OFRECER GRATIS LO QUE OTROS COBRAN: ¿Competencia leal o desleal?

En la actualidad, la tecnología avanza a pasos agigantados de la mano con las comunicaciones. Tampoco es una novedad, que las personas disponen de poco tiempo libre; y el poco que puedan llegar a disponer, no quieren pasarlo en un banco haciendo fila y trámites.

La aparición de neo bancos en este último periodo esta siendo una revolución que crece paulatinamente. Y que además, cuenta con una aceptación que en mi opinión, debería preocupar a la banca tradicional.

En una entrevista ofrecida al periódico económico digital BYZNESS, Francisco Sierra, director general de N26 España da a conocer algunos aspectos internos y funcionamiento tanto del neo banco como de la banca tradicional. No es noticia nueva para ninguno de nosotros, los costes que implica tener una cuenta bancaria y la responsabilidad que eso conlleva, además de las molestas llamadas e insistencia en vendernos siempre algún seguro o mejorar el servicio de nuestra póliza y sumado a todo esto la pérdida de tiempo también que implica tener que ir en persona a realizar algún tramite o el solo hecho de tener que ir para firmar “algo”. Con la llegada de los neo bancos, todo estos percances ya no ocurren. Partiendo del importante y simple hecho que muchas de los servicios que ofrecen no tienen un costo para el usuario.

Hoy, desde un smartphone y con un simple clic, los neo bancos ofrecen y agilizan una serie de cuestiones que al día de hoy, en mi opinión personal, son el punto débil de la banca tradicional.

En el artículo escogido para el presente análisis, se hace un especial hincapié, a las ventajas de operar con un banco digital. Entre ellas, y cabe destacar, la más importante, es el tema costos. Tener una cuenta con un banco digital no implica ningún costo. Lo cuál considero que es una gran ventaja competitiva que genera una gran preocupación y miedo a la banca tradicional; ya que puede llegar a absorber en gran medida a los clientes, provocando un gran declive en el indice de demanda de sus productos.

Es aquí, que surge para mi una dicotomía muy importante: ¿Dar gratis lo que otros cobran, puede considerarse una competencia leal o desleal? ¿Es ético o no? ¿Es favorable o no para el mercado?

En el siguiente enlace, encontrara el artículo analizado: https://byzness.elperiodico.com/es/innovadores/20190924/n26-francisco-sierra-entrevista-7644705?fbclid=IwAR15gGCJ8gVmCmh2tIbsTMvYeoRTtzsd_n2AaR4Bmsze5zRLbP-yFCGzVHE

Por su atención, muchas gracias!

JOSÉ RAMOS