Economía Chilena actualmente

La economía chilena es estable y pujante. El mercado estimula la libre competencia y la apertura comercial, al tiempo que las autoridades cuidan y promueven la disciplina fiscal. El crecimiento de la última década alcanza un promedio cercano al 5% anual.

Este sostenido crecimiento le ha permitido al país firmar Tratados de Libre Comercio con mercados que representan casi dos tercios de la población mundial.

Esta vasta red de tratados ha dado lugar a verdaderas cadenas de cooperación y producción internacional. Así, despliega una multiplicidad de productos y servicios atractivos por su calidad, variedad y valor agregado.

Industrias tradicionales líderes, como la agropecuaria, vitivinícola, pesquera o minera, encaradas con un nuevo foco, más innovador y sustentable, y a las que se suma el crecimiento de áreas en las que se revela aún más el talento de los chilenos, como la arquitectura; la ingeniería; el medio ambiente; las tecnologías de la información y la comunicación y las industrias creativas en general.

Variada oferta que responde a la creación continua, clara y consistente de una economía abierta, sólida y al mismo tiempo flexible, montada sobre la base de un clima institucional transparente y sin sobresaltos. Honestidad y estabilidad que son el motor de un desarrollo dinámico y consistente.

Los mejores socios del crecimiento de la última década son la responsabilidad fiscal y los programas sociales que han reducido de modo significativo la pobreza, multiplicando por cuatro el número de jóvenes que ingresa a las universidades.

En mi opinión, la situación actual sobre l economía chilena no está tan mal comparada con otros países. Pero los conflictos internos que está sufriendo actualmente afectarán de manera negativa a la economía de este país. Primero deberían solucionar los problemas internos y después impulsar el país como potencia.

Información extraída de: https://www.thisischile.cl/economia/. Blog realizado por Roxana Castro.

Metro en Chile, y sus consecuencias

Según el artículo de CNN “Hace más de una semana comenzaron las protestas que han sacudido a Chile. Iniciaron por un aumento de precio propuesto para los boletos de metro en la ciudad capital, Santiago, pero desde entonces se han expandido, dejando un saldo de 18 muertos y miles de detenidos, y revelando un descontento social entre los chilenos.”

Al aumentar las tarifas de los metros, la demanda va a disminuir, ya que los ciudadanos vana coincidiera utilizar otros medios de transporte, como por ejemplo, buses, o bicis. Por otro lado el punto de equilibrio del mercado de metros va a cambiar, la demanda se va a mover para la izquierda, y por lo tanto se va generar un nuevo cambio.

¿Esta “correcto” que los metros sean un monopolio?

Primero es un monopolio, ya que hay un solo dueño, y hay un solo productor, en este cazo el dueño es el estado.En mi opinión es correcto que lo sean, ya que como es una propiedad pública, su objetivo es suministrar el bien y proteger los intereses del ciudadano, ya que el lo que quiere un gobierno es lo mejor para los ciudadanos. 

¿El metro es un bien elástico?

En mi opinión es inelástico, ya que, no tiene sustitutos similares, por ejemplo un individuo puede usar otro medio de transporte, pero no se va a comparar con la rapidez del mero. Por lo tanto, es inleástico ya que no tiene suspiros similares.

Esta decisión del gobierno, afecta a los otros comercios, ya que, el aumento de la tarifa de los precios del metro generaron una huelga en la población chilena, y las huelgas van de la mano, con la inactividad económica, ya que las personas no se mueven, no utilizan transportes y no generan gastos. En resumen hay que saber que una decisión puede afectar a todo un país, ya que el numero de inmigrantes en Chile también va a disminuir.

(23 descubre del 2019) Chile: ¿Cómo llegamos hasta aquí, qué ha pasado hasta ahora y qué sigue?. CNN Español. Recuperado de: https://cnnespanol.cnn.com/2019/10/23/chile-como-llegamos-hasta-aqui-que-ha-pasado-hasta-ahora-y-que-sigue/

Elecciones en Chile: Evelyn Matthei reconoció su derrota ante Bachelet

“Ella ganó y después la iré a visitar”, indicó la candidata del oficialismo tras conocer los primeros resultado¨

711610

Con el 95,32% del escrutinio electoral, la ex ministra de Trabajo y candidata por el oficialismo, Evelyn Matthei ha reconocido su derrota electoral. “Está claro el resultado. Ella ganó y después la iré a visitar”, declaró a la prensa.

La diferencia entre Michelle Bachelet, quien volverá a ser presidenta de Chile a partir de marzo, y Matthei, es la más amplia en la historia de las segundas vueltas de Chile.

“Espero que le vaya muy bien (a Michelle Bachelet). Nadie que ame a Chile puede desearle lo contrario”, indicó conmovida Matthei a sus seguidores y miembros de la prensa, durante su presentación final en su sede de campaña.

La ex ministra de trabajo recordó no haber deseado la candidatura, que se le ofreció luego de que Pablo Longueira, primer candidato del oficialismo, se retirara por padecer de un cuadro de depresión. “Jamás la hubiera rechazado, porque no me rindo frente a los retos, nunca”, aseguró.

Evelyn Matthei reveló estar muy cansada por el trajín de la campaña, e indicó también sentirse en calma y paz.

Luego de esto, la candidata del partido Unión Demócrata Independiente, intentó seguir con su discurso diciendo no haber sido capaz de remontar a Michelle Bachelet. En este instante tuvo que detenerse, los sollozos afectaron su voz.

“Créanme que no arrepiento ni por un minuto de haber aceptado esa candidatura presidencial”, continuó. El auditorio estalló en aplausos.

“Les doy infinitas gracias a quienes nos ayudaron a andar la campaña, y a quienes en las urnas apoyaron nuestro proyecto de sociedad para Chile”, siguió más tranquila la ex rival de Michelle Bachelet.

Evelyn, Evelyn, Evelyn, repetía el auditorio.

La hija de Fernando Matthei, ex comandante en jefe de la Fuerza Aérea de Chile durante el gobierno de Augusto Pinochet, quien horas antes había dicho a la prensa que “sería un milagro si (Evelyn) ganaba”, se despidió de su audiencia asegurando que no abandonará el trabajo hecho.

“Tengan la certeza que aquellos principios que defendimos perdurarán con dignidad. Lo más valioso viene del sacrificio”, con este comentario finalinstó a sus seguidores a ser supervisores del cumplimiento de las metas que el partido oficialista promovió durante campaña.

 

Fuente: EMOL, El Mercurio Online

 

Futuro positivo para América Latina según el Banco Mundial

English: Latin America. Español: Latinoamérica.
English: Latin America. Español: Latinoamérica. (Photo credit: Wikipedia)

Latinoamérica crecerá entre un 3,5 y un 3,8% este 2013, afirmó este viernes a Efe el vicepresidente del Banco Mundial (BM) para la región, Hasan Tuluy.

“Las previsiones que tenemos para el crecimiento latinoamericano en el 2013 son de entre 3,5% y 3,8%. Y para el mediano plazo, si miramos hasta el 2015, estamos viendo una promedio un poquito más alto, hasta el 4%” del producto interno bruto (PIB), dijo Tuluy.inShare

El vicepresidente del BM para la región latinoamericana y caribeña resaltó que países como Panamá, Perú y Chile van a registrar tasas de crecimiento “por encima del promedio regional”, sin precisar una cifra.

Tuluy explicó asimismo que la bonanza latinoamericana es producto, entre otras razones, de que los países de la región “han logrado generar políticas económicas, macroeconómicas y financiaras correctas y, al mismo tiempo, establecer políticas redistributivas en materia de inclusión social que han funcionado”.

“Soy optimista sobre el futuro económico de Latinoamérica, y no solo como región, sino que en el terreno global América Latina va a seguir siendo un motor de crecimiento y también un proveedor de soluciones”, declaró Tuluy.

Conclusión. El desarrollo actual de A Latina no será sostenible si no se logra por sus países agregar valor a sus exportaciones.

Fuente: América Economía

Gas Natural Fenosa estudia su entrada en Perú, Chile y Uruguay

Gas Natural Fenosa (GNF) estudia su entrada en Perú, Chile y Uruguay en los próximos años dado su potencial de crecimiento económico, ha avanzado a Europa Press el director general de la compañía para Latinoamérica, Sergio Aranda.

Actualmente, GNF está presente en nueve países latinoamericanos, entre los que destacan Brasil, México, Argentina, Colombia y Panamá, y prevé cerrar el año con un incremento de su negocio en esta zona del 12%, cumpliendo las previsiones.

La multinacional con sede en Barcelona quiere aprovechar el crecimiento que se augura para Latinoamérica en las próximas dos décadas desplegando sus negocios de distribución y comercialización de gas y electricidad y su actividad de generación, así como aumentado su alcance geográfico.

El desembarco en Chile y Perú está contemplado en el plan estratégico de GNF hasta 2014, y aunque Uruguay no figura, la empresa también está analizando oportunidades allí.

Aranda, que participa como ponente este sábado en la 51 edición de la Global Alumni Reunion, el encuentro anual de la asociación de exalumnos de Iese, ha señalado respecto a la seguridad de las inversiones que muchos países de Latinoamérica tienen actualmente un riesgo país inferior al de España.

 

Edificio de Gas Natural Fenosa

La Vanguardia

Retos que enfrenta la economía chilena

Según un informe de Universia Konowledge Wharton todo apunta a que la economía chilena está recuperándose de los reveses sufridos en los últimos tiempos y algunos analistas incluso sugieren que el país podría volver a crecer a tasas similares a la “década de oro”.

Pese al terremoto y posterior tsunami que afectaron a Chile el pasado 27 de febrero, el incremento del desempleo y el cierre de numerosas pymes en 2009 a raíz de la crisis financiera internacional, hoy la economía chilena atraviesa por un ciclo de recuperación tan favorable que la ha situado como el primer destino latinoamericano de inversión extranjera directa durante el primer trimestre de 2010. Así, durante la reciente Conferencia Mundial para el Comercio y el Desarrollo de las Naciones Unidas, la ONU dio a conocer en un informe que Chile, con un monto de US$5.700 millones, desplazaba a Brasil (US$5.600 millones) y México (US$4.333 millones) como plazas favoritas de los inversores.

Es más, la Cámara de Comercio de Santiago prevé que el ingreso de capitales extranjeros a Chile podría situarse entre los US$15 mil y los US$20 mil millones al término de 2010. Ello gracias al vertiginoso ritmo que está evidenciando el sector servicios, las comunicaciones, la industria minera y las ventas del comercio, asociado a un mayor gasto público y privado fruto de la reconstrucción. En resumen, un cóctel de positivos indicadores que son resultado de una significativa expansión de la demanda interna, explica en un comunicado el Banco Central del país.

67

Casi 20% de la fuerza laboral chilena no completó los ocho años de educación primaria, mientras que 40% no terminó los últimos cuatro grados.

Los analistas proyectan que la economía chilena podría crecer 6% al término de este año, lo que estaría en sintonía con la meta trazada por el Gobierno de Sebastián Piñera. En 2009, la economía chilena se contrajo 1,5%. El optimismo de mercado ha calado tan hondo, que han surgido voces desde el sector privado indicando la posibilidad de que el país vuelva a crecer a 7% anual, tal y como hizo entre 1987 y 1997, período conocido como la “década de oro”.

Sin embargo, es extremadamente difícil volver a crecer a 7% anual, afirma Juan Eduardo Coeymans, profesor de Macroeconomía del Instituto de Economía de la Universidad Católica de Chile, porque durante ese período se confabularon factores muy sui generis. “En esos años Chile estaba saliendo de una dictadura militar y la llegada de la democracia potenció la liberalización económica y el libre comercio”, dice, lo que incrementó la confianza de los inversores y facilitó la entrada de importantes capitales extranjeros, gestándose además un excelente clima político para aprobar una serie de reformas y un sinnúmero de tratados de libre comercio con las principales economías del mundo.

Ninguna de estas variables se podrían volver a repetir hoy con la misma intensidad, advierte, ya que, por ejemplo, Chile ha aprovechado al máximo su apertura comercial y actualmente cuenta con más de 20 tratados de libre comercio firmados con países como Estados Unidos, China, Japón, Australia, o con los bloques comerciales Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, y Chile como Estado Asociado) y la Asociación Europea de Libre Cambio (Austria, Dinamarca, Gran Bretaña, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza), entre otros.

El rezago educacional y laboral. Sin duda, es difícil volver a replicar la globalización económica que protagonizó el país durante la década de oro. No obstante, algunos postulan que es posible volver a lograr el clima de consenso político para impulsar importantes reformas, entre las que debería destacar, en primer lugar, la relacionada con la calidad de la educación, plantea Rodrigo Fuentes, profesor de Crecimiento Económico del Instituto de Economía de la Universidad Católica de Chile.

“No se puede aspirar a 7% de crecimiento anual sin acelerar la productividad, y para lograrlo hay que mejorar el capital humano, lo que a su vez implica incorporar iniciativas para optimizar el nivel de la educación”, dice. Asimismo, comenta que para que los trabajadores se capaciten adecuadamente en la adopción de nuevas tecnologías, adquieran más conocimiento y se profesionalicen en sus respectivas áreas, éstos deben contar con una buena base de educación formal.

65

Y justamente este punto es el talón de Aquiles de la fuerza laboral chilena, opina Andrea Repetto, profesora de Economía de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, debido a que “el nivel de escolaridad de nuestros trabajadores es bajo y así lo han demostrado los estudios que se han llevado a cabo”. Según la encuesta CASEN 2006 -principal instrumento de medición del gobierno para evaluar la política educacional, siendo la más reciente y pública-, casi 20% de la fuerza laboral chilena no completó los ocho años de educación primaria, mientras que 40% no terminó los últimos cuatro grados.

En cuanto a pruebas internacionales de evaluación educacional, los niños chilenos se han sometido al TIMSS de la IEA (International Association for the Evaluation of Educacional Achievement), en 1999 y en 2003, y la prueba PISA (Programme for International Student Assessment), en 2000 y 2009. Los resultados en ambos test, afirma Repetto, colocan a Chile entre los países con peores resultados y por debajo de los estándares internacionales.

Por lo tanto, el país se enfrenta a un tremendo desafío, asegura Fuentes, dado que mejorar la calidad de la educación es un proceso de largo recorrido, cuyos resultados sólo se verán en las próximas generaciones. Sin embargo menciona otros sectores que son claves para incrementar la productividad y que, a su juicio, pueden ser optimizados en un corto período de tiempo, como por ejemplo el mercado laboral. En este punto, Fuentes propone la urgente tarea de flexibilizar la jornada laboral, cambiar el sistema de indemnización por un seguro de desempleo e incorporar políticas más efectivas de reajuste salarial mínimo, “de tal forma que el alza salarial se refleje en un aumento de la productividad real”.

Repetto añade que también es importante resolver la altísima rotación que caracteriza al mercado laboral chileno, debido a que 35% de los trabajadores formales del país tiene un contrato temporal que suele durar sólo seis meses y aquellos trabajadores con contratos indefinidos también rotan rápidamente. La mitad de éstos últimos no alcanza a desempeñarse 12 meses en el mismo empleo, según datos del Seguro de Cesantía en Chile. “Así, resulta difícil capacitar a los trabajadores y se gastan muchos recursos en la rotación misma”, dice.

Además es necesaria la adopción de otras importantes estrategias, comenta, tales como el fomento del teletrabajo e incentivos laborales para que las empresas contraten a mayor número de jóvenes y mujeres.

El alto coste de la energía. Otro reto pendiente que Chile arrastra hace tiempo y que impacta fuertemente en su productividad, es la dependencia del país con el alto coste de la energía, recalca Guillermo Le Fort, profesor de Economía de la Universidad de Chile, en un reportaje publicado en la revista chilena de economía Capital. “Si no logramos bajar significativamente el elevado coste de la energía mediante la explotación de todas nuestras potencialidades, será difícil volver a recuperar la productividad”.

Entre 1995 y 2003, Chile logró mantener una estructura de costes energéticos bastante competitiva, gracias a que en ese período el país se abasteció principalmente de gas natural argentino a un bajo precio, y en virtud de un acuerdo firmado con la nación trasandina. Pero a partir de 2004 el escenario energético de Chile dio un dramático vuelco: Argentina restringió los envíos del hidrocarburo, obligando a las centrales eléctricas chilenas a adaptar rápidamente su estructura para operar con diesel importado, lo que hizo disparar los costes.

Actualmente, dos tercios del total de la energía eléctrica que requiere Chile son generados con recursos hídricos propios, y considerando que la producción doméstica de petróleo, gas natural y carbón es muy baja, el país está obligado a importar petróleo y gas natural licuado (GNL) a un alto precio.

Y si bien el país cuenta además con pequeños proyectos de ERNC (Energías Renovables No Convencionales) que están operando en el norte y sur de Chile, basados principalmente en generación eólica, solar y biomasa forestal, “el coste de desarrollar iniciativas de ERNC sigue siendo aún muy elevado para constituirse en alternativas energéticas atractivas”, afirma Hugh Rudnick, profesor del Instituto de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Católica de Chile.

¿Cuáles son, entonces, las mejores opciones que Chile tiene para lograr costes energéticos más competitivos? En su opinión, aprovechar al máximo los recursos hidroeléctricos propios, además del carbón. El problema es que habrá que esperar entre este año y 2012 para contar con nuevos complejos hidroeléctricos y centrales a carbón operando, debido a que éstos recién están en etapa de construcción.

Mientras tanto, el país puede avanzar en otros ámbitos que son estratégicos para alcanzar la anhelada meta de 7% anual, y uno de ellos es la eficiencia administrativa del Estado, indica Coeymans. “Parece haber un enorme despilfarro de recursos en el Estado, cuando se descubre que hay 70 periodistas trabajando al interior de un mismo ministerio”, sentencia. Recientemente, el ministerio de Salud encargó una auditoría interna, que arrojó que en esta cartera de gobierno se desempeñaban 160 abogados y 70 periodistas, noticia que salió a la luz pública provocando un escándalo.

En consecuencia, es prioritario que el Estado concentre sus esfuerzos en corregir estas ineficiencias administrativas, comenta Fuentes, ya que ello está distorsionando la correcta asignación de los recursos, contribuyendo sólo a incrementar los costes de producción.

66

El cobre y la baja deuda fiscal. Pese a los grandes desafíos que se presentan, el consenso entre los expertos es que Chile cuenta con varios elementos a favor que le permitirían alcanzar altas tasas de crecimiento, siendo uno de ellos el alto precio que hoy registra el cobre en el mercado internacional.

Actualmente, el metal rojo se cotiza sobre los US$3,30 la libra en la Bolsa de Metales de Londres y ello, precisa Coeymans, “está incentivando a que las grandes empresas mineras que operan en Chile, inviertan más capital para incrementar su producción”. Según la Cámara de Comercio de Santiago, la industria minera lideró la inversión extranjera directa en el país, inyectando cerca de US$1.600 millones entre enero y marzo de este año.

Sin embargo, el hecho de que Chile -primer productor mundial de cobre- sea un país tan dependiente de la extracción del mineral, “es un arma de doble filo”, advierte Javier Bronfman, Profesor de Políticas Públicas de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, “y nos pone en una situación delicada frente a los vaivenes internacionales del commodity”. El estallido de la crisis internacional en septiembre de 2008, golpeó a la baja el precio del mineral, transándose en apenas US$1,14 la libra, lo que impactó fuertemente en los costes de producción de las empresas mineras y provocando el cierre de numerosas pymes vinculadas al sector.

Es por ello que Coeymans sugiere que el Estado aplique eficientes mecanismos de cobertura de riesgo de precios, para proteger no sólo a los pequeños mineros, sino a todo el conjunto de las pymes, “dado que éstas son responsables de generar más del 60% del empleo en Chile, aportando con el 30% del PIB”.

Pero el cobre no lo es todo. Chile hoy posee además sólidas cuentas macroeconómicas, que son un importante motor para el crecimiento, “y el mejor ejemplo es su bajísima deuda fiscal, que representa sólo 5% del PIB, según el último informe del Fondo Monetario Internacional”, explica Dalibor Eterovic, profesor de Economía Política de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez y gerente de estudios economía y renta fija de LarrainVial, empresa chilena de servicios financieros.

De igual forma, comenta que en un contexto de sobre endeudamiento global que está afectando a varios países desarrollados, “Chile presenta características de activo seguro o safe heaven, lo que le permitirá atraer con mayor facilidad capitales extranjeros”.

En cualquier caso, los expertos señalan que Chile tiene el futuro en sus manos: o se hace cargo de las grandes tareas pendientes para convertir este impulso económico en un alto y sostenido crecimiento, o puede dejar pasar esta bonanza, que hoy tiene más que satisfechos a los empresarios del país.