Barroso señala que el euro está en riesgo sistémico y urge a tomar decisiones

Estrasburgo (Efecom).- El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, reclamó hoy completar medidas como el préstamo a la banca española con iniciativas para impulsar el crecimiento y una mayor integración económica y monetaria, en vista de los problemas sistémicos en Europa.

“Defendemos más integración en la zona del euro”, afirmó Barroso, quien lo consideró “indispensable para la sostenibilidad de la moneda única”, en un debate sobre el Consejo Europeo de los próximos 28 y 29 de junio celebrado en el Pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

“Urgiré al Consejo Europeo a que tome medidas concretas hacia una unión económica y monetariaplenamente desarrollada”, señaló, y aseguró que también pedirá que los líderes europeos muestren un “compromiso decisivo” hacia el crecimiento y la creación de empleo.

“Debemos reconocer que tenemos un problema sistémico”, recalcó.
Frente a este escenario, dijo no estar seguro de que todas las capitales europeas entienden “la urgencia” de la situación. En este contexto, solicitó que se siga avanzando en la unión bancaria, que incluye propuestas como la coordinación de medidas en materia de exigencias de capital a la banca, la creación de un sistema de garantías de depósitos común o de un fondo europeo para la liquidación de entidades financieras.

También reiteró que se debe potenciar unasupervisión bancaria integrada y seguir trabajando en los cortafuegos financieros, la mutualización de deuda nacional a través de los bonos de estabilidad (eurobonos) -para lo que hará falta fijar una hoja de ruta concreta-, y profundizar en la integración fiscal.
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, coincidió hoy con las ideas de Barroso al solicitar mayor integración fiscal y bancaria en una carta remitida precisamente al presidente de la CE y al del Consejo de la UE, Herman van Rompuy.

Según el líder del Ejecutivo comunitario, lo que hace falta para salir de la crisis es “la combinación de medidas inmediatas con pasos a medio y largo plazo”. El apoyo unánime que recibió España el pasado sábado del Eurogrupo, la CE y el BCE demuestra, en su opinión, que “se equivocan las críticas que dicen que no hacemos frente a nuestros problemas” y que la UE tiene habilidad y determinación para “reaccionar rápido.

Sin embargo, no basta con este tipo de medidas, sino que también es necesario mantener compromisos a medio plazo como el plan de asistencia y reformas de Grecia, país al que situó en la zona del euro siempre que respete los compromisos que ha adquirido con sus socios europeos. El trabajo a escala nacional en materia de reformas para atajar, por ejemplo, problemas tan graves como el desempleo sigue siendo crucial para Bruselas.
“La visión a largo plazo no debería ser vista como sustituta de las reformas”, advirtió Barroso.

Insistió en que “unas profundas reformas estructurales son indispensables para la competitividad y el crecimiento en Europa”. Entre las acciones para potenciar el crecimiento, Barroso volvió a referirse a la reconducción de los fondos estructurales para orientarlos hacia el empleo y la competitividad, la potenciación de la inversión europea a través del aumento del capital del Banco Europeo de Inversiones (BEI), los bonos para proyectos de infraestructuras y el aprovechamiento del mercado único.

Las palabras de Barroso se produjeron poco antes de que la Eurocámara diese su apoyo a dos propuestas de la CE para controlar los proyectos presupuestarios y reforzar la supervisión de países con graves dificultades, que incluyen la creación de un fondo de amortización de deuda europea y una hoja de ruta para la introducción de eurobonos. El fondo de amortización, propuesto hoy por los eurodiputados, mutualizaría el porcentaje de todas las deudas nacionales de la eurozona superiores al 60 % del PIB (equivaldría a 2,3 billones de euros) y el pago de la misma a lo largo de 25 años. Eso permite dar tiempo a los países con deuda excesiva para acometer reformas estructurales y además baja los tipos de intereses para refinanciar la deuda

El-presidente-de-la-CE-Jose-Ma_54312124306_51347059679_342_226.jpg

Rajoy: Las reformas han evitado la “intervención” de España

Rajoy: Las reformas han evitado la

 

Barcelona. (Redacción y agencias).-El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido finalmente en rueda de prensa para valorar el rescate a la banca española después de que ayer mandara a dar explicaciones a su ministro de Economía, Luis de Guindos. El presidente del Gobierno ha vendido como un gran éxito de la “credibilidad” del Gobierno de España la inyección de 100.000 millones de euros al sistema financiero español, algo que ha calificado de “línea de crédito” en lugar de rescate, como lo definen los principales economistas y la prensa internacional.

“Si no hubieramos hecho los deberes los últimos cinco meses lo que se hubiera planteado es la intervención, pero como sí los hemos hecho se ha planteado una línea de crédito”, ha afirmado Rajoy. El jefe del ejecutivo español ha enfatizado que ayer “ganó la credibilidad del euro, ganó el futuro del euro y la solidez de nuestro sistema financiero”.

Rajoy calificó el acuerdo de “paso muy decisivo” en uno de los “temas más complejos” para lograr que vuelva el crédito. Este paso, precisó, ha contribuido a que ganen “la credibilidad del futuro de la zona euro y la solidez de la moneda común”, así como la posibilidad de que “pronto vuelva a fluir en España el crédito” para pymes, familias y autónomos. Además, y al ser preguntado si el acuerdo disipa las dudas de los inversores y en relación con la prima de riesgo española, insistió en que “la decisión de ayer manda un mensaje nítido y claro, el euro es un proyecto irreversible, es muy bueno para el euro, para Europa y para España”.
“Los 100.000 millones nos dan un colchón, nos da seguridad y el mensaje que se manda a los mercados es más claro y contundente”, expuso el presidente, quien destacó que ese colchó se había configurado a petición de España. Algo, añadió, de lo que también está “reconfortado” por el hecho de que haya sido aceptado. Mariano Rajoy admitió que la situación económica sigue siendo “muy delicada” y recalcó la importancia de reestructurar el sistema financiero, del que dijo que es a la economía lo que “el sistema circulatorio al cuerpo”.
En buena dirección Dicho esto, el jefe del Ejecutivo aprovechó para enviar un mensaje de confianza en el trabajo que está desarrollando su equipo. Para ello quiso dejar claro que el Gobierno “sabe perfectamente a dónde va” y “lo que tiene que hacer” y envió un mensaje de agradecimiento a los españoles, a quienes pidió que entiendan sus decisiones, que “son duras”, pero “imprescindibles” para salir de la crisis.
Rajoy también quiso poner en valor lo que para el Gobierno es un logro. Aseguró que el saneamiento del sistema financiero español se tenía que haber producido hace tres años, como se hizo en el resto de Europa. Dijo no entender por qué no se había hecho, y precisó que lograrlo ahora “no ha sido fácil”. “No es fácil de conseguir que a uno le den una línea de crédito de 100.000 millones, otros lo han tenido que poner de su bolsillo”, exclamó.
Sin embargo, destacó que “Europa ha estado a la altura de las circunstancias” y añadió que el acuerdo es “muy reconfortante” para los europeos y, sobre todo, para España.
El déficit, protegido El jefe del Ejecutivo aseguró que no iba a entrar en debates nominalistas sobre si la operación aprobada ayer por el eurogrupo es un rescate o no o hay diferencias con esta denominación. Lo que sí quiso precisar es que la línea de crédito que se va a poner a disposición de España no tendrá incidencia en el déficit.
Así, recalcó que las entidades tendrán que devolver el dinero que les presten y este préstamo no tendrá “condicionalidad macroeconómica” para España, sino que las condiciones se fijan para las entidades que reciban los fondos. “No afecta al déficit, los planes del Gobierno no se cambian porque no hay condicionalidad ninguna”, apostilló.

El paro bajó en 30.113 personas y los desempleados suman 4,714 millones

Madrid (EFECOM).- El paro registrado bajó en 30.113 personas en mayo respecto a abril (el 0,63 %) y suma dos meses de caídas, con lo que el total de desempleados se situó en 4.714.122, ha informado hoy el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

No obstante, desde mayo del año pasado, cuando el paro descendió en 79.701 personas, el número de desempleados se ha incrementado en 524.463, el 12,52 %.

Por sectores, en mayo el paro cayó en todos -en agricultura (en 6.903, el 4,13 %), en industria (en 3.321, el 0,61 %), en construcción (en 12.418, el 1,54 %) y en servicios (en 5.895, el 0,21 %)-, así como en el colectivo sin empleo anterior (en 1.576, el 0,38 % menos).

Entre los hombres, el paro bajó en 27.651 (el 1,17 %), hasta los 2.337.116, y entre las mujeres en 2.462 (el 0,10 %) y situó el total en 2.337.006. Sin embargo, en términos interanuales el desempleo masculino ha subido en 272.535 personas (el 13,20 %) y el femenino en 251.928 (11,86 %).

Respecto a abril, en mayo el paro también cayó entre los menores de 25 años en 10.429 (2,08 %), mientras que entre los de esa edad y más años se redujo en 19.684, el 0,46 %.

También descendió entre los extranjeros, con 18.667 parados menos (el 2,89 %), hasta los 626.397; aunque en tasa interanual ha subido en 12.850, el 2,09.

El desempleo bajó en quince comunidades encabezadas por Islas Baleares (7.293) y Andalucía (5.859), mientras que subió en Canarias (4.476) y Extremadura (217).

Respecto a los contratos, en mayo se registraron 1.204.079, lo que supone una disminución de 84.835 (el 6,58 %) respecto al mismo mes de 2011. Del total de los contratos, el 7,97 % (95.977) fueron indefinidos, lo que supone 7.199 menos (6,98 %) que en el mismo mes del año pasado.

En el acumulado entre enero y mayo se firmaron 5.231.935 contratos, 406.365 menos (el 7,21 %) respecto al mismo periodo de 2011. De ellos, 271.227 fueron indefinidos, lo que representa una reducción del 16,30 % sobre el mismo periodo del año pasado.

La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, ha destacado de los datos de paro que se producen en una fase contractiva de la economía que, tal y como anticiparon las previsiones del Gobierno, todavía se prolonga. “Nos encontramos en una segunda fase recesiva, que, aunque no es tan brusca ni tan profunda como la anterior, afecta de manera negativa al empleo”, ha precisado.

Descenso en 15 autonomías

El paro bajó en quince comunidades autónomas, especialmente en Baleares (8,12 %), La Rioja (2,71) y Navarra (2,66), mientras que subió en Canarias, un 1,55 %, y Extremadura, un 0,16 %, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo e Inmigración. Además de Baleares, La Rioja y Navarra, los mayores descensos por encima de la media nacional (0,63 %) se registraron en Asturias (1,79 %), Murcia (1,52 %), Castilla-La Mancha (1,10 %), Castilla y León (0,82 %), Catalunya (0,75 %) y Aragón (0,88 %).

Por debajo de la media se situaron País Vasco (0,61 %), Andalucía (0,56 %), Cantabria (0,44 %), Comunidad Valenciana (0,42 %), Galicia (0,37 %) y Madrid (0,30 %). Por el contrario, el paro aumentó en Canarias, un 1,55 % y Extremadura, un 0,16 %, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con el 0,81 y el 9,70 %, respectivamente.

En términos absolutos, el paro descendió más en Baleares (7.293), Andalucía (5.859), Catalunya (4.789), Castilla-La Mancha (2.777), Comunidad Valenciana (2.433) y Murcia (2.288).

En cuanto al mismo mes del año anterior (interanual), los incrementos más altos se dieron en Extremadura (18,21 %), Castilla y León (17,59 %), Cantabria (17,17 %), Asturias (17,16 %) y Castilla-La Mancha (17,02 %). En términos absolutos, en el último año, el paro subió especialmente en Andalucía (131.866), Madrid (53.864) y Comunidad Valenciana (48.899).

Montoro subraya que la solución a la crisis “se llama euro” y que Europa “responderá”

Madrid (EUROPA PRESS) El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha lanzado “un mensaje de confianza y seguridad” ante el momento de crisis que se está viviendo en España y ha subrayado que la solución “se llama euro y Unión Europea”. En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Montoro recalcó que España “es euro” y que se sale de esta situación “haciendo más euro y más Europa”, recordando que en el pasado ya se ha pasado por situaciones “muy difíciles”, pero que ahora se tiene detrás “a Europa y un proyecto de integración“. “La Unión Europea responderá como siempre ha respondido”, aseguró.

Así, afirmó que España, “uno de los grandes países europeos y del euro”, está trabajando haciendo reformas, “saneando el país, saneando el sector bancario y el sector público”, junto a otras reformas estructurales, lo que hará “crecer y crear empleo” para salir de la crisis con “una Europa integrada y fortalecida”.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas señaló que aunque “hay gente en el mundo que ataca el euro y no cree en él”, la respuesta que va a tener es “más euro”. “Esa es la respuesta de Durao Barroso, de la señora Merkel, y del presidente del BCE, Mario Draghi”, añadió. Además, descartó que España vaya a ser intervenida y explicó que los “máximos interesados” en que no haya un rescate son los tenedores de la deuda nacional.

España puede pagar su deuda

Así, recordó que España es un país de gran tamaño, que tiene invertido el 47% de su PIB en el exterior, con una alta renta per cápita, con 47 millones de habitantes y con una “intersecciones económicas muy grandes”. El problema, añadió, es la deuda externa que ha acumulado España. “Pero ¿quiénes son los tenedores de esa deuda? Los máximos interesados en que todo le salga bien a España son los tenedores de esa deuda, que la quieren cobrar íntegra y España tiene capacidad para hacerla frente y pagarla íntegramente”, explicó.

Draghi asegura que el Gobierno “subestimó” el problema de Bankia

Bruselas (EUROPA PRESS) El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha dicho este jueves que el Gobierno español ha actuado de “la peor manera posible” con el rescate de Bankia al “subestimar” inicialmente el problema, lo que se traducirá en un coste más alto, un error que a su juicio han cometido otros países como Bélgica con Dexia.

“Lo que muestran los casos de Dexia y Bankia es que, cuando nos enfrentamos con dramáticas necesidades de recapitalización, la reacción de los Gobiernos o de los supervisores nacionales es subestimar la importancia del problema, presentar una primera evaluación, después una segunda, una tercera, una cuarta”, ha dicho Draghi en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

“Esa es la peor manera posible de hacer las cosas porque al final todo el mundo acaba haciendo lo correcto, pero al coste más alto posible”, ha lamentado. “Pido a todos los Gobiernos que tengan esto en mente. Es mejor equivocarse por poner demasiado al principio que equivocarse por poner demasiado poco. Es mejor en la evaluación de las necesidades de capitalización de los bancos equivocarse en la banda alta y excederse en transparencia que quedarse corto y descubrirlo dolorosamente”, ha insistido Draghi.

En opinión del presidente del BCE, la principal lección que cabe extraer de la crisis de Bankia es que “se necesita una mayor centralización de la supervisión bancaria“. “Especialmente para los grandes grupos sistémicos, y sistémico no significa necesariamente transfronterizo, como podemos ver con Bankia: no es transfronterizo pero es sistémico”, ha señalado.