lo que es más importante, los salarios crecieron a un ritmo más rápido desde 2009. Esto es alentador, y tal vez sea una señal de que los trabajadores estadounidenses finalmente disfrutarán de un gran golpe atrasado en sus cheques.

Sin embargo, se necesitan pasos más proactivos si queremos compensar el propósito del estancamiento de los salarios.

Un enfoque comprobado es aumentar el pago por horas extra.

A pesar de que la nación alcanzó una tasa de desempleo, Donald Trump asumió el cargo. Las ganancias corporativas están aumentando debido a los recortes de impuestos, aunque un 40 por ciento de los estadounidenses no puede permitirse un gasto inesperado de $ 400.

La causa del problema del estancamiento salarial en Estados Unidos es clara: los políticos no han adoptado medidas comprobadas para aumentar los salarios. Por eso fue importante que hayan aumentado los salarios de sus empleados con el compromiso de apoyar un aumento en el salario mínimo federal, que no ha aumentado en más de nueve años.

A nivel estatal y local, hay una razón para ser optimistas sobre el salario de los trabajadores. El 6 de noviembre, los votantes en estados como Arkansas y Missouri y ciudades como Anaheim considerarán iniciativas de votación para aumentar los salarios mínimos locales. Este es un curso vital de corrección de las políticas de goteo que no han logrado distribuir las ganancias corporativas a los estadounidenses promedio.

Sin embargo, aumentar el salario mínimo por sí solo no es suficiente. Si queremos restaurar una economía que funcione para todos, no solo para los más ricos, es necesario hacer más. Una forma de devolver a la clase media al centro de la economía es a través del pago de horas extras.
Por lo general, un empleado que trabaja más de 40 horas a la semana tiene derecho a un pago de tiempo y medio por cualquier hora adicional. El problema es que la mayoría de los gerentes no son elegibles para el pago de horas extra. Por lo tanto, a un empleado con un salario más bajo se le pueden asignar algunas responsabilidades de gestión, por ejemplo, abrir la tienda por la mañana, y verse obligado a trabajar 60 o 70 horas a la semana sin pagar horas extras. Incluso si pasara el resto del día realizando tareas físicas como almacenar estantes o trabajando en la caja registradora, su estado de casi administrador la haría inelegible para el pago de horas extra.

En este momento, los trabajadores que ganan más de $ 23,660 al año podrían encontrarse trabajando más de 40 horas a la semana sin ganar compensación por horas extra. Es por eso que la Administración de Obama se movió en 2016 para duplicar el umbral salarial de $ 23,660 a $ 47,476, por lo que todos los empleados deben recibir pago por tiempo extra. El aumento de este umbral hizo que 4 millones más de trabajadores fueran elegibles para el pago de horas extra. No es de extrañar que esta política se llamara “un aumento del salario mínimo para la clase media”.

Con el típico empleado asalariado trabajando 49 horas a la semana, este cambio de política habría proporcionado un aumento sustancial en los cheques de pago. Para estar seguros, algunos empleadores podrían haber elegido contratar trabajadores adicionales en lugar de pagar horas extras al personal existente. Eso es bueno, porque crea oportunidades de trabajo para más personas. Y para la empleada que pasa de trabajar 60 horas a la semana a solo 40 horas, ahora tiene más tiempo para asistir al juego de fútbol de su hijo, buscar un pasatiempo favorito o retribuir a la comunidad.

Este fue un cambio de política sensato y atrasado. Pero poco después de asumir el cargo, Donald Trump retiró la regla de las horas extraordinarias de Obama a pesar de prometer en su discurso de inauguración para abordar la difícil situación de las “familias en dificultades en todo el país”. El efecto de esta reversión ha sido más horas para los trabajadores y un estimado de $ 1,2 mil millones en salarios perdidos.

En la actualidad, solo el 7 por ciento de los trabajadores a tiempo completo en los EE. UU. Están cubiertos por protecciones de horas extraordinarias, una disminución significativa del 62 por ciento que se cubrió en la década de 1970. Mientras que Trump Administration se demora en proponer un nuevo estándar federal de horas extraordinarias, los estados y las empresas han intervenido para llenar el vacío.

En Pensilvania, el gobernador Tom Wolf está utilizando su autoridad de reglamentación para adoptar el umbral salarial de horas extraordinarias de Obama y aumentar los salarios de casi medio millón de trabajadores en su estado. Esto sigue a un proceso regulatorio similar que está ocurriendo en el estado de Washington, así como aumentos en el pago de horas extra ya implementados en California y Nueva York.

Las horas extraordinarias se han convertido en un gran problema en la carrera del gobernador de Ohio, con el demócrata Rich Cordray atacando a su oponente republicano, el Fiscal General Mike DeWine, por presentar una demanda contra el reglamento de horas extraordinarias de Obama, que habría beneficiado a más de 327,000 residentes de Ohio. Y, a pesar del retroceso de la regulación de Obama, compañías como Walmart y White Castle han seguido adelante e implementado el umbral de horas extras más alto.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

Esto es lo que Wall Street no le está prestando atención a la Fed

La Reserva Federal ha estado telegrafiando al mercado que tiene la intención de seguir aumentando las tasas tanto para evitar la alta inflación como para evitar que los mercados financieros se deshagan.

El mercado, sin embargo, parece dejar de leer después de la parte de “inflación”.

Como resultado, se ha construido una desconexión entre los dos lados. Wall Street sigue siendo más optimista acerca de las futuras alzas en las tasas de interés de lo que indican las previsiones de la Fed, y un problema parece ser que el mercado está perdiendo las señales sobre el deseo del banco central de mantener los precios de los activos bajo control.

Esto se produjo a pesar de que los minutos de la reunión de septiembre del Comité Federal de Mercado Abierto que se dio a conocer el miércoles subrayaron nuevamente el enfoque de los formuladores de políticas en el desempeño de acciones, bonos corporativos y otros activos de riesgo.

El FOMC volvió a enfatizar el tema cuando dijo que “varios” miembros del comité indicaron que la Fed tendría que impulsar su tasa de interés de referencia por encima de lo que considera el nivel a más largo plazo “para reducir el riesgo de una superación sostenida” de la meta de inflación del 2 por ciento “o el riesgo que representan los desequilibrios financieros significativos”.

Los expertos del mercado optaron por centrarse en la parte de la inflación.

Ir por encima de la llamada tasa neutral “es contingente [para] evitar que la inflación se recaliente”, escribió Jim Caron, director gerente de Morgan Stanley Investment Management. “Solo” unos pocos miembros pensaron que la política tendría que volverse restrictiva, señaló Paul Ashworth, economista en jefe de Estados Unidos en Capital Economics, quien agregó que la mayoría de los miembros quieren aumentar debido a las preocupaciones de la inflación. Robert Frick, economista corporativo de Navy Federal Credit Union, también señaló que las alzas aceleradas de las tasas serían necesarias “para evitar la posibilidad de inflación”.

La Fed ha recibido críticas, del presidente Donald Trump y de otros países, por continuar aumentando las tasas incluso ante la poca presión inflacionaria. Las actas señalaron que la mayoría de los medidores muestran que la inflación aumenta alrededor del 2 por ciento o un poco más, con poca expectativa de que continuará calentándose.

Pero los funcionarios de la Fed están preocupados por más que las presiones de precios y salarios.

El presidente Jerome Powell, hablando en el retiro anual de la Fed en Jackson Hole, Wyoming, en agosto, dejó en claro sus preocupaciones. Powell dijo entonces que para cuando la inflación aparece en la economía, a menudo es demasiado tarde para hacer algo. En cambio, dijo que generalmente aparece primero en los mercados financieros, y luego se propaga.

“Cualquiera sea la causa, en el período previo a las últimas dos recesiones, los excesos desestabilizadores aparecieron principalmente en los mercados financieros en lugar de en la inflación. Por lo tanto, la gestión de riesgos sugiere mirar más allá de la inflación en busca de signos de excesos”, dijo.

La Fed no ve una gran amenaza inflacionaria aquí, dice pro La Fed no ve una gran amenaza inflacionaria aquí, dice pro
2:26 pm ET miércoles, 17 de octubre de 2018 | 03:02
Powell llega a la Reserva Federal desde un camino diferente al de sus predecesores. No tiene un doctorado en economía, y su experiencia se basa más en el mercado.

Es algo natural, entonces, que esté más centrado en los desequilibrios que otros que han ocupado la primera posición del banco central.

Aunque últimamente ha sido un camino lleno de baches, las acciones se encuentran en medio de la carrera alcista más larga de la historia. El S&P 500 ha subido un 322 por ciento desde su bajo nivel de crisis financiera y se cotiza a 15.7 veces las ganancias en adelante, por encima del promedio de 14.5 veces en la última década. Otra medida que analiza la valoración en la última década, la relación de ajuste cíclico de precios a ganancias, desarrollada por el laureado con el premio Nobel Robert Shiller, muestra que el índice se mantiene por debajo del récord de burbuja de la dotcom, pero en torno a los mismos niveles que el desplome de 1929.

“Puede haber un mayor riesgo asociado con los excesos del mercado financiero en lugar de la inflación tradicional”, dijo Kathy Jones, estratega jefe de renta fija de Charles Schwab.

Sin embargo, tal como están las cosas ahora, el mercado y la Reserva Federal aún están separados de lo que está por delante. La Fed ha telegrafiado otra subida de tasas en 2018, que el mercado ha cotizado, así como tres más en 2019, que no lo ha hecho.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

Los precios de importación de Estados Unidos aumentan 0.5% en un aumento en los costos de combustible

Los precios de importación de los Estados Unidos subieron más rápido de lo esperado en septiembre en medio de los precios de la energía, pero los precios que excluyen los combustibles se mantuvieron sin cambios.

El Departamento de Trabajo dijo el viernes que los precios de las importaciones subieron un 0,5 por ciento el mes pasado. Ese fue el mayor incremento desde mayo y siguió a una disminución revisada de 0.4 por ciento en agosto.

Se informó anteriormente que los precios de importación habían caído un 0,6 por ciento en agosto. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que los precios de las importaciones subirían un 0,2 por ciento en septiembre.

En los 12 meses hasta septiembre, los precios de importación aumentaron 3.5 por ciento después de un aumento de 3.8 por ciento en los 12 meses hasta agosto.

El mes pasado, los precios de los combustibles y lubricantes importados aumentaron un 3,8 por ciento, el mayor incremento desde mayo, después de caer un 2,2 por ciento en agosto. Los precios de los alimentos avanzaron un 2 por ciento en septiembre, después de haber aumentado un 0,3 por ciento en el mes anterior.

Excluyendo combustibles y alimentos, los precios de importación cayeron un 0,1 por ciento el mes pasado después de caer un 0,2 por ciento en agosto.

Los llamados precios básicos de importación aumentaron un 1 por ciento en los 12 meses hasta agosto. La debilidad en los precios de importación principales probablemente refleja la fortaleza continua del dólar. El dólar ha ganado más del seis por ciento este año frente a las monedas de los principales socios comerciales de los Estados Unidos.

Se espera que la fortaleza del dólar compense algunos de los aumentos anticipados en los precios a medida que la administración Trump siga adelante con los aranceles en casi todas las importaciones chinas.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, impuso aranceles a cerca de $ 200 mil millones de las importaciones chinas el mes pasado y luego amenazó con más impuestos si China tomaba represalias. Luego, China respondió con aranceles sobre alrededor de $ 60 mil millones de las importaciones de Estados Unidos.

El jueves, Trump advirtió que había mucho más que podía hacer para dañar la economía de China.

El informe también mostró que los precios de exportación se mantuvieron sin cambios en septiembre después de una caída del 0,2 por ciento en agosto. Los precios de los productos agrícolas cayeron un 1,4 por ciento el mes pasado.

Los precios de exportación aumentaron un 2,7 por ciento interanual en septiembre, después de haber aumentado un 3,5 por ciento en agosto.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

La confianza de los consumidores en octubre está a la altura de las expectativas

A survey of consumer sentiment in October fell just short of expectations on Friday but found American confidence in U.S. economic policy was at a 15-year high.

The University of Michigan’s monthly survey of consumers hit 99 in its preliminary reading for October, below the 100.4 expected from economists polled by Reuters. The index remained just below September’s reading of 100.1.

“Consumer sentiment slipped in early October, although it remained at quite favorable levels and just above the average reading during 2018,” Richard Curtin, chief economist for the survey.

Within the survey, a key data point revealed growing bipartisan support for the government’s economic policies.

“Confidence in the government’s economic policies rose in October to its highest level in the past fifteen years (see the chart), reflecting the strong performance of the national economy,” Curtin said. “Most of the October gain was due to an upward adjustment by Democrats, although their evaluations were still well below the much more favorable evaluations of Republicans.”

The overall index has slumped since March when it reached its highest level since 2004 with a reading of 101.4.

The survey considers 500 consumers’ outlook on economic prospects, accounting for sentiment on personal finances, inflation, unemployment, government policies and interest rates.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC