La OCDE recomienda retrasar la jubilación más allá de 67 años

La OCDE recomendó hoy retrasarla edad de jubilación más allá de los 67 años e incentivar las pensiones privadas, incluso con carácter obligatorio, porque prevé que en el futuro se reducirán los beneficios de los sistemas públicos.

“Los trabajadores actuales y los del futuro tendrán que trabajar más tiempo antes de retirarse y tendrán pensiones públicas inferiores”, señaló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un estudio dedicado a analizar las reformas que se han llevado a cabo en los últimos años.

La organización constató que la crisis financiera que se desencadenó a partir de 2007-2008 ha tenido “un impacto profundo” en las cuentas públicas de la mayor parte de sus 34 países miembros, lo que ha obligado entre otras cosas a llevar a cabo reformas de los sistemas de pensiones.

Tras constatar que en 13 de esos Estados a largo plazo la edad de jubilación será de 67 años o más, destacó que hay que incitar a elevar la edad de retiro incluso por encima de ese listón y consideró que una forma “efectiva y transparente” de hacerlo es vincularla a la esperanza de vida, como ya se ha estipulado en Dinamarca y en Italia.

Reconoció que los ajustes automáticos entre la evolución de la esperanza de vida y la edad de jubilación son a menudo “complejos, difíciles de entender y crean incertidumbre sobre los beneficios futuros”, por eso requieren “graduación y transparencia en su implementación”.

Los autores del estudio indicaron que una persona que empieza a trabajar ahora puede esperar, de media, recibir una pensión pública equivalente a la mitad de su remuneración si se jubila con el periodo de cotización completa.

Si se suman los beneficios de las pensiones privadas (que son obligatorias en 13 países de la organización) un pensionista medio recibe un 69 % de lo que cobraba mientras trabajaba, aunque ese porcentaje se queda por debajo del 60 % en una docena de miembros, sobre todo donde la cotización a fondos privados es voluntaria.

Por eso los autores del informe estimaron que “la solución ideal” sería hacer obligatorio cotizar a fondos privados e integrar a los trabajadores automáticamente en ese tipo de dispositivos, como ya ocurre en Nueva Zelanda.

Anuncios

España acepta un rescate de hasta 100.000 millones para la banca

Ya está. Ha caído la pieza más grande desde que los mercados comenzaron la cacería contra Europa. Primero fue Grecia en mayo de 2010. Le siguieron Irlanda y Portugal. Tras negarlo en incontables ocasiones –la última hace diez días, en boca del propio presidente Mariano Rajoy-, España ha acordado hoy con sus socios europeos una inyección de fondos de hasta 100.000 millones para evitar que quiebre una parte importante de su sector financiero. “El Gobierno español reclama su intención de pedir capitalización europea”, ha anunciado esta tarde el ministro de Economía, Luis de Guindos.

La cantidad del rescate, de hasta 100.000 millones de euros, ha añadido el ministro, será “suficiente” para cumplir las exigencias que se deriven de las conclusiones de los análisis encargados a dos auditoras y las evaluaciones del FMI, que calcula unas necesidades de 40.000 millones. Guindos ha justificado esta diferencia porque la línea de crédito incluye un “amplio margen de seguridad” que ataje todas las dudas del mercado sobre el sector. Como se trata de una “ayuda financiera” y no de un rescate, tal y como ha defendido, los fondos solo se destinará a atender las necesidades del sector. Por este motivo, los ajustes y reformas a los que se vincula el préstamo solo serán específicos para el sector financiero. Por tanto, se descarta que el programa de asistencia lleve implícito un plan de austeridad para el conjunto del Estado.

La decisión de Europa de ofrecer hasta 100.000 millones tiene la esperanza de ahuyentar las turbulencias en los mercados. Esta cantidad más que duplica las que manejaba el FMI, que estimaba en 40.000 millones de euros la inyección necesaria. El Gobierno español puede apurar un poco más los plazos y anunciar en los próximos días, cuando tenga los informes de las consultoras que ha contratado, la cantidad que finalmente tomará prestada. Al final del proceso, serán el BCE y la Comisión Europea los que tengan que cuantificar la ayuda que va a llegar a los bancos españoles.

Tras una teleconferencia que ha durado unas tres horas, y en la que ha participado también la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, los ministros de Finanzas de la eurozona han llegado a un acuerdo que restringe las condiciones ligadas al plan de ayuda al sector financiero. Por tanto, tras la cesión de Alemania, se cerrará un rescate suave con ajustes restringidos a la banca.

Holanda y Finlandia fueron los más duros en la negociación. Las pegas holandesas provenían, según fuentes comunitarias, de la participación del FMI en el plan de ayudas. España se negaba a que este organismo interviniera para evitar parecidos con los tres rescates anteriores y alejar el riesgo de la estigmatización ante los mercados. El FMI finalmente supervisará la situación de los bancos que reciban el dinero europeo. El organismo presidido por Lagarde, ha explicado Guindos, tendrá un “papel de asesoramiento y apoyo” en la implementación del programa.

Una empleada de una empresa de comida entra en el Ministerio de Economía, donde está reunido el ministro, Luis de Guindos, con sus colegas de la eurozona por teleconferencia. / ULY MARTÍN
Alemania, en cambio ya estaba de acuerdo con los principios generales antes de la reunión de hoy. “Rajoy se ha dedicado estos días a trabajarse a Merkel y ha olvidado un poco a los socios más pequeños. El trato consiste en que Berlín acepta un rescate suave y que, a cambio, se solicite cuanto antes con vistas a evitar cualquier contagio de un mal resultado en las elecciones griegas”, asegura un alto funcionario comunitario al tanto de las negociaciones de estos últimos días.

Las presiones externas han sido clave para superar la resistencia de Guindos para recibir varias decenas de miles de millones de euros y evitar que buena parte de su sector financiero caiga en la insolvencia. Porque el Gobierno prefería esperar a conocer los informes del FMI y de las dos consultoras privadas Roland Berger y Oliver Wyman, cuya publicación está prevista a lo largo de las dos próximas semanas.

Pero los datos del organismo que dirige Christine Lagarde llegaron antes de lo previsto y el proceso se aceleró. También influyeron las prisas de los países más ricos de Europa. Pese a que la propia Merkel sostenía ayer mismo que solicitar el rescate era una decisión autónoma de España y que su Gobierno no presionaría, los mensajes que llegaban del BCE y de algunos Gobiernos eran cada vez más evidentes.

Es cierto que el de España se presenta como un rescate light, que no supone una intervención total de la política económica nacional. Entre otros motivos, porque hace ya tiempo que las decisiones realmente importantes se toman más en Bruselas y Berlín que en Madrid. Concretamente, desde aquel mayo de 2010 en el que el entonces presidente Zapatero anunció en contra de su voluntad una bajada del sueldo de funcionarios, entre otros recortes.

La operación de salvamento de España será distinta de las que la Comisión Europea, el BCE y el FMI han protagonizado en estos últimos dos años. Se circunscribe al sector financiero, pero esto no impide que, en última instancia, el que debe responder por los préstamos es el Estado español. Si los bancos no pagan, serán los ciudadanos los responsables de hacerlo.

El próximo en caer puede ser Chipre, que ha reconocido esta semana que es incapaz de manejar el agujero de sus bancos. Europa y el mundo esperan que la gangrena se detenga aquí y no alcance a una economía aún más grande que la española, la italiana.

El País

El Gobierno niega presiones desde Alemania para que pida el rescate

El Gobierno ha negado hoy que hayan existido “presiones” del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, al titular de Economía, Luis de Guindos, para que el Ejecutivo español pida elrescate del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) .

“No existen presiones”, han afirmado a Efe fuentes de Moncloa.

Según el semanario alemán “Der Spiegel”, Schäuble presionó al titular español de Economía, en un encuentro el pasado miércoles en Berlín, para que España acudiese al rescate financiero por los problemas de la banca.

Las fuentes de Moncloa han indicado a Efe que la conversación entre ambos ministros fue “larga y compleja” y se centró básicamente en la unión bancaria europea y en la propuesta planteada ayer por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para la creación de una autoridad fiscal europea que armonice las políticas fiscales.

En Berlín, fuentes gubernamentales alemanas, consultadas por EFE indicaron, sin afirmar ni desmentir las informaciones de “Der Spiegel”, que “la decisión sobre si acudir o no al fondo de rescate es competencia exclusiva del Gobierno español”.

El semanario sostiene, sin especificar fuentes, que la canciller alemana, Angela Merkel, y su ministro de Finanzas presionan a España para que recurra al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), ante el peligro cada vez mayor de un contagio a otros países del sur de Europa, en caso de un posible abandono de Grecia de la zona euro.

De acuerdo con esa publicación, el gobierno alemán estima que la banca española precisará de una inyección de capital de entre 50.000 y 90.000 millones de euros.

Alemania rechaza la posibilidad de que los bancos puedan recibir directamente ayuda del fondo europeo de rescate sin pasar por los gobiernos, una fórmula por la que aboga la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y varios países, entre ellos España y Estados Unidos.

La CE sobre España: la reforma laboral puede aumentar el paro y la segmentación

La Comisión Europea (CE) advertía hoy de que algunas medidas incluidas en la reforma laboral aprobada por el Gobierno español podrían causar un aumento del paro a corto plazo y empeorar la segmentación del mercado laboral.

Bruselas, en concreto, expresó sus dudas sobre los nuevos contratos para las pymes y los de prácticas.

 Puntos positivos de la reforma

 En el apartado de Empleo, Política Social y Educación, la CE daba el visto bueno a la reforma laboral del Gobierno, aunque subrayaba varios elementos concretos que considera negativos.

La CE destaca que la reforma laboral “es más ambiciosa” que otras anteriores, y subraya que muchas de las novedades introducidas “tienen potencial” para cambiar la dinámica de empleo en España, “permitiendo a las empresas adaptarse rápidamente a los cambios en las condiciones del mercado”.

En particular, alaba la reducción de las indemnizaciones por despido, la simplificación de los procedimientos para despidos individuales y colectivos, y la clarificación de las “condiciones objetivas” para todos ellos.

Bruselas advierte de los riesgos

La Comisión cree que estas novedades “pueden ayudar a restaurar las condiciones para contratar a trabajadores de forma permanente”, pero añade que “a corto plazo, la reforma puede conducir a un aumento del desempleo”.

En cuanto a la segmentación del mercado laboral, la CE advierte de que los nuevos contratos para pymes incluyen períodos de prueba “relativamente largos”, y por tanto “podrían convertirse en sustitutos de los contratos temporales”. Para la CE, esto podría contrarrestar el efecto de los límites para la renovación de contratos temporales incluidos en la reforma laboral.

El período de prueba para los nuevos contratos permanentes es de un año -muy por encima de los límites fijados por el Estatuto de los Trabajadores, destaca la Comisión-, ypodría ser utilizado por las empresas como “contrato de facto temporal, de baja calidad y con cero costes de despido”.

Además, los nuevos contratos de prácticas “tienen un riesgo similar”, ya que permiten el encadenamiento de períodos de este tipo para un mismo trabajador y su despido sin coste alguno, lo que “podría contribuir a incrementar la segmentación” del mercado laboral español, según la CE.

Sobre el sistema de negociación salarial

La Comisión también considera que el coste del despido para trabajadores con contratos permanentes “sigue siendo alto” en comparación con los temporales.

Asimismo, confía en que la reforma laboral facilite un “ajuste más rápido de los salarios”, ya que da prioridad a las decisiones tomadas por la empresa.

La Comisión critica el “rígido sistema” existente de negociación salarial, y considera que el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2012-2014 alcanzado en enero por los agentes sociales incluye un plazo “demasiado largo” para la extensión de convenios que ya han expirado.

Dicho acuerdo fija una subida salarial máxima de hasta el 0,5% en 2012 y el 0,6% en 2013 y 2014, con posibilidad de revisión al alza, pero sin que las retribuciones lleguen a incrementarse tanto como la inflación.

Asimismo, el Ejecutivo comunitario destaca la necesidad de “mejorar la eficiencia” de los servicios nacionales de empleo, y subraya la falta de coordinación entre sistemas nacionales y regionales, en especial a la hora de intercambiar información sobre ofertas de trabajo.

En el área de Educación, la Comisión valora los progresos en la reducción del abandono escolar temprano y mejora de la Formación Profesional (FP), pero señala la carencia de una “estrategia global” que incluya medidas para fomentar la formación continua y promover un cambio del modelo productivo.

Alemania quiere dar formación a los parados españoles

Alemania sigue diciendo no a la deuda común de los eurobonos, pero insiste en los beneficios de un mercado laboral común y el que fuera hasta hace unos meses ministro de Economía, Reiner Brüderle, dice quela clave para conseguir más crecimiento económico sin incurrir en mayores niveles de deuda pasa necesariamente por llevar a jóvenes parados españoles a Alemania para darles una formacióncon la esperanza de que al menos parte de ellos se quede después a trabajar en Alemania.

“Alemania tiene muy pocos aprendices. En Francia y en España hay un gran desempleo juvenil. Estamos en condiciones de ofrecer una formación para esos jóvenes que podrían incorporarse al mercado laboral, ofreciendo nuestra experiencia en programas de formación”, explica Brüderle, dibujando un sencillo esquema de vasos comunicantes.

“Tenemos que pensar en términos de la dimensión de un mercado laboral europeo, tanto para estudiantes como para profesionales”, insiste, en una entrevista en el diario Die Welt el presidente del grupo parlamentario liberal (FDP) en el Bundestag, que hace sólo unos días calificaba la opción de los eurobonos como “socialismo de los intereses”.

Al margen de la evidente línea de acción del gobierno alemán, a favor de un trasvase de fuerza laboral española hacia el deficitario mercado laboral alemán, el movimiento ya se está produciendo al margen incluso de las iniciativas institucionales. Según los últimos datos publicados por la Oficina Federal de Estadística, los emigrantes que llegaron a este país en 2011 rozaron el millón de personas, un 20% más en conjunto que el año anterior.

Destaca la llegada de emigrantes procedentes de los países europeos en crisis, con un aumento del 34%. Y es en este grupo donde se inscribe la emigración española. Oficialmente se registraron 70.000 españoles más trabajando en Alemania en 2011, lo que supone un aumento del 52% respecto a 2010, aunque se estima que la cifra es mucho mayor porque la libre entrada y residencia a través de las fronteras Schengen permite que muchos lleguen a Alemania a buscar empleo y no figuren todavía en las estadísticas oficiales.

Estas cifras no incluyen a los españoles que llegan a Alemania como estudiantes y corresponden a una inmigración que llega fundamentalmente a la industria alemana, alimenta los sectores de alta tecnología, y cada día más al sector servicios. Solo nos superan en afluencia los griegos, que en 2011 han aumentaron su emigración a Alemania en un 90%. Estas cifras, en todo caso, quedan ya viejas, sólo contabilizan hasta diciembre de 2011 y estos últimos meses la tendencia se ha intensificado.

 

El Mundo

Papademos admite que Grecia prepara su ‘poco probable’ salida del euro

Lucas Papademos en una cumbre europea. | Afp

ATENAS, 23 May. (EUROPA PRESS)

El exprimer ministro griego Lucas Papademos ha reconocido la existencia de planes de contingencia con el fin de paliar los “catastróficos” efectos que la “improbable” salida de Grecia del euro tendría para el país heleno, así como sus implicaciones a largo plazo para el resto de países de la eurozona.

   “Aunque no es probable ni deseable la materialización de tal escenario ni para Grecia ni para otros países, ni puede negarse que se están haciendo preparativos para contener las consecuencias potenciales de la salida de Grecia del euro”, señala Papademos en una entrevista concedida al diario ‘The Wall Street Journal’, la primera desde que abandonara el cargo de primer ministro griego.

   Papademos, que ocupó la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE) durante buena parte de la presidencia de Jean Claude Trichet y continúa asesorando actualmente al Gobierno provisional establecido en Atenas a la espera de las nuevas elecciones, lamenta que muchos griegos no parecen haber comprendido la gravedad de la situación.

   En este sentido, el exprimer ministro señala que los líderes europeos han enviado un claro mensaje que consta de dos partes: Grecia debería permanecer en el euro y el  país debería respetar sus compromisos.

   “El riesgo de que Grecia abandone el euro es real y depende efectivamente de cómo los ciudadanos griegos respalden la aplicación del plan de rescate”, añade.

   “Comparto la opinión de que si Grecia suspende pagos y sale del euro, las consecuencias para la eurozona, tanto su sistema financiero como la economía real, serán profundas y los costes asociados serán significativos y de amplio calado. Además, afectará también a países ajenos a la eurozona”, advierte.

    En el caso de abandonar la zona euro, Papademos prevé una fuerte escalada de los precios, con un desplome de los ingresos reales y tensiones extremas sobre el sector financiero heleno, haciendo cada vez más remota cualquier opción de Grecia de acceder a los mercados de capitales y elevando la ratio de deuda pública.

   “Algunos cálculos que de los que he tenido conocimiento sugieren que la inflación podría acelerarse un 30% e incluso un 50% dependiendo del impacto de los acontecimientos en las expectativas de inflación y la fortaleza de efectos de segunda ronda como la repercusión de la subida de precios en los salarios”, indica.

Monti suma a Rajoy a la ‘cumbre del crecimiento’ con Merkel y Hollande

 

Mariano Rajoy, y el ministro de Exteriores, José Manuel Garcia-Margallo, en la cumbre de la OTAN celebrada en Chicago.

 

España se sumará a la cumbre del crecimiento convocada en Roma el próximo mes. Tras el encuentro del presidente español, Mariano Rajoy, con la canciller alemana, Angela Merkel, en el barco First Lady durante la cita de la OTAN en Chicago, el representante español ha sido invitado a la reunión con el anfitrión, el primer ministro italiano Mario Monti, y el nuevo presidente francés, François Hollande.

Rajoy ha llegado a Chicago tras la peor semana de la economía española, que será auditada por inspectores de Bruselas, cuya prima de riesgo entró en zona de intervención y se volvieron a despertar todas las dudas sobre la solvencia del sistema financiero, arrastrado por la crisis de Bankia. El presidente español negó que fuera necesaria la intervención europea para recapitalizar los bancos, aunque Hollande se mostró partidario.

Como final de estas jornadas de máxima tensión, Monti, según fuentes del Gobierno español, comunicó la invitación a Rajoy personalmente tras la foto de todos los asistentes al encuentro de la organización internacional de defensa. España, que se había quedado fuera de la cumbre cuando se anunció el sábado, recuperaba así una importante posición internacional en un momento especialmente delicado por la situación de crisis económica que atraviesa el país.

La reunión es fundamental para España una vez que el encuentro del G8 en Camp David (EEUU) haya culminado con una modificación de la actitud de Alemania, que ahora es partidaria de aplicar políticas de reactivación económica, una de las líneas que defiende Hollande para sacar a Europa de la crisis.

La reunión convocada por Monti, que gana posiciones en el escenario internacional, será previa al Consejo Europeo de Bruselas del 28 y 29 de junio, de las elecciones legislativas francesas, que se celebrarán el 10 y el 17 del próximo mes, y de las nuevas elecciones griegas, también fijadas para el próximo día 17.

Monti ha apostado abiertamente en los últimos meses por políticas de crecimiento en la UE, al igual que el recién elegido presidente francés, mientras que Merkel sigue siendo la abanderada de las políticas de austeridad en Europa con el respaldo del propio Rajoy: “El debate que se plantea entre austeridad y crecimiento no tiene ningún sentido; el crecimiento requiere de hacer reformas estructurales y de no gastar lo que no se tiene”, ha manifestado Rajoy en Chicago.

Hollande, por el contrario, apuesta claramente por una emisión de deuda europea que acabe con la continua amenaza de los mercados sobre las primas de riesgo españolas e italianas.

El secretario general del PSOE y líder de la oposición, Alfredo Pérez Rublacaba,se ha unido esta mañana a estas posiciones y se ha ofecido a telefonear a Rajoy para defender conjuntamente en la UE la creación de eurobonos.

Rubalcaba ha reclamado también durante una entrevista en la SER un cambio en la posición del Banco Central Europeo (BCE) y un plan de crecimiento para la zona. “Estas medidas ayudarían a crecer a España”, ha dicho Rubalcaba, quien también ha planteado la necesidad de que España pida una ampliación de su plazo de consolidación fiscal.

El País.