El precio de la vivienda cierra el año con una caída del 1,7% en Barcelona mientras sube un 4,5% en Madrid

El precio medio de la vivienda finaliza 2017 con un estirón del 4,5% en Madrid, mientras que en Barcelona ha menguado un 1,7% en el último trimestre.

El efecto de la incertidumbre política en Cataluña parece estar dejando huella en el mercado inmobiliario.

Mientras que en Barcelona el valor medio ha pasado de 3.184 euros el metro cuadrado (euros/m2 ) a 3.129 euros/m2, es decir, ha caído un 1,7%, frente al incremento del 4,5% en Madrid (de 2.488 euros/m2 a 2.601 euros /m2).  

Video thumbnail
La situación política ha impactado negativamente en los precios de la vivienda en Barcelona en el último trimestre. Se está produciendo un embalsamiento de la demanda, principalmente de inversores, que ya ha empezado a trasladarse a otros perfiles de comprador.
Fuente: elaboración propia a partir de: Expansión
Anuncios

Credit Suisse sufrirá una depreciación equivalente a 1.960 millones de euros por la reforma fiscal de EEUU

La reforma fiscal obliga a los bancos a reducir el valor de sus activos de impuestos diferidos en EE.UU.

La norma implica, entre otros aspectos, la rebaja del impuesto que pagan las empresas, del 35% al 21%, y en menor medida para los trabajadores.

El banco Credit Suisse ha anticipado hoy que sufrirá una depreciación equivalente a 2.300 millones de francos suizos (unos 1.960 millones de euros) como consecuencia directa de la reforma fiscal que ha sido ratificada en Estados Unidos.

Credit Suisse también indicó que la depreciación será un ajuste contable único y que tendrá un « impacto mínimo » en sus fondos propios reglamentarios.

Agregó que mantiene la política que anunció en la última gran conferencia dirigida a inversionistas destinada a mejorar la rentabilidad para éstos.

Aun así, con la reforma fiscal, el banco tendrá un impacto positivo en la economía de EEUU y en su actividades en este país, en particular en el ámbito de la banca de inversiones y en sus actividades de consejería y evaluación de riesgos.

Fuente: elaboración propia a partir de Expansión

Rajoy ofrece una subida del salario mínimo para 2018 del 4%, hasta 735,9 euros

Aunque se ha recuperado el PIB perdido queda recuperar empleo.  

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado que ofrecerá a los agentes sociales y al PSOE un gran acuerdo a tres años para elevar el salario mínimo interprofesional (SMI), actualmente situado en 707,6 euros mensuales.

Rajoy ha indicado que las subidas del SMI tendrán que ser compatibles con el crecimiento económico y con la creación anual de al menos 450.000 empleos. Se pretende crear millón de empleos al año.

En 2017, el salario mínimo aumentó un 8%, hasta los 707,6 euros mensuales. El repunte que Rajoy ofrece para 2018 es la mitad del que se aplicó para este año.

Los sindicatos llevan tiempo reclamando al Gobierno que eleve el salario mínimo hasta el nivel del 60% del salario medio, tal y como recoge la Carta Social Europea. Llegar a ese porcentaje equivaldría a un SMI de 1.000 euros mensuales por doce pagas o de unos 860 euros por catorce pagas.

Los sindicatos han propuesto alcanzar esa cifra de manera escalonada, en varios años, ya que la subida a aplicar, en valores porcentuales, respecto a la cuantía actual, superaría el 20%.

Rajoy ha afirmado que su objetivo es superar “definitivamente” la crisis en esta legislatura. El gran objetivo nacional debe ser tener 20 millones de españoles con empleo.

Fuente: elaboración propia a partir de Expansión

El auge del ‘ecommerce’ pone a prueba el comercio tradicional en Navidad

Los expertos recomiendan al pequeño comercio que potencie sus puntos fuertes como el conocimiento de la materia y la atención al cliente.

La campaña de Navidad pondrá a prueba el comercio tradicional, dado que el número de consumidores que compran en las tiendas físicas está cayendo año tras año y cada vez se decantan más por las compras online.

6 de cada 10 españoles son consumidores totales, es decir, compaginan la compra en internet con la convencional. En cambio, el porcentaje de personas que compran on-line ha crecido del 19 al 27%.

Así pues, el pequeño comerciante no puede competir ni con las grandes cadenas ni con las tiendas online, pero su ventaja competitiva podrías ser la atención al cliente.

Este cambio en las fechas de navidad, sobre todo, se produce porque antes los catálogos “estaban focalizados en el producto” y en cambio ahora “se apela al sentimiento”. “El foco es el corazón del consumidor, no la mente”.  

Se buscan experiencias, como el Black Friday, ya que es concebido como un evento social.

El pequeño comercio puede beneficiarse de esta demanda porque una atención al cliente más personalizada produce “experiencias positivas de compra”, algo que fideliza al cliente.

No se prevé que el comercio físico no va a desaparecer a largo plazo, aunque sí habrá modificaciones en las preferencias de los consumidores.

“Se combinarán los dos canales, porque las compras ‘online’ ofrecen más comodidad pero tienen carencias que aún no han podido solucionar”, como poder ver y probar el producto antes de pagarlo.

.

El perfil de cliente también ha cambiado y ahora es “infiel, impaciente, impulsivo e informado”, lo que ha obligado a cambiar la metodología de trabajo de los equipos de campaña e incluir perfiles como psicólogos, investigadores de mercado y especialistas en neuromarketing.

Fuente: elaboración propia a partir de Expansión

Las empresas tendrán que informar de las diferencias salariales entre hombres y mujeres

Las compañías de más de 250 trabajadores tendrán que hacer auditorías para corregir la desigualdad salarial que pueda haber entre hombres y mujeres.

El Gobierno quiere potenciar la igualdad laboral entre ambos sexos, garantizar la equiparación salarial y derechos entre los hombres y las mujeres que tienen la misma responsabilidad y las mismas funciones dentro de la compañía.

La desigualdad laboral entre ambos sexos es uno de los problemas que más afectan al mercado de trabajo, para un mismo puesto de trabajo y responsabilidad, pueden alcanzar hasta el 30% a favor de los varones.

El Gobierno quiere que las empresas “informen a los representantes legales de los trabajadores [el comité y los delegados] con una periodicidad al menos anual sobre las retribuciones de los grupos profesionales, las categorías y los puestos de trabajo, desglosada por sexos”.

Se trata de acotar la posibilidad de que la empresa haga discriminación salarial entre ambos sexos en este tipo de retribución variable, que puede estar menos controlada por los sindicatos. Incluso, fuera de convenio.

Fuente: elaboración propia a partir de Expansión

Los robots transforman los lugares de trabajo

Ejércitos de robots proliferan en fábricas y almacenes de todo el mundo, a medida que la automatización va transformando rápidamente un creciente número de industrias.

Este fenómeno no es exclusivo de los países desarrollados, sino también de economías emergentes. Las ventas globales de robots industriales crecieron un 18% hasta alcanzar el récord de 13.100 millones de dólares en 2016.

Algunos indicadores empresariales sugieren que aumentarán los trabajos desempeñados por robots, por lo que un gran número de personas perdería su empleo a consecuencia de los cambios en la tecnología.

Si el coste marginal por hora de un robot industrial es menor que el de un empleado humano y el robot puede hacer el trabajo, tiene sentido desde el punto de vista de la rentabilidad automatizar el proceso. Un 30% de las tareas en el 60% de las ocupaciones podría automatizarse. Pero más que destruir empleos, la automatización responde en parte a la falta de mano de obra especializada, ya que los robots desempeñan a menudo tareas “aburridas, desagradables, peligrosas y delicadas” que la gente no quiere.

 

Los países con las tasas más bajas de desempleo suelen tener la mayor densidad de robots, añade. En el otro extremo están las naciones dispuestas a aumentar su incorporación. Pese a ser el mayor mercado de robots, China está por debajo de la densidad media global con sólo 68 robots por 10.000 trabajadores en la manufactura.

Otro factor que ayuda al crecimiento de los robots es el paso en algunas industrias de producir una pequeña variedad de artículos en grandes remesas, a una mayor mezcla de productos en lotes más pequeños.

El mayor usuario sigue siendo la industria del automóvil, que emplea robots desde los años 80 para tareas de soldadura y pintura. Pero el principal motor de crecimiento es el sector de la electrónica y la electricidad, ubicado principalmente en Asia.

Fuente: elaboración propia a partir de Expansión 

AMAZON, MERCADONA… ¿UNA GUERRA PARA LOS PEQUEÑOS?

Mercadona aplica la política de precios bajos. Pero los “gigantes tecnológicos” nos llevan a la guerra de precios, logística y costes global.

La última iniciativa en este sentido ha correspondido a Amazon, que ha anunciado rebajar de hasta el 9% en esta Navidad. La diferencia es que ha extendido las rebajas a productos procedentes de sus proveedores, cubriendo la diferencia para asegurarse precios competitivos.

En cuanto al sector tecnológico Alibaba, que sigue una política similar a la de la empresa de Jeff Bezos, casi ha doblado su valor desde enero en Wall Street llegando a superar a la firma inversora Berkshire Hathaway de Warren Buffet.

La gran distribución lleva años compitiendo en precio y logística. La fuerza comercial de la propia Mercadona o competidores internacionales como Carrefour llevaron a El Corte Inglés a modificar su estrategia y hace cinco años ya que anunció trabajar de precios de hasta el 20% para competir con ellos.

Gigantes que solo ahora desembarcan en internet, como Ikea, llevan años desarrollando toda una cultura de precios bajos.

Los hábitos de compra han cambiado radicalmente con internet; no solo en lo que a productos se refiere sino también en los servicios. Existen centenares de comparadores con una amplia oferta que va desde automóviles a viajes o seguros.

Esta tendencia, apoyada en la tecnología, la globalización y la desintermediación, ha  incrementado la competencia al contribuir a que los clientes encuentren precios muy ventajosos y se ha convertido en un factor más de presión a la baja de la inflación.

Cuando todo un banco de la talla de BBVA se pone en guardia, las empresas más pequeñas ya saben a qué atenerse. Eso sí, tendrán que preguntarse, y estudiarlo bien, si para su negocio es mejor seguir por libre y ganar en eficiencia para poder competir o entrar en la cadena de suministro de un gigante, con lo que eso conlleva.

Fuente: elaboración propia a partir de Expansión