Mohamed El-Erian advierte contra profecías autocumplidas

El economista Mohamed El-Erian está advirtiendo a Wall Street que estar demasiado preocupado por una recesión económica podría causarla.

“Estoy sorprendido por toda esta charla de recesión”, dijo El-Erian en “Squawk Box” de CNBC el viernes. “Para que entremos en una recesión, el resto del mundo tiene que desacelerarse drásticamente”.

Al reconocer signos de debilidad en la economía de los Estados Unidos, El-Erian advirtió: “Tenemos que tener cuidado porque podemos hablar de una recesión. Y así es como las malas técnicas se convierten en malas economías”.

El Departamento de Comercio dijo el viernes que la economía se expandió a una sólida tasa anual del 3,4 por ciento en el tercer trimestre, un poco más lenta que la estimación anterior. Los economistas ven una desaceleración del producto interno bruto en el cuarto trimestre a alrededor del 2,5 por ciento. Pero para todo 2018, se espera que el PIB registre su mejor año desde 2005.

“Es realmente difícil obtener una recesión cuando el mercado laboral es fuerte, los salarios suben, la inversión empresarial aumenta y el gasto público aumenta”, dijo El-Erian, el principal asesor económico de Allianz.

A principios de este mes, el Departamento de Trabajo informó que desaceleró la creación de empleos en noviembre. Pero las nóminas no agrícolas todavía aumentaron en 155,000, con una tasa de desempleo constante del 3.7 por ciento y ganancias salariales incrementales.

Algunos economistas están pronosticando una recesión el próximo año, citando el aplanamiento de la curva de rendimiento, cuando los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo se aproximan a los de las notas a corto plazo.

El-Erian cree que tales preocupaciones son injustificadas y una función de olvidar simplemente “lo especial” que fue el año pasado para los inversionistas. “El año pasado fue excepcional. Tuvimos retornos, no hubo volatilidad y todas las correlaciones funcionaron para el inversionista. El promedio de dos años no parece tan malo”.

El-Erian apareció en la CNBC antes de que el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, le dijera a “Squawk on the Street” el viernes que el banco central está abierto a repensar las alzas en las tasas de interés el próximo año, dependiendo de cómo se vea la economía en 2019. La Reserva Federal el miércoles subió las tasas por cuarta vez en 2018 y proyectó dos aumentos, en lugar de tres, el próximo año.

Las acciones subieron durante la entrevista de Williams, pero luego se desvanecieron. La derrota del jueves llevó al promedio industrial Dow Jones y al S&P 500 a una corrección, definida por caídas del 10 por ciento o más desde los máximos recientes. El Nasdaq se sumergió el jueves en un mercado bajista, medido por caídas del 20 por ciento o más desde los máximos recientes, pero cerró por encima de ese umbral.

El Dow, S&P 500 y Nasdaq están realizando un seguimiento de su peor desempeño anual desde la crisis financiera de 2008. Pero aun cuando las tres medidas de mercado fueron sólidamente más bajas para 2018, todavía aumentaron dos dígitos en una base porcentual desde las elecciones presidenciales de 2016.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

Crecimiento económico de Estados Unidos en el tercer trimestre revisado a la baja a 3.4%

La economía de los EE. UU. Se desaceleró en el tercer trimestre un poco más de lo estimado anteriormente, pero el ritmo probablemente fue lo suficientemente fuerte como para mantener el crecimiento en camino de alcanzar el objetivo del 3 por ciento de la administración de Trump este año, aun cuando el impulso parece haberse moderado aún más temprano en el cuarto. trimestre.

El producto interno bruto aumentó a una tasa anualizada del 3,4 por ciento, dijo el viernes el Departamento de Comercio en su tercera lectura del crecimiento del PIB del tercer trimestre. Eso fue ligeramente inferior al ritmo del 3.5 por ciento estimado en octubre y muy por encima del potencial de crecimiento de la economía, que los economistas estiman en alrededor del 2 por ciento.

Las revisiones de la lectura del PIB del tercer trimestre reflejaron reducciones en el gasto de los consumidores y las exportaciones. Sin embargo, la acumulación de inventario fue mucho mayor que lo estimado previamente. Hubo revisiones a la baja del gasto empresarial en equipos y estructuras no residenciales, así como en inversiones residenciales.

La economía creció a un ritmo del 4,2 por ciento en el trimestre abril-junio.

La Reserva Federal elevó las tasas de interés el miércoles por cuarta vez este año, pero pronosticó menos subidas de tasas el próximo año y señaló que su ciclo de estrechamiento está llegando a su fin frente a la volatilidad de los mercados financieros y la desaceleración del crecimiento mundial.

El banco central de EE. UU. Redujo ligeramente sus proyecciones de crecimiento para 2019.

El crecimiento está siendo impulsado por el paquete de recortes fiscales de $ 1.5 billones de la administración de Trump, que ha provocado una sacudida en el gasto de los consumidores. El estímulo fiscal es parte de las medidas adoptadas por la Casa Blanca para impulsar el crecimiento anual al 3 por ciento de forma sostenible.

Pero la economía parece estar desacelerándose en el cuarto trimestre en medio de un déficit comercial cada vez mayor, un gasto empresarial lento en equipo y un mercado de vivienda débil.

Se espera que la desaceleración en el crecimiento se extienda a 2019 a medida que el estímulo fiscal se desvanezca y se desate una amarga guerra comercial con China y una fuerte manufactura subcalada en dólares. Las estimaciones de crecimiento para el cuarto trimestre rondan el 2,9 por ciento.

Una medida alternativa del crecimiento económico, el ingreso interno bruto (GDI), aumentó a una tasa de 4.3 por ciento en el tercer trimestre, en lugar del ritmo de 4.0 por ciento registrado el mes pasado.

El promedio del PIB y el IDG, también denominado producción interna bruta y considerado una mejor medida de la actividad económica, aumentó a una tasa no revisada de 3.8 por ciento en el período de julio a septiembre.

Las ganancias corporativas después de impuestos se revisaron hasta mostrar que aumentaron a una tasa del 3,5 por ciento en el tercer trimestre en lugar de la tasa del 3,3 por ciento estimada anteriormente. Las ganancias corporativas aumentaron a un ritmo del 2,1 por ciento en el período abril-junio.

Los inventarios aumentaron a una tasa de $ 89.8 mil millones, en lugar de la tasa de $ 86.6 mil millones estimada en noviembre. La inversión en inventario sumó 2,33 puntos porcentuales al crecimiento del PIB. Eso fue más que los 2.27 puntos porcentuales reportados el mes pasado y fue la mayor contribución desde el cuarto trimestre de 2011.

El gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de los Estados Unidos, aumentó a una tasa del 3,5 por ciento en el tercer trimestre, ligeramente por debajo de la tasa del 3,6 por ciento estimada en noviembre.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

Los pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos aumentaron un 0,8% en noviembre

Los pedidos a las fábricas de Estados Unidos para bienes de larga duración aumentaron a un ritmo modesto el mes pasado, pero la ganancia fue impulsada completamente por la demanda de aviones militares. Excluyendo equipo de transporte, las órdenes cayeron

El Departamento de Comercio dijo el viernes que los pedidos de bienes duraderos aumentaron un 0,8 por ciento en noviembre, luego de una fuerte caída del 4,3 por ciento el mes anterior cuando se desplomaron los pedidos de aviones comerciales y militares. Los pedidos en noviembre, excluyendo el transporte, cayeron un 0,3 por ciento. Una categoría que refleja los planes de gasto empresarial disminuyó un 0,6 por ciento, la tercera caída en cuatro meses.

Las cifras sugieren que la producción de la fábrica de EE. UU., Aunque en su mayoría es sólida por ahora, puede disminuir en los próximos meses. Las batallas comerciales de la administración Trump han provocado que muchos socios comerciales de los Estados Unidos impongan aranceles a los productos estadounidenses. Las exportaciones de productos manufacturados de Estados Unidos cayeron fuertemente en el trimestre julio-septiembre.

Un debilitamiento de la economía mundial también pesa sobre las exportaciones. El crecimiento económico de China se está desacelerando y Alemania, el motor económico de Europa, vio cómo su economía se contraía en el tercer trimestre.

La inversión comercial de los Estados Unidos en bienes de capital, como maquinaria industrial, computadoras y automóviles, se tambaleó en la segunda mitad del año, luego de haber subido de manera saludable en los primeros seis meses de 2018. Esa desaceleración pesará sobre el crecimiento en los últimos tres meses del año. año.

La economía se expandió a una tasa anual saludable del 3,4 por ciento en el tercer trimestre, según un informe separado del Departamento de Comercio del viernes. Pero la mayoría de los economistas pronostican una leve desaceleración en el cuarto trimestre a un ritmo de aproximadamente 2,5 por ciento a 3 por ciento.

El gobierno de Trump ha dicho que sus recortes de impuestos corporativos, que recortaron los impuestos a las empresas del 35% al ​​21%, conducirán a una explosión sostenida del gasto empresarial en equipos de larga duración que impulsarán un sólido crecimiento económico. Sin embargo, la caída de la inversión empresarial desde el verano sugiere lo contrario.

Un potencial freno futuro en el gasto de inversión es la reciente y marcada caída en los precios del petróleo, que han caído por debajo de los 50 dólares por barril. Esto normalmente hace que las empresas de perforación reduzcan sus compras de tubos de acero, maquinaria y otros equipos de perforación.

Sin embargo, en noviembre, los pedidos de productos metálicos fabricados aumentaron un 0,5 por ciento. Los pedidos de metales primarios, como el acero y el aluminio, aumentaron un 1 por ciento, luego de caer durante los dos meses anteriores. Los pedidos de maquinaria cayeron, y la demanda de computadoras y equipos electrónicos se mantuvo estable.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

El presidente de la Fed de Nueva York, dice que la Fed podría reevaluar la opinión en 2019

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, dijo a la CNBC el viernes que la Fed está dispuesta a reconsiderar sus puntos de vista sobre el aumento de las tasas el próximo año.

“Estamos escuchando, existen riesgos para esa perspectiva de que tal vez la economía se desacelerará aún más”, dijo Williams a Steve Liesman durante una entrevista en “Squawk on the Street”.

Williams dijo que a pesar de los pronósticos de esta semana, el banco central no está “sentado allí diciendo que sabemos con certeza lo que va a pasar” en 2019.

“Lo que vamos a hacer para el próximo año es reevaluar nuestros puntos de vista sobre la economía, escuchar no solo a los mercados, sino a todos con los que hablamos, analizar todos los datos y estar listos para reevaluar y reevaluar nuestros puntos de vista. ” él dijo.

El mercado se disparó después de que Williams manifestara una mayor disposición de la Fed para repensar las alzas en las tasas y su política de balance. Las acciones saltaron 350 puntos después de la entrevista.

Los inversores se centraron en los comentarios del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, el miércoles, en el sentido de que el programa de reducción del balance general va bien y continuará según lo previsto. En este momento, la Fed está permitiendo que 50.000 millones de dólares al mes salgan del balance, que es principalmente una cartera de bonos que el banco central compró para estimular la economía durante y después de la crisis financiera.

“No tomamos la decisión de cambiar la normalización del balance en este momento, pero como dije, vamos a comenzar el año nuevo con los ojos bien abiertos, dispuestos a leer los datos, y reevaluar la perspectiva económica y tomar la decisión. decisiones políticas correctas “, dijo Williams a CNBC.

El miércoles, la Reserva Federal elevó su rango objetivo de tasas de interés de referencia a 2,25 por ciento a 2,5 por ciento. Los funcionarios del banco central también pronosticaron dos alzas el próximo año, por debajo de las tres proyectadas anteriormente.

Williams dijo que la Fed podría reconsiderar esas dos alzas.

“Las cosas pueden cambiar entre ahora y el próximo año”, dijo. “Algo así como dos aumentos de tasas tendría sentido en una economía realmente fuerte en el futuro. Pero dependemos de los datos, vamos a ajustar nuestras opiniones dependiendo de cómo cambien las perspectivas”.

Powell también dejó la puerta abierta a otras opciones el próximo año. Hizo hincapié en la “dependencia de los datos” el miércoles y dijo que si los datos no se mantienen en 2019, la Fed podría cambiar de rumbo.

Los mercados subieron y bajaron luego de la decisión el miércoles, y luego finalmente se volvieron negativos durante la conferencia de prensa de Powell. Los principales índices de acciones se han trasladado a territorio de corrección y son en su mayoría negativos para el año.

“La Fed quiere reducir ese balance, saben que es grande, les paraliza en la próxima recesión”, dijo a la CNBC Peter Boockvar, director de inversiones de Bleakley Advisory Group. “El mercado sabe que es un drenaje constante de liquidez por goteo cada mes”.

La Fed también está lidiando con repetidas críticas del presidente Donald Trump. El lunes, Trump dijo que “es increíble” que “la Fed incluso esté considerando otra subida de tasas de interés”.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC

Londres perderá 900 mil millones de dólares ante Frankfurt debido al Brexit

Se pronostica que Londres perderá hasta 800 mil millones de euros ($ 909 mil millones) de activos para marzo del próximo año, ya que los bancos trasladarán sus operaciones comerciales a otros centros antes de que se realice el Brexit.

El grupo de presión Frankfurt Main Finance (FMF) publicó la cifra la semana pasada, que calculó basándose en una confirmación de que 30 instituciones financieras solicitaron al Banco Central Europeo que trasladara su sede a Frankfurt. Afirmó que este número sería más alto en marzo y seguiría aumentando más allá del Brexit.

Los 800 mil millones de euros que se sacan de Londres corresponden a activos del balance, como efectivo, inventario y gastos prepagos. FMF le dijo a CNBC a través del correo electrónico que las compañías estaban trasladando esos activos de Londres a Frankfurt para que las nuevas oficinas pudieran cumplir con los requisitos operativos y reglamentarios mínimos.

En el informe, el Director Gerente de FMF, Hubertus Vath, dijo que la incertidumbre estaba forzando a los bancos a reubicar las divisiones de negocios seleccionadas o sus negocios completos fuera del Reino Unido. “Mientras persista la incertidumbre, es probable que la mayoría de las instituciones prefiera la solución mínima. En cualquier caso, es Claro que vendrán considerables efectos de segunda ronda “, dijo.

Varios bancos grandes han dicho que cambiarán sus empleos fuera de Londres antes de que se inicie el Brexit. FMF dijo que creía que hasta 10,000 empleos se trasladarían a Frankfurt antes que el Brexit, y que esperaba que las reubicaciones de empleos a la ciudad continuaran hasta 2024.

Sin embargo, es un poco más complicado en muchos casos, ya que algunos bancos han abierto o ampliado las oficinas europeas existentes, pero no han anunciado planes masivos para trasladar al personal de Londres a esos lugares. Otros bancos también están buscando revisiones a gran escala de las operaciones europeas.

Los grupos que representan a Londres y su sector financiero dijeron a CNBC que la industria se estaba preparando para el peor de los casos, pero aún tenía que sentir un gran impacto de las reubicaciones corporativas. Catherine McGuinness, presidenta de políticas de la City of London Corporation, dijo que no había visto que se materializaran temores de pérdidas sustanciales de empleos.

“Sin embargo, las firmas están observando de cerca para ver cómo avanzan las negociaciones entre las dos partes. Esto jugará un papel importante para determinar si vemos más empleos en el continente después del Brexit”, dijo a CNBC en un correo electrónico.

“Sin embargo, el centro financiero global de Londres no se puede replicar fácilmente en ningún otro lugar del continente. Ahora es de interés para todos avanzar hacia un acuerdo futuro que cubra servicios financieros y profesionales; no hacerlo, sin duda, dañaría tanto a la UE como al Reino Unido. economías, limitando el crecimiento y arriesgando empleos “.

Stephen Jones, director ejecutivo del organismo comercial U.K. Finance, dijo a CNBC a través de un correo electrónico que el futuro económico del país dependía de que los políticos mostraran el pragmatismo sobre la ideología y “tener un debate honesto sobre el verdadero costo de dejar la UE sin un acuerdo vigente”.

“La industria financiera continuará planeando minimizar cualquier interrupción de un escenario de ‘no acuerdo’ hasta que el acuerdo haya sido ratificado en ambos lados del Canal. Durante este tiempo es vital que tanto la UE como el Reino Unido continúen trabajando juntos para abordar potencialmente “Los problemas críticos del borde del acantilado, como los flujos de datos transfronterizos y la continuidad contractual, para proporcionar a los clientes y las empresas la suficiente seguridad jurídica y normativa”, agregó.

Elaborado por Nuria Pérez a partir de: CNBC