España y sus hogares

Resultado de imagen de inmobiliaria

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), al cierre de 2017 había en España 18,472 millones de viviendas principales. Así, desde 2013, mientras la población total se ha reducido en más de un 1%, los hogares han crecido un 1,4%. En términos absolutos, mientras el país ha perdido casi un millón y medio de habitantes en los últimos cinco años, los hogares han crecido en 260.000.

Cada vez más gente vive sola en España.

El tamaño medio del hogar se ha reducido hasta las 2,49 personas porque la cifra de personas que habitan solas justamente ha crecido en esos 260.000 hogares. En 2017, el número de hogares unipersonales pasó a suponer el 25,4% del total, un punto más que en 2013.

Captura

El incremento del número de hogares se debe principalmente al incremento de los solteros. Las estadísticas muestran como estos han crecido en 100.000 en los últimos cinco años.

Un país de propietarios

La propiedad sigue siendo la fórmula más habitual entre los hogares españoles. De las 18,4 millones de viviendas principales, más de 14 millones, el 76% del total, es propietario de la casa en la que vive. Nueve millones ya la tienen completamente pagada y algo más de 5 millones siguen pagando una hipoteca.

Captura

Aun así, el alquiler sigue creciendo (13% en cinco años). Desde 2013 se han creado 400.000 hogares de alquiler.

¿Qué pasa con la segunda vivienda?

La segunda vivienda creció mucho en los años de la burbuja para reducirse en los últimos años.

Podría ser que los propietarios de dos viviendas han aprovechado la mejoría del mercado inmobiliario de los últimos trimestres para deshacerse de segundas viviendas y, también, que en los años de crisis algunos se vieron obligados a deshacerse de sus segundas viviendas. Lo cierto es que desde 2011 hay casi un millón más de viviendas principales y casi 600.000 menos de viviendas no principales. Aún así, hay más de 6,5 millones de viviendas no principales.

Captura

Elaborado por Georgina Coll a partir de eleconomista.es

Anuncios

El recibo de la luz sube un 2,6% en lo que va de año

Según señala el INE, la evolución de la tasa de inflación en octubre se debe a la bajada de los precios de la electricidad, que contrasta con la subida que experimentaron en el mismo mes de 2017. Entonces, la luz subió un 6,2% en términos mensuales (3,2% interanual), por lo que es de prever que, tras los máximos marcados en agosto y septiembre, con subidas mensuales del 2,5% y el 3% (10,8% y 13,7% interanuales), la luz haya aflojado en octubre. Así se desprende del análisis de los datos de OMIE, el operador del mercado mayorista de la luz. Según sus datos, el precio medio de la electricidad en septiembre se situó en 71,27 euros, por 65 en el mes de octubre.

 

El índice de precios de consumo (IPC) se situó en octubre en el 2,3%, el mismo nivel que en septiembre, según ha adelantado este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según el organismo estadístico, en comparación con 2017 la bajada de los precios de la electricidad —que subieron en las mismas fechas del año pasado— contribuyen a moderar el índice, mientras que la subida de los precios del gas tira hacia arriba del índice. En términos mensuales, el IPC subió un 0,9% respecto al mes anterior.

La tasa interanual de octubre, en caso de confirmarse, sería la vigésimo sexta tasa positiva que encadena el IPC interanual e implica que los precios son hoy un 2,3% superiores a los de hace un año. La tasa de IPC interanual se mantuvo en el 2,2% en julio y agosto, pero en septiembre y octubre ha repuntado hasta el 2,3%, el mismo dato que en junio, lo que sitúa a los precios en máximos desde abril de 2017.

En el décimo mes de 2018, el Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 2,3%. Si este dato se confirma, la tasa anual del IPCA se mantendría respecto al mes anterior.

Elaborado por Lluïsa Vinaixa a partir de La Razón

El paro llega a 6.202.700 personas y la tasa al 27,16%

El número de parados aumentó en 237.400 personas en el  primer trimestre, hasta alcanzar los 6.202.700, y la tasa de desempleo subió 1,14 puntos respecto al cuarto trimestre de 2012 y se situó en el 27,16 % de la población activa.

Además, según la Encuesta de Población Activa  (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadistica (INE),  entre enero y marzo la ocupación disminuyó en 322.300 personas hasta situar el  número de ocupados en 16.634.700 y la tasa de actividad en el 59,68 %.

El número de desempleados que perdió su empleo hace más de un año se elevó a  2.901.100 en dicho periodo, 111.200 más que en el cuarto trimestre de 2012.

Según dijo el martes el Banco de España, la economía del país encadenó en el  primer trimestre del año la séptima contracción consecutiva al bajar un 0.5 por ciento intertrimestral  y un 2,0 por ciento interanual.

El INE anunciará oficialmente el dato del producto interior bruto del pparoaís el  próximo 30 de abril en su versión preliminar.

Opinion:

Hasta cuando van a dejar que esto siga asi? es lo que yo me pregunto… hasta el dia que las personas se arten y tengamos que hacer una revolución o hasta que la gente muera de hambre por no tener trabajo y no ganar dinero para comprar alimentos!! La verdad que el dia que el paro baje seguramente ni nos lo creeremos!

 

 

Fuente: La Vanguardia

Las viviendas vacías siguen creciendo

aaaaaaaaaaa

El número de viviendas vacías que hay en España ha crecido en la última década un 10,8%, hasta situarse en 3.443.365, según datos del Censo 2011 realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta subida porcentual equivale a un aumento en números absolutos de 336.943 casas.

Galicia, La Rioja y Murcia son las comunidades autónomas con mayor porcentaje de viviendas vacías, mientras que Navarra, Madrid, País Vasco, Melilla y Ceuta son las de un porcentaje menor.

Estas cifras cobran una especial relevancia después de que Andalucía haya lanzado un plan para buscar, identificar y sancionar las viviendas que lleven deshabitadas al menos seis meses de los últimos doce. Su objetivo es que las casas salgan al mercado de alquiler y este se abarate.

Con fecha 1 de noviembre de 2011, en España hay un total de 25.208.623 viviendas, con un incremento de 4.262.069 (un 20,3%) en una década. El 71,7% de las viviendas son principales, el 14,6% son secundarias y el 13,7% están vacías.
No todas sirven para alquilar

Fernando Encinar, jefe de estudios del portal inmobiliario idealista.com, califica el dato de viviendas vacías de “preocupante”, no obstante señala que está lejos de la “leyenda” de la cifra de los seis millones de pisos sin habitar que “desde comienzos de 2012 algunos tertulianos y políticos han utilizado en sus argumentos”.

Encinar añade que hay que tomar con cautela los datos ya que según sus propios análisis solo una de cada tres casas vacías sería susceptible de poder alquilarse. “El resto bien por su estado de conservación, antigüedad o encontrarse en municipios de escasa o nula demanda de vivienda en alquiler no son adecuadas para ponerse en este mercado”, explica.

Tipología y estado

El 21,4% de las viviendas vacías están en edificios construidos en los últimos diez años. El 40,4% de las viviendas vacías tiene menos de 30 años y el 70,3% menos de 50 años. El 29,7% de las viviendas vacías tienen, por tanto, 50 o más años.
Por CCAA y provincias
En los últimos diez años ha crecido el número de las viviendas vacías en 336.943, pero en algunas comunidades autónomas como la Comunidad de Madrid, Baleares, el País Vasco o Cataluña ha disminuido.

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Conclusión:

De que les sirve a los bancos desalojar casas o pisos que posteriormente no los van a poder vender ni mucho menos alquilar. Es mejor dejarlos a las personas que residen en ellas cambiando las condiciones de las hipotecas, que no tenerlos vacíos que ni se van a poder alquilar, ni vender que encima les van a generar más gastos que nada.

Fuente: El Economista Jueves 18 de Abril, 2013

España roza los seis millones de parados

El número de parados se ha quedado a las puertas de los seis millones de parados. Según la EPA del cuarto trimestre, el número de personas que quieren trabajar y no peuden quedó en 5.965.400, y la tasa de paro se situó en el 26,02 % de la población activa. El desempleo sumó 187.300 personas en el cuarto trimestre de ese año y 691.700 en el ejercicio.

img4eb806d3abdaa

La ocupación disminuyó en 363.300 personas en el cuarto trimestre y situó el total de ocupados en 16.957.100. Los trabajadores que perdieron su empleo hace más de un año aumentaron en 213.800 entre octubre y diciembre con lo que la cifra total llegó a 2.789.900 a final de 2012.

El dato trimestral supone acelerar la pérdida de empleo registrada en el tercer trimestre, cuando el paro aumentó en 85.000 personas, aunque es notablemente mejor que el del año pasado. En el último trimestre de 2011 la cifra de parados creció en casi 300.000, mientras que en 2012 aumentó en 187.000.

No obstante, la pérdida de empleos ha sido prácticamente la misma. La ocupación ha bajado en 363.300 personas ese ejercicio, frente a 348.700 en el mismo periodo del año anterior. La subida del paro ha sido mucho menor este año debido a la caída de la población activa; 176.000 personas han dejado de buscar empleo, “principalmente menores de 25 años”, según el INE.

 

Fuente: www.cincodias.com (24.01.2013)

“Gracias” a la crisis la formación crece

image

El porcentaje sube al 70% en los jóvenes entre los 18 y los 24 años, según el INE.
El 34,6% de los que se formaron el año pasado lo hicieron por motivos de trabajo.
Las lenguas extranjeras han sido la principal materia de estudio, seguida de la informática a nivel usuario.

Cuatro de cada diez personas de entre 18 y 65 años —12,3 millones de personas— realizaron algún tipo de curso o actividad en España a lo largo de 2011, según la encuesta Actividades de Aprendizaje de la Población Adulta del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicada la semana pasada.

La mayoría de las actividades de formación no condujeron a la obtención de un título La muestra destaca que el 70% de los jóvenes de entre 18 y 24 años realizaron alguna actividad de formación el año pasado, por lo que ellos han sido más aplicados en este sentido frente al 23% del grupo entre 55 y 65 años

La mayoría (el 70%) de los que se formaron realizaron actividades educativas no formales —las que no conducen a la obtención de un título— y el resto (30%) han participado en cursos impartidos en colegios, institutos, universidades u otras instituciones de educación que sí conducen a la obtención de un título.

De estos últimos, el 47% ha cursado estudios universitarios y el 17,2% de Bachillerato; los de educación no formal, se han inclinado por materias relacionadas con la salud y los servicios sociales.

Idiomas e informática: el conocimiento se reduce con la edad

La encuesta del INE también refleja los conocimientos lingüísticos de los entrevistados: el 35,5% conoce el inglés, el 14,1% el francés y el 2,6% el italiano. El estudio muestra que a medida que avanza la edad el conocimiento de idiomas disminuye: el 50% de los jóvenes de entre 18 y 24 años sabe algo de inglés frente al 17,5% de los adultos de entre 55 y 65 años.

La mitad de los jóvenes entre 18 y 24 años sabe algo de inglés frente al 17,5% de los adultos de entre 55 y 65 añosEl 20% de las personas que saben inglés asegura tener un nivel avanzado y el 45% intermedio. Las comunidades autónomas en las que se considera que el inglés es el idioma que mejor se conoce, además de las lenguas maternas, son Madrid, Asturias, Cantabria, Canarias, País Vasco, Baleares y Cataluña.

En cuanto a los conocimientos informáticos, el 33,8% de las personas encuestadas se considera un usuario avanzado y el 22% nunca usa el ordenador. Al igual que con los idiomas, cuanto más jóvenes son los encuestados, más uso hacen de las nuevas tecnologías: 78% entre 18 y 24 años frente al 48,1 entre 55 y 65 años.

El 34,6% de quienes han realizado alguna actividad formativa lo ha hecho por motivos relacionados con el trabajo, sobre todo, no formales (sin título oficial). La mayoría de estas personas (76,9%) han realizado este tipo de actividades en horario laboral, pagadas casi siempre por el empleador (78,6%).

Más de 5,5 millones de personas adultas (el 18,7%) han intentado adquirir conocimientos por su cuenta. Las lenguas extranjeras han sido la principal materia de estudio, seguida de la informática a nivel de usuario, las artes y humanidades y las ciencias sociales, las enseñanzas comerciales y derecho.

Madrid, Castilla y León, País Vasco, y La Rioja son las comunidades con mayor participación de adultos en actividades formativas —superior al 45%— y Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, y las ciudades de Ceuta y Melilla, las que han contado con una participación inferior al 40%.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/1665813/0/cuatro-cada-diez/realizaron-formacion/2011-INE/

Comentario: Por desgracia hemos tenido que llegar a esta situación para que toda está gente se de cuenta que la formación y el reciclaje, ha de ser continuo y que no discrimina por edades. Que la formación no solo es para los jovenes, es para todo el mundo que tiene ganas de manetenrse actualizado e reciclado.

Los emigrantes españoles del siglo XXI

La crisis empuja a miles de ciudadanos a salir al extranjero. Los altibajos económicos han modificado la población a lo largo de los últimos 100 años. A mitad de pasado siglo, millones de personas buscaron una vida nueva en otros países. En la pasada década la burbuja inmobiliaria convirtió a España en la meca de las oportunidades. Ahora, el drama del paro obliga a otra diáspora.

Los Gastarbeiter españoles vuelven a buscarse la vida en Berlín. Con esa palabra se definía en los años 50 y 60 a los cientos de miles de “trabajadores invitados” que, procedentes de todos los rincones de Europa, llegaban a Alemania atraídos por el boom de reindustrialización que vivía el país.

Muchos de ellos eran españoles que escapaban de la grisura del franquismo y de las estrecheces que aún coleaban tras la guerra civil. El petate, el tren y el barco volvían a ser el símbolo de un éxodo que España ya había vivido en décadas anteriores. Medio siglo después, bajo el yugo de una crisis que diluye horizontes prósperos, los españoles vuelven a marcharse. A Alemania o adonde sea.

El pasado lunes, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó un dato demoledor: entre enero y septiembre de este año abandonaron España 420.150 personas, de las que 54.912 son ciudadanos nacionales que buscan en otras tierras una alternativa a un país con un 24,6% de paro que, directamente, priva de trabajo a uno de cada dos jóvenes.

La cifra del INE revela dos realidades inquietantes. Por un lado, el hecho de que el 87% de los emigrados sean extranjeros indica que España ya no es esa tierra prometida sobre la que se abalanzaron hasta tres millones de personas entre 2003 y 2008 para buscar un futuro mejor a la sombra de la burbuja inmobiliaria. Para ello contaron con la ayuda del exministro de Trabajo Jesús Caldera, que en 2005 facilitó la regularización de inmigrantes. La oposición criticó aquella ley bajo el argumento de que generaría un “efecto llamada” en los países subdesarrollados y que las riadas humanas saturarían el Estado de Bienestar. Siete años después, el sueño se ha acabado y latinoamericanos, africanos y europeos se baten en retirada con la maleta repleta de decepciones.

Huída nacional
Por otra parte, los datos oficiales dicen que en los primeros nueves meses del año han dejado su patria un 21,6% más de españoles que en el mismo período de 2011, cuando lo hicieron 45.162. Y en todas las comunidades autónomas se van más trabajadores nacionales de los que entran. Traducción: no hay trabajo, no hay visos prometedores en el corto y medio plazo y hay que mirar de fronteras afuera para ganarse los garbanzos y acumular experiencia.

Desde 2008, cuando la crisis empezó a arrasar el paraíso de ladrillo hasta entonces erigido, se han ido de España más de dos millones de personas. De éstas, alrededor del 10% son españolas: unas 215.000, el equivalente a la población de Cartagena.

Precisamente de esta ciudad murciana es oriundo Enrique Gastalver Arias, de 29 años, aunque casi toda su vida ha residido en Sevilla. Estudió Arquitectura y, años antes de trabajar en Bélgica en un estudio gracias a una beca Leonardo, había aprendido inglés mientras servía mesas en un restaurante de Edimburgo. “Desgraciadamente salí de la universidad con la crisis a las puertas”, relata a EXPANSIÓN. Ante la sequía laboral presentada ante sus ojos, barajó marcharse a Brasil o China, pero el factor del idioma pesó en su decisión de irse a Santiago de Chile el pasado febrero, en compañía de otro sevillano compañero de profesión: “Me vine muy a la aventura. Tampoco tuve muchas señales positivas antes de venir… pero me arriesgué y salió bien”.

Allí trabaja en una empresa dedicada al diseño de viviendas unifamilares, y explica que en Chile los sueldos son más bajos que en España y la jornada laboral, más larga. Pero la diferencia más determinante es clara: “Aquí hay mercado, en España no”. Afirma que “muchísimos” españoles se están yendo al país andino, y respecto a su sector se muestra contundente: “No es que conozca jóvenes que se hayan marchado, es que no me quedan muchos amigos arquitectos en España, prácticamente el 80% de mis amigos de la universidad están repartidos por el mundo”.

Las estadísticas apuntan que el perfil de nuevo emigrante es de lo más variado, aunque predominan aquellos con edad próxima a la treintena y con estudios superiores, como el propio Enrique. Algo muy alejado del prototipo de ciudadano humilde, por lo general curtido en la dura realidad agraria, que protagonizó las estampas del éxodo en la mitad del siglo XX.

Ahora son arquitectos, ingenieros, médicos, periodistas, abogados o simplemente
personas con ánimo emprendedor que ven España como un territorio imposible para la apertura de un negocio. Pero nadie es inmune al vendaval: esta misma semana, el actor argentino Ernesto Alterio anunció su intención de regresar a su país de origen porque, “según están las cosas en España”, no encuentra alternativas a proseguir con su carrera artística.

Países de bienvenida
Por supuesto, la elección de países de acogida ha cambiado mucho respecto a hace cien años. En 1912, el 60,14% de los 257.264 españoles que entonces hicieron el petate tomaron rumbo a la tierra austral de Alterio. En 2011 solo el 4,7% hizo lo propio, apenas 2.931 personas.

Entre los destinos ahora más recurridos destacan Reino Unido, Francia, EEUU, Alemania o Ecuador, entre otros. En algunos casos los letreros de bienvenida están a la vista, como en el caso alemán. Otros, sin embargo, tienen miedo a la avalancha foránea: el Gobierno británico está analizando actuar “contra el abuso de movimiento de personas en Europa”.

 

Conclusión Personal: Hoy en día las cosas para los estudiantes están muy mal. Por eso yo creo que este es el momento para que los joven tengan ideas o busquen ideas y las pongan en practica. Creo que es el momento de ser emprendedores. Aunque por otro lado como bien pone en el texto ahora es mucho más difícil encontrar trabajo aquí o tener nuevos proyectos ya que no recibimos ninguna ayuda y la única opción que tenemos es emigrar a países que nos ofrezcan más oportunidades para crecer profesionalmente.

 

Fuente: Diario Expansión