Los precios de los productos alimenticios superan 7 veces la inflación

14501963207866La inflación repuntó cuatro décimas en noviembre en tasa anual respecto al mes anterior por el encarecimiento del recibo de la luz y el efecto escalón (descenso inferior de los precios a los registrados hace un año) de los combustibles. Aún así,el IPC general sigue por cuarto mes consecutivo en tasas negativas (-0,3%).

Sin embargo, las variaciones de los productos básicos, que afectan a las rentas más bajas y pensionistas o parados, siguen muy por encima de la inflación. Sucede sobre todo en la alimentación, cuya tasa se situó en este mes en el 1,7%, es decir, seis veces por encima del índice general. El alza de los alimentos sin elaborar crece al 2,6%.

De las 38 subclases de alimentos cuyos precios compara el INE, sólo cinco registran un crecimiento inferior o similar al IPC en el último año. Todos los demás, es decir, 33 en total, acumulan precios superiores.

Por ejemplo, comprar aceite cuesta un 28,3% que hace un año. Cocinar con patatas supone un 13% más y un 5,4% vale más la pasta. A la espera aún del subidón navideño, el pescado congelado subió en noviembre un 4,6% mientras el fresco aumentó un 1,4%. Por su parte, consumir legumbres y hortalizas frescas supone un 4,4% más, y comer frutas o crustáceos cuesta un 4% . La carne de ovino ya supone un 1% más y los preparados de carne un 1,9%. Incluso los productos de casquería han subido al 1,5%. Y el pollo ya se encuentra por encima del IPC general (0%), así como los huevos (0,6%), el arroz (0,1%), chocolates (1,8%), café (0,9%), agua mineral (1%) e incluso la cerveza (1% más). Sólo la leche cuesta menos (-4,5%) o la carne de porcino (-2,1%), el azúcar (-3,5%) o la mantequilla y margarina (-2,2%).

Vestir es también más caro. Todas las subclases que mide el INE están en tasa positiva. El calzado de mujer cuesta un 1,5% más y la ropa interior de hombre un 1,3%. Incluso la reparación y limpieza del textil ha aumentado un 0,9%. Mientras,echar medias suelas a los zapatos crece un 1,5%.

Además, la tasa de alcantarillado es superior en un 0,7%, y la electricidad un 0,4%.Reparar un electrodoméstico cuesta un 1,2% más y un 1,5% añadido supone adquirir una vajilla o comprar medicamentos (1% más). Los coches han subido un 3,9% pese a la subvención del Plan Pive mientras que organizarse un viaje supone un 4%. Mandar una carta es un 10,2% más caro que hace un año. Lo mismo ocurre con los libros de texto (2,1% más) , así como la educación infantil (1,6%), o la enseñanza obligatoria (0,9%) en manos públicas o el bachillerato (1,2%). Por su parte, los bares y restaurantes han subido los precios un 0,9% y los hoteles un 2,5%. A todo esto se añaden las alzas de todo tipo de seguros: médicos 4,6%) más; vivienda (2,7%) o del automóvil (2,2%).

Es evidente que España necesita muchas reformas estructurales para liberalizar sectores para que los precios sean por fin competitivos. Nada de esto figura en los programas electorales de los partidos. Mientras, los sueldos hasta noviembre han repuntado un 0,75% de media, un cuarto de punto por debajo del pacto de moderación salarial suscrito por la patronal y los sindicatos. Las pensiones subieron un 0,25%.

En todo caso, los pensionistas son los más perjudicados ya que apenas pueden beneficiarse del descenso de los precios que posibilitan que la inflación media se sitúe en el -0,3%. Por ejemplo, la caída de los carburantes (-13%) no les afecta porque no conducen en la mayoría de los casos. Tampoco tienen acceso a la competencia de precios que existe en los equipos informáticos, con un descenso del 7,1%, porque tampoco usan estos servicios. Lo mismo sucede con los servicios de móviles (-5,7%) y no compran equipos de imagen y sonido o fotográficos(-4,3%).

COMENTARIO

La tasa de inflación en noviembre en tasa anual repuntó cuatro décimas en tasa anual respecto al mes pasado, por el encarecimiento del recibo de la luz y los combustibles, y aun así el IPC sigue en niveles negativos por cuarto mes consecutivo (0.3%).

Además el cambio en los productos básicos que afectan a las rentas más bajas y pensionistas o parados están muy por encima de la inflación. Los más perjudicados son los pensionistas ya que los únicos productos que podrían beneficiarse de una disminución de precios son los que menos utilizan: carburantes, informática, telefonía y equipos de imagen y sonido. Sobre todo los productos alimenticios son los que más han sufrido un encarecimiento, cuya tasa esta seis veces por encima del índice general (1,7%). De los 38 productos que analiza el INE, 33 han aumentado el precio.

Ejemplos de productos alimenticios superiores al año anterior durante este mes de noviembre:

  • Aceite 28,3%
  • Patatas 13%
  • Pasta 5,4%
  • Pescado congelado 4,6% y pescado fresco 1,4%
  • Legumbres y hortalizas frescas 4,4%
  • Frutas y crustáceos 4%
  • Carne de ovino 1% y los preparados cárnicos 1,9%

A todo esto falta el incremento de precio navideño en cuanto a carne, pescados, crustáceos…

Otros productos también han registrado un aumento como:

  • Calzado femenino 1,5%
  • Ropa interior masculina 1,3%
  • Electricidad 0,4%
  • Medicamentos 1%
  • Envíos de cartas 10,2%

Es impensable que los productos aumenten un siete veces su inflación antes de vísperas navideñas cuando se sabe que aumentaran mucho más a mediados del mes de diciembre. Quienes más sufren esta subida es la clase baja, parados y pensionistas que les costara más cubrir sus necesidades básicas. España necesita una reforma estructural para regular los precios y liberalizar los sectores.

 

Elaborado por Chantal,

A partir de la fuente: EL MUNDO

#EntornoEconómico : España está en deflación

 

 

 

 

Así se ha convertido en España la inflación en deflación, por más que traten de ocultarlo

 

 

No aumentan. En España los precios no aumentan desde finales del año 2013. Más bien al contrario, disminuyen. Y cuando eso sucede, el concepto económico que define a este hecho estadístico se denomina “deflación”, el término opuesto a la archiconocida “inflación”.

Y no. No es una invención creada por nosotros en el blog: el Instituto Nacional de Estadística -INE- lo ha vuelto a poner de manifiesto con el último dato adelantado de agosto de 2015, donde ha reflejado una contracción interanual del 0,4% en el Índice de Precios al Consumo -IPC- de España.

Pero lo cierto es que cuando en un determinado mercado económico – España, la Zona euro, Japón, etc…- los precios no aumentan con el transcurso del tiempo, eso quiere decir que o bien se encuentran estancados o bien se encuentran en una fase de contracción. ¿Cómo denominarían entonces ustedes a dicha situación? ¿Inflación negativa? ¿Crecimiento de los precios plano? ¿Evolución positiva inversa?

Claro que sí. Empleando la misma lógica, la situación observada en el gráfico inicial para el periodo 2011-2013 no se correspondería con una evolución positiva de los precios, sino con una situación de deflación inversa en España o de descenso extemporáneamente ascendente.

Hablando en serio: entre agosto de 2014 y agosto de 2015, de los trece datos mensuales del IPC publicados por el INE, once de ellos tuvieron signo negativo y dos, tan solo dos, fueron positivos. ¿Por qué tanta resistencia entonces en la prensa económica y generalista para calificar la evolución de los precios en España por su acepción más intuitiva, “deflación”, en lugar de emplear esa extraña referencia lingüística que es “inflación negativa”?

Por varias razones. En primer lugar, porque el Banco Central Europeo -BCE-, que es la máxima autoridad monetaria de la Zona euro, y por lo tanto de España -incluso por encima del BdE-, tiene como principal cometido la estabilización de los precios en una inflación situada en el entorno del 2%. ¿Por qué tiene el BCE un objetivo de inflación del 2% y no otro? Interesante pregunta que reservaremos para otro análisis.

En segundo lugar, porque reconocer que existe deflación en la economía española supone reconocer que se está erosionando la capacidad de recaudación fiscal de la Hacienda Pública, ya que el nivel de facturación de las empresas y por lo tanto de las bases imponibles agregadas de los principales tributos del sector público, es previsible que experimenten también serias dificultades para aumentar.

Y terminamos con una última razón, y no porque no puedan existir múltiples razones más. En una situación de deflación, el agregado macroeconómico por excelencia de una economía, el Producto Interior Bruto -PIB-, a pesar de poder registrar un incremento positivo interanual real por causa de una mayor producción de mercancías, también puede acabar reflejando en última instancia un nivel agregado inferior del PIB nominal respecto al ejercicio anterior. Todo debido a la contracción de los precios, lo cual no sería algo tan problemático, si no fuese porque la deuda pública en porcentaje del PIB nominal ya se aproximaba hacia el entorno del 100% en aquel momento -2011,2012,2013- en que existía inflación, y en que por lo tanto más fácilmente hubiera podido aumentar el PIB nominal.

Pero no queremos resistirnos a una cuarta última razón; porque la devaluación del yuan chino, que en la práctica supone el abaratamiento de las mercancías enviadas por China al resto del mundo, podría forzar aún más a la baja la actual deflación española, agravando el conjunto de problemas recientemente explicados. ¿O quizás no y al mantenerse los precios planos las grandes corporaciones españolas seguirían ensanchando sus márgenes empresariales?

Fuente: El Captor

La inflación registra en marzo su nivel más bajo desde julio, el 2,4%

La inflación interanual bajó cuatro décimas en marzo y se situó en el 2,4 % debido a la caída de los precios de los carburantes y de los alimentos, con lo que retorna a tasas similares a las de julio de 2012, según el índice de precios de consumo (IPC) confirmado hoy por el INE.

El grupo que más influyó en este descenso fue el del transporte, que registró una tasa del 0,7 %, más de dos puntos inferior a la de febrero, seguido de los alimentos y bebidas no alcohólicas, cuya tasa se situó en el 2,6 % y bajó dos décimas.

En cuanto a la inflación subyacente -que excluye la variación de los precios de los alimentos frescos y la energía- se mantiene en el 2,3 %, con lo que disminuye en una décima la diferencia con la tasa del índice general.

La tasa interanual del 2,4% alcanzada en marzo es la más baja desde julio del año pasado, cuando la inflación se situó en el 2,2%.

El IPC se mantiene así, por quinto mes consecutivo, por debajo del umbral del 3%, después de tocar techo el pasado mes de octubre cuando, tras la subida del IVA, la inflación se disparó hasta el 3,5%. Según ha explicado el INE, el incremento interanual de los precios fue consecuencia del comportamiento menos inflacionista de los carburantes y algunos alimentos.

En concreto, la tasa interanual del grupo transporte, donde se incluyen las gasolinas, bajó más de dos puntos en marzo, hasta el 0,7%, debido a que los carburantes se abarataron el mes pasado, frente a la subida que experimentaron un año antes.

Por su parte, los alimentos y las bebidas no alcohólicas recortaron dos décimas su tasa interanual, hasta el 2,6%, debido, especialmente, al abaratamiento del pescado fresco, la carne de ave y los huevos.

Frente a los descensos en transporte y alimentos, destaca el repunte en un punto de la tasa interanual del ocio y la cultura, hasta el 2,3%, por la subida de precios de los viajes organizados y los servicios recreativos y deportivos.

Por su parte, el repunte mensual de marzo es el más bajo registrado en este mes desde 2009, ya que en los ejercicios posteriores, el IPC aumentó un 0,7% en todos los meses de marzo.

El alza mensual de marzo se ha debido, sobre todo, al encarecimiento del vestido y el calzado por la temporada primavera-verano, y también a la subida de precios de los viajes organizados, los hoteles, y otros servicios relativos a la vivienda, el gas y la distribución de agua.

Concretamente, el grupo de vestido y calzado registró una tasa mensual del 4%, mientras que el de ocio y cultura (viajes organizados) subió un 1,7%, y el de hoteles un 0,3%.

La vivienda, por su parte, se incrementó un 0,1%. En contraste, en marzo se experimentaron descensos mensuales de precios en el transporte (-0,6%) por el abaratamiento de carburantes y automóviles, y en alimentos (-0,1%) por las bajadas de los precios de las frutas frescas y la carne de ave.

Por su lado, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) se situó en marzo en el 2,6%, tres décimas menos que en febrero, mientras la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se mantuvo en el tercer mes del año en el 2,3%.

Asimismo, el IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC) alcanzó el pasado mes de marzo el 0,4%, dos puntos por debajo del índice general. En tasa mensual, el IPC-IC aumentó un 0,4%, igualando el registro del índice general.

FUENTE : La Vanguardia
Coentario: La inflación baja en marzo  debido al abaratamiento de los carburantes y los alimentos, el IPC se mantiene por debajo del 3%.

El Gobierno espera que la inflación cierre en el 2% este año


15603_mariano-rajoy-desesperado copia

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, ha asegurado que los precios seguirán moderándose

 

MADRID (EUROPA PRESS) El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, ha asegurado que los precios seguirán moderándose en los próximos meses, hasta cerrar el año “sensiblemente” por debajo del 2%.

Así lo ha señalado Latorre en una rueda de prensa para valorar el IPC de febrero (2,8% en tasa interanual), tras asegurar que este mes se ha visto cierta “estabilidad” en los precios, que seguirán moderándose en 2013, sobre todo en los meses de julio y septiembre.

En esos meses, según Latorre, se corregirá el “efecto escalón” que generaron algunas de las medidas adoptadas en julio y septiembre de 2012, como la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

“Es de esperar que continúe la moderación de precios”, ha dicho Latorre. Según el secretario de Estado, la subida de febrero se debe a la evolución de los precios de los combustibles, pero no hace cambiar las previsiones de moderación que maneja el Gobierno, que apuntan a que el IPC seguirá corigiéndose hasta cerrar 2013 “sensiblemente por debajo” del 2%.

 

fuente: http://www.lavanguardia.com/economia/20130313/54368336758/inflacion.html

La Vanguardia,Miercoles 13 de marzo de 2013

El Estado podría ahorrar 2.500 millones en pensiones

Se debería a la revalorización de las pensiones del mes de noviembre.

El próximo mes de diciembre, el Gobierno decidirá si revaloriza las pensiones con el IPC según evoluciona este mes de noviembre.

Hasta ahora, el ejecutivo simpre se ha pronciado ha dicho que se cumplirá con lo establecio en la ley.

Dicha ley, en concreto la Ley General de La Seguridad Social (reformada el 1997) contempla dos puntos:

– Las pensiones sse revalorizarán cada comienzo de año con el IPC previsto en los presupuestos generales del estadp de ese año.

-Si al cierre de noviembre el IPC supera las previsiones iniciales, se compensará con el importe de la desviación.

Para concluir, esta revalorización, podría suponer un ahorro de 2.500 millones de euros, lo que sería un granito de arena más para llegar al objetivo del déficit. Por lo contrario, si no se produce la revaloralización los jubilados perderían poder adquisitivo a partir de enero de 2013.

Fuente: www.libremercado.com 11-11-2012

Se revalorizaran las pensiones con el IPC de noviembre

Así lo ha asegurado el ministro de Industria en una entrevista.

El ministro de Industria en una entrevista en un diario, ha asegurado que subirán las pensiones en relación con el  IPC del mes de noviembre.

También ha afirmado que tanto el IVA como el IRPF no sufrirán nuevas subidas cómo ya subieron en los pasados meses.

La revisión de estas pensiones le costará al gobierno unos 25.000 millones de euros. Fedea iniste que esta revalorización le costará al gobierno el incumplimiento del déficit.

El representate del gobierno, también ha reiterado su compromiso con la lucha por evitar la inflación. A parte, también se ha excusado con las subidas del IVA y del IRPF.

De esto podemos extraer varias conclusiones. La primera, la revalorización de las pensiones en relación con el IPC del mes de noviembre no afectara al poder adquisitivo de los pensionistas. La segunda, que esta revalorización puede afectar España en el cumplimento con la reducción del déficit.

Fuente: Diario www.cincodias.com día 15/10/2012

China inyecta liquidez para apoyar el crecimiento económico

 

Esta noticia del 20 de Febrero de 2012 y encontrada por el alumno Michiel Leander Tromp, de la universidad ESIC, hace énfasis a las medidas económicas tomadas por el gobierno de China, para incentivar su interesante 8,5% previsto de crecimiento económico. También se puede observar una cierta preocupación respecto a la gran dependencia que tiene el productor asiático sobre las exportaciones. 

Las autoridades chinas siguen gestionando el delicado equilibrio entre el apoyo al crecimiento económico y el control de la inflación. El Banco Popular de China anunció el pasado sábado que el porcentaje de reservas obligatorias que deben mantener las entidades de crédito se rebajará medio punto porcentual, hasta el 20,5%, a partir del 24 de febrero.

Se estima que la rebaja del coeficiente inyectará en el sistema financiero chino unos 400.000 millones de yuan (en torno a 47.928 millones de euros) y que no será la única media de relajación crediticia de este año. El porcentaje de reservas obligatorias se redujo por última vez el pasado 30 de noviembre, tras seis subidas en 2011 cuyo efecto fue triplicar los tipos de referencia de préstamos y depósitos.

Según los analistas, la medida refleja la preocupación de Pekín por los riesgos que amenazan la economía china, muy dependiente de las exportaciones, ante las nubes que aún se ciernen sobre las vulnerables economías de la eurozona y una recuperación, aún débil, en Estados Unidos. Lo otra cara de la moneda es el recalentamiento experimentado por la mayor economía asiática entre 2009 y la primera mitad de 2011, que disparó la inflación y alimentó una burbuja inmobiliaria.

La tasa de inflación repuntó inesperadamente en enero como consecuencia del alza de los alimentos en coincidencia con el Año Nuevo Chino. El IPC avanzó un 4,5% respecto al mismo mes del año precedente, frente al 4,1% de diciembre. Se prevé que China crecerá este año un 8,5%, frente al 9,2% de 2011.

Según los economistas, el crecimiento se mantendrá, pero el sector inmobiliario prolongará su corrección a lo largo de 2012.

 

Fuente: Periódico “El País”