El recibo de la luz sube un 2,6% en lo que va de año

Según señala el INE, la evolución de la tasa de inflación en octubre se debe a la bajada de los precios de la electricidad, que contrasta con la subida que experimentaron en el mismo mes de 2017. Entonces, la luz subió un 6,2% en términos mensuales (3,2% interanual), por lo que es de prever que, tras los máximos marcados en agosto y septiembre, con subidas mensuales del 2,5% y el 3% (10,8% y 13,7% interanuales), la luz haya aflojado en octubre. Así se desprende del análisis de los datos de OMIE, el operador del mercado mayorista de la luz. Según sus datos, el precio medio de la electricidad en septiembre se situó en 71,27 euros, por 65 en el mes de octubre.

 

El índice de precios de consumo (IPC) se situó en octubre en el 2,3%, el mismo nivel que en septiembre, según ha adelantado este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según el organismo estadístico, en comparación con 2017 la bajada de los precios de la electricidad —que subieron en las mismas fechas del año pasado— contribuyen a moderar el índice, mientras que la subida de los precios del gas tira hacia arriba del índice. En términos mensuales, el IPC subió un 0,9% respecto al mes anterior.

La tasa interanual de octubre, en caso de confirmarse, sería la vigésimo sexta tasa positiva que encadena el IPC interanual e implica que los precios son hoy un 2,3% superiores a los de hace un año. La tasa de IPC interanual se mantuvo en el 2,2% en julio y agosto, pero en septiembre y octubre ha repuntado hasta el 2,3%, el mismo dato que en junio, lo que sitúa a los precios en máximos desde abril de 2017.

En el décimo mes de 2018, el Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 2,3%. Si este dato se confirma, la tasa anual del IPCA se mantendría respecto al mes anterior.

Elaborado por Lluïsa Vinaixa a partir de La Razón

Anuncios

Vincular las pensiones con el IPC, una medida cada vez menos viable

Resultado de imagen de pensiones ipc

El Fondo Monetario Internacional (FRT) está muy enfadado con las medidas que se quieren hacer en España sobre las pensiones. Enlazar las pensiones con el IPC (Indice de Población Consumida) es una medida que se lleva negociando en el Pacto de Toledo (PdT) desde 2016 (el año). Según el Fondo Monetario Internacional, bincular la pensión con la tasa de inflación puede hacer peligrar la sostenibilidadad del sistema si esta se aplica de manera asilada sin estar acompañada de una consideración sobre los ingresos gastados de la Seguridad Social.

La vinculación entre pensiones y el IPC, según el Fondo, elebaría el desembolso del Estado entre un 3% y un 4% sobre el PIB en los próximos 30 años.

Así, la Comisión defiende el denominado factor de sostenibililidad que bincula las pensiones a la esperanza de vida y cuya entrada en funcionamiento estaba prevista para el año 2019, integradamente. “Es una buena forma de conciliar la sostenibilidad y la adecuación de los sistemas de pensiones en el contexto del envegecimiento de la población” dicen en contra de la decisión de aplazar su entrada en vigor hasta 2023.

En lo que se refiere en parte a la subida relacionada generalmente por el IPC como referencia, la Comisión ve esta decisión como un elemento de incertidumbre que compromete la corrección adecuada del déficit público de la Seguridad Social, que ascendía a cerca de unos aproximadamente 18.000 millones en ese año 2017 y superará los 16.000 millones el año.

Fuente: elaborado por Diego Morales a partir de elEconomista

IPC: Los alimentos y la ropa, lo que más se encarece para el consumidor

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 12.29.41 1

El IPC de octubre se ha situado en el 1,6%, según el INE (Instituto Nacional de Estadística), dos decimos menos que el mes anterior.

El elemento que tira de los precios son los alimentos y bebidas no alcohólicas, que aumentaron en el 2,3% este año, debido a la subida del precios de las frutas.

El transporte bajo de precio en octubre, ya que los carburantes subieron menos que el año pasado y se han abaratado tanto los vuelos como el precio de coches.

En el sector moda, vestimenta y calzado ha subido un 0,5% más que el año pasado. La vivienda ha subido el 2,2%, el ocio un 1,5% en un año (tres décimas menos que el año pasado).

En Catalunya es donde más han subido los precios, igual que en Melilla (1,9%), detrás suyo estarían las Baleares (1,8%). En un 1,6% estarían situadas Andalucía, Comunitat Valenciana, País Vasco, La Rioja, Castilla-La Mancha, y Madrid con un 1,5%.

Respecto a la tasa mensual, los precios aumentaron el 0,9% tras dispararse vestido y calzado en un 11,1% por el inicio de la temporada otoño-invierno. La vivienda un 1,4% más por el aumento de la electricidad y alimentos y bebidas por la subida de frutas.

Fuente elaboración propia a partir de: La Vanguardia.

Nuevos registros positivos

ipc

Según el indicador adelantado publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística , el retroceso de la tasa interanual del IPC se ha debido a la caída de los precios de la electricidad y al abaratamiento de los carburantes, frente al aumento que experimentaron el año pasado donde los precios de la gasolina y del gasóleo encadenaron la semana pasada su tercera semana consecutiva de caídas, alcanzando sus niveles mínimos en lo que va de 2017, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea recogidos por Europa Press.

El IPC interanual arrancó el año en el 3%, su tasa más alta desde octubre de 2012. La de marzo es la séptima tasa positiva que encadena el IPC interanual tras ocho meses en negativo.
En el tercer mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado redujo nueve décimas su tasa interanual, hasta el 2,1%, al tiempo que la variación mensual se situó en el 1,1%.

En términos mensuales, el IPC no experimentó variación en marzo respecto al mes anterior. Es la primera vez desde el año 1998 en que el IPC de marzo se congela respecto al mes anterior, pues en todos los años posteriores siempre se registraron subidas mensuales del IPC en los meses de marzo.

El INE publicará los datos definitivos del IPC de marzo el próximo 12 de abril. El organismo cambió el IPC a base 2016 desde principios de este año. Con esta nueva base, estadística mejora la representatividad de este indicador introduciendo cambios en la composición de la cesta de la compra y la actualización de la estructura control.

Elaboración del diario El Economista

#EntornoEconomico : El IPC cae hasta el -1,1% en abril y suma cuatro meses de tasas negativas

En comparación al mes anterior, el IPC repuntó el 0,7%: la ropa de niño y bebé (20,9%), las prendas de mujer (13%) y el calzado infantil (10,9%), los mayores aumentos.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se situó en abril en el -1,1% con respecto al mismo mes del año anterior.

El IPC ya lleva cuatro meses consecutivos de descensos. Lo que lleva a una variación mensual de 0,7%.

¿A qué se debe este descenso continuo?

  • OCIO Y CULTURA: sectores más afectados, alcanzado una tasa negativa de 2,6%.
  • VARIACIÓN DE VIVIENDA: segundo sector más afectado, descendiendo hasta un -7,1%. Y se debe exclusivamente a la disminución del precio de la electricidad del mes de marzo.
  • HOTELES, CAFÉS Y RESTAURANTES: su tasa se ha reducido en 5 décimas, siendo de 1,1% este mes con respecto a marzo.

watching IPC

Tal y como se puede apreciar en el gráfico, el IPC está a punto de alcanzar su nivel anual más bajo desde enero de 2015. No obstante, se puede observar mucha más variación en el IPC mensual. En el que su nivel más bajo ocurrió en enero de 2016. Mientras que su nivel más alto (a nivel mensual) fue en abril de 2015.

No obstante, los precios han aumentado un poco en comparación a marzo. Cabe añadir que, dichos resultados se explican por dos hechos pasados:

  • la caída de los precios de los carburantes (gasoil y gasolina)
  • la caída de los transportes por los elevados precios

Comentario elaborado por Judith F. a partir del artículo de La Vanguardia.

Los precios de los productos alimenticios superan 7 veces la inflación

14501963207866La inflación repuntó cuatro décimas en noviembre en tasa anual respecto al mes anterior por el encarecimiento del recibo de la luz y el efecto escalón (descenso inferior de los precios a los registrados hace un año) de los combustibles. Aún así,el IPC general sigue por cuarto mes consecutivo en tasas negativas (-0,3%).

Sin embargo, las variaciones de los productos básicos, que afectan a las rentas más bajas y pensionistas o parados, siguen muy por encima de la inflación. Sucede sobre todo en la alimentación, cuya tasa se situó en este mes en el 1,7%, es decir, seis veces por encima del índice general. El alza de los alimentos sin elaborar crece al 2,6%.

De las 38 subclases de alimentos cuyos precios compara el INE, sólo cinco registran un crecimiento inferior o similar al IPC en el último año. Todos los demás, es decir, 33 en total, acumulan precios superiores.

Por ejemplo, comprar aceite cuesta un 28,3% que hace un año. Cocinar con patatas supone un 13% más y un 5,4% vale más la pasta. A la espera aún del subidón navideño, el pescado congelado subió en noviembre un 4,6% mientras el fresco aumentó un 1,4%. Por su parte, consumir legumbres y hortalizas frescas supone un 4,4% más, y comer frutas o crustáceos cuesta un 4% . La carne de ovino ya supone un 1% más y los preparados de carne un 1,9%. Incluso los productos de casquería han subido al 1,5%. Y el pollo ya se encuentra por encima del IPC general (0%), así como los huevos (0,6%), el arroz (0,1%), chocolates (1,8%), café (0,9%), agua mineral (1%) e incluso la cerveza (1% más). Sólo la leche cuesta menos (-4,5%) o la carne de porcino (-2,1%), el azúcar (-3,5%) o la mantequilla y margarina (-2,2%).

Vestir es también más caro. Todas las subclases que mide el INE están en tasa positiva. El calzado de mujer cuesta un 1,5% más y la ropa interior de hombre un 1,3%. Incluso la reparación y limpieza del textil ha aumentado un 0,9%. Mientras,echar medias suelas a los zapatos crece un 1,5%.

Además, la tasa de alcantarillado es superior en un 0,7%, y la electricidad un 0,4%.Reparar un electrodoméstico cuesta un 1,2% más y un 1,5% añadido supone adquirir una vajilla o comprar medicamentos (1% más). Los coches han subido un 3,9% pese a la subvención del Plan Pive mientras que organizarse un viaje supone un 4%. Mandar una carta es un 10,2% más caro que hace un año. Lo mismo ocurre con los libros de texto (2,1% más) , así como la educación infantil (1,6%), o la enseñanza obligatoria (0,9%) en manos públicas o el bachillerato (1,2%). Por su parte, los bares y restaurantes han subido los precios un 0,9% y los hoteles un 2,5%. A todo esto se añaden las alzas de todo tipo de seguros: médicos 4,6%) más; vivienda (2,7%) o del automóvil (2,2%).

Es evidente que España necesita muchas reformas estructurales para liberalizar sectores para que los precios sean por fin competitivos. Nada de esto figura en los programas electorales de los partidos. Mientras, los sueldos hasta noviembre han repuntado un 0,75% de media, un cuarto de punto por debajo del pacto de moderación salarial suscrito por la patronal y los sindicatos. Las pensiones subieron un 0,25%.

En todo caso, los pensionistas son los más perjudicados ya que apenas pueden beneficiarse del descenso de los precios que posibilitan que la inflación media se sitúe en el -0,3%. Por ejemplo, la caída de los carburantes (-13%) no les afecta porque no conducen en la mayoría de los casos. Tampoco tienen acceso a la competencia de precios que existe en los equipos informáticos, con un descenso del 7,1%, porque tampoco usan estos servicios. Lo mismo sucede con los servicios de móviles (-5,7%) y no compran equipos de imagen y sonido o fotográficos(-4,3%).

COMENTARIO

La tasa de inflación en noviembre en tasa anual repuntó cuatro décimas en tasa anual respecto al mes pasado, por el encarecimiento del recibo de la luz y los combustibles, y aun así el IPC sigue en niveles negativos por cuarto mes consecutivo (0.3%).

Además el cambio en los productos básicos que afectan a las rentas más bajas y pensionistas o parados están muy por encima de la inflación. Los más perjudicados son los pensionistas ya que los únicos productos que podrían beneficiarse de una disminución de precios son los que menos utilizan: carburantes, informática, telefonía y equipos de imagen y sonido. Sobre todo los productos alimenticios son los que más han sufrido un encarecimiento, cuya tasa esta seis veces por encima del índice general (1,7%). De los 38 productos que analiza el INE, 33 han aumentado el precio.

Ejemplos de productos alimenticios superiores al año anterior durante este mes de noviembre:

  • Aceite 28,3%
  • Patatas 13%
  • Pasta 5,4%
  • Pescado congelado 4,6% y pescado fresco 1,4%
  • Legumbres y hortalizas frescas 4,4%
  • Frutas y crustáceos 4%
  • Carne de ovino 1% y los preparados cárnicos 1,9%

A todo esto falta el incremento de precio navideño en cuanto a carne, pescados, crustáceos…

Otros productos también han registrado un aumento como:

  • Calzado femenino 1,5%
  • Ropa interior masculina 1,3%
  • Electricidad 0,4%
  • Medicamentos 1%
  • Envíos de cartas 10,2%

Es impensable que los productos aumenten un siete veces su inflación antes de vísperas navideñas cuando se sabe que aumentaran mucho más a mediados del mes de diciembre. Quienes más sufren esta subida es la clase baja, parados y pensionistas que les costara más cubrir sus necesidades básicas. España necesita una reforma estructural para regular los precios y liberalizar los sectores.

 

Elaborado por Chantal,

A partir de la fuente: EL MUNDO