La bolsa se hunde un 4,03 por ciento y cae hasta los 8.692,70 puntos

El inicio esperanzador de 2009 en las bolsas resulta ya un espejismo, y el nuevo año comienza a recordar a 2008. De momento, la jornada de hoy ha empezado a poner alto el listón de las mayores caídas, del 4,03% en el Ibex. El varapalo a la banca, con HSBC, Deutsche Bank y Citigroup como principales detonantes, y el bajón del consumo en Estados Unidos han extremado las alertas. Y todo en vísperas de la reunión del BCE.

 

Los consejeros del Banco Central Europeo celebrarán mañana la reunión en medio de un clima, de nuevo, de máxima tensión en los mercados financieros. Este entorno de incertidumbre podría complicar al BCE a la hora de mantener su resistencia a las bajadas de tipos.

Las últimas filtraciones ya apuntaban su disposición incluso a no bajar tipos en enero, o en todo caso, hacerlo de forma casi simbólica. Los expertos, sin embargo, siguen abogando por un recorte de al menos medio punto porcentual.

Los bancos europeos bajaron de media un 8% y un 5% las aseguradoras

La bajada récord de tipos, y de los mercados interbancarios, no ha podido servir por el momento para aliviar la presión sobre el sector bancario. El desplome del 8% en el índice sectorial europeo Dow Jones Stoxx600 Banks, además de rememorar lo sucedido el pasado año, refleja la contundencia del castigo dado al sector por los inversores.

Tres referentes mundiales de la magnitud de HSBC, Deutsche Bank y Citigroup se encargaron de reactivar todas las alarmas. HSBC respondió con un 8% a los informes sobre unas presuntas necesidades adicionales de 30.000 millones de dólares de capital. Deutsche Bank cayó otro 8% tras sorprender con pérdidas multimillonarias en el cuarto trimestre del pasado año (4.800 millones). Y Citigroup se hundía un 16% en Wall Street en plena reestructuración del grupo, encaminada a asegurar su supervivencia.

Con este panorama, el varapalo fue generalizado entre los principales bancos europeos. Barclays restó un 13% a su cotización, Société Générale un 11%, Commerzbank un 10%, ING un 9%, Crédit Agricole, Unicredit y Santander más de un 7%, y BBVA un 6%. Entre las aseguradoras, el desplome alcanzó dobles dígitos en Aegon y Axa.

La renta variable, tanto europea como estadounidense, aceleró su repliegue con la constatación de los peores augurios sobre la crisis del consumo en Estados Unidos, a raíz de un caída de las ventas minoristas muy superior a la prevista. En Wall Street, el Dow Jones y el S&P 500 perdían a media sesión más de un 3%.

Unos porcentajes superiores se dejaron las principales bolsas europeas. El Eurostoxx50 perdió al cierre un 4,68%. El Dax alemán y el Cac francés también bajaron alrededor de este 4,6%, el Ftse británico elevó la caída al 5%, y el Mib italiano lo redujo al 3,2%.

El Ibex fijó, provisionalmente, el listón de las mayores bajadas del año en un 4,03%. Las presiones internas y externas dejaron atrás la barrera de los 9.000 puntos, para cerrar en los 8.692,70 puntos.

Desde la apertura, la bolsa española partía con las recomendación de ‘vender’ emitidas sobre sus dos valores de mayor ponderación, Telefónica y Santander. La compañía de telecomunicaciones zanjó la sesión con un 3,3% de recorte, mientras que el banco cayó arrastrado por el sector un 7,72%, hasta los 6,10 euros.

En el día más adverso para su sector, Banesto inauguró con buen pie la temporada de resultados en la bolsa española

Banesto inauguró la temporada de presentación de resultados en la bolsa española en el día más complicado para su sector. Pese a todo, fue uno de los dos únicos valores (junto a Grifols, +3,75%), en salvarse de las caídas en el Ibex, con una revalorización del 1,92%.

Constructoras y energéticas secundaron a la banca (con la mencionada excepción de Banesto) al frente de las caídas de la bolsa española. Gamesa perdió un 7,1%, Abengoa y Ferrovial un 6,2%, OHL un 5,9%, Acciona un 5,8% y Endesa un 5,6%.

Anuncios