Coca-Cola suspenderá la producción en Venezuela por falta de azúcar

coca-cola

La embotelladora de la sociedad con sede en Atlanta señala que la producción se verá afectada en los “próximos días” y no aclara en qué momento podrá retomar con normalidad la producción de la Coca-Cola clásica en Venezuela. La situación del país no hace más que ir a peor y la penuria económica afecta también a las importaciones de productos básicos para la producción de bebidas y alimentos. La semana pasada, la compañía estatal venezolana encargada de procesar el azúcar cortó temporalmente la producción. “Estamos adelantando acciones específicas que nos permitan afrontar esta coyuntura con proveedores, autoridades y nuestros trabajadores”, aseguró la firma en un comunicado el fin de semana.

Coca-Cola Femsa, que opera cuatro plantas embotelladoras y emplea a unos 7.300 trabajadores en Venezuela, dijo que las fábricas están consumiendo el remanente del inventario de azúcar. “De no reponerse este inventario a la brevedad, se generarán interrupciones temporales en la producción del portafolio de bebidas con azúcar”. A finales de abril Empresas Polar tuvo que interrumpir la producción de cerveza porque el Gobierno no le entrega los dólares necesarios para adquirir la materia prima.

MÁS INFORMACIÓN
Coca-Cola suspenderá la producción en Venezuela por falta de azúcar ‘Bachaqueo’: el negocio más rentable de Venezuela
Venezuela, entre la negación y la desesperación
La crisis en Venezuela hunde a la segunda mayor lechera argentina
Coca-Cola Femsa es la mayor embotelladora de la compañía en el mundo, con plantas que operan también en países como Brasil, México, Colombia y Argentina. La socia de la corporación estadounidense explica que “el 90% de la producción” de su popular refresco necesita de azúcar, por eso no tiene otro remedio que suspender temporalmente sus operaciones para ese producto. También dejan claro en la compañía que no van a abandonar el país.

Ahora Coca-Cola Femsa está buscando otras alternativas para hacerse con la azúcar refinada que necesita para los refrescos. El cese temporal no afecta a las bebidas sin azúcar, donde las operaciones continúan con normalidad y sus oficinas centrales seguirán abiertas. Las multinacionales se enfrentan además a los problemas por la continua depreciación de la divisa venezolana, como se refleja en los resultados de PepsiCo, General Motors o Ford Motor.

En la era chavista la embotelladora de la popular bebida ha afrontado numerosos conflictos sindicales. En mayo de 2013 fue el último de gran envergadura. La planta de Valencia, en el centro del país, pasó al menos una semana sin producir agua embotellada y bebidas a base de jugos y té, parte de los productos que ofrecen.

Todos los conflictos del pasado han tenido su origen en las diferencias entre las aspiraciones de los sindicados y la oferta de Coca-Cola. Pero la falta de materia prima y la profundización de la escasez inauguran una era cuyas consecuencias están aún por verse.

Fuente : Elpais.com

Comentario:

Con este ejemplo podemos ver la situación de escasez a la que se enfrenta venezuela. Hay una inflación del 60% y los precios de los productos básicos se han disparado. Todo esto es parte de una planificación por el estado para controlar a la población. Sin embargo estas medidas solo hacen que la situación de venezuela empeore porque empresas multinacionales como coca-cola que aportan al crecimiento del PIB del país con inversion de capital extranjero.

Maria Isabel Muñoz

Anuncios

Expertos ven necesario adaptar la normativa fiscal a la economía colaborativa

airbnb

El auge del comercio colaborativo ha generado la polémica de si este sector contribuye al fisco en igual medida que el resto de empresas, ante lo que los expertos consultados creen que hay que distinguir entre las empresas intermediarias y los usuarios que generan la actividad económica.

Casi todos ellos coinciden en la necesidad de adecuar la regulación actual a estos nuevos modelos de negocio, que ponen en contacto a particulares que venden bienes o servicios, para concretar la tributación relativa a las rentas obtenidas por actividades como trayectos en coche compartidos o alquiler de habitaciones a particulares.

Para el economista y experto en consumo colaborativo Cristóbal Gracia las sociedades que intermedian deben pagar impuestos como cualquier otra empresa tradicional que “monetiza” sus servicios, si bien cree que el hecho de que las transacciones se hagan entre particulares requiere de un ajuste del marco legal.

Según explica, la empresa debe repercutir en todas sus transacciones el IVA para luego transferirlo a la Hacienda Pública, pero considera que el trato fiscal a los particulares tiene que ser diferente dependiendo de si la actividad realizada es puntual o recurrente.

En el mismo sentido, el director de Adigital y portavoz de Sharing España, José Luis Zimmermann, aboga por recoger de forma clara en la normativa fiscal la figura del usuario que realiza una actividad económica y la del ciudadano que presta un bien o servicio puntualmente, así como los impuestos por los que deben tributar en función del volumen y del tipo de actividad que realicen.

A su juicio, “no debe haber una fiscalidad específica para algo tan transversal como la economía colaborativa”, sino una regulación adaptada a cada sector de actividad.

Por el contrario, el abogado y director del despacho legal Tourism&Law, David Hoyos, afirma que las empresas de economía colaborativa se encuentran en la “alegalidad” al no tener una normativa específica que garantice el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, laborales y contables.

Hoyos recuerda que estas plataformas se dedican a actividades de sectores “muy regulados” en los que no compiten en igualdad de condiciones con el resto de empresas.

Señala que, cuando un propietario alquila una habitación de su vivienda a través de Airbnb, debería tributar por el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) si lo hace de forma recurrente, el IVA y, en función de si es persona física o jurídica, el IRPF o el Impuesto de Sociedades.

Además, apunta que aquellos usuarios que obtienen la mayoría de sus ingresos a través de estas plataformas, deben darse de alta en el régimen de profesionales autónomos.

Por su parte, el abogado y profesor asociado de IE Law School, Luis Leis, cree que la fiscalidad existente “es válida y suficiente”, aunque considera conveniente establecer algún tipo de “obligación complementaria” que garantice el cumplimiento de las obligaciones fiscales, no sólo por parte de las empresas, sino también de los usuarios.

Leis apunta que las personas físicas están exentas de pagar la cuota del IAE, si bien siguen teniendo la obligación de darse de alta en una determinada actividad y de liquidar otros impuestos que correspondan, como el IVA, el IRPF y los aplicables a cada actividad y región específica.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, incide en la necesidad de diferenciar las empresas multinacionales -como Uber, Airbnb y BlaBlaCar- de aquellas que persiguen una “colaboración real” entre usuarios de bienes y servicios.

En cuanto a las que actúan de intermediarias y cobran una comisión por ello, afirma que si la empresa tiene sede en España, las rentas que obtenga por estas operaciones están sujetas no sólo al IVA, sino también al Impuesto de Sociedades.

En caso contrario, debe tributar en su lugar por el impuesto de la renta de no residentes.

Mollinedo cree conveniente que la Administración aclare la tributación de estas actividades, y, en este sentido, recuerda que Hacienda ya ha pedido a las empresas propietarias de portales electrónicos que proporcionen datos sobre las transacciones relativas a alquileres de viviendas, trayectos en coche y venta de otros productos y servicios, con el objetivo de recabar información.

Fuente: Eleconomista.es

Comentario:

El crecimiento de Airbnb coincide con un momento de auge de España como destino turístico. En un contexto de crisis económica el turismo es una gran parte del crecimiento del PIB. Desde las asociaciones empresariales se exige una regulación y se quejan de la existencia de lo que llaman “alojamientos ilegales”que por su bajo precio le quitan participación a los hoteles que pagan por las licencias de acomodamiento necesarias para ser legales. Creo que el gobierno debería tomar medidas para fiscalizar de mejor manera airbnb y así no perjudicar la industria hotelera en gran medida.

Maria Isabel Muñoz

#EntornoEconomico El déficit comercial baja un 10,5% en el primer trimestre, hasta los 4.935 millones

 

exportaciones-carro

El déficit comercial alcanzó los 4.935,5 millones de euros en los tres primeros meses del año, lo que supone una caída del 10,5% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos publicados por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Las exportaciones crecieron un 0,2% entre enero y marzo, hasta los 61.101,1 millones de euros, máximo histórico de la serie en el acumulado del año. Por su parte, las importaciones retrocedieron un 0,7% y registraron un total de 66.044,5 millones de euros.

La tasa de cobertura se situó en el 92,5% al finalizar el primer trimestre del año, ocho décimas más que en el mismo periodo de 2015.

El saldo no energético, por su parte, arrojó un déficit de 987,4 millones de euros, frente al superávit de 1.358,5 millones registrado en el mismo periodo del año anterior, mientras que el saldo energético experimentó una mejora del 42,5% como resultado de la sustancial caída de los precios de la energía.

Economía destaca que los resultados de las exportaciones, que crecieron un 0,2% hasta marzo, son mejores que los obtenidos por la zona euro y por la Unión Europea, que retrocedieron un 0,5% y un 0,9%, respectivamente. Por países, comparando con las cuatro principales economías de la Unión Europea, sólo crecieron, y en mayor magnitud, las exportaciones de Alemania (+0,7%), mientras que cayeron las ventas de Francia (-1,1%), Italia (-0,4%) y Reino Unido (-4,5%).

Fuera de la UE, también decrecieron las exportaciones de Estados Unidos (-7%), Japón (-7,9%) y China (-9,7%).

En los tres primeros meses de este año evolucionaron positivamente las exportaciones de casi todos los sectores productivos, salvo las de bienes de equipo (19,8% del total) que cayeron un 0,9% interanual.

Así, las ventas del sector del automóvil (18,6% del total) crecieron un 7,9% interanual, las del sector de alimentación, bebidas y tabaco (17,2% del total) aumentaron un 3,8%, y las de productos químicos (14,6% del total) y manufacturas de consumo (10,3% del total) también incrementaron sus ventas al exterior un 2,1% y un 5,7%, respectivamente.

Importaciones y destinos exportadores
En cuanto a las importaciones, Economía destaca que la consolidación de la recuperación económica explica el crecimiento de la mayoría de los sectores. Así, aumentaron un 8,9% las importaciones de bienes de equipo (21,1% del total), un 1,0% las de productos químicos (16,3% del total), crecieron un 5,2% las compras del sector automóvil (14,8% del total) y un 8,8% las manufacturas de consumo (13,3% del total). Por otro lado, destacan los descensos de las importaciones de productos energéticos (-31,6%) y de materias primas (-14,6%).

Las exportaciones dirigidas a la UE-28 (67,7% del total) avanzaron un 3,9% dirante el primer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior. En el caso de las ventas a la zona euro (52,6% del total), se produjo un incremento del 3%, mientras que las destinadas al resto de la Unión Europea (15,1% del total), ascendieron un 7,4%.

Las exportaciones a terceros destinos (32,3% del total) retrocedieron en este periodo un 6,8% interanual, con caída de las exportaciones a todas las zonas excepto a Oriente Medio (+2,3%). Así, destacan los descensos de las ventas a América (-8,8%), Asia excluido Oriente Medio (-6,9%) y Oceanía (-47,5%).

Por países, Economía resalta el aumento de las ventas a mercados con gran potencial, como China (+8,6%) y Marruecos (+15,7%).

Fuente: Eleconomista.es

Maria Isabel Muñoz

#EntornoEconomico Coca-Cola European saldrá a bolsa a principios de junio sin vender acciones

20COCACOLA

La bolsa española recibirá en los primeros días de junio a una nueva cotizada. Coca-Cola European Partners, el nuevo grupo fruto de la fusión de las embotelladoras de EEUU (que opera en Europa Occidental), Alemania y España, ultima su estreno en los parqués de Nueva York, Madrid, Londres y Ámsterdan para la primera semana de junio, o principios de la segunda, según los plazos previstos, en una operación en la que no venderá acciones ni emitirá nuevos títulos, según la documentación remitida. Se limitará simplemente a empezar a cotizar a través de un listing, por lo que los inversores interesados, tanto particulares como institucionales, deberán esperar al día de debut.

El próximo martes, 24 de mayo, la junta de accionistas de Coca-Cola Entreprises, la embotelladora que actualmente es la única que cotiza en EEUU, debería dar el visto bueno a la operación. A partir de ese momento, es el regulador inglés el que tendría que aprobar el folleto en las jornadas siguientes. Y sería solo cuestión de días que la nueva empresa pueda estrenarse.
Para el resto de bolsas, incluida la española, ya no necesitaría volver a presentar el folleto, sino que la CNMV dispondría del pasaporte europeo que permite a la embotelladora cotizar aquí, y se trata de un trámite muy rápido, que suele realizarse en un día y demorarse como máximo tres.

¿Cómo será la operación?
A diferencia de las últimas salidas en la bolsa española, la embotelledora de Coca-Cola realizará un listing, es decir, una operación en la que meramente deja que las acciones ya existentes de la compañía coticen en bolsa, sin realizar una oferta para colocar una parte de esos títulos en mercado entre nuevos inversores (a través de una OPV) o ampliar el capital vendiendo nuevas acciones (en una OPS). Estas dos opciones están descartadas. Seguiría así el mecanismo que también han utilizado otras empresas como Antena 3, Banco Sabadell, Dia o Liberbank para salir a cotizar.

Pese a que la nueva compañía tendrá un tamaño mayor al de muchas empresas del Ibex 35 (cercano a 20.000 millones), comenzaría sin prácticamente negociación en la bolsa española, lo que la dejaría sin opciones de entrar al índice. ¿Y por qué no habría volumen de contratación? Porque los accionistas iniciales que muevan el título serían únicamente los actuales de Coca-Cola Entreprises -que tienen un 48% del grupo, mientras que la empresa española cuenta con un 34% y la alemana con un 18% y no venderán su participación-. No obstante, con el tiempo debería producirse cierto movimiento por el hecho de que la empresa deja de ser americana, para pasar su sede a Londres, algo que condiciona a algunos fondos.
El dividendo futuro
Lo que ya ha confirmado la embotelladora es que destinará entre un 30 y un 40% de su beneficio a retribuir al accionista. Se trata del menor payout del sector, ya que, de media, las firmas dedican el 60% de sus ganancias para pagar el dividendo.

Coca-Cola European Partners lleva consigo, además, la deuda más elevada del sector, que alcanza los 7.500 millones de dólares al cierre de 2015. En esta cantidad está ya incluida la emisión de bonos por valor de 3.300 millones que la firma ha lanzado al mercado para financiar la salida a bolsa y retribuir a los actuales accionistas de la firma americana. La compañía pretende reducir el nivel de apalancamiento de 3,75 veces actual hasta 2,5 veces.

Sol Daurella firma seguir en la presidencia
Sol Daurella ha firmado un contrato que le vincula como presidenta de Coca-Cola European Partners, el nuevo embotellador del gigante de los refrescos en Europa, durante nueve años, hasta 2025. El consejero delegado, John Brock, que era hasta ahora presidente y consejero delegado de Coca-Cola Enterprises, una de los tres embotelladores que participan en la fusión junto a la franquicia alemana y la española Iberian Partners, podría marcharse, sin embargo, dentro de un año y tres meses.
Con 70 años de edad, es el tiempo que tiene estipulado en su contrato. En caso de que se produjera el relevo, su sustituto podría ser Damian Gammell, que trabaja ahora como número dos de Brock.

Coca-Cola European Partners dará, en cualquier caso, un fuerte protagonismo a los países. La compañía ha acordado, de hecho, que haya comités ejecutivos en cinco países y territorios. Se trata de Reino Unido, Francia, Alemania, Iberia, con España y Portugal, y juntos los países nórdicos y el Benelux. Al frente de la división ibérica estará Francesc Cosano.

Las cifras de la nueva empresa dan una imagen de su amplitud. Se tratará de la mayor embotelladora del grupo, que dará servicio a más de 300 millones de consumidores en 13 países en Europa Occidental.
Además, da empleo directo a más de 27.000 personas; dispone de más de 50 plantas embotelladoras y nace con unos ingresos anuales de 12.600 millones de dólares (11.170 millones de euros).

Aunque la nueva firma aún no ha presentado los resultados del año pasado, adelantó un ebitda proforma de 2.100 millones de dólares (unos 1.860 millones de euros) y especificó que la deuda superaría en 3,5 veces este beneficio bruto, por lo que rondará los 7.350 millones de dólares (en euros, unos 6.500 millones).

Los accionistas españoles de Coca-Cola European Partners, liderados por la familia Daurella, que tendrán un 34% del capital, tienen un compromiso de permanencia en el accionariado de, al menos, un año, siendo en cualquier caso poco probable su salida después.

Fuente : Eleconomista.es

Maria Isabel Muñoz

Diez del Ibex 35, entre ellas dos bancos, tendrán un beneficio histórico este año

ibex

Diez valores del Ibex 35 obtendrán en 2016 el beneficio más alto de su historia, siempre y cuando se cumplan las previsiones del consenso que recoge FactSet. Entre ellos se cuelan dos bancos, Sabadell y Bankinter, que se suman a Amadeus, Enagás, Gamesa, Grifols, Inditex, IAG, Aena y Merlin Properties (estas dos últimas son incorporaciones recientes al índice, en el que entraron en 2015).

Además, las empresas con pérdidas se reducirán sensiblemente este año y tan solo cinco registrarán números rojos.

¿Qué factores han impulsado las ganancias de Sabadell y Bankinter en un escenario de tipos cero que mina los márgenes de las entidades? En el caso de Sabadell, la clave está en la consolidación de la compra de la entidad británica TSB en 2015, que ya el pasado ejercicio permitió al grupo multiplicar su beneficio casi por 2. Entre 2015 y 2016, sus ganancias se dispararán un 18%, hasta los 840 millones.

Según Nuria García, de Ahorro Corporación, el banco “ha crecido muy agresivamente de manera inorgánica, probablemente más que ninguna otra entidad española” en el proceso de concentración que ha vivido el país. Un proceso en el que ha mirado más allá de nuestras fronteras, pero también dentro de ellas: en 2011 se hizo con la CAM y en 2012 adquirió a BMN su red de oficinas en Cataluña y Aragón.

Distinto es el caso de Bankinter, el banco español más caro respecto a su valor contable (capitaliza 1,5 veces su precio en libros). La entidad ganará este año, según las estimaciones, 450 millones, un 20% más que en 2015.

A diferencia de Sabadell, su crecimiento es orgánico, explica García: “Bankinter no ha estado inmersa prácticamente en ningún proceso de fusión o adquisición en sus cincuenta años de vida (aunque acaba de cerrar una pequeña compra, la de Barclays Portugal, por 90 millones); es la entidad que menos ha crecido a través de adquisiciones”. Incluso en la crisis, explica la experta, ha seguido creciendo orgánicamente. “En su momento consideró que, en un contexto de tipos bajos, el margen de intereses ya no podía ser su fuente principal de ingresos, de modo que desarrolló una estrategia de comisiones y de valor añadido que ha permitido que sus ingresos sean más resistentes”, señala Nuria García.

Si las previsiones son correctas, Amadeus ganará este año más que nunca: 770 millones, resultado un 12 % superior al de 2015. El salto fundamental que ha dado el proveedor de servicios tecnológicos para el turismo ha sido la integración de las adquisiciones recientes, explica Sonia Ruiz de Garibay, de Beka Finance. La principal, la de Navitaire -que se cerró en por unos 750 millones de euros- es la mayor compra de la historia de Amadeus. Se trata de un grupo estadounidense que ofrece a las aerolíneas soluciones informáticas que les permiten optimizar los ingresos y racionalizar costes. Amadeus ya contaba con un sistema similar, Altea, pero mientras éste sirve a aerolíneas tradicionales, Navitaire se dirige a las low cost.

Simultáneamente, el aumento del tráfico aéreo favorece al grupo, que además está consiguiendo refinanciar su deuda y, así, recortar costes de financiación, aclara la experta.

El resultado de Gamesa crecerá, según las previsiones, cerca de un 50% este año, hasta los 260 millones. El grupo, comenta Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos de Self Bank, ha comenzado 2016 “con unos fuertes resultados, alcanzando los niveles de actividad, ventas y rentabilidad operativa y neta más altos de su historia en un primer trimestre”.

En el caso de Enagás, explica Ruiz de Garibay, “la menor rentabilidad del negocio nacional la ha llevado a construir una cartera internacional cuyas bondades están aflorando”. El grupo ha comprado tanto activos brownfield (es decir, proyectos ya operativos) como greenfield (nuevos proyectos), en Latinoamérica y en Europa. El 12% de su beneficio procede del exterior, aunque la compañía quiere elevar ese porcentaje al 30% en el futuro. Las ganancias del grupo presidido por Antonio Llardén se situarán en 2016 ligeramente por encima de las del año pasado, rozando los 420 millones.

En Grifols, prosigue Torre, destaca su división Bioscience, de productos plasmáticos, que genera cerca del 80% de los ingresos y que en el primer trimestre ha crecido un 11%. “La demanda de proteínas plasmáticas continúa su tendencia alcista con crecimiento en dos de sus fármacos”, explica. La expansión geográfica es uno de los objetivos estratégicos de Grifols, cuya facturación en Estados Unidos y Canadá ha crecido un 9% en los tres primeros meses de 2016 (EEUU ya supone un 66%).

Inditex, por su parte, superará, si cumple con lo estimado, los 3.000 millones este año, un nivel jamás alcanzado por el grupo textil, que presume de tener en caja 6.000 millones, mientras que IAG, que ya en 2015 se benefició de la caída del petróleo y disparó su beneficio un 50%, rebasará los 2.200 millones. Finalmente, las recién llegadas al Ibex, Aena y Merlin Properties también superarán sus beneficios históricos. El gestor aeroportuario ha experimentado un fuerte crecimiento del tráfico, hasta superar los 45 millones de pasajeros, y ha visto como su ebitda se disparaba un 22% en el primer trimestre, hasta los 275 millones, gracias “a la evolución positiva de los ingresos ordinarios y a la reducción de gastos financieros”, señala Victoria Torre. La compañía ganará este año, según las estimaciones, más de 900 millones, frente a las pérdidas de 2011 y 2012.

Fuente: Eleconomista.es

Maria Isabel Muñoz

#entornoeconomico Un dólar débil para rescatar a China

chinanaa

La caída del dólar de las últimas semanas es, en mi opinión, una maniobra diseñada y coordinada con el objetivo final de devaluar el yuan, la divisa china, cuyas crisis de los últimos meses la habían convertido en una amenaza para la estabilidad financiera global. A primera vista, parece que la devaluación del dólar (causa) ha arrastrado de forma indirecta al yuan (efecto) a través de rígido tipo de cambio frente al dólar. Pero la causalidad es exactamente al revés. Es decir, con el objetivo de devaluar del yuan (causa) los principales bancos centrales del mundo han diseñado y coordinado la devaluación del dólar (efecto). Una perspectiva que explica la sorprendente caída de la moneda estadounidense como una solución necesaria y totalmente lógica. Como analizaba hace apenas dos meses en La inevitable gran devaluación del gigante asiático, “la devaluación del yuan es necesaria, deseada, e inevitable. La cuestión no es si China va a devaluar su divisa o no, sino cuándo, cómo, y cuánto”.

Las mini-devaluaciones del yuan contra el dólar de agosto del 2015 y de enero del 2016 habían mandado un mensaje claro a los mercados: la fortaleza del dólar y la rigidez de su tipo de cambio eran un problema serio para la economía china, y abrían una nueva y peligrosa etapa en la guerra de las divisas. Un paso natural en el que China intentaba romper sus ataduras con el poderoso dólar, e intentar recuperar parte de la competitividad perdida contra Europa y Japón. Pero la guerra de las divisas que busca exportar los problemas a otros países no arregla nada y contribuye a una insostenible espiral deflacionista que puede acabar destruyendo a todos, como analizo en La amenaza de la proliferación monetaria. Las mini-devaluaciones del yuan convulsionaron a los mercados mundiales con enormes pérdidas y volatilidad, e incentivaron la especulación contra el yuan y la salida de capitales, obligando al Gobierno y Banco Central Chinos a intervenir agresivamente.

La transición en el régimen de tipo de cambio es extremadamente delicada, a lo que hay que añadir los enormes desequilibrios y problemas estructurales que afronta China, que muchos expertos creen podría dar lugar a una crisis enorme y sin precedentes. Ante semejante problemática, y por el interés del bien común, los cuatro jinetes del apocalipsis monetario -la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, el Banco de Japón, y el Banco Central Chino- plenamente conscientes de los riesgos, acordaron una tregua en la guerra de las divisas para favorecer una devaluación indirecta del yuan a través de una devaluación del dólar. Una dinámica que me hace pensar en el dicho “si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma”, porque de una forma u otra, la pérdida de valor de la moneda de China era y sigue siendo “necesaria, deseada, e inevitable”.

Tregua en la guerra de divisas

De esta manera, la depreciación implícita del yuan se ha producido a través de dos frentes paralelos. Por un lado, la tregua en la guerra de las divisas, el pacto de caballeros acordado durante las recientes reuniones del G-20, que limita el uso de políticas monetarias para la manipulación de los tipos de cambio. Así se explica el drástico cambio de estrategia del BCE del pasado 11 de marzo, con más mecanismos directos dirigidos a fomentar el crédito interno, y con menos mecanismos indirectos dirigidos a la devaluación competitiva del euro, como había hecho hasta entonces -como analizo en Tregua en la guerra de las divisas-. Un pacto que ha impactado a Japón más que a nadie, con la rápida apreciación del yen e importantes caídas en la bolsa Japonesa, tal y como explico en Abenomics y el Helicóptero Monetario. Por otro lado, la drástica revisión a la baja de tipos de interés en los Estados Unidos. Una nueva muestra del poder de la narrativa de los bancos centrales que complementa medidas “cuantitativas” con medidas “cualitativas”, como demostró Mario Draghi con su “whatever it takes” que marcó un punto de inflexión para el euro y para Europa. En esta ocasión, Janet Yellen, la presidenta de la Reserva Federal, sorprendió a casi todos con tono ultraconservador que abría la puerta a posibles bajadas de tipos de interés -en vez de subidas, como esperaba el mercado- debilitando al dólar y dando una nueva dosis de acomodación monetaria para los mercados globales. El resultado neto ha sido una devaluación del yuan contra su cesta de importaciones y exportaciones, que también ha contribuido a las subidas de los mercados de materias primas, mercados emergentes y, en general, los activos de riesgo. Una dinámica que puede continuar a medio plazo, pero difícil de mantener indefinidamente porque la debilidad del dólar es insostenible.

La economía de Estados Unidos está recibiendo una potente ronda de incentivos indirectos a través de la debilidad del dólar, los bajísimos tipos de interés a largo plazo, las altísimas valoraciones en la bolsa y el amplio acceso de crédito a un coste bajo. Todos ellos factores muy favorables tanto en términos absolutos como relativos para el desarrollo económico en los Estados Unidos, y que obligarán a la Reserva Federal a subir tipos de interés, devolviendo a la divergencia de las políticas monetarias, y favoreciendo la apreciación del dólar. Las condiciones actuales son una ventana de oportunidad que debe aprovechar China para reactivar el crecimiento y desligar su moneda del dólar, esperando que Japón y Europa respeten la tregua, y esperando también que los mercados reaccionen de forma positiva. Y cuanto antes mejor, porque la bolsa y los mercados de crédito chinos están empezando a dar nuevas señales de estrés ante unos problemas que vienen de lejos y que no se van a solucionar fácilmente. El gobierno Chino lo sabe, y está intentando reequilibrar y restructurar su economía, a la vez que mantener niveles mínimos de crecimiento. Un proceso extremadamente delicado, que utilizando la metáfora de Mohamed El Erian, puede ser determinante en dirección de la economía y mercados mundiales ante el “cruce de T” que se avecina.

Fuente: elmundo.es

Comentario:

En China hoy hay una crisis que esta afectando al resto del mundo, se esta llevando a cabo una política monetaria expansionista, decidida por el estado, que tiene como principal objetivo aumentar la cantidad de dinero en circulación. Para esto necesita devaluar e yuan lo que favorizará el consumo, la inversion, y las exportaciones.  Estados Unidos esta devaluando su moneda con el objetivo de devaluar el yuan y devolver la estabilidad económica.

Maria Isabel Muñoz

La parálisis política ya lastra hasta dos décimas el PIB en el primer trimestre

España paralizada

Tres meses de extraordinaria parálisis gubernamental en España ya hacen mella en nuestra economía. Según auguran los expertos, el peso de la incertidumbre política podría lastrar hasta en dos décimas el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre del año, hasta el 0,6%, desde el avance intertrimestral del 0,8% experimentado en los tres últimos meses de 2015.

Hoy se cumplen 100 días desde que el voto de los españoles en las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 puso fin al bipartidismo del azul y el rojo y dio lugar a un Parlamento multicolor en el que, veto tras veto y con las negociaciones estancadas, no salen las mezclas. Aunque la gobernabilidad del país está garantizada por el Ejecutivo en funciones, y con los Presupuestos aprobados, el impasse político ya se deja sentir en la economía española y los signos de ralentización empiezan a asomar.

Alerta por desaceleración
Hasta la fecha, tres servicios de estudios nacionales han alertado en sus previsiones de la desaceleración del crecimiento en el arranque de 2016 en comparación con la recta final del año pasado. Los analistas del Panel de la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas) fueron los primeros en pronosticar una contracción de dos décimas en el ritmo de avance del PIB en el primer trimestre de este ejercicio en relación con los tres meses precedentes, hasta el 0,6%, como consecuencia de la menor aportación de la demanda nacional, que revisaron una décima a la baja hasta los 2,8 puntos porcentuales. Por contra, en el nuevo consenso los expertos de Funcas mejoraron en una décima la previsión para el sector exterior, cuya aportación restará 0,1 puntos al PIB.

Algo más optimista, aunque todavía bajo la marca del cuarto trimestre del año pasado, el último Panorama Económico de la CEOE pronostica que la economía española avanzará un 0,7% entre los meses de enero y marzo de este año. Y la reciente previsión de CaixaBank Research dibuja un crecimiento del 0,7% en el primer trimestre y rebaja al 0,6% el engrose de la economía española entre abril y junio.

Pero esta pérdida de brío podría ser incluso más intensa en un plazo menos inmediato. Así, para el profesor del IEB Miguel Ángel Bernal, el PIB podría crecer en tasa trimestral en torno al 0,6% y el 0,7% en los primeros tres meses del año, pero la tasa para el segundo trimestre podría ser inferior, ahondando hasta el 0,5%. En esta misma línea se ha pronunciado la agencia de calificación Fitch, que considera que los crecimientos trimestrales del 0,8% anotados en la segunda mitad de 2015 son hoy irrepetibles y augura un avance del 0,6% en el primer trimestre y del 0,5% en el segundo.

“No hay nada más que ver los indicadores de confianza para prever un menor ritmo de actividad”, señala Bernal, quien añade que “la partida de inversión se está desacelerando”. En efecto, organismos como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ya alertan del estancamiento de la inversión en bienes de equipo y estiman que, mientras la formación bruta de capital fijo subió al dos por ciento trimestral en los últimos meses de 2015, apenas crecerá entre el 0,2% y el 0,3% en la primera mitad de 2016.

Por otro lado, y aunque oficialmente el Gobierno se resiste a admitir un frenazo en la inversión extranjera en España derivado de la inestabilidad política dentro de nuestras fronteras, fuentes cercanas al departamento de Economía reconocen que los dos primeros meses del año han dejado más desinversión de la prevista y algunas operaciones de capital extranjero se encuentran paralizadas o, al menos, aplazadas en el tiempo, a la espera del desbloqueo gubernamental, más ante la posibilidad de que el impasse se prolongue más allá del mes de junio por una eventual repetición de las elecciones.

Además, la confianza del consumidor español, que afecta directamente a la inversión y al consumo privado, cayó en febrero por segundo mes consecutivo y se ha reducido en 12 puntos en lo que va de año, hasta los 95,2 puntos.

Asimismo, el ritmo de expansión de la actividad del sector servicios encadenó en febrero tres meses de ralentización, según el índice PMI, que bajó a 54,1 puntos desde los 54,6 del mes anterior. El Índice General de Producción Industrial (IPI) aumentó un 0,7% en tasa anual en enero, un avance significativamente más moderado que el experimentado en noviembre (6,1%) y diciembre (3,5%). Y la facturación y los pedidos de la industria volvieron al terreno negativo en el primer mes del año tras registrar alzas internuales en los dos meses anteriores, cayendo un 2,6% y un 1,1%, respectivamente.

No obstante, pese a los síntomas de desaceleración que afloran de algunos de los índices más sensibles de nuestra economía, el economista e investigador de la Universidad de Essex, Javier Santacruz, sostiene que los efectos de la Semana Santa estarán este año en el primer trimestre, por lo que mantiene su previsión de crecimiento en el 0,7% intertrimestral.

El viento cruzado
Si en algo parecen estar de acuerdo los analistas es en moderar sus previsiones de crecimiento para el conjunto del año hasta el entorno del 2,7%. Si el viento de cola impulsó la economía española en el tramo final de 2015, apoyado en el abaratamiento de los precios del petróleo, el moderado crecimiento de la demanda global y el entorno favorable para el euro propiciado por la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE); parece que en el arranque de 2016, con la incertidumbre sobre la política económica en España como telón de fondo en casa y la volatilidad bursátil en los mercados internacionales, predomina un viento cruzado que pone en riesgo la recuperación.

Los expertos avisan de que superar el bloqueo político y ahondar en las reformas es crucial para invertir la desaceleración y sortear mayores recortes que los previstos, derivados de un déficit excesivo.

FuenteEleconomista.es

Comentario: 

Este articulo nos explica como la situación política española que se encuentra paralizada tiene una influencia sobre la economía del país, mas específicamente en el PIB español. Además, la confianza del consumidor español, que afecta directamente a la inversión y al consumo privado esta estancándose por lo que la demanda baja entonces la oferta tiene la misma acción, por ende la producción industrial también baja. Esta inestabilidad política también hace que el capital extranjero disminuya ya que es incierto el futuro del país y no es seguro hacer inversiones en el país.

Maria Isabel Muñoz