El rescate permite a los bancos españoles respirar

Los grandes bancos españoles respiran aliviados. Esperan que las noticias del visto bueno de un informe clave del FMI y la confirmación de un rescate europeo por 100.000 millones de euros convenzan finalmente a los inversores para que distingan entre fuerte y débil.

El informe del FMI concluía que en un escenario de estrés económico, con una caída del PIB del 4,1% y un desplome del precio de la vivienda cercano al 20% este año, el sistema bancario español necesitaría una inyección de 37.100 millones de euros. Sólo los dos grandes bancos del país, Santander y BBVA –dentro de la categoría “G1” de los bancos– no requerirían capital adicional.

Según los analistas, los dos grandes deberían beneficiarse de esta situación, y podrían ser los principales ganadores del rescate. Pero otros advirtieron de que la debilidad de la economía española supondrá un lastre incluso para los bancos considerados más fuertes por el FMI.

Del resto de categorías, se considera que las entidades “G3” del FMI, donde se incluyen las cajas de ahorros que ya han recibido ayuda estatal, son las que necesitan la mayor inyección, más de 21.000 millones de euros. Esto no llega por sorpresa, dado que la categoría incluye a Bankia, que ya recibió un rescate del gobierno por 19.000 millones el mes pasado.

Además de Bankia, el FMI y los analistas bancarios señalaron que otras dos cajas –NovaCaixaGalicia y CatalunyaCaixa– son las que sufren una necesidad más inmediata.

Aunque el déficit de capital que el FMI calculó para el resto del sistema era apenas un tercio de la cantidad que podría inyectarse finalmente, los analistas usaban ayer el informe del FMI como orientación sobre la posible distribución de los fondos de rescate.

Los bancos “G4” –los más pequeños del sector privado– tienen necesidades de 7.000 millones de euros bajo el escenario de estrés del FMI. Los analistas indican que preveían que Banco Popular y Banco Sabadell fueran los principales candidatos, aunque algunos esperan que sean capaces de recaudar la financiación que necesiten.

Error de cálculo
Los reguladores españoles y los dos principales partidos políticos han subestimado en repetidas ocasiones las dificultades del sector bancario y el capital necesario para devolver la confianza en el sistema financiero.
Hace menos de nueve meses, Miguel Angel Fernández Ordóñez, el gobernador del Banco de España sustituído este mes, declaró después de tomar el control de tres bancos e inyectar en ellos 5.000 millones de euros:“el proceso de recapitalización está completo”. No podía estar más equivocado. La respuesta del mercado muestra que aún hay que convencer a los inversores de que bastarán los 100.000 millones. Tras un breve repunte por la mañana, la mayoría de los valores bancarios cerraron prácticamente como empezaron.

Un área de incertidumbre es la diferencia entre la cifra de 37.000 millones del FMI y el posible rescate de 100.000 millones. Esto quedará más claro cuando concluyan los análisis en profundidad de las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger.

Dado que está prevista una dilución del capital para las entidades más pequeñas, cabe esperar una caída de las acciones. Pero ni siquiera en el caso de Santander y BBVA hay un consenso pleno de que la combinación del FMI y los fondos de rescate europeos pueda diferenciarles.

“Incluso podría pedirse a los grandes bancos españoles que recapitalicen sus filiales españolas”, explicó Daragh Quinn, analista de Nomura en Madrid. “Esta no es la principal hipótesis que barajamos, pero no se puede descartar. Ahora es más probable de lo que era hace seis meses, con la economía debilitada y dado que las autoridades internacionales han asumido el control de la supervisión del sector”.

Los banqueros de las dos grandes entidades pecaron de optimismo. “La reestructuración de los más débiles era dolorosa. Esto debería darnos oportunidades de cuota de mercado”, explica un ejecutivo del sector.

Fuente: expansion.com

Anuncios

Rajoy: “Si no hubiésemos hecho los deberes, nos habrían intervenido”

Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa. / El Mundo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido ante los medios para mostrar su “satisfacción” por el acuerdo “entre el Eurogrupo y el Gobierno de España”, que supone un paso más en el “plan global de saneamiento de la economía española”. Y ha descartado presiones de sus socios europeos: “El que ha presionado he sido yo”.

Rajoy ha dejado claro desde el inicio de su corta declaración, de escasos 10 minutos, que el acuerdo alcanzado ayer por el Eurogrupo supone una victoria de Europa y del euro: “Ayer ganó la credibilidad del proyecto europeo y el futuro del euro”, así como la “solidez de nuestro sistema financiero”.

Pero el presidente, consciente en todo momento de la situación de la economía española, también ha aludido en varias ocasiones al diagnóstico realizado en su discurso de investidura:  “La situación económica española era muy delicada y no era posible hacer milagros a corto plazo”. En aquel discurso aludió ya a las herramientas que debía poner en marcha el Gobierno que constituyó días después: La “necesidad” de sanear el sector financiero y de aplicar reformas estructurales para recuperar la “credibilidad” de la economía.

Tras cinco meses al frente del Ejecutivo, Rajoy ha explicado que la decisión tomada ayer “entre el Eurogrupo y el Gobierno de España” forma parte de un “plan global de saneamiento de la economía española” y supone “un paso decisivo en la recuperación” de la economía. Y ha advertido: “Si el Gobierno no hubiera hecho antes los deberes, ayer se habría producido la intervención del Reino de España”.

El presidente del Gobierno ha mostrado, por tanto, su “satisfacción” por el acuerdo alcanzado, que muestra, en su opinión, que “el euro es un proyecto irreversible”. En este sentido, ha subrayado que ha sido posible gracias a la “cooperación europea”.

Sobre la “línea de crédito” aprobada por el Eurogrupo y cifrada en un máximo de 100.000 millones de euros, Rajoy ha desvelado que se trató de una petición de su Gobierno “que ha sido aceptada”. Asimismo, ha afirmado que esta ayuda supondrá un alivio de la presión de los mercados a España y “no afecta en absoluto al déficit público; no hay condicionalidad alguna”. En todo momento ha hecho referencia a la expresión “línea de crédito” y, preguntado por si se trata de un rescate, el presidente ha sido tajante: “No voy a entrar en debates nominalistas”.

Rajoy no ha entrado tampoco a valorar la cifra exacta de la ayuda. Al igual que De Guindos ayer, se ha remitido a los informes de las auditorías independientes para concretar la cuantía que el Gobierno solicitará a la Unión Europea.

“El que ha presionado he sido yo”
Ya en el turno de preguntas, Mariano Rajoy ha sido cuestionado sobre si el Gobierno que preside ha recibido presiones de Europa para solicitar la ayuda a la banca. En un tono natural, ha explicado: “No sé si debo decir esto, pero el que ha presionado he sido yo porque yo quería una línea de crédito que solucionase este problema”.

Rajoy no ha dejado pasar la ocasión para reiterar que la ayuda a la banca llega tarde, en una clara alusión al anterior Gobierno socialista: “Esto había que haberlo hecho antes. ¿Por qué no se hizo antes? Ya me gustaría a mí saberlo…”.

No obstante, fortalecido por la decisión del Eurogrupo, que no supone condiciones a la política económica del Ejecutivo, Rajoy ha subrayado de nuevo que “el Gobierno sabe perfectamente adonde va” y “estas decisiones son imprescindibles” para la recuperación de la economía.

Fuente: expansion.com

Alemania prepara un rescate ‘descafeinado’ para España

Está en proceso un acuerdo que permitiría a España recapitalizar sus bancos en apuros con ayuda de sus socios europeos a la vez que evitaría la vergüenza de tener que adoptar nuevas reformas económicas impuestas desde el exterior. Las ayudas alcanzarían los 80.000 millones de euros.

Fuentes conocedoras de la situación consultadas por Financial Times explicaron al rotativo británico que las previsiones de algunos directivos de la banca española apuntan a que la cifra ascendería a 40.000 millones de euros, pero “autoridades de la Unión Europea han estado examinando planes que al menos doblan esta cantidad”, por lo que el rescate sería de 80.000 millones. 

Aunque Berlín sigue firme en su rechazo a las peticiones españolas de que los fondos de rescate europeos presten directamente a los bancos, altos cargos alemanes consutados por la agenca reuters dijeron que si Madrid hace una solicitud formal de ayuda, los fondos podrían liberarse sin que tuviera que someterse al estricto tipo de programa de reformas que acordaron Grecia, Portugal e Irlanda.

En su lugar, España sólo tendría que acordar nuevas condiciones ligadas a la reforma de su sector bancario. Berlín también analiza la posibilidad de canalizar ayuda al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para reforzar el mensaje de que la raíz de sus problemas son los bancos del país y no sus finanzas públicas.

La posición cambiante de Alemania sobre la ayuda a España es la última prueba de que la canciller germana, Angela Merkel, está teniendo una postura más flexible para resolver la creciente crisis de deuda de la zona euro.

A pocas fechas de la publicación de un informe del FMI sobre los bancos españoles, los altos cargos dijeron que todo está listo para que en cuestión de días se desarrolle un acuerdo de ayuda para España. El paquete se espera como muy tarde para comienzos del próximo mes, tras una auditoría externa del sistema bancario español.

“Uno se puede imaginar que las condiciones se concentrarían principalmente en los bancos, porque España ya ha atajado las otras reformas”, dijo un alto cargo del gobierno alemán a condición de permanecer en el anonimato por la delicadeza de la situación.

“Estos paquetes no pretenden castigar, sólo asegurar que se implementan las reformas necesarias”, dijo. El ministro de Economía español, Luis de Guindos, reiteró el miércoles que España no tenía planes inmediatos de solicitar un rescate y que espera a la auditoría externa para finales de junio.

Berlín está cambiando su postura. La semana pasada apuntó que apoyaba dar a España un año más para que alcanzase su objetivo de déficit público del 3% del PIB, tras haberse aferrado anteriormente a la idea de que la senda de la austeridad no se debe abandonar.

Merkel también ha lanzado el mensaje de que está abierta a una supervisión paneuropea del sector bancario, aunque como un objetivo “a medio plazo”, un elemento de una propuesta de unión bancaria que rompa el círculo vicioso de interdependencia entre las instituciones financieras de Europa y los Estados.

Aunque Merkel debe andarse con cuidado. Algunos de sus aliados políticos y los principales diarios conservadores han reaccionado en contra de otros aspectos de una reforma bancaria, como la idea de un esquema europeo de garantía de depósitos.

Más alarma

Las preocupaciones sobre los bancos españoles y un revés al rescate a Grecia, que celebra elecciones de nuevo el 17 de junio, han aumentado la alarma por la crisis de deuda que se inició hace casi tres años y aún no muestra síntomas de ceder.

Los costes de financiación de España han alcanzado ahora niveles que muchos expertos consideran insostenibles. Debido al tamaño de su economía, España podría estirar los límites de los fondos de rescate de Europa -el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE)- si necesitase un rescate completo que lo dejaría fuera de los mercados de capital por varios años.

Esto ha centrado los pensamientos de Berlín, donde los responsables han estado trabajando en un acuerdo que permitiría a España evitar la vergüenza de un rescate formal sin relajar las normas que explícitamente impiden la ayuda directa a los bancos.

Los responsables alemanes han presionado a España para que acepte un rescate y Volker Kauder, el jefe de los Cristianos Demócratas (CDU) de Merkel en el Parlamento, fue el más tajante al decirlo públicamente el miércoles. “Creo que España tiene que pedir un rescate, no para el país, sino para sus bancos”, dijo Kauder a la televisión pública ARD.

Varias auditorías en el sector bancario español se esperan que revelen un agujero adicional de entre 30.000 y 70.000 millones de euros, además de los 80.000 millones ya provisionados. El Gobierno español ya se ha visto forzado a nacionalizar su cuarta entidad bancaria, Bankia.

Varias fuentes dijeron que el ministro de Finanzas alemán está estudiando la posibilidad de canalizar ayuda de la UE directamente al FROB, pero esto sólo podría funcionar bajo el MEDE, que entrará en vigor el próximo mes.

“Nadie quiere el FEEF para España. Es demasiado restrictivo”, dijo otro alto cargo, señalando a la flexibilidad del Artículo 19 del fondo permanente de rescate. Este artículo dice explícitamente que el consejo de gobierno del MEDE puede realizar cambios en los instrumentos de ayuda financiera previstos en los estatutos del fondo.

Un alto cargo francés que ha estado en contacto con alemanes dijo que las negociaciones estaban calentando y que había un consenso generalizado entre los Estados miembro para emplear el FEEF o el MEDE para ayudar a los bancos españoles.

“Los europeos quieren acabar con el lazo entre bancos y Estados. Eso es lo que se está debatiendo. Hay planes para hacerlo a largo plazo (mediante una unión bancaria) pero la idea es aplicarlo también en España”, dijo.

Otra fuente con conocimiento de las conversaciones dijo que los políticos españoles estaban presionando para que haya un amplio acuerdo político sobre rescatar a los bancos del país y querían que las condiciones del mismo se limitasen al sector financiero para hacer el rescate más manejable políticamente en España.

Rajoy: “no va a haber ningún rescate de la banca española”

El presidente del Gobierno ha asegurado que la subida de la prima de riesgo no tiene a que ver con Bankia ni con la situación de la banca.

Mariano Rajoy ha afirmado esta mañana que “no va a haber ningún rescate de la banca española”.

El presidente ha sido muy contundente en descartar el rescate del sistema financiero, después de que la semana pasada hubiese afirmado que no se piensa en el rescate “por el momento”. En la misma rueda de prensa, el presidente del Gobierno ha afirmado que es partidario que el Fondo de Rescate Europeo pueda recapitalizar directamente los bancos. Rajoy también ha asegurado que la subida de la prima de riesgo, que hoy ha vuelto a superar los 500 puntos básicos, no depende del rescate de Bankia, ni de la situación del sistema financiero. En su opinión, el incremento del spread que paga España para financiarse depende de la crisis que hay en Europa.

Por eso, ha insistido en las reformas que tiene que hacer Europa para demostrar que el euro es irreversible. El presidente del Gobierno ha insistido en que el rescate de Bankia se ha decidido con el objetivo de proteger los ahorros de los españoles y devolver la confianza a los mercados. La alternativa el rescate era “la quiebra de la entidad”, ha afirmado.

En general, ha explicado Rajoy, las reformas financieras que ha puesto en marcha el Ejecutivo del PP desde que ha llegado al poder tienen el objetivo de reactivar el crédito y hacer salir al mercado los inmuebles que están en los balances de la banca, a su justo coste. El líder de los populares ha descartado que las inyecciones de ayudas públicas que el Gobierno tiene que realizar en Bankia y en las otras entidades obligue al Ejecutivo a realizar más reformas o aplicar más recortes.

El presidente ha recordado que otros países hicieron este tipo de rescates bancarios hace tres o cuatro años y ha admitido que, probablemente, hubiese sido mejor que España también hubiese actuado entonces. Ante las preguntas de la prensa, Rajoy ha asegurado que el Gobierno no ha hablado con el Banco Central Europeo (BCE) sobre la posibilidad de inyectar en Bankia los 23.500 millones que necesita mediante deuda pública, en vez que en efectivo, como se ha estado especulando en los últimos días. Eso sí, ha vuelto a asegurar que estos recursos no influirán en el déficit. “La decisión no está tomada. Sólo os digo que no influirá en el déficit”, ha afirmado, confirmando que, en cambio, sí afectará a la relación deuda/PIB.

Las responsabilidades

El presidente del Gobierno no ha querido entrar en el tema de la búsqueda de responsabilidades por lo ocurrido en Bankia.A pesar de las reiteradas preguntas de los periodistas, Rajoy no se ha pronunciado sobre la oportunidad de esclarecer qué ha ocurrido en la cuarta entidad de España y si hubo actuaciones merecedoras de castigo entre los gestores o las autoridades.

Rajoy se ha limitado a recordar que hay otras entidades que han recibido dinero público, citando directamente a las actualmente nacionalizadas, CatalunyaBanc y NovaGalicia Banco, y a la ex Caja Castilla-LaMancha y CajaSur. También ha insistido en que los 24.500 millones de Bankia no son un agujero, porque hay provisiones sobre créditos que, probablemente, en un futuro se podrán recuperar.

También ha insistido en que no se trata de dinero a fondo perdido, porque el Estado quiere venderla y sacarle valor, una vez que la haya saneado y reflotado.

 

Fuente: expansion.com

La OCDE augura que España será incapaz de cumplir con el déficit

La OCDE cree que España no será capaz de cumplir, por escaso margen, loes objetivos de déficit para España en 2012 y vaticina que las perspectivas de retroceso del PIB del 1,6% para este año y del 0,8% para 2013 pueden incluso empeorar. Llama al BCE para a bajar los tipos al 0%.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), vaticina una recesión para España durante este año y el que viene que cifra en una caída del PIB del 1,6% en 2012 y del 0,8% en 2013 por el impacto sobre la demanda doméstica de las medidas de consolidación fiscal y del proceso de desapalancamiento del sector privado.

Así lo señala en su informe semestral de perspectivas económicas, hecho público este martes, en un contexto marcado por la crisis de la zona euro y en vísperas de la cumbre informal europea sobre crecimiento que se celebra en Bruselas.

Aunque el organismo internacional se muestra menos pesimista que la Comisión Europea la semana pasada sobre el cumplimiento de los objetivos de déficit del Ejecutivo español, no espera que se pueda bajar al 3% del PIB el próximo año.

A pesar del esfuezo de consolidación puesto en marcha por el Gobierno, que la institución cifra en un recorte del déficit de 4,5 puntos porcentuales este año y de 2,75 puntos porcentuales adiciconales el que viene, España no logrará cumplir, aunque por poco, los objetivos de déficit marcados por Bruselas. Según la institución, en 2012 el desequilibrio presupuestario previstó será del 5,4%, una décima más de lo requerido, y del 3,3% en 2013, tres décimas por encima del límite previsto.

Hay que tener en cuenta, además, que el informe no recoge la desviación del déficit revelada recientemente por varias comunidades autónomas españolas que han elevado el desequilibrio presupuestario español al 8,9% desde al 8,5% anunciado previamente.

El organismo con sede en País pronostica que las previsiones corren el riesgo de empeorar en función de la evolución de la prima de riesgo española y su efecto sobre los costes de financiación privada.

“La economía continuará contrayéndose en 2012 a medida que la consolidación fiscal y el desapalancamiento del sector privado pesan sobre la demanda doméstica”, apunta la institución con sede en París. La OCDE confía en que la expansión del comercio internacional y la mejora de la competitividad permitirán un crecimiento más fuerte de las exportaciones.

Desde el punto de vista del desempleo, el informe augura que la tasa de paro en España escalará al 24,5% en 2012 y subirá hasta el 25,3% el año que viene, ya que la reciente reforma laboral sólo impulsará la creación de puestos de trabajo a medio plazo, pero que a corto repercutirá en una caída de la confianza de los consumidores.

El conocido como ‘Club de los países ricos’ considera que “para ganar credibilidad” debería aplicarse un plan a medio plazo con medidas con carácter permanente para reducir el déficit, incluyendo “mayores ingresos por IVA” e impuestos medioambientales, así como la completa puesta en marcha de “medidas de control sobre los déficit de los gobiernos regionales”.

Malos augurios para la eurozona: el BCE debería bajar los tipos al 0% Asimismo, la OCDE asegura que el Banco Central Europeo (BCE) debería bajar los tipos de interés al cerca del 0%. Por otro lado, ha indicado ca que debería retomar el programa de compra de bonos si la situación de la eurozona empeora.

La OCDE reduce sus previsiones económicas para la zona euro tanto para este año como para el próximo y advierte de un incremento de riesgos por el desencadenamiento de un círculo vicioso recesivo.

Estima que los socios de la moneda común retrocederán en conjunto un 0,1% en 2012, frente a la progresión del 0,6% previsto en su último informe, publicado en noviembre, y el año que viene crecerá tan sólo un 0,9% en 2013 en lugar del 1,7% previsto hace seis meses.

La peor situación es la de Grecia, que afrontará en 2012 su quinto año consecutivo de recesión con un nuevo bajón del PIB del 5,3%, al que seguirá otro descenso del 1,3% en 2013.

Fuente: Expansion.com

Rajoy ve más urgente garantizar la estabilidad financiera que los eurobonos

El presidente del Gobierno ha asegurado que preservar la estabilidad financiera en la eurozona es más importante ahora mismo que implantar eurobonos. Según él, este instrumento, defendido por Francia, “requiere tiempo y debate”.

“En este momento lo más urgente es garantizar la estabilidad financiera. Todo lo demás hay que hacerlo, pero esa es la prioridad”, ha sentenciado Mariano Rajoy en la cumbre de la OTAN que se celebra en Chicago. El jefe del Ejecutivo ha subrayado que las ideas que presentará en Bruselas para salir de la crisis del euro son reformas estructurales, lucha contra el déficit público y la estabilidad financiera.

El líder popular ha añadido en su defensa de la prioridad de la estabilidad financiera que el debate de los eurobonos llevaría un tiempo del que ahora mismo no se dispone. “Garantizar la estabilidad financiera se puede hacer rapidísimo, no necesita debates, ni grandes disquisiciones, ni estudios sesudos, ni hacer normas que van a tardar dos tres años en entrar en vigor. Es una decisión que puede entrar en vigor en 24 horas”, ha agregado.

Aunque ha reconocido que en un futuro serán necesarios, Rajoy se ha desmarcado así de la posición francesa y se ha colocado más cerca de la tesis de Angela Merkel, la líder europea más reticente a los eurobonos. El ministro de Finanzas francés, Pierre Moscovici defendió hoy, durante su primera visita a Berlín, la implantación de este instrumento de deuda, idea que calificó como “muy importante” ante su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble.

Al mismo tiempo, Rajoy también se ha referido en su intervención a la nueva desviación del déficit del año pasado del que ha dicho que ahora se conoce “la cifra definitiva”. Antes de que saliera elegido el nuevo Gobierno en noviembre, el ejecutivo anterior se comprometió con Bruselas a reducir el desfase presupuestario al 6%, pero en febrero el nuevo Ejecutivo confirmó que había subido al 8,5%, dato que fue revisado al alza el pasado viernes hasta el 8,9% por la desviación de Madrid, Valencia y Castilla y León.

“Ahora partimos de una buena posición para hacer las cosas bien”, ha afirmado el líder del Gobierno al garantizar la transparencia de las Comunidades Autónomas después del acuerdo alcanzado la semana pasada con la aprobación de los planes de ajuste de las diferentes regiones, a excepción de Asturias.

Respecto a la crisis de Bankia, Rajoy ha rechazado que se forme una comisión de investigación en el Congreso para determinar las responsabilidades de su situación que ha acabado con la nacionalización de la entidad. Para el político popular, no la habrá porque el propio ministro Luís de Guindos “comparecerá para explicarlo” el próximo miércoles en la Cámara Baja. Añade además que en su momento, el gobierno socialista liderado por José Luís Rodríguez Zapatero también rechazo un instrumento similar con el rescate de CCM y Cajasur.

Hablará con Rubalcaba
No obstante, Rajoy ha desvelado que hablará mañana con el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre la cumbre informal de la UE del miércoles y le pedirá coherencia en sus planteamientos y que cumpla los acuerdos que en su día suscribió con el PP para la estabilidad presupuestaria.

Rubalcaba había pedido al presidente del Gobierno unificar una postura frente a sus socios europeos en la que quedaran incluidos los eurobonos, el cambio de posición frente al BCE así como la revisión del calendario para cumplir con el déficit comprometido con la UE.

Sin embargo, Rajoy ha dejado claro que ni el calendario para la reducción del déficit ni los eurobonos están incluidos en el orden del día de la cumbre y ha reprochado a Rubalcaba que los socialistas no plantearan esas cuestiones cuando estaban en el Gobierno.

Fuente: Expansion.com

El Gobierno presenta unos Presupuestos para ajustar unos 35.000 millones de euros

El Gobierno aprobará este viernes las cuentas de 2013, que recogen subidas fiscales y un recorte de alrededor de un 15% del gasto de los ministerios para reducir el déficit desde el 8,5% de 2011 al 5,3% pactado con Bruselas. El próximo martes se detallarán las cuentas del Estado.

Reducir el déficit desde el 8,5% al 5,3% obliga a realizar un ajuste de más de tres puntos en un solo ejercicio, lo que supone recortar el desvío de las cuentas en unos 35.000 millones de euros, aunque algunos analistas sitúan esta cifra más próxima a los 60.000 millones, como Funcas o Fedea.

Uno de los primeros pasos que dio el Ejecutivo ‘popular’ al llegar a La Moncloa fue prorrogar el Presupuesto del año anterior con cambios que le sirvieron para recortar el déficit en casi 15.000 millones a través de una subida del IRPF y del IBI por más de 6.000 millones y una reducción del gasto de unos 8.000 millones.

Este recorte deja el inesperado déficit del 8,5% en el 6%, pero queda por delante un ajuste de unos 20.000 millones que se tendrá que repartir entre todas las administraciones. Del total, el Estado pretende al menos asumir 5.000 millones con medidas que estarán incluidas en la Ley de Presupuestos. Entre estas medidas, el Gobierno previsiblemente incluirá cambios en las grandes figuras tributarias, salvo IRPF e IVA, así como reducciones de gasto en casi todas las partidas salvo las pensiones.

Se reducirá la inversión pública hasta un 40% y el gasto de los ministerios, que caerá un 15% de media, porcentaje que alcanzará hasta el 20% en algunos organismos públicos. También se prorrogará un año más la congelación del sueldo de los funcionarios y se generaliza la ampliación de su jornada laboral de 35 a 37,5 horas tanto para la administración central como para la autonómica y la local.

El Gobierno ha insistido en numerosas ocasiones que no gravará, por ahora, impuestos al consumo (en referencia al IVA) para no entorpecer la recuperación económica, pero advierte de que las cuentas públicas no están cerradas y muchos analistas creen que Rajoy no tendrá más remedio que subir el IVA a mediados de año. También sería posible la modificación parcial de los impuestos al alcohol y al tabaco.

Sí se da por hecha, en cambio, la revisión del impuesto de sociedades El Ejecutivo ha puesto de manifiesto su intención de limitar las deducciones y exenciones del tributo que permiten a las empresas reducir a más de la mitad el tipo que finalmente pagan, algo que a la patronal le parece asumible dado el contexto de crisis del país, por lo que oficialmente no mostrarán su protesta. El Gobierno también tendrá que plantear un nuevo límite de gasto no financiero, puesto que fijó el techo de gasto en 118.565 millones antes de pactar los objetivos de déficit con Bruselas. El techo de gasto tendrá que ser modificado, ya que suponía un descenso del 4,7% y la Comisión pidió a España un ajuste adicional de 5.000 millones que finalmente será asumido completamente por la administración central.

Los ministros de Economía de la eurozona examinarán estas cuentas para 2012 durante la reunión informal que celebran este viernes en Copenhague, a la que ha acudido el ministro de Economía, Luis de Guindos, para presentar las cuentas. La situación de las finanzas públicas en España es uno de los principales asuntos de la agenda de los ministros de finanzas. En los últimos días, la prima de riesgo de España se ha vuelto a disparar, superando a la de Italia, y ha llegado a rozar los 370 puntos, lo que ha suscitado de nuevo preocupación en la UE.

Tramitación parlamentaria Una vez aprobado el anteproyecto de Ley de los Presupuestos, el texto será presentado previsiblemente el martes que viene en el Congreso de los Diputados, donde deberá pasar el trámite en Comisión y Pleno. Antes, decenas de altos cargos de la Administración comparecerán en la Cámara Baja para explicar las diversas partidas presupuestarias.

El proyecto enmendado en el Congreso se remitirá posteriormente al Senado, donde el proceso es similar, con debates en Comisión y Pleno. El texto resultante, con nuevas enmiendas si es el caso, será de nuevo enviado al Congreso donde el paquete presupuestario será ya definitivamente aprobado a finales de diciembre.

 

Fuente: Expansion.com