La crisis repercute en África

africa1Un nuevo documento del Banco Mundial preparado para el encuentro de ministros de economía del Grupo de los 20 (G-20) este fin de semana en Reino Unido advierte que la crisis económica podría tener consecuencias a largo plazo para países en desarrollo. Muchos de estos países enfrentan condiciones económicas en deterioro que amenazan con reducir los servicios para los pobres, tales como la salud y la educación. El Banco calcula que la brecha económica para 98 países sería de entre 270.000 y 700.000 millones de dólares.

Sólo una cuarta parte de los países vulnerables tendrá recursos económicos para amortiguar las repercusiones de la recesión financiera, utilizando una red de seguridad social o programas de creación de empleo, según el Banco.

La crisis podría arrastrar a 65 millones más de personas a la pobreza en 2009, si se usa una definición de pobreza de menos de dos dólares de ingreso diario, y también podría provocar que la gente venda los activos de los que depende su subsistencia, que retire a sus hijos de la escuela y que padezca desnutrición, según la investigación del Banco.

Algunos países de ingreso bajo de África al sur del Sahara, protegidos al principio de la crisis financiera, comenzaron a sufrir la presión fiscal que genera la disminución del precio de los productos básicos, una fuente muy importante de ingresos del gobierno, según el documento de antecedentes para el G-20.

La brusca caída del precio del petróleo afectó a países como el Congo, Guinea ecuatorial, Gabón y Nigeria, donde este producto genera más de la mitad de los ingresos. La caída de los otros productos básicos afectó a Cote d’Ivoire, Guinea y varios otros países, según el documento.

El escrito afirma que los países de bajos ingresos de la región dependen fuertemente de la ayuda, pero que aún antes del comienzo de la crisis, los países desarrollados no estaban cumpliendo con las cantidades prometidas, recortadas en casi 39.000 millones de dólares por año.

El sector bancario de Oriente Medio y Norte de África, al igual que África al sur del Sahara, estuvo menos expuesto a la crisis financiera porque estaba menos integrado en la economía mundial, señala el documento de antecedentes para el G-20.

Sin embargo, la mayor preocupación radica en las repercusiones sobre la economía real y las personas. La mayoría de los países de Oriente Medio y Norte de África ya está experimentando una marcada disminución del crecimiento de exportaciones i como resultado de la recesión económica mundial y la disminución de los precios del petróleo.

Se espera que algunos países exportadores de este producto básico, que tienen poblaciones grandes pero cuentan con limitadas reservas extranjeras, experimenten una reducción de más del 20% del PIB en sus balances de cuenta corriente y un margen fiscal muy reducido para atender las necesidades sociales. Los países que crecieron y dependen de los empleos, del envío de dinero e Inversión Extranjera Directa (IED) de los países del Golfo, ya están experimentando señales de tensión.

Los países diversificados no exportadores de petróleo que tienen un fuerte vínculo con Europa en comercio y turismo probablemente sientan las mayores repercusiones debido a la menor demanda europea de importaciones, los gastos en turismo y una contracción en la IED de Europa. Estas debilidades aumentan la necesidad de programas de estímulo fiscal bien financiados y diseñados en muchos países de Oriente Medio y Norte de África.

África Oriental escapa a los efectos de la crisis mundial

Africa OrientalEl Banco Africano de Desarrollo (BAD) prevé un fuerte crecimiento para el bloque formado por las economías de África Oriental, a pesar del pesimismo internacional debido a la ralentización económica. Uganda, Kenia y Tanzania esperan conjuntamente ver buenos resultados y una mejora del crecimiento, de acuerdo con el Banco Africano de Desarrollo, además de añadir que en 2009 las exportaciones y el comercio serán los principales impulsores de los positivos resultados económicos.

Especialmente Kenia, dijo el Banco Africano de Desarrollo en una nota remitida a afrol News, se espera que destace más de lo esperado en su rendimiento económico.

Mientras que los efectos de la crisis financiera mundial están afectando principalmente al crecimiento de las economías africanas que carecen de una diversa base de actividades económicas, Kenia y Uganda, por ejemplo, que exportan bienes de consumo a los países vecinos y productos agrícolas al resto del mundo podrían obtener buenos resultados, concluye el Banco.

El banco señaló además que las economías que se verán más afectadas serán aquellas que dependen de la minería y las exportaciones de otros recursos naturales, citando el cierre de minas en algunos de los países productores de metales.

El Banco Africano de Desarrollo también cree que el bloque de África Oriental podría terminar con la mayor tasa de crecimiento en África en 2009, con una previsión para Uganda del 6 por ciento, mientras que Kenia crecerá entre un 5 y un 5,5 por ciento.

Sistema Bancario y Tributos

Una ilustración sencilla de lo que está pasando hoy día:sistema bancario

Y a continuación una noticia curiosa que sustrage el otro día del diario Cinco Días:

TRIBUTOS Cómo utilizar a Hacienda para ganar dinero con los intereses de demora:

Los Técnicos de Hacienda (subinspectores) advierten de una opción para obtener altos retornos en un momento en que la banca ofrece intereses reducidos por el ahorro. Se trata de presentar un declaración de impuestos errónea a favor de Hacienda. El contribuyente tiene hasta cuatro años para reclamar y enmendar su error. Hacienda está obligado a devolver el dinero que se ha pagado de más y aplicar el llamado interés de demora que, en 2009, se encuentra en el 7%. Si bien los técnicos (agrupados en Gestha), no sin ironía, dicen que se trata de una inversión segura, es obvio que esta práctica entra dentro de lo que la normativa califica como planificacion fiscal abusiva.

La crisis mundial afectará a África

Aunque las proyecciones de crecimiento económico para África en 2009 siguen siendo muy optimistas, el continente debería de sentir una repercusión negativa de la crisis financiera internacional. Será más difícil conseguir créditos y es probable que se reduzcan las ayudas al desarrollo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha presentado un pronóstico muy negativo para la economía mundial, advirtiendo que podrían regresar las penurias de los años treinta del siglo pasado en algunas partes del mundo. “La economía mundial está experimentando una caída ante el más peligroso shock financiero en los mercados maduros desde los años treinta”, advirtió el fondo ayer por la tarde.

En su informe ‘Pronóstico Económico Mundial’, el FMI prevé que el crecimiento mundial de un año a otro se “ralentizará apreciablemente del 3,9% en 2008 desde el 5,0% en 2007, y seguirá ralentizándose al 3,0% en 2009”. Para el año que viene, el Fondo ha reducido sus proyecciones de crecimiento en casi un 1% a escala mundial.

Sin embargo, África y Oriente Próximo son las dos regiones en las que las proyecciones de crecimiento para 2009 se redujeron menos; 0,5 y 0,1% respectivamente. El Fondo prevé aún un crecimiento general del PIB para toda África del 6,0% en 2009, y de un optimista 6,3% para el África subsahariana el año que viene.

¿Ninguna razón para preocuparse, pues en África? De hecho, varios países africanos pueden incluso aprovecharse de la crisis a corto plazo. Mientras los inversores se apartan de los bancos y los mercados de balores, las inversiones seguras como las de oro y diamantes se han convertido ya en la nueva tendencia; aumentando los precios de estos minerales producidos en muchos países africanos. Además, la reducción de los precios del petróleo – y quizá también de los alimentos – puede beneficiar a muchos productores y consumidores africanos.

Pero hay también muchas nubes en el horizonte africano. El efecto inmediato de la crisis financiera, con su escasez aguda de liquidez, afecta también al sector banquero africano. En Egipto, las autoridades han tenido que anunciar que garantizaban los ahorros bancarios personales para garantizar la superviviencia del sector bancario. Se espera que otros gobiernos africanos adopten la misma medida y algunos de ellos pueden enfrentarse a serios problemas si tiene que respetar estas garantías ante la bancarrota de los bancos nacionales.

© afrol News

Zimbabue, Etiopía y Congo, prioridades humanitarias en 2009

Gandha's baby17 de Diciembre – El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha lanzado un llamamiento a la comunidad internacional para reunir 5.000 millones de dólares para alimentar a 100 millones de personas durante el 2009.

Para poner en perspectiva lo que este monto significa, la directora ejecutiva del organismo, Josette Sheeran, dijo que con apenas el 1% de los rescates financieros hechos recientemente en Estados Unidos y Europa se cubriría completamente el presupuesto del próximo año.

Emilia Casella, portavoz en Ginebra del PMA, explicó que esta cantidad también permitiría al Programa proveer de platos con comida caliente a unos 59 millones de niños en edad escolar en todo el mundo.

La portavoz señaló que los países más afectados por el hambre son Zimbabue, Etiopía, la República Democrática del Congo y Haití.

Casella añadió que el PMA estima que su actual reserva de víveres para varios países se acabaría para el mes de marzo. Ante esta situación, subrayó que el llamamiento no es prematuro; ya que desde el momento en que se produce la donación de dinero hasta la entrega de la ayuda, pueden pasar 90 días.