Economía informal: ¿causa o efecto de la pobreza?

En este artículo te ofrecemos una visión del recurrente debate sobre la economía sumergida o informal: ¿surge como producto de la pobreza? ¿o es la pobreza producto del gran peso del sector informa…

¿Qué entendemos por economía informal?

En el 2002, la OIT (Organización Internacional del Trabajo) aprobó la Resolución sobre Trabajo Decente y Economía Informal. Allí se encuentra está definición sobre este concepto: “Todas las actividades desarrolladas por trabajadores y unidades económicas que están —en la ley o en la práctica— no cubiertas o insuficientemente cubiertas por acuerdos formales.”

Es decir, ser informal es no estar protegido por el Estado. Al menos no como lo estaría un trabajador que figura en una plantilla, cuenta con contrato, seguro social, y puede acceder a un régimen de pensiones. Este concepto no se refiere a actividades ilícitas, sino a trabajadores que se ocupan de las mismas actividades que un trabajador formal, sólo que el informal o no tributa o lo hace en menor medida que aquel.

 Es interesante citar al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para desterrar la idea que la informalidad funciona como una suerte de seguro de desempleo allí donde el empleo formal escasea. A veces no es sino un mal necesario preferible a tener que dedicarse a actividades ilícitas, pero lo cierto es que quien se encuentra en el sector informal tiende a perder su trabajo con mucha más frecuencia que quienes disponen de un trabajo en regla. El siguiente gráfico, elaborado por la división de Mercados Laborales y Seguridad Social del BID en base a encuestas en hogares de Argentina, Paraguay y Perú, corrobora lo manifestado.

Origen: Economía informal: ¿causa o efecto de la pobreza?

McDonald’s lanza en España su servicio de entrega a domicilio.

mc

NOTICIA:

McDonald’s ha lanzado McDelivery, su servicio de entrega de comida a domicilio en España de la mano de la start up española Glovo, según ha informado la multinacional en un comunicado.

En concreto, la cadena de comida rápida se apunta a la nueva tendencia de consumo, que ya ha facturado 600 millones de euros en 2016, lo que supone un 10% más que en 2015.

El nuevo servicio a domicilio se encuentra en la actualidad disponible en Madrid y Barcelona, y en los próximos meses está previsto que se implemente, de forma progresiva, en el resto de España.

Para ofrecer a sus consumidores la mejor entrega a domicilio, McDonald’s contará con la ayuda de la start up española Glovo, que se encargará de garantizar una entrega rápida y eficiente de los pedidos que se registren a través de la aplicación.

Como parte de la propuesta diferencial del delivery, entre las principales ventajas de esta plataforma se encuentra la posibilidad de poder pedir todos los productos del menú de la compañía de restauración. No existe un importe de pedido mínimo, sino que los consumidores podrán disfrutar de su producto favorito a partir del primer euro. El servicio estará disponible durante el horario normal de cada restaurante, incluido aquellos que estén abiertos las 24 horas.

COMENTARIO:
El hecho de que McDonalds tenga servicio a domicilio, hace que la empresa gane más dinero ya que la gente consumirá más porque no se tendrá que mover de casa para consumirlo. A demás al hecho de que no haya pedido mínimo hace que la gente pida solo lo que quiera.

Fuente: El Mundo

Amazon cierra el alquiler de su sede en Barcelona, la mayor operación en diez años

Amazon ha firmado con el Grupo Inmobiliario Castellví y los fondos inmobiliarios Stoneweg y 1810 Capital Investments el contrato del edificio ‘Luxa Silver’, situado en el 22@ de Barcelona y que será la nueva sede de la multinacional americana en la ciudad durante los próximos 15 años.

La nueva sede es un edificio de 11.000 metros cuadrados y 200 plazas de aparcamiento y su entrega a Amazon está fijada para febrero de 2018, han informado en un comunicado este miércoles los grupos inmobiliarios. Se trata de la mayor operación inmobiliaria de alquiler en Catalunya de los últimos diez años, con la mediación de Cbre.

amazon-1200x537

Tras la llegada de Amazon.es a España en 2011, ha creado un millar de empleos fijos, tanto en las oficinas corporativas como en los dos centros logísticos de San Fernando de Henares (Madrid) y Castellbisbal (Barcelona), así como en los dos centros urbanos de distribución dedicados específicamente a ‘Prime Now’.

La multinacional también está construyendo unas nuevas instalaciones en El Prat de Llobregat (Barcelona) que, con una superficie de 60.000 metros cuadrados, estarán en funcionamiento en otoño y, gracias a las cuales, se generarán otros 1.500 puestos de trabajo más de aquí a 2019.

Además, anunció en marzo que abrirá en Barcelona su ‘Seller Support Hub’ del sur de Europa, un centro multilingüe que dará soporte a las pequeñas empresas francesas, italianas y españolas que venden sus productos a través del marketplace de la compañía.

Amazon completa su apuesta por España con un centro de desarrollo de software de Madrid en el que ya trabajan 120 ingenieros diseñando nuevas funcionalidades y servicios para las cinco webs que la firma tiene en Europa, así como dando soporte a Amazon Business.

Además, el gigante del comercio electrónico confirmó hace unos meses su intención de crear en 2017 más de 500 nuevos empleos fijos, lo que supone que, en solo un año, aumentará su plantilla más de un 50%, pasando de los 1.000 trabajadores actuales a los 1.500 que tendrá a finales de 2017.

FUENTE: LA VANGUARDIA

La importancia de decir “hello”

Cuando Theresa May convocó las elecciones, los conservadores estaban tan convencidos de un landslide (victoria arrolladora en el lenguaje político inglés, una goleada) que incluso se ilusionaron con obtener los mejores resultados de la historia en el País de Gales, penetrar en los tradicionales bastiones laboristas de Rhondda y otros valles mineros, robar hasta una docena de escaños y convertirse en el partido mayoritario. Pero contar los huevos antes de que los ponga la gallina no suele ser una buena idea. Las campañas electorales son fenómenos orgánicos, con una vida propia. Y una cosa son los sondeos en frío y otra lo que pasa en el fragor de la batalla, cuando los candidatos no tienen más remedio que luchar cuerpo a cuerpo, los votantes se fijan en sus palabras y en sus gestos, y estudian los programas. Y pasan cosas, como los atentados de Manchester y de Londres.

9480035

En Gales las expectativas tories se han desinflado debido a varios factores. Theresa May llamó a las urnas como un segundo referéndum para refrendar su visión particular de un Brexit duro, sin unión aduanera ni mercado único, antagonista de la Unión Europea, dispuesta a romper la baraja si sus pretensiones no son atendidas. Iban a ser las elecciones del Brexit, por el Brexit y para el Brexit. Pero no ha sido así, en buena parte por su culpa, incapaz de presentar ni tan siquiera un esbozo de sus objetivos, de los sacrificios que habrá que hacer, de las potenciales concesiones o de su visión del Reino Unido después de la ruptura. A falta de ello, el diálogo con los votantes ha sido imposible, y el epicentro de la campaña se ha trasladado a cuestiones de seguridad (por los atentados), y sobre todo a la austeridad, los recortes y la justicia social. El terreno en el que el Labour se mueve como pez en el agua.

FUENTE: LA VANGUARDIA

El Santander compra el Popular por un euro con el visto bueno de Bruselas


El Banco Santander ha comprado el Banco Popular por un euro. La operación, impulsada desde Bruselas y ejecutada vía subasta tras determinarse la inviabilidad del Popular, supone el fin al culebrón de la que fue la entidad más rentable del mundo. Hoy, su realidad es diametralmente opuesta, tras una espiral de pérdida de valor desde hace meses. La resolución implica que los accionistas y titulares de deuda subordinada pierden todo su dinero, medida que evitará que se ponga dinero público.

Para sanear los balances del Popular, que adolecen una entrada tardía en el ladrillo y un alto porcentaje de créditos fallidos, el Santander ampliará capital en 7.000 millones para no ver alterados sus ratios actuales y engullir sin traumas a su hasta ahora competidor. La entidad afirma que no hay contrapartidas ni garantías públicas en la operación.

21-1-1

La situación del Popular era crítica. Desde el Banco Central Europeo (BCE) se concluyó que estaba en riesgo de caída por el “deterioro significativo” de su liquidez en los últimos días, a raíz de una fuga de depósitos continuada y una falta de claridad en sus planes a futuro. En bolsa, en la última semana el desplome había superado el 50%. Era, datos en mano, inviable: se le realizaron pruebas de estrés y arrojaba pérdidas de hasta 8.200 millones en el peor escenario.

Por eso, este miércoles se intervino la entidad, que pasó a estar bajo el control del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Se inició un proceso de adjudicación vía subasta que dejó al Santander como ganador. No se conoce si otras entidades presentaron ofertas, aunque el FROB afirma que su oferta era la “única” que cumplía con los requisitos para su admisión.

Todo el proceso contó con la autorización de la Comisión Europea. De esta forma, el mecanismo, adoptado por la Junta Única de Resolución europea y ejecutado por el FROB, cierra el drama del Popular.

FUENTE: LA VANGUARDIA

¿Llegó la hora de resucitar la economía keynesiana?

John Maynard Keynes escribió su Teoría General en 1936. Si lo hubieran congelado para despertarlo hoy, ¿qué diría sobre este convulso 2016?

Imaginemos este escenario: a finales de 1936, poco después de la publicación de la Teoría General, su clásico,  John Maynard Keynes es congelado criogénicamente para ser devuelto a la vida 80 años después.

El panorama en ese momento era desalentador. Empezaba la Guerra Civil en España, las purgas de Stalin estaban a toda marcha y Hitler había desobedecido el Tratado de Versalles remilitarizando la región de Renania. La recuperación de la Gran Depresión aún era frágil, era el año de la marcha de Jarrow en Reino Unido y Franklin D. Roosevelt ganaba por segunda vez las elecciones presidenciales en EEUU.

Cuando se despierta en 2016, Keynes quiere saber qué ha ocurrido en las últimas ocho décadas. Le dicen que el desempleo masivo de los años treinta se resolvió por fin pero solo porque las grandes potencias redoblaron la producción militar mientras se lanzaban a la guerra por segunda vez en 25 años.

La buena noticia, se entera Keynes, es que las lecciones de los años treinta fueron aprendidas. Los gobiernos se comprometieron a mantener la demanda en un nivel alto para lograr el pleno empleo. Además, reciclaron los impuestos acumulados durante los años de crecimiento sólido y los convirtieron en mayor inversión en infraestructuras públicas. También tomaron medidas para asegurarse de que la brecha entre ricos y pobres fuera cada vez menor.

El período entre la reelección de Roosevelt y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca se puede dividir en dos partes: los 40 años hasta 1976 y los 40 siguientes.

Keynes descubre que los gobiernos se han apartado de sus ideas. En lugar de registrar superávit presupuestarios cuando tienen viento a favor y déficits en las épocas de vacas flacas, funcionan con déficit todo el tiempo. Los gobiernos no saben distinguir entre inversión y gastos corrientes.

En el Reino Unido, diciembre de 1976 marca un punto de inflexión. A principios de ese mes se produjo un momento crítico cuando el Consejo de Ministros, dividido y sumido en el caos, acordó adoptar la austeridad a cambio de devolver un préstamo del Fondo Monetario Internacional, necesario para apoyar a una libra en caída libre.

Los miembros del Partido Laborista habían sido monetaristas a su pesar; los fieles de Thatcher que llegaron después eran fieles creyentes. Levantaron los controles al movimiento de capitales, abandonaron el pleno empleo como objetivo principal de las políticas económicas, redujeron el poder de los sindicatos, recortaron los impuestos para los que más tenían, y permitieron que se profundizara la desigualdad y que las finanzas crecieran a medida que bajaba la producción.

La embestida contra las organizaciones de trabajadores y los recortes en el gasto público achicaron la demanda efectiva, disimulada por la baja en las tasas de interés. El dinero barato causó un pequeño aumento de inversiones productivas aunque menor comparado con la especulación en la bolsa de valores y el mercado de propiedades. Finalmente, la burbuja explotó y, igual que en 1929, se desencadenó una terrible crisis económica.

Eso explica por qué los titulares de los periódicos que Keynes lee en el año 2016 se parecen tanto a los de 1936 con las altas tasas de desempleo y la falta de crecimiento. Eso explica también los resultados de los  referendos en el Reino Unido y en Italia, los de las elecciones presidenciales en EEUU y el creciente apoyo a los partidos de la extrema derecha en Francia y Alemania.

Aun así, Keynes se sorprende al descubrir que la crisis no ocurrió ni en 2016 ni en 2015, sino ocho años antes. ¿Qué ha pasado durante todo ese tiempo?, se pregunta el economista británico.

Le explican que, en un primer momento, los bancos centrales rebajaron las tasas de interés a niveles nunca vistos. En el Reino Unido, los costes de endeudamiento se redujeron hasta 0,5%, un porcentaje aún más bajo que el mínimo de 2% con el que la libra salió del patrón oro en 1931. No fue todo. Los bancos centrales también compraron bonos del sector privado con el objetivo de aumentar el suministro de dinero y reducir así el tipo de interés del mercado (también llamados tipo de interés a largo plazo).

Las dos iniciativas merecen la aprobación de Keynes. En su trabajo aconsejaba políticas monetarias agresivas para que las tasas de interés más bajas estimulasen las inversiones del sector privado: en la mayoría de los casos, es lo que saca a las economías de la recesión.

¿Qué han hecho los gobiernos?

Pero, dice Keynes, la política monetaria tal vez no sea suficiente si la caída es grave. Hay ocasiones en que no importa lo bajas que estén las tasas de interés, las empresas privadas no invierten porque ven el futuro como demasiado incierto. La gente ahorra el dinero en lugar de gastarlo. Las políticas monetarias se vuelven como el soma, la droga del libro Un mundo feliz, de Aldous Huxley: calma los ánimos y oculta el hecho de que algo raro está sucediendo.

A Keynes le cuentan que se necesitaron dosis cada vez más grandes de soma para que la economía global siguiera funcionando, con bajas inversiones que derivaron en una pobre productividad y con tasas de crecimiento muy por debajo de las registradas en los años previos a la crisis. Keynes hace la pregunta obvia: si las políticas monetarias dejaron de ser efectivas, ¿qué han hecho los gobiernos para ayudar?

Es obvio poner el tema sobre el tapete. La Teoría General de Keynes puntualiza que el deseo de invertir del sector privado se ve afectado por “espíritus animales”. Cuando están bajos, los gobiernos deberían interceder con inversión pública, incluso a costa de crear un déficit presupuestario más elevado: gracias al mayor crecimiento que resultará de esta medida, la inversión se pagará a sí misma con creces.

Keynes se horroriza cuando le dicen que, salvo un breve estímulo colectivo en el año 2009, no se siguió este enfoque. Los gobiernos empezaron a preocuparse enseguida por el tamaño de los déficits  y recortaron la inversión pública.

Pero un bajo crecimiento significa que la reducción del déficit llevará más tiempo del esperado y las tasas de interés ultra bajas durante gran parte de la década han vuelto a derivar en burbujas en el precio de los activos. Los niveles de endeudamiento del sector privado están subiendo. Para Keynes, todo es predecible de una forma deprimente. Hora de volver a 1936.

Pero antes de que regrese a su tiempo, le piden a Keynes un consejo para los legisladores de 2016. El economista dibuja tres alternativas al estado actual de las cosas. Los planes de recortar los impuestos y gastar en infraestructura de Trump producirán a corto plazo un gran crecimiento, pero Keynes no está muy entusiasmado. Teme que la inversión en el tipo de infraestructura pública que EEUU necesita verdaderamente no sea mucha y que el estímulo esté mal enfocado.

La segunda opción sería abusar de las tasas de interés, en mínimos, y lanzarse a pedir préstamos para proyectos de inversión a largo plazo. Según Keynes, los gobiernos podrían hacerlo sin alarmar a los mercados mientras sigan sus enseñanzas y los préstamos sean solamente para invertir.

La tercera opción requiere más creatividad con la expansión cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés), dice Keynes. En lugar de usar el dinero sólo para el juego de la especulación, ¿por qué los gobiernos no lo aprovechan para financiar la infraestructura? Construir viviendas con la QE tiene sentido; inflar el valor de las viviendas, no.

Mark Zuckerberg se gradúa en Harvard 12 años más tarde

14957364067664

El multimillonario estadounidense fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció hace ya algunos días su regreso a la Universidad de Harvard para obtener finalmente su título universitario después de haber abandonado la carrera en el año 2005, cuando estaba en segundo curso, para mudarse a California a trabajar en su plataforma social.

Y es que, fue en Harvard donde comenzó a gestarse la que hoy en día es una de las mayores empresas del planeta, valorada en unos 400.000 millones de dólares y con casi 2.000 millones de usuarios activos.

El empresario no sólo participó en la ceremonia de graduación sino que además tuvo el honor de pronunciar el discurso de apertura de este año antes de recibir su título honorífico.

Una vez terminado el acto de graduación el propio Zuckerberg subió a su cuenta personal de Facebook una foto, con sus padres y su recién estrenado título, a la que acompañaba la frase: “Mamá, siempre te dije que volvería para obtener mi título”.

Zuckerberg se ha convertido así en el segundo CEO de una empresa tecnológica en recibir un título honorario de Harvard después del que se le concedió hace una década al fundador de Microsoft, Bill Gates.

FUENTE: EL MUNDO

COMENTARIO:

La carrera de Mark Zuckemberg esta llena de éxitos desde que dejo la universidad para dedicarse a tiempo completo a la red social mas famosa del mundo, Facebook. Pero el multimillonario nunca dejo de pensar durante estos 12 años la importacia que tenía el sacarse el titulo de una de las univesidades mas prestigiosas de EEUU y del mundo.

Al parecer esta acción ha sido movida por la promesa que hizo Zuckemberg a su madre, y una vez obtenido este titulo, se iguala a Bill Gates como segundo CEO de una empresa tecnologica en conseguir un titulo honorario en Harvard.