El parón del consumo arrastra al PIB, que crece al menor ritmo desde 2014

Trabajadores en una cadena de montaje de una fábrica de motocicletas.

“La economía prosigue con su ralentización. Entre abril y junio creció un 0,4% trimestral frente al 0,5% registrado en el trimestre precedente. En tasas anuales todavía avanza con un vigoroso 2% en plena desaceleración global. Sin embargo, la composición de este crecimiento tiene ahora unas bases algo menos robustas. Si bien es cierto que el ahorro de los hogares mejora, el consumo de las familias y la inversión se estancan. La actividad aguanta gracias al sector exterior, que está aún sujeto a la incertidumbre comercial, y al gasto público, todavía pendiente de una reducción del agujero en las cuentas del Estado”

En este artículo hablan de la ralentización del crecimiento de la economía española. Sigue creciendo, pero a un ritmo mucho más lento. Ante la perspectiva de esta desaceleración se observa un aumento del ahorro de las familias, pero una disminución del consumo y la inversión de las mismas. Si la actividad sigue aguantando es porque este efecto de freno en el consumo y la inversión aún no ha tenido tanto efecto en el sector exterior.

La incertidumbre a nivel general está afectando mucho al consumo de las familias. El crecimiento de la economía española se apoyaba mucho en el crecimiento del empleo y al haber más empleo, también había un crecimiento del consumo de la población.

En mi opinión, cuando se habla de desaceleración de la economía, la gente, ante la incertidumbre de lo que va a pasar, no saben si en un futuro próximo pueden perder el empleo, reaccionan aumentando el ahorro y por tanto disminuyendo el consumo. Es decir, una parte de lo que ganan las familias se destina a ahorrar y no a consumir de esta manera aseguran poder satisfacer sus necesidades básicas si las cosas se ponen mal. Esto tiene un efecto directo en el crecimiento económico ya que, si disminuye la demanda de forma importante, porque una parte importante de la población deja de adquirir bienes y servicios, las empresas empezarán a disminuir beneficios. Si disminuyen los beneficios porque venden menos, las empresas reducirán el número de trabajadores, es decir aumentará el paro y aun se reducirá más el consumo.

Fuente: Elaboración realizada por Clàudia Pujol Riera a partir de: https://elpais.com/economia/2019/09/30/actualidad/1569827274_459374.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s