La crisis explicada en video

El video esta en ingles

Anuncios

Barranco abajo

Economía de EEUU continúa en caída

La actividad económica en Estados Unidos volvió a deteriorarse en enero y febrero, con un nivel de créditos disponibles que sigue débil, afirmó el libro beige de la Reserva Federal (Fed), que no espera una recuperación “antes de fines de 2009 o comienzos de 2010”, según informó la agencia AFP.

Esta constatación llevó a la Fed a estimar “las perspectivas de un mejoramiento a corto plazo de la coyuntura como débiles, con una recuperación importante que no es esperada para antes de fines de 2009 o comienzos de 2010”. “Con los despidos en alza y el congelamiento de contrataciones, el desempleo subió en todas las regiones, reduciendo o eliminando totalmente las presiones a favor de un alza de salarios”, dijo la Fed, que se basa en información recogida hasta el 23 de febrero.

“Lo que informaron los bancos y otras instituciones financieras mostró nuevos retrocesos de la demanda de préstamos de parte de las empresas, un leve deterioro de la calidad del crédito en las empresas y los consumidores, y un nivel de crédito disponible siempre acotado”, detalló la Fed en este documento, que le servirá de base de trabajo para su reunión de política monetaria el 17 y 18 de marzo.

// <![CDATA[
//[CDATA[
var m3_u = (location.protocol==’https:’?’https://adserver.lr21.com/www/delivery/ajs.php&#8217;:’http://adserver.lr21.com/www/delivery/ajs.php&#8217;);
var m3_r = Math.floor(Math.random()*99999999999);
if (!document.MAX_used) document.MAX_used = ‘,’;
document.write (“”);
//]]
// –>
// ]]>

Dólar al alza

El petróleo, arriba de los US$ 40

El precio del crudo subió un 10%, para ubicarse a 44,84 dólares el barril West Texas (de referencia para Ancap).

El de ayer fue el sexto día consecutivo por encima de los 40 dólares desde el 10 de febrero, pero todavía no se atreve a superar los 50 dólares, que cotizaba en noviembre del año pasado.

En el mercado cambiario uruguayo, la cotización del dólar cerró a la suba (+0,4%) y cotizó a $ 23,85 y $ 24,45, compra y venta respectivamente, en las pizarras al público.

En el mercado interbancario, la divisa estadounidense subió más de 1,6% en los últimos tres días, con intervención del BCU, donde las ventas superaron los 11 millones de dólares. En el mercado monetario, la Tasa Media de Mercado (TMM) cerró a 9,67%, y se acercó al 10% fijado como referencia por el Banco Central. En las últimas dos semanas, las variaciones de la TMM fueron importantes y la llevaron de 12% el 13 de febrero a 8% el lunes pasado.

Economía de EEUU continúa en caída

La actividad económica en Estados Unidos volvió a deteriorarse en enero y febrero, con un nivel de créditos disponibles que sigue débil, afirmó el libro beige de la Reserva Federal (Fed), que no espera una recuperación “antes de fines de 2009 o comienzos de 2010”, según informó la agencia AFP.

Esta constatación llevó a la Fed a estimar “las perspectivas de un mejoramiento a corto plazo de la coyuntura como débiles, con una recuperación importante que no es esperada para antes de fines de 2009 o comienzos de 2010”. “Con los despidos en alza y el congelamiento de contrataciones, el desempleo subió en todas las regiones, reduciendo o eliminando totalmente las presiones a favor de un alza de salarios”, dijo la Fed, que se basa en información recogida hasta el 23 de febrero.

“Lo que informaron los bancos y otras instituciones financieras mostró nuevos retrocesos de la demanda de préstamos de parte de las empresas, un leve deterioro de la calidad del crédito en las empresas y los consumidores, y un nivel de crédito disponible siempre acotado”, detalló la Fed en este documento, que le servirá de base de trabajo para su reunión de política monetaria el 17 y 18 de marzo.

2008, el peor año para Buffett

warren_buffet

Buffett registró su quinta caída consecutiva trimestral de resultados, la peor racha en 17 años de la compañía y en este caso el revés llega de las apuestas en el mercado de derivados.

En el conjunto del año, los ingresos netos cayeron hasta 4.990 millones (3.936 millones de euros) cuando el año anterior había registrado 13.210 millones de dólares. Los peores resultados en el negocio de seguros, que supone la mitad de su holding, se vieron agravados por la caída en los mercados de Coca Cola, o American Express,

El inversor comienza su carta refiriéndose a otra medida con la que calificar su evolución, el valor en libro de las acciones que cayó un 9,6%, la mayor caída desde que Buffett tomara las riendas de la compañía hace 43 años. En 2001, se registró una caída también pero fue menor. Con todo y con ello, la compañía tuvo una evolución sustancialmente mejor que el S&P500 que registró un descenso del 37% el año pasado.

En una carta mucho menos festiva que otros años, Buffett explica que el año ha sido “devastador también para los emisores de bonos privados y municipales, el sector inmobiliario y las materias primas. “A fin de año, inversores de todos los colores estaban ensangrentados y confundidos, como si fueran pequeño pájaros que se hayan visto en medio de un partido de badminton”. 2009 también será un año complicado.

Confiamos en Dios, el resto que pague con dinero

Buffett recuerda que ha habido problemas “mortales para muchos de las mayores compañías financieras del mundo”, “un mercado del crédito disfuncional que se ha terminado paralizando” que ha forzado al país a estar en un estado de alerta y desconfianza. El mantra, dice Buffett, “ha sido un cartel que ví en un restaurante cuando era joven: Confiamos en Dios, el resto que pague con dinero”. Según este veterano inversor, “nunca antes había visto una caída en la actividad tan acelerada como la que he visto” en el cuarto trimestre.

El presidente de Berkshire considera “esencial” el papel que ha tomado el Gobierno en la gestión del sistema financiero y cree que ello ha evitado una ruptura total que habría tenido consecuencias catastróficas. “Nos guste o no, los habitantes de Wall Street, Main Street y otras calles adyacentes de EE UU están todas en el mismo barco”. Buffett, eso si, advierte que va a ser difícil eliminar la dependencia que se ha creado del Estado y aunque las consecuencias de esta intervención son “un enigma” él prevé un considerable aumento de la inflación en el futuro.

No obstante, Buffett no es un hombre pesimista y recuerda que se ha salido de circunstancias peores en el siglo XX.

Por lo que respecta a su negocio, el inversor admite haber hecho alguna “tontería” como haber comprado acciones de ConocoPhillips cuando los precios del petróleo estaban en su momento más alto y una inversión de 244 millones de dólares en dos bancos irlandeses “que parecía que estaban baratos”. La debacle del sistema crediticio y su impacto en Irlanda han forzado al inversor a ajustar a la baja el valor de estas entidades en un 89%. Con respecto al petróleo, Buffett cree que los precios subirán por encima de los 40 o 50 dólares actuales “pero de momento he estado muy equivocado”.

Cara al futuro, espera que las inversiones en Goldman Sachs del pasado septiembre (compró acciones preferentes perpetuas con un rendimiento del 10%) sean positivas para la compañía. En octubre, Buffett también invirtió 3.000 millones de dólares (que puede aumentar hasta 6.000) en General Electric en condiciones iguales que en el banco de inversión. Por tanto, la rebaja del dividendo de GE conocida el viernes, no le afecta.

Consejos del sabio de Omaha

Muchos americanos han comprado casas en los años del boom de la vivienda y la han utilizado como un cajero. A golpe de refinanciación han ido aumentando sus líneas de crédito mientras el valor de la propiedad subía. El mercado era disfuncional porque no era un mercado de vivienda sino de crédito. Eso se acabó bruscamente y la quedó servida. Buffett tiene en su carta un consejo. “Tener una casa es algo maravilloso. Mi familia y yo hemos disfrutado la actual durante 50 años y no serán los últimos”. Buffett vive en la misma casa que compro en los sesenta. “Pero el disfrute de una casa tiene que ser el principal motivo de la compra, no el rendimiento o las posibilidades de refinanciación, y la compra debe adecuarse al ingreso del comprador”.

Según Buffett, la presente debacle debe enseñar a compradores, prestamistas, intermediarios y gobierno “algunas lecciones que aseguren la estabilidad en el futuro” como que tiene que haber una entrada del 10%, que los pagos mensuales deben ser cubiertos cómodamente con los ingresos del hipotecado

La economía americana en 2007

Carlos Sebastián – – 30/12/2006

Las magnitudes macroeconómicas suelen tener mucha inercia. En eso se basan las favorables perspectivas sobre el comportamiento de la economía española para 2007, pese a que muchos creemos que el modelo de crecimiento es insostenible a largo plazo y que el diferencial de crecimiento con el resto de Europa tampoco se podrá mantener por mucho tiempo.

Pero, y permítanme esta perogrullada navideña, las magnitudes macroeconómicas tienen mucha inercia, excepto cuando dejan de tenerla. En ocasiones se producen quiebras en su evolución que se concretan en saltos o escalones en sus niveles o en sus tasas de crecimiento. En España hubo uno claro en el segundo trimestre de 1992, momento en el que se puede fechar el comienzo de la recesión 1992-1993. Pero para que se produzcan esas quiebras en la evolución tienen que confluir una serie de circunstancias. Normalmente, una de ellas es el desequilibrio patrimonial de los agentes económicos, que les puede llevar a reaccionar de forma abrupta a cambios en el entorno.

Lo dicho en el párrafo anterior es relevante para la economía española, pero es aún de más actualidad para la evolución a corto plazo de la economía americana. Y lo que ocurra con esa economía acabará afectando a la economía europea.

La economía de EE UU se está desacelerando de forma apreciable. Actualmente debe estar creciendo a un ritmo del 2% y no se espera que este ritmo se eleve de forma significativa en los próximos trimestres. Pero tampoco que disminuya. Al menos éste es el sentimiento mayoritario, que otorga una escasa probabilidad a que en 2007 aquella economía entre en recesión. Ni siquiera en una recesión suave como la de 2001. Y los últimos datos son coherentes con estas favorables expectativas.

Hace no muchas semanas las perspectivas eran más inciertas. El mercado inmobiliario se estaba hundiendo y tanto el volumen de transacciones como los precios estaban disminuyendo, y esto estaba produciendo una notable destrucción de empleo en la construcción. Por otra parte, el encarecimiento de los combustibles y los mayores tipos de interés estaban desacelerando el consumo, afectando a la industria, especialmente a la automovilística. El peligro era que la reducción patrimonial que estaban sufriendo las endeudadas familias americanas, por la menor valoración de sus inmuebles en un contexto de tipos de interés al alza, les llevara a reducir su tasa de consumo, con lo que la demanda interna quedaría afectada seriamente. La reducción del empleo que esto ocasionaría haría disminuir aún más la propensión a consumir (al empeorar las expectativas de las familias), con lo que se consolidaría el proceso recesivo. Si el aumento de la morosidad y la caída del valor de las viviendas afectara a los flujos de crédito los efectos podrían llegar a ser devastadores. Pero nada de esto está ocurriendo y parece ahora menos probable que lo era hace tres meses.

La mejor noticia está siendo que el empleo está aguantando. La tasa de paro sólo ha aumentado una décima hasta el 4,5% y el número de empleados sigue creciendo. Y, probablemente por eso, la confianza de los consumidores, lejos de seguir disminuyendo, se está recuperando. El dato de diciembre que acabamos de conocer está cerca del máximo de los últimos cuatro años. Pero, además, los últimos datos del mercado inmobiliario indican que lo peor podía haber pasado ya (en noviembre aumentó el número de transacciones tanto de viviendas nuevas como de segunda mano). Los precios de los inmuebles siguen cayendo, pero no se está acelerando su caída, con lo que se aleja (aunque no desaparece) el peligro de que la burbuja explote. Por último, la depreciación del dólar está ayudando a que la demanda de productos manufactureros se mantenga.

No es previsible que la Reserva Federal reduzca los tipos en los próximos meses, pues la aceleración salarial y el mantenimiento de las dudas sobre los precios del petróleo no les permitirá relajar la política monetaria. Aun con eso, todo apunta a que el dólar seguirá deslizándose, lo que es una buena noticia para la industria americana y para la inflación europea, pero una mala noticia para los exportadores de nuestro continente.

Con todo, el escenario de aterrizaje suave y de un crecimiento moderado de la economía americana en 2007 es el más probable. Menos probable es que se avance en la corrección de los desequilibrios del Gobierno federal y de las familias. El primero podría hacerse fácilmente, y de paso contribuir al medio ambiente y a la menor dependencia del petróleo, si se aumentara la fiscalidad sobre los combustibles. Pero esta racional decisión, tan contraria a la cultura americana de adicción al petróleo, tendría en estos momentos efectos contractivos sobre el gasto de los consumidores que, como hemos dicho, está creciendo sobre el filo de una navaja.

Carlos Sebastián. Catedrático de Análisis Económico de la Universidad Complutense

Obama ve graves consecuencias sin su plan de estímulo

Obama ve graves consecuencias sin su plan de estímulo El presidente electo habló en la universidad la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia AP

El presidente electo Barack Obama dijo el jueves que la recesión podría “durar años” a no ser que el Congreso inyecte ingentes sumas del dinero de los contribuyentes en la economía. “No creo que sea demasiado tarde para cambiar el curso, pero lo será si no adoptamos medidas contundentes lo antes posible”, dijo Barack Obama en un discurso que será pronunciado en la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia, en las afueras de Washington. Parte del discurso fue difundida de antemano por su equipo de transición.

obama-pressconference186

Fue el cuarto día consecutivo que Barack Obama ha tratado el tema de la Crisis económica

El discurso será pronunciado 12 días antes de asentarse en la Casa Blanca. Generalmente los presidentes electos se limitan a designar a los miembros de su gabinete y se mantienen en un segundo plano durante el periodo de transición hasta el 20 de enero, cuando juran el cargo.

La crisis financiera que vive Estados Unidos es la peor desde la Gran Depresión. Los economistas dicen que el país atraviesa una recesión que podría empeorar para el momento en que asuma el próximo presidente, en enero del 2009. ¿Qué retos tiene Barack Obama en su mandato? ¿Cuáles son sus propuestas económicas?

“Una mala situación podría tornarse mucho peor”, dijo Obama, y mencionó un desempleo de por lo menos el 10% y la pérdida de un billón de dólares en actividades económicas – en una de las peores recesiones desde la Gran Depresión de la década de 1930.