‘Amazon Go’ rompiendo promesas

La multinacional inauguró el pasado 22 de enero en Seattle (Washington) un año más tarde de lo previsto. “Con el foco mundial puesto en el sistema basado en pagos rápidos a través del móvil: solo había que pasar por la puerta, coger el producto y, al salir, el precio se cargaría de forma automática en la cuenta bancaria.”

Amazon Go un supuesto supermercado sin pagos, colas ni cajas. En el cual lo único necesario es disponer de una cuenta Amazon y de la aplicación móvil ‘Amazon Go’. Con “una condición sine qua non para poder disfrutar del servicio, pues la app identifica a los clientes, con un código QR que escanea al entrar, y se activa al entrar en la tienda.” Disponible solamente para iPhone y Android en Estados Unidos.

No obstante, el debut de la nueva innovación de la empresa no comenzó como se era de esperar. El objetivo de este proyecto era facilitar la compra a los clientes reduciendo su tiempo de espera a la hora de pagar. Sin embargo el sistema electrónico causa aún más colas provocando que los clientes tengan que entrar al supermercado en fila para poder pasar sus celulares para verificar la autenticidad del cliente.

“El sistema de inteligencia artificial desplegado en todo el supermercado cobra al consumidor cada vez que retira un producto del lineal. Es el modelo del supermercado del futuro, toda una revolución en la que ha trabajado Amazon desde sus inicios.” Lo que incitó al público a querer probar este gran invento provocando colas kilométricas,  para entrar en el supermercado “a pesar de que sus creadores aseguraban que este sería uno de sus puntos fuertes. Así como errores en las facturas e incluso robos.

Fuente: Elaboración propia a partir de La Vanguardia, Abc y Economí­a Digital

Anuncios

Fashion week strikes again

               Dos veces al año, los diseñadores más importantes nos dan el placer de poder disfrutar de sus magníficas colecciones, en las cuales exponen sus nuevas ideas y tendencias durante la semana de la moda.

Burberry_Prorsum_spring_summer_2016_collection_London_Fashion_Week1.jpg

 

              “Las semanas de la moda son los eventos más esperados del año. Ello conlleva una esmerada planificación organizativa que comienza justo un año antes de la cita. Planificación que es necesaria para conseguir el éxito de las firmas y marcas, todo ello en búsqueda de la rentabilidad económica para las grandes ciudades que albergan dichos certámenes.”

               La semana de la moda de Milán generó un impacto económico de 160 millones en su edición de septiembre de 2017, un 5% más elevado que el año anterior. Influenciando por lo tanto a más de 18.000 negocios de todos los sectores, entre empresas de la moda, floristerías, hoteles, restaurantes… En los cuales se empleó a más de 137.000 personas durante la última edición. Siendo las floristerías los más beneficiados, por su participación a la decoración de los desfiles y fiestas, así como la hostelería y el sector hotelero. Gracias a los amantes de la moda que viajan por todo el mundo para poder asistir a este evento. Generando por consecuente un fuerte aumento del turismo, beneficiando a la ciudad italiana.

               Al igual que la Fashion Week en Nueva York que contribuyó 850 millones de dólares a la economía local, superando al Abierto de EUA, el maratón de Nueva York y el Súper Bowl.

1455066257662.png             john_kortajarena_backstage_0.jpg

              Además, “en el libro Behind The Runway, Matt Lever dice que los diseñadores se gastan alrededor de 200,000 y 1,000,000 de dólares por desfile y que le pagan alrededor de 100,000 dólares a artistas importantes para que asistan a sus shows y obtengan mayor exposición. Se tardan alrededor de tres semanas en preparar los lugares donde serán presentados los desfiles y hay una gran cantidad de gente trabajando detrás de ellos.” Lo que provoca un fuerte impacto tanto económico como social es nuestra sociedad, ya que los hoteles tiene su mayor ocupación y se incentiva la economía local.

                La industria de la moda representa una gran influencia económica, sobretodo en las grandes ciudades como Londres, Milán o en Nueva York por ejemplo que “emplea a más de 184,000 personas, lo que representa un 5.4% de la fuerza laboral de la ciudad; paga 11.6 mil millones en salarios, y genera 1.4 mil millones en ingresos fiscales anuales. O en París donde se generan alrededor de 430 millones de dólares en ventas de ropa después de la semana de la moda.

Fuente: Elaborado por Carla Baturone a partir de Forbes

 

 

El Brexit ataca a los precios

81XFeMowObL._SL1500_.jpg

              Las marcas de lujo suben sus precios por el Brexit “para contrarrestar la devaluación de la libra tras el voto británico para salir de la UE”, por lo tanto, los precios de los artículos más caros fueron notablemente más baratos que en el resto de Europa.

              Además como resultado de la “depreciación de la libra causada, durante un tiempo Londres se convirtió en el paraíso de las compras para los turistas”. Lo que por una parte benefició considerablemente a la capital, aumentando aún más el turismo y las compras.images-1 19.25.04.jpeg

             “La industria de la moda británica genera aproximadamente 40.000 millones de dólares al año de la economía de Londres. Las previsiones apuntaban a un crecimiento de la industria de un 50% hasta 2019, superando los 70.000 millones de dólares.“ Sin embargo todo cambió a raíz del Brexit, ya que la mayor parte de la industria británica tiene sus centros en el exterior de Europa, dificultando por lo tanto los canales de distribución, precios…

              “Según un estudio publicado por la consultora Deloitte en octubre de 2016, el 64% de los bienes de lujo era entonces más barato en suelo inglés; miles de visitantes extranjeros comprobaron desde junio que su dinero de pronto cundía más en Reino Unido, y gastaron en consecuencia.”

               No obstante, Reino Unido no duró durante mucho más tiempo siendo la tierra de las gangas en el sector del lujo. Poco a poco, las marcas fueron aumentando sus precios de manera constante hasta posicionarse al mismo nivel que en el resto de Europa. Louis Vuitton tomó la delantera convirtiéndose en el líder de precios del mercado, pasando a ser por lo tanto el punto de referencia de las otras marcas.

               Por lo tanto las marcas de lujo en Londres sobretodo,se beneficiaron de la caída de la moneda causada por el Brexit, aumentando fuertemente sus ventas con respeto al resto de Europa.
Fuente: Elaboración por Carla Baturone, a partir de “El País” y “Taller fashion developpement project”