Preparados, listos… ¡a gobernar Brasil!

1463166448_345012_1463166533_noticia_normal

Brasil debe poner en marcha reformas económicas, ya que se enfrenta a su peor recesión en décadas, se prevé una contracción del PIB del 4% por segundo año consecutivo. El banco también presento sus cifras e informo que son los peores resultados en 7 años, debido al aumento de la morosidad. Además de estos negativos datos, la petrolera Petrobras, registro su tercera perdida trimestral consecutiva.

Temer ha ocupado el puesto de Dilma Rousseff a solo 90 días de los juegos olímpicos, y permanecerá hasta finales de 2018. Michel Temer tiene revisto concentrarse en la reducción de costes y medidas de inversión en el sector del petróleo e infraestructuras.

Elaborado por Chantal Choni,

A partir de la fuente: Cinco Días

Sólo dos CCAA, Madrid y Baleares, han salido ya de la crisis

PIBWEBdesk.jpg

Solo Baleares y Madrid de las 17 autonomías han salido oficialmente de las crisis en 2015 al registrar un incremento del PIB a precios corrientes del que tenían en 2008. Aumentaron el valor de su economía en un 1,3% y un 0,8% respectivamente.

En cuanto a Madrid, la segunda economía más importante de España representando el 18,8% del PIB nacional, se ha debido a los servicios, turismo, industria y a la primera plaza financiera del país.

Las peor situadas son Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana.

A pesar de esto la economía española debe recuperarse un 3,1% en los niveles iniciales de antes de la crisis. Cataluña también se encuentra en una posición negativa y aún le falta recorrido para alcanzar una posición estable.

Elaborado por Chantal Choni,

A partir de la fuente: El Mundo

El PIB de Brasil caerá este año aún más de lo que se esperaba: un 3,54%

brasil-ordenyprogreso-700.jpg

“Los analistas del mercado financiero brasileño consultados semanalmente por el Banco Central han vuelto a empeorar sus previsiones para la economía del país. El nuevo cálculo estima que el producto interior bruto se contraerá un 3,54% en 2016, según ha confirmado la propia autoridad monetaria.”

Además de la caída del PIB en un 3,5% de la economía también prevén que la inflación cerrara el año con un 7,59%. Si esto sucediese el país encadenaría dos ejercicios en rojo por primera vez desde 1930.

El gobierno brasileño ha lanzado una serie de medidas fiscales como podría ser: un alza impositiva, una reducción del gasto público y un severo recorte presupuestario de 5.780 millones de dólares para este año.

Esta brusca bajada del PIB se debe a la crisis que esta atravesando China, la bajada de precios de las materias primas. Además de estas otras causas son; Brasil, atravesó una muy buena época de consumo por parte de las familias estimulada por el gobierno ya que aumento el salario mínimo, estableció exenciones fiscales y subsidios para la adquisición de bienes; la propia crisis brasileña política; la corrupción; un deterioro en la confianza de los mercados en su economía…

Elaborado por Chantal Choni,

A partir de las fuentes: El Economista

El crecimiento de China se sitúa por debajo del 7%

Una mujer compra en un supermercado en Pekín. REUTERS
Una mujer compra en un supermercado en Pekín. REUTERS

El Producto Interior Bruto (PIB) de China creció un 6,9% en el tercer trimestre del año, la cifra más baja desde que se iniciara la crisis financiera mundial, algo que las autoridades del país achacan a las “crecientes presiones bajistas” que afronta internamente el gigante asiático y a una recuperación de la economía global “más débil de la esperada”. Esta es la primera vez desde 2009 que el PIB chino cae por debajo del 7%.

Sin embargo, el dato ofrecido hoy por la Oficina Nacional de Estadística china es ligeramente superior al 6,8% pronosticado por diferentes informes en los días previos al anuncio, y para algunos aún mantiene viva la posibilidad de lograr para este año el objetivo de crecimiento marcado por el primer ministro Li Keqiang del 7%, una cifra que sí se había conseguido alcanzar en el primer semestre de 2015.

El dato de hoy es la primera confirmación oficial sobre el PIB chino desde que este verano su mercado de valores se hundiera y desatara el pánico en los parqués mundiales. Ante esta situación, las autoridades reaccionaron en agosto con el anuncio de una devaluación sorpresa de su moneda, una medida a la que acompañaron otras como los repetidos recortes en las tasas de interés o el aumento del gasto en infraestructuras de los últimos meses tendente a mantener el ritmo de crecimiento.

“Las perspectivas de crecimiento se mantienen suaves”, declaró en una nota Louis Kuijs, de Oxford Economics Ltd, quien también opinió que el Gobierno “debería seguir aplicando más flexibilizaciones macroeconómicas, aunque no haya grandes planes de estímulo”.

Según los datos ofrecidos hoy, el sector servicios fue el que tiró de la economía gracias a que mantuvo su crecimiento. Y es que, pese a que no se publicó un dato exclusivo del tercer trimestre, en lo que va de año este sector ha crecido un 8,4% con respecto al mismo periodo del año pasado, lo que ha ayudado a contrarrestar los malos resultados cosechados por otros sectores.

Es el caso del comercio exterior, en donde las exportaciones han bajado un 1,8% interanual entre enero y septiembre y las importaciones se han desplomado un 15,1%, o el de la producción industrial, que se ralentizó en septiembre al aumentar un 5,7% interanual, cuatro décimas menos que en agosto, lo que supone su registro más bajo desde el 5,6% de marzo. Otros sectores como el de la industria o la agricultura se han mantenido estables.

Por su parte, la inflación subió un 1,6% interanual en septiembre, lo que supone cuatro décimas menos que en agosto.

En su informe, las autoridades chinas destacaron que el país ha hecho frente a unas “duras condiciones” en lo que va de 2015, pero consideraron que el desarrollo general es “estable” y que avanza “en una dirección positiva”.

Estas declaraciones van en la misma línea que las emitidas ayer por el presidente chino Xi Jinping en una entrevista con Reuters, en donde el dirigente aseguraba que no es posible mantener para siempre el crecimiento registrado en años anteriores y que “China se está ajustando a una nueva normalidad y está experimentando los dolores propios de pasar de un viejo modelo de crecimiento a uno nuevo”.

Por su parte, el primer ministro chino, Li Keqiang, hizo un llamamiento este fin de semana a continuar con la reforma del sistema financiero del país mientras “mejora la efectividad de la regulación”, al mismo tiempo que admitía que el Gobierno se enfrenta a significativos obstáculos para alcanzar sus objetivos económicos.

En los días previos al anuncio de hoy, diferentes analistas y expertos financieros han insistido en la idea de que el objetivo de crecimiento marcado para este año es prácticamente imposible de cumplir y que el Ejecutivo chino debería replantearse una rebaja en sus expectativas.

En este sentido, el economista de Barclays Chang Jian dijo en una nota que “todos sabemos que es imposible cumplir con el objetivo del 7% este año”. En su opinión, a final de año la economía china crecerá en un 6,6%, “una tendencia a la baja que continuará el próximo año”.

COMENTARIO

El PIB de China creció un 6,9% en el tercer trimestre del año, la cifra más baja desde el inicio de la crisis mundial. Las perspectivas de crecimiento se mantienen suaves. Debido a la crisis en la bolsa del país y la devaluación de la moneda.

El sector más favorable de la economía fueron los servicios gracias a que mantuvo el crecimiento. En cuanto al comercio exterior, las exportaciones han bajado un 1,8% interanual entre enero y septiembre y las importaciones se han reducido un 15,1%. Otro sector que se mantuvo estable fue la industria y la agricultura. La inflación aumentó un 1,6% interanual.

Estoy de acuerdo con las declaraciones del presidente chino Xi Jinping ya que China se está ajustando a una nuevo modelo normal de crecimiento, distinto al registrado los años anteriores. Pretende reducir su dependencia de la inversión pública y el comercio exterior y dar más valor al sector servicios y al consumo interno.

La parte negativa de todo esto no es solo la estabilidad del país, sino el posible efecto contagio sobre otras economías emergentes, especialmente las que suministran materias primas a China y sobre todo los países desarrollados que tienen acuerdos comerciales con este.

Chantal Choni

FUENTE: EL MUNDO

PIB según la Demanda

El PIB es una medida macroeconómica que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios final de un país durante un período determinado de tiempo.

El PIB sobre la Demanda es el valor total de la distribución del consumo de la producción. Se cuantifica el destino de la producción.

El Consumo Privado es  la suma de los bienes y servicios comprado por las economías domésticas.

“Gasto en consumo final de los hogares”

Tres componentes:

  • Gasto en bienes duraderos.
  • Gasto en bienes no duraderos.
  • Gasto en servicios.

El Gasto Público representa los bienes y servicios comprados por el Estado:

  • Compra de bienes.
  • Compra de servicios.

En la Contabilidad Nacional se denomina “Gasto en consumo final de las administraciones públicas”

Las Inversiones son el gasto en bienes y servicios para mantener y aumentar la capacidad productiva de las empresas.

“Formación Bruta de Capital (FBC)”

  • Formación Bruta de Capital Fijo

–Inversión no residencial.

–Inversión residencial.

  • Variación de existencias

Por último, las Exportaciones Netas son la diferencia entre el total de Exportaciones y el total de Importaciones.

El gasto público sube 8,6 puntos con la crisis y alcanza ya el 47,8% del PIB

El desembolso de la Administración aumentó en 79.000 millones de 2007 a 2012, según Eurostat El Gobierno de Rajoy incrementa esta partida al nivel del último mandato de González.

Espana-Bandera-oscura.jpg

La crisis económica ha disparado los gastos totales del Gobierno español en 8,6 puntos de Producto Interior Bruto (PIB), desde el 39,2 por ciento que suponían en 2007 al 47,8 por ciento que representaban en 2012, según las últimas cifras homogéneas auditadas por la oficina de estadísticas europea, Eurostat. Es decir, un incremento de 79.052 millones de euros que agravan la ya de por sí complicada situación de las finanzas públicas, muy comprometidas por la obligación inexcusable de cerrar el año, como mucho, con un déficit del 6,5 por ciento del PIB.

Durante la crisis, ni el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero fue capaz de embridar el gasto de la Administración, ni tampoco lo ha hecho el de Mariano Rajoy en los dos años de legislatura transcurridos. Así, la realidad es que el desembolso del sector público se come ya cerca del 50 por ciento del PIB, lo que significa que casi la mitad de la producción nacional de 2012 se destinó, fundamentalmente, a sufragar las partidas de gasto en pensiones, educación, sanidad, desempleo y exclusión social.

De hecho, el gasto público supera hoy el listón histórico dejado por el expresidente socialista Felipe González en su última época (1993-1996), cuando el desembolso total de las Administraciones Públicas alcanzó la cota del 46,7 por ciento del PIB, inédita hasta entonces.

En aquel ejercicio de profunda recesión, elevado desempleo y subida de impuestos, González tiró del gasto para intentar contener la hemorragia económica, igual que está haciendo el Ejecutivo del popular Rajoy en este segundo decenio del siglo XXI, en una España recién salida de la recesión más larga de la democracia.

Ingresos, entre los más bajos

Las estadísticas de 2012 que facilita Eurostat confirman uno de los males endémicos del sistema tributario español: su baja recaudación, criticada por expertos, institutos de análisis y organismos internacionales. Y es que, mientras el gasto público no deja de aumentar, los ingresos totales del Gobierno español, en cambio, siguen siendo de los más bajos de la Unión Europea, a pesar de las alzas tributarias del IRPF y del IVA decididas el pasado año. En concreto, los últimos datos auditados por Eurostat muestran cómo las arcas públicas españolas ingresaron en 2012 cuatro puntos de PIB menos que en 2007: el 37,1 por ciento, frente al 41,1 por ciento antes del estallido de la crisis. La atonía de la recaudación es tal que ingresamos cuatro puntos menos de PIB que Portugal y 7,5 menos que Grecia.

Por el lado del gasto público, la comparativa europea nos deja ligeramente por debajo de la media, tanto del conjunto de la UE -49,3 por ciento- como de la eurozona -49,9 por ciento-, pero con una progresión preocupante, ya que mes tras mes las estadísticas de ejecución presupuestaria que publica Hacienda dan cuenta del aumento de los gastos, sobre todo los derivados de los intereses de la deuda.

Por ejemplo, hasta octubre, el total acumulado de los pagos no financieros del Estado se incrementó el 6,3 por ciento, con un total de 135.434 millones de euros. De esa cifra, 27.791 millones de euros se fueron en abonar los gastos financieros, que subieron el 9,6 por ciento interanual con respecto al mismo mes del año precedente.

Por partidas, y según condensa BBVA Research, el Estado sólo está ajustando en la remuneración de asalariados y en la formación bruta de capital, que recortó el 2,8 y 4,9 por ciento, respectivamente, con datos hasta octubre. En el resto del gasto se siguen observando incrementos interanuales, y en consecuencia, el consumo público de la Administración Central se habría mantenido a finales de octubre por encima del 2,4 por ciento del PIB, según las cifras analizadas por el instituto de análisis de BBVA.

Reformas imprescindibles

Obviamente, el impacto de la crisis económica tiene mucho que ver con el repunte actual del gasto de las Administraciones Públicas, y así se detecta en todos los países europeos, especialmente en los periféricos más azotados por la crisis de la deuda soberana. Pero también es cierto que el Ejecutivo de Mariano Rajoy tiene varios frentes abiertos para atajar el gasto público que no acaba de cerrar. Uno de ellos, la reestructuración de las Administraciones Públicas, cuya completa implementación reduciría la factura del sector público en alrededor de 17.500 millones de euros anuales, según las previsiones oficiales.

Otro, la reforma del sistema de pensiones, imprescindible para combatir los efectos del envejecimiento de la población, la caída de cotizantes y la sangría del paro. Una partida que en el conjunto de la Unión Europea representó el 46 por ciento del total del gasto social en 2011 -último ejercicio homogéneo auditado por Eurostat- y que en España se llevó el 43,8 por ciento en el mismo período.

Y, en particular, Hacienda debe fiscalizar las cuentas de las autonomías para aflorar gasto no presupuestado, una tarea encomendada al nuevo Comité Técnico de Cuentas Nacionales.

Fuente: elEconomista.es

El impuesto sobre los ricos en Francia se aplicará un período de 2 años

El impuesto del 75% para las retribuciones superiores al millón de euros anuales en Francia, que fue tumbado por el Consejo Constitucional, se aplicará en su nuevo formato a partir de 2014. Según explicó el ministro de Finanzas galo, Pierre Moscovici, finalmente serán las empresas las que tengan que abonar la tasa y lo harán tendrá una duración limitada a dos años.

El Consejo Constitucional había invalidado en diciembre pasado el dispositivo que instituía esa tasa por considerarlo que era discriminatorio con algunas unidades familiares. En concreto, una pareja en la que sólo uno de los dos tuviera ingresos pero superaran el millón de euros se vería sometido al impuesto, mientras que otra en la que ambos ganaran conjuntamente más de esa suma pero no individualmente, quedaría exonerada.

Pero en el proyecto que el Gobierno galo presentará al parlamento dentro de los Presupuestos para 2014, serán las compañías las que se hacen cargo del impuesto. Cuando la remuneración sobrepase el millón de euros, será la empresa la que lo asuma, en lugar de los contribuyentes directamente.

Moscovici-bruselas

Acuerdo con empresarios

Moscovici explica en la entrevista que se reunió la semana pasada con los presidentes de las principales organizaciones de empresarios y se comprometieron a “presentar rápidamente un refuerzo ambicioso de su código de gobernanza”.

“Preferimos una auto-regulación exigente. Pero atención: si las decisiones anunciadas no están a la altura, nos reservamos la posibilidad de legislar”, advirtió.

Moscovici insistió en que la Comisión Europea no había “impuesto nada” a Francia a cambio de autorizar un retraso de 2 años, hasta 2015, en el cumplimiento de un tope de déficit inferior al 3 % del Producto Interior Bruto (PIB) que se fija en el Pacto de Estabilidad.

 

Conclusión:

El ritmo de reducción del déficit que ha programado su Gobierno, es un esfuerzo considerable que creo será considerado suficiente. Ahora por ahora, ir más allá sería operar un sobre-ajuste y poner en peligro el retorno al crecimiento.

La Fuente: El Economista