Apple aprovecha la crisis de Toshiba y evalúa comprar su negocio de chips

poma

  • El gigante de la tecnología entraría en la puja de la mano de la taiwanesa Foxconn

Apple esta barajando la idea de crear una asociación con su proveedor taiwanés Foxconn para así hacer una oferta al negocio de semiconductores de Toshiba.

La compañía de Japón busca desprenderse de determinados negocios a fin de cuadrar cuentas y así evitar la quiebra, tras el fiasco nuclear en EEUU el cual supuso unas pérdidas de 4.537 millones de euros en 2016.

Preocupación en Japón

Al gobierno japonés le preocupa que una pieza clave de Toshiba pase a manos taiwanesas, ya que se plantearían problemas de seguridad nacional.

Foxconn adquiriría un 10%más que Apple.

Apple estaría planeando adquirir una participación superior al 20% de la empresa, en un plan que permitiría a Toshiba mantener parte de la operación.

Foxconn estaría dispuesto a obtener una participación cercana al 30% de la unidad de negocios de chips de Toshiba.

La inversión de Apple sería su primera participación directa en un importante productor mundial de chips, en momentos en que la firma busca asegurar un suministro estable de componentes clave.

Fuente: Elaboración Propia a partir de La Vanguardia

 

 

Anuncios

#EntornoEconómico: El primer ministro japonés aprecia una crisis como la de Lehman Brothers

shinzo-abe-primer-ministro-de-japc3b3n

Shinzo Abe, el primer ministro japonés, avisa de que hay datos que sugieren un riesgo de una nueva crisis parecida a la desencadenada en 2008 con la caída de Lehman Brothers.

El primer ministro recuerda que los datos del Fondo Monetario Internacional muestran una caída de los precios de las materias primas parecido al colapso del banco estadounidense. También expresó su preocupación por el menor ritmo de crecimiento de las economías de los países emergentes.

Algunos líderes del G7 aseguraron que las economías emergentes se encuentran en una situación grave, mientras que otros piensan que  la situación actual no supone una crisis.

Shinzo Abe se ha comprometido a efecuar la segunda subida del IVA, que elevará la tasa del 8% al 10%, a no ser que se produjera una crisis financiera de similar calado a la causada por el colapso de Lehman Brothers o una catástrofe natural.

 

Artículo elaborado a partir del diario elEconomista

 

Álvaro Jiménez Domínguez

#EntornoEconomico: Japón elevará en un 3% el salario mínimo para impulsar el consumo

Japón va a aumentar el salario mínimo en un 3 por ciento cada año a partir del próximo año fiscal, como parte de un paquete de políticas destinadas a fortalecer el gasto del consumidor y avivar el crecimiento económico.

Un trabajador cruza una calle que está cerrado debido a la construcción en Tokio, 24 de noviembre de 2015. (THOMAS PETER / REUTERS)

El gobierno también fortalecerá las políticas para conseguir más mujeres a la fuerza de trabajo y aliviar las regulaciones para fomentar la inversión empresarial y dar nueva vida a una economía que ha luchado con la demanda interna irregular.

Las políticas son también un desarrollo positivo para el Banco de Japón, ya que podría conducir a mover el consumo privado y hacer más fácil para guiar a la inflación a su precio objetivo del 2 por ciento.

“Tenemos que garantizar un crecimiento económico continuo apoyado por el aumento de los salarios y el salario mínimo debe ser incluido en este proceso”, dijo el primer ministro, Shinzo Abe.

El aumento de los salarios es una tarea urgente para los responsables políticos como Tokio está muy interesado en la rampa hasta el gasto del consumidor, que es visto como crucial para impulsar la demanda interna y sacar a la economía de los 15 años de deflación.

La economía ha caído en recesión en dos ocasiones desde Abe asumió el cargo a finales de 2012, y su gobierno está bajo presión para demostrar que puede mejorar la economía.

El promedio nacional de salarios mínimos de Japón fue ¥ 780 ($ 6,36 EE.UU.) por hora el último año fiscal, por lo que un aumento del 3 por ciento todavía no compraría más de un plato de fideos ramen – una ilustración de la dificultad responsables políticos se enfrentan a impulsar el consumo.

Abe dijo a los ministros del gabinete que finalmente quiere elevar el salario mínimo promedio nacional ponderado de 1.000 yenes por hora.

Aumentos del salario mínimo se iniciará a partir del próximo año fiscal, y la decisión no tiene que ser aprobado por el parlamento, dijo un funcionario de la Oficina del Gabinete.

Ministros del gabinete y los principales asesores del gobierno también acordaron el martes para aliviar las regulaciones para fomentar una mayor inversión de capital y la inversión en tecnologías de vanguardia.

El gobierno reiteró un plan anterior para llevar adelante los recortes de impuestos corporativos para mejorar la competitividad.

El Gobierno también considerará maneras de cambiar partes del código tributario que realmente disuadir a los trabajadores a tiempo parcial femenino de trabajar más horas como una manera de mantener a más mujeres en la fuerza laboral.

La administración de Abe también se espera esta semana para presentar medidas destinadas a frenar el declive de la población como el gobierno trata de traer nueva energía a su agenda económica.

Comentario:

Es difícil comentar cuando informa acerca de por cuánto tiempo va a subir el salario mínimo. Al principio parece buena idea, pero un incremento salarial generalmente viene acompañado de un aumento a los impuestos. No creo que sea una solución permanente sino una rápida y peligrosa que podría generar más problemas en un futuro.

Vía: The Globe and Mail

Une forte inflation au Japon qui masque les difficultés des Abenomics

vers-un-nouveau-plan-de-relance-autofinance-au-japon

L’inflation dite de base sur un an s’est établie à 1,2% en novembre au Japon, ce qui représente un nouveau plus haut de cinq ans et constitue un signe encourageant pour la Banque du Japon (BoJ), qui veut mettre fin à la déflation. Mais pas encore une réussite.

Bonne nouvelle pour les Abenomics du Premier ministre japonais Shinzo Abe. L’inflation dite de base s’est établie à 1,2% en novembre. Soit son plus haut depuis cinq ans.

Un chiffre qui conforte en partie la politique monétaire ultra accommodante menée par la banque centrale japonaise, la BoJ, sou l’impulsion du Premier ministre, dont l’une des promesses phares était de mettre fin à la déflation.

Doute des analystes sur l’objectif de 2%

Mais il ne faut pas s’enflammer pour autant. Car l’inflation a déjà marqué des pics auparavant, comme celui à 1,9% d’octobre 2009, sans que le pays en ait pour autant fini avec 15 ans de déflation.

Les analystes expriment d’ailleurs des doutes sur la capacité de BoJ à atteindre son objectif à 2% en avril prochain. Et il faut encore que cela s’accompagne d’une progression des salaires, autre promesse électorale de Shinzo Abe, faute de quoi sa stratégie destinée à développer la consommation et à tuer le réflexe d’épargne échouera.

La faiblesse du yen rend les produits importés plus chers

D’autant plus que la hausse actuelle des prix n’est pas le fait d’une véritable hausse de la demande des ménages mais plutôt le résultat de la faiblesse du yen.

Depuis l’arrivée au pouvoir de Shinzo Abe à la fin de l’année 2012, la monnaie nippone a en effet perdu plus d’un quart de sa valeur par rapport au dollar sous l’effet de la politique monétaire accommodante de la BoJ. Si bien que les produits importés coûtent plus chers.

C’est le cas des hydrocarbures, mais pas seulement. Hors produits pétrolier, les prix à la consommation ont eux aussi progressé de 0,6% en novembre.

La fuente : latribune

Alemania descontenta con la política expansiva de Japón.

Schäuble dice que ya hay demasiada liquidez en los mercados, mientras Tokio lanza su plan de estímulo.

Víctima flagrante de las mismas rigideces de las políticas de austeridad que ahora Berlín practica en Europa, Japón está utilizando una medicina radicalmente diferente, emitiendo bonos de deuda y aprobando planes de estímulo.

“Me preocupa mucho la nueva política del recién elegido gobierno japonés”, dijo Schäuble, quien calificó de “errónea” la política expansiva del banco central de Tokio. “Hay un exceso de liquidez en los mercados que esa política va a reavivar”, dijo.

Después de que el Partido Liberal-Democrático regresara al poder en Tokio el pasado diciembre, el nuevo ministro de finanzas, Taro Aso, ha dado un golpe de timón a la política económica de la tercera economía mundial. El martes se aprobó un presupuesto extraordinario de más de 100.000 millones de euros para financiar un ambicioso plan de estímulo económico. Para ello el gobierno japonés ha emitido nuevos bonos de deuda por valor de 43.700 millones de euros. El objetivo es crear 600.000 puestos de trabajo y sumar un crecimiento del 2% del PIB. Se trata de todo lo contrario de lo que Alemania y Bruselas practican en Europa.

“Tras haber visto que Japón fracasó por completo en los últimos tres años en su intento de superar la deflación, nuestra prioridad es que la gente vea que la economía mejora”, dice Aso. “Los países que no dan la batalla del crecimiento no tienen futuro”, considera.

“Quienes critican a Aso y le tildan de gran gastador, ignoran que él fue primer ministro cuando se produjo el shock de Lehman Brothers de septiembre de 2008”, dice Richard Koo, el conocido economista de Nomura que ha estado advirtiendo a Europa por seguir los errores que Japón cometió en el pasado con una desastrosa política de austeridad que acrecentó los problemas económicos durante dos décadas de estagnación. Entonces Aso logró mitigar el impacto de la crisis financiera global mediante una política de estímulo.

 

Viajar-a-Alemania1

 

El experimento japonés con la austeridad comenzó en 1996 con el primer ministro Ryutaro Hashimoto. Su consecuencia fue recesión, gran disminución de la recaudación fiscal y un incremento de la deuda. Los sucesores de Hashimoto, Keizo Obuchi (1998-2000) y Yoshiro Mori (2000-2001) retomaron políticas expansivas que hicieron recuperar la economía. Cuando la situación fiscal comenzaba a estabilizarse, el nuevo primer ministro, Junichiro Koizumi, restableció durante cinco años la austeridad (2001-2006) con un resultado desastroso, pese a la expansión exportadora hacia China y Estados Unidos.

En 2006-2007 Shinzo Abe intentó dio la vuelta al lema de Koizumi, “no hay crecimiento sin reforma estructural”, afirmando que, “no hay reforma estructural sin crecimiento económico”, pero la situación estaba tan deteriorada y la presión de los halcones neoliberales fue tan fuerte que no dio resultado, lo que supone una seria advertencia para Europa sobre las consecuencias de empecinarse en la actual receta, señalan observadores japoneses. El actual gobierno, de Tokio que sucede desde diciembre al de los fanáticos de la lucha contra el déficit del gobierno de Yoshikido Noda, intenta restablecer la situación con el plan presentado por el ministro Taro Aso.

Conclusión: Si, Japón uso otra política en el pasado y no funciono, y de hecho advirtió a Europa de sus errores cometidos en el pasado, habrá que ver si finalmente, con este ingreso de liquidez consigue resolver sus problemas pese a que Alemania lo duda.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/economia/20130118/54360985065/alemania-descontenta-politica-expansiva-japon.html#ixzz2IJgzO6Lb

Japón modera su crecimiento con una caída del 3,5% y se acerca a la recesión.

El producto interior bruto (PIB) de Japón ha experimentado entre junio y septiembre una contracción de nueve décimas respecto a los tres meses anteriores, como consecuencia de la caída de la demanda interna, la ralentización de la economía global y las recientes tensiones con China, según los datos publicados por el Gobierno nipón. El ministro de Finanzas, Seiji Maehara, ha reconocido que el país posiblemente haya entrado “en fase recesiva”.

El consumo doméstico, que representa un 60% del PIB, registró en el tercer trimestre una caída de medio punto respecto a los tres meses anteriores, mientras que las exportaciones de bienes y servicios se desplomaron un 5%.

La economía japonesa registra un retroceso del 3,5% a ritmo anual, la primera caída en tres trimestres y la mayor contracción desde el terremoto que asoló parte del país en marzo de 2011 (con un descenso del 85 en los primeros tres meses del año pasado).

La tercera economía mundial está amenazada por la persistente deflación que atenaza su recuperación. Maehara ha abogado por una “sólida política de flexibilización monetaria” por parte del Banco de Japón para acabar con este problema.

El primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, ha admitido que estos números son “graves” y ha asegurado que su Gobierno responderá a esta situación con un “sentido de crisis”, aunque los analistas coinciden en que la economía nipona se encamina hacia un cuarto trimestre también negativo, lo que significaría la entrada del país en una recesión técnica.

Incremento del gasto público

El gasto público creció un 4% en su cuarto trimestre consecutivo de incremento, alentado por las millonarias inversiones efectuadas para la reconstrucción de las zonas del noreste del país arrasadas por el terremoto del año pasado.

Las exportaciones disminuyeron un 5%, su mayor frenazo en cinco trimestres, afectadas también por la contracción de China, su principal socio comercial.

El Gobierno tiene previsto aprobar antes de fin de mes un paquete de medidas de emergencia para impulsar la economía, que se sumaría a las medidas de estímulo por 400.000 millones de yenes (unos 3.950 millones de euros) recientemente acordadas.

Conclusiones: como poco a poco, van cayendo las fichas del domino. 

Fuente: El Pais

El Japón pos-Fukushima desconfía cada vez más de lo nuclear

Más de un año después del accidente, entrarán en vigor límites más estrictos para los alimentos

Hasta el momento, el peor accidente nuclear en 25 años ha dejado casos de contaminación en carne vacuna, té, arroz y leche en polvo infantil

Los daños a la central de Fukushima ponen en entredicho la seguridad de estas instalaciones.

TOKIO, JAPÓN (02/MAR/2012).-

El recelo hacia la radiactividad en los alimentos y el ambiente ha crecido progresivamente en Japón desde la crisis desatada hace un año en la central nuclear de Fukushima, mientras un movimiento antinuclear, reducido pero persistente, cuestiona con ahínco el uso de la energía atómica.

Hasta el momento, el peor accidente nuclear en 25 años ha dejado casos de contaminación en carne vacuna, té, arroz y leche en polvo infantil, aunque las autoridades han descartado que los niveles detectados supongan un importante riesgo para la salud.

Eso no ha impedido que aumente la desconfianza de los consumidores, por lo que el Gobierno ha decidido que a partir del próximo 1 de abril, más de un año después del accidente, entrarán en vigor límites más estrictos para los alimentos.

El nivel máximo de cesio en productos como la carne, las verduras o el pescado se establecerá en 100 bequereles por kilo (cinco veces menos que el límite actual), en 50 bequereles para la leche y los alimentos infantiles (cuatro veces menos), y en 10 bequereles para el agua (20 veces menos).

Para garantizar la seguridad alimentaria, la imposición de límites claros ha sido reclamada insistentemente por algunos productores del noreste del país, donde cada vez más empresas y agricultores emplean sus propios equipos de detección de material radiactivo.

En el caso de Fukushima, la administración provincial aprobó recientemente la instalación de más de 100 instrumentos de medición en toda la región para revisar cada bolsa de arroz que se coseche en la zona antes de ponerse a la venta, una medida que también reclaman muchos granjeros en las provincias vecinas.

Además, para calmar los temores sobre la radiación ambiental, se han instalado dos mil 700 estaciones de medición en distintos puntos de Fukushima que permiten, a través de internet, consultar en tiempo real los niveles de contaminación (radiomap.mext.go.jp/ja).

Las consecuencias del accidente en Fukushima Daiichi han aumentado además el recelo de los nipones hacia las plantas atómicas y los grupos antinucleares, aunque no muy amplios en un país poco habituado a los movimientos contestatarios, cuestionan cada vez con mayor ahínco el uso de esta energía.

Ya sea a través de manifestaciones periódicas, que en Tokio suelen congregar a miles de personas y que cuentan con el apoyo de intelectuales como Kenzaburo Oé, o de sentadas ante ministerios, los grupos contrarios a la fisión nuclear han ganado visibilidad en el último año.

Y son más aún los japoneses que desconfían de la seguridad en las centrales nucleares, pese a que tras el accidente el Gobierno todavía no ha autorizado la reactivación de ninguno de los reactores detenidos por revisiones regulares, lo que ha dejado apenas dos operativos en todo el país.

Ante los llamamientos para reforzar la seguridad, el Ejecutivo impuso nuevas pruebas de resistencia para evaluar la respuesta de las centrales ante desastres naturales, pero éstas no han convencido hasta ahora a los gobiernos locales, que se oponen a reactivar los reactores hasta que no haya más verificaciones.

La Comisión de Seguridad Nuclear de Japón ha indicado además que las pruebas efectuadas solo evalúan los equipos esenciales para mantener la seguridad en caso de desastre y han pedido una segunda ronda de exámenes para evitar otro accidente como el de Fukushima.

El refuerzo de las medidas de prevención no se limita sólo al ámbito nuclear: Tras el terremoto y posterior tsunami de hace un año, que dejó casi 20.000 víctimas, Japón, uno de los países mejor preparados para estas catástrofes, se ha replanteado sus mecanismos de detección sísmica y de tsunamis.

En la actualidad la Agencia Meteorológica de Japón prepara un nuevo sistema de alerta de tsunamis a raíz de lo ocurrido inmediatamente después del seísmo de marzo, cuando el organismo advirtió de que el agua sólo alcanzaría los seis metros de altura en la provincia de Miyagi y los tres en las de Iwate y Fukushima.

Muchas de las víctimas ni siquiera llegaron a enterarse de que, minutos más tarde, la agencia elevó su estimación hasta más de 10 metros, cuando estableció que el terremoto era de 9 grados en la escala de Richter y no de 7.9 como se creyó inicialmente.

El nuevo sistema, que entrará en vigor a finales de 2012, reducirá desde ocho hasta cinco los niveles de alerta de tsunami y, cuando la magnitud de un seísmo no pueda determinarse con exactitud, se emitirá una “alerta máxima” que instará a resguardarse o a evacuar la zona de inmediato.

Fuente: Informador.com.mx

En conclusión:

Delante la no desconfianza de la demanda, el Gobierno toma medidas de control alimenticio a partir del 1 de abril!