Las grandes empresas estarán obligadas a publicar su brecha salarial a partir de 2019

gender-pay-gap-image

El Congreso de los Diputados ha remitido al Senado un proyecto de Ley que obliga a las más de 4.500 empresas españolas con más de 250 empleados a publicar las remuneraciones medias de su plantilla y su evolución, desagregadas por sexo, edad y clasificación profesional dentro de la empresa. En estas publicaciones se quiere ver cual es la diferencia que hay entre lo que cobran los hombre y las mujeres.

Según la Comisión Europea, en España, los hombres cobran un 14,2% más que las mujeres.

Esta nueva ley obliga a las sociedades a divulgar anualmente información sobre temas ambientales, sociales y que tengan relación con el personal, , derechos humanos, lucha contra la corrupción y el soborno, y también información sobre la sociedad en general.

Así, en el caso de las cuestiones sociales y relativas al personal, exige incluir “las remuneraciones medias y su evolución desagregados por sexo, edad y clasificación profesional o igual valor; brecha salarial, la remuneración puestos de trabajo iguales o media de la sociedad”, el “número total y modalidades de contrato de trabajo, promedio anual de contratos indefinidos, de contratos temporales y de contratos a tiempo parcial por sexo, edad y clasificación profesional, número de despidos por sexo, edad y clasificación profesional”, así como “la remuneración media de los consejeros y directivos, incluyendo la retribución variable, dietas, indemnizaciones, el pago de los sistemas de previsión de ahorro a largo plazo y cualquier otra percepción desagregada por sexo”.

También obliga a informar sobre el porcentaje de empleados cubiertos por convenio colectivo por país, la accesibilidad universal de las personas con discapacidad, los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, desagregando los datos por sexos.

La ley obliga a que estos informes deben estar verificados por una firma externa de auditoria o certificación. Y estos datos deberán publicarse en un lugar visible de la pagina web de la empresa.

Elaborado por Aida Pallejà a partir El Economista

 

Anuncios

Empeoran las previsiones de PIB y déficit de España

15416667035258.jpg

La Comisión Europea rebaja la estimación de crecimiento de la economía española y no acaba de creerse las previsiones de ingresos públicos que ha hecho el Gobierno

El informe de previsiones muestra que hay un desvío del déficit público de 3.800 millones de euros respecto a lo prometido por el Gobierno el pasado mes y de 10.000 millones respecto al objetivo marcado por la UE. Por otro lado, también la diferencia entre ingresos y gastos permanentes del país será 5.000 millones de euros inferior a lo previsto por el Ministerio de Hacienda.

El PIB español muestra un crecimiento del 2,6% en 2018 y del 2,2% en 2019, dos décimas menos respecto al 2,8% y al 2,4% que se pronosticó en el mes de julio. Se confirma la desaceleración de la economía cuando se estima el PIB para el año 2020, para ese año se prevé un crecimiento sólo del 2%. Aun así, la economía española sigue manteniendo un diferencial positivo respecto a la de la zona euro.

La economía española ha empezado a mostrar signos de una suave desaceleración en lo que llevamos de año. Este suceso está dirigido principalmente por la ralentización del consumo privado, que se debe al incremento del precio del petróleo y al decrecimiento de la demanda acumulada.

Bruselas cree que hay incertidumbre en relación al rendimiento de algunas de las nuevas medidas fiscales y del incremento previsto del salario mínimo. Pero donde más claro queda que Bruselas no se cree los números del Gobierno es a la hora de calcular el déficit público constante del país. La ministra de economía prometió al comisario un esfuerzo estructural del 0,4% del PIB para el año que viene de 5.000 millones de euros pero la cifra se queda lejos de lo reclamado por Bruselas que es de un 0,65%, 8.200 millones.

Elaborado por Clara Pujadas basado en: expansion.com

La economía española mantiene el ritmo y crece el 0,6% en el tercer trimestre

El PIB de España creció un 0,6% en el tercer trimestre, igual que en los dos trimestres anteriores.

El consumo interno impulsa el dato, así como el gasto administrativo, los servicios y la construcción, la caída de las exportaciones y una menor inversión contrarrestan esta balanza.

La economía española mantiene el mismo ritmo, a pesar de la desaceleración en los últimos años, en medio de un contexto cada vez más adverso en el terreno internacional, con la guerra comercial entre Estados Unidos y China; el desafío de Italia a Bruselas; la posibilidad de un Brexit sin acuerdo; o el alza del crudo, siendo España un país muy dependiente de la importación.

El crecimiento se ha sustentado en la demanda interna, ya que el sector exterior resta puntos a causa de la caída de las exportaciones.

El consumo de los hogares impulsó el crecimiento del PIB, con un aumento del 0,6%. También el gasto público aceleró su aumento al 2,1%.

Captura

La construcción y los servicios tiran del crecimiento.

La ganadería cayó un 2,3% y la industria un 0,5%, cuando en el trimestre anterior subió un 0,7%. La construcción y los servicios fueron los que tiraron del resto de la economía, con avances en el tercer trimestre del 1,4% y del 0,9%, respectivamente.

Dentro de la inversión, la destinada a viviendas y construcción se ralentizó del 4% en el segundo trimestre al 1,2 % en el tercero, y la destinada a maquinaria, bienes de equipo, sistemas de armamento y recursos biológicos cultivados del 6,5 al 2,2 %, respectivamente.

Se reduce una décima el empleo.

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, desaceleró una décima su crecimiento trimestral, hasta el 0,7%, mientras que mantuvo en el 2,5% su avance interanual, lo que supone la creación en un año de 450.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

Elaborado por Aida Pallejà a partir de La Vanguardia.

El alquiler en España sube 12 veces más que los salarios

La posible burbuja en el mercado del alquiler en España aún no ha sido aceptada como cierta pero la realidad no puede ser cuestionada. El alquiler de viviendas en toda España no es el futuro del sector si no el presente y el presente nos previene de que la subida en los precios de estos alquileres se encuentra muy lejos de la subida de los salarios nacionales.

El alza en el sueldo medio de los trabajadores en el país es 12 veces menor al coste que tiene ahora mismo alquiler una vivienda. La conclusión que podemos trazar tras conocer estos datos es que cada vez va a ser más difícil poder alquilar viviendas puesto a que los salarios no aumentan a la velocidad que los precios de estos lo hacen.

En 2017 el sueldo medio de los españoles se cerró en la cifra de 2.020,14 euros a diferencia del año anterior que fue 2.010,73. Esto indica que el salario medio ha aumentado.

Por otro lado, el precio de la vivienda en alquiler en España subió en el mes de abril un 6,2% frente al año anterior.

Esto es, por mucho que el salario medio haya aumentado en un 0,5% los precios de los alquileres han aumentado con un porcentaje 12,4 veces superior generando una situación insostenible.

El hecho de que exista una tensión y que los precios se hayan disparado se debe en parte a la recuperación de la economía y a la escasez de stock disponible. Estos son dos de los factores que más están influyendo en la tensión al alza de los precios.

Por mucho que la oferta de casas en alquiler cada vez se haga mayor, resulta insuficiente para poder cubrir la demanda de los inquilinos.

El ránking de autonomías más caras para el alquiler está liderado por Cataluña, donde se pagan al mes 12,47 euros por metro cuadrado en una vivienda de segunda mano; le sigue Madrid (12,45 euros), Baleares (10,59 euros) y el País Vasco (10,31 euros).

Elaborado por Clara Pujadas, basado en elmundo.es

No a las zapatillas, ropa y juguetes baratos

El Plan “Made in China 2025”

_101130444_google.jpg

China le mostró al mundo hace poco su primer avión de pasajeros fabricado en casa. También fabricó el primer tren de muy alta velocidad que viaja hasta a 400 km/h. Por otro lado, sus carreteras inteligentes no se quedan cortas ya que está pensado que puedan ser capaces de recargar las baterías de los coches eléctricos aún en movimiento. Estos inventos se suman a las fábricas y a los centros de investigación que tiene Apple en su territorio y de automotoras como GM, Volkswagen y Toyota.

Estas y muchas otras operaciones forman parte del plan “Made in China 2025”. Este plan se inició para que corrieran miles de millones dólares con el objetivo de que el país se convierta en una potencia no solo a nivel industrial pero también tecnológica. En otras palabras, lo que Pekin pretende es conquistar el mundo actual. A ello, el mismo Donald Trump considera un “robo de tecnología” que atenta contra la seguridad nacional y la libre competencia y que ahora está en el centro de una potencial guerra arancelaria entre los dos países.

Pekín ha anunciado que desea pasar de ser un país reconocido por tener mano de obra de bajo costo a un país de ingenieros. Es por eso por lo que quiere dejar atrás su fama como proveedor de zapatillas, ropa y juguetes baratos. 

“Quien gana se lo lleva todo”

La estrategia que está llevando a cabo ahora Pekín ya fue anunciada en 2015 pero muchos analistas prevén que esta estrategia se ha tomado en consideración mucho antes. La estrategia lleva presente mucho tiempo, lo que cambia es que ahora hay grandes cantidades de dinero destinadas a estos programas, a la vez que se realizan cambios más agresivos para ejercer presión en las empresas extranjeras para que transfieran su tecnología tanto de forma directa comoindirectamente.

China por otro lado también ha realizado compras de empresas extranjeras basadas en sectores estratégicos. Y por último, también hay una serie de regulaciones que condicionan la permanencia de las empresas gigantes a nivel tecnológico. Por ejemplo, Apple abriría su primer centro de almacenamiento de datos en China simplemente para cumplir con nuevas normas impuestas por el gobierno. Una nube de datos con información clave que estará controlada por Pekín.

 

Elaborado por Clara Pujadas basado en bbc.com

¿En qué gastan los españoles de vacaciones?

15256885898561.jpg

Se estima que este próximo verano los viajeros españoles van a gastar más dinero en  estancias que en billetes de avión. Muchos de estos viajeros han reservado sus vacaciones por medio del buscador “Skyscanner” que ofrece los precios más económicos del mercado. Se han analizado las reservas y se estima que tres de cada diez viajeros que fueron encuestados tienen previsto gastar las mismas cantidades de dinero tanto para los vuelos como para las estancias. El resto, está dispuesto a pagar más por hospedarse que por viajar. Sólo un 40% de los entrevistados está dispuesto a gastarse un importe superior en vuelos que en hoteles en sus vacaciones de verano. El gasto promedio por persona en billetes de avión se sitúa en unos 324€.

Esta situación se debe principalmente al gran desarrollo que han sufrido las compañías aéreas low cost. Eso ha provocado que los precios de los billetes se hayan abaratado en exceso, sobretodo teniendo en cuenta las distancias cortas y medias en comparación con las largas que son mucho más caras.   

Actualmente, los países con más interés entre los viajeros son España a la cabeza, con Italia, Reino Unido, Francia, Alemania y Grecia. Estos destinos son otros de los lugares a media distancia que más interés están concitando de cara a julio y agosto.

Es lógico pensar que esos viajeros prefieran optar por vacaciones en destinos más lejanos, e independientemente de que se desplacen a ellos en aerolíneas de bajo coste o no, el precio de los billetes será más elevado. Estados Unidos, Tailandia, Japón e Indonesia son los países más buscados a larga distancia entre los 10 citados.

En cuanto al presupuesto, sólo el 24% está dispuesto a gastar más de 800 euros en sus vacaciones de verano. Dos de cada 10 personas planean gastar entre 300 y 500 euros y para otro 20% su presupuesto a gastar en los destinos estará entre 500 y 800 euros.

España es considerado uno de los países con mejor relación calidad-precio en el sector de la hosteleria. Precisamente es donde el buscador ha encontrado una menor diferencia entre el precio medio que los españoles pagan por su alojamiento y el precio medio global de hoteles de cinco estrellas.

Indonesia también se considera como otro de los destinos en los que realmente vale la pena plantearse disfrutar de una estancia más lujosa, ya que lo que cuesta es el billete de avión pero los establecimientos de lujo en Yakarta por ejemplo puede costar como mucho 133€ la noche de media.

 

Elaborado por Clara Pujadas basado en elmundo.es

Las otras “Kellys” que sufren precariedad laboral

teleoperador-triste-dreams.jpg

Cuidadoras de personas dependientes y teleoperadoras

Las “Kellys”, que son el colectivo que se refiere a las limpiadoras de hoteles,han sido líderes durante los últimos meses en la lucha contra la precarización, la explotación y la externalización que se sufre en el sector. Estas reivindicaciones también pueden fácilmente extenderse a otras profesiones que padecen problemas laborales similares como las cuidadoras en geriátricos y a domicilio, o las teleoperadoras. Estos son unos de los empleos desde los que se denuncian malas condiciones laborales, bajos salarios, una elevada carga de trabajo así como las consecuencias de la subcontratación y temporalidad.

Carmen Mancheño, la responsable de Salud Laboral de CCOO Madrid explica que estos son colectivos que se encuentran muy castigados ya que llevan quejándose de manera constante ante el sindicato y reclamando una mejora salarial así como también intentar rebajar las horas de trabajo para que no les afecte a su salud.

Multiples tareas

Basi es una señora que trabaja cuidando de ancianos en un geriátrico en Madrid, cobra 860€ al mes y trabaja 35 horas semanales. Trabaja en el módulo de alzheimer y atiende a unos 22 residentes aproximádamente, todos con un alto grado de dependencia. No sólo tiene que dedicarse a su cuidado si no que en el geriátrico también le mandan a atender llamadas constantemente o que realice tareas como la lavandería y la limpieza. Eso no le permite hacer su trabajo en condiciones porque dice que no le da tiempo suficiente y que no da a basto.

Ella confiesa que su trabajo a nivel físico no es nada fácil ya que para mover a los ancianos tienen que utilizar su propio peso porque, por mucho que existan grúas especiales, se cargan la espalda y realizan esfuerzos desmesurados. Es por eso por lo que ella pide que se tenga más en cuenta la salud de las trabajadoras en vez de incluir unas condicones siempre a la baja.

Un estrés constante

Las teleoperadoras se pueden considerar como el colectivo más castigado en el ámbito psicosocial ya que además de sus problemas posturales, tienen un estrés constante por los ritmos, la presión y los ruidos que tienen a su alrededor.

Merche trabaja de teleoperadora para una compañía de telefónica y apunta que la temporalidad es uno de los principales problemas de este colectivo denunciando que la carga mental que te llevas del trabajo es enorme; fatiga, presión, cansancio y estrés constante.

 

Elaborado por Clara Pujadas en base a eleconomista.es