Un mes de gran consumo

Ofertas de Black Friday

El próximo viernes arranca el período del año donde las compras se disparan. Una costumbre importada de Estados Unidos, el Black Friday, adelanta algunas de las tradicionales compras de Navidad y Reyes. Este fenómeno, unido al auge del comercio electrónico y a la progresiva desregulación de las rebajas, ha provocado una mutación en los hábitos de consumo que han acelerado determinadas tendencias y  han favorecido unos modelos comerciales concretos. A menudo, los cambios intensos y acelerados nos inquietan en la medida de que generan sensaciones que no siempre se corresponden con la realidad. ¿El hecho de que las ventas de esta campaña se prolonguen durante más de un mes provoca realmente que compremos más productos o que gastemos más? ¿La lluvia de ofertas, tanto en los comercios presenciales como virtuales, ayuda realmente a practicar un consumo más responsable? ¿Somos conscientes en el momento de decidir dónde compramos de que nuestro desplazamiento al entorno digital provoca en algunos de nuestros conciudadanos consecuencias desastrosas como las que sufrimos en nuestros empleos y profesiones?

No hay duda de que estas nuevas formas de compra están cambiando el panorama de la oferta. Los pequeños comercios locales son las grandes damnificados a pesar del buen nombre que tienen por la calidad del servicio que dan y por su contribución a la cohesión social. Y su desaparición nos es ineludible. Algunos han sabido adaptarse, pero necesitan una regulación equitativa del comercio que se haga en beneficio del consumidor, pero que evite también asimetrías o zonas de fiscalidad opaca. En algunos casos, podemos hablar sin ambages de estraperlo digital, es decir, de prácticas comerciales que construyen su competitividad gracias a las diferencias en los impuestos o en las regulaciones, y no por la eficiencia en la distribución o en la producción. Garantizar la competencia significa eliminar trabas innecesarias pero también velar por la equidad y por la igualdad de oportunidades. A ello contribuyen decisivamente Gobiernos y Parlamentos garantizando reguladores independientes, pero los consumidores también podemos contribuir en el momento de nuestra elección.

En este artículo nos hablan de los efectos de la costumbre importada de Estados Unidos del Black Friday, del auge del comercio electrónico y la desregularización de las rebajas. Todo ello está provocando cambios en los hábitos de consumo y se plantean dudas sobre hasta qué punto los consumidores son conscientes de cómo esos cambios están afectando al pequeño comercio local. También se plantea si el hecho que las promociones se alarguen más de un mes provoca que se compre más productos, que se gaste más y si esas compras son compras responsables o no.

Algunos pequeños comercios han sabido reinventarse para sobrevivir, pero los gobiernos tienen un papel importante en ello, en el sentido que tienen que trabajar para aplicar medidas impositivas justas y equitativas entre el comercio electrónico y el físico ya que actualmente en el comercio electrónico goza de ventajas en ese sentido.

Realmente el crecimiento del comercio electrónico y la gran cantidad de promociones que se ofrecen durante periodos largos de tiempo están provocando un cambio importante en la forma de comprar. En términos económicos, el Black Friday y las campañas que lo acompañan son un incentivo al consumo que además se ve incrementado por la cercanía de las fiestas de Navidad, fechas en las que ya es habitual aumentar las compras.  Este aumento de las compras por un lado es positivo, puesto que aumentaran los ingresos de los que producen o venden los productos, pero el incremento de las ventas digitales provoca también un menor crecimiento de las ventas físicas sobretodo de los pequeños comercios que no pueden permitirse campañas promocionales tan agresivas.

Por otro lado, pienso que si las ventas electrónicas siguen creciendo también tendrá un efecto en el tipo de contratos de trabajo, seguramente se necesitarán menos vendedores porque habrá menos tiendas y se requerirán otro tipo de trabajos, como especialistas en campañas de marketing digital, expertos en redes sociales…

Además de todo ello el consumo desmesurado sin tener en cuenta dónde y cómo se produce también tiene costes medioambientales y humanitarios importantes.

Creo que el cambio del modelo de compra es inevitable aunque seguro que aparecerán medidas que lo regulen y impuestos más elevados que implicará más costes también a los que se dedican al comercio electrónico.

Fuente: Elaboración realizada por Clàudia Pujol Riera a partir de: https://www.elperiodico.com/es/opinion/20191123/editorial-un-mes-de-gran-consumo-7747533

Los españoles gastaron 358 euros de media durante las rebajas

Los españoles han gastado más en las rebajas este año. Una media de 358 euros, un 13% más que en 2018. Según el Observatorio Cetelem Estacional un referente del análisis del consumo y la distribución en España con más de 80 estudios a lo largo de los últimos 20 años.

Aunque el 46% de los encuestados dice que gasto un máximo de 100€. Y el 13% dice que gasto más de 500€, con un importe medio de 1720€.

Según el economista “los productos más adquiridos en las rebajas de este año destacan: ropa (57%), calzado y complementos (33%), textil/calzado deportivo (32%), perfumes (18%) y libros (17%).”

Las principales diferencias de este ranking con respecto al año anterior son: el incremento de 5 puntos porcentuales en la compra de libros (17% vs 12% en 2018); el aumento de 2 puntos en textil y calzado deportivo (32% vs 30%); y de 1 punto en calzado y complementos (33% vs 32%).

Se puede observar que la gente ya espera las rebajas y es algo habitual gastar en estas fechas. Gastan más en rebajas ya que desde las ultimas crisis las personas buscan directamente las rebajas. Influidos por las grandes campañas que realizan y los precios.

Elaboración propia a partir de El Economista.

Se prevén unas rebajas con más ventas, contratos y descuentos

REBAJAS-WEB

Se estima que hayan 150.000 contrataciones este año, un 14% más respecto al anterior. Las expectativas tanto para pequeños (+3%) como para grandes comercios (+5-10%) son muy positivas, pues todos esperan batir las marcas de ventas del pasado 2017 con creces. Fruto del inusual año cálido que hemos vivido, se prevé que las rebajas en el sector textil puedan llegar al 70 o incluso al 80% de descuento en el último periodo en los artículos de la temporada de otoño, pues la mayoría de comercios se encuentra con un gran número de existencias del que se quieren deshacer de cara al 2018.

Destacar que algunos grandes del comercio ya han empezado las rebajas el 2 de enero, como Mango, Cortefiel o H&M, no obstante, la mayoría de comercios las empezarán el 7 de enero.

En cuanto a los contratos han aumentado los perfiles de logística y transporte debido al auge del comercio online y a la necesidad de cubrir de una manera más satisfactoria las preferencias de los clientes que optan por comprar desde su casa, con el fin de asegurar los plazos de entrega establecidos.

CONCLUSIÓN

Ya vimos como, pese a que la mayoría de las ventas en período normal descendían levemente respecto al año pasado, el Black Friday supuso un tope en comparativa con años anteriores, constatando que este año los consumidores se mueven mucho más por las ofertas y promociones que en años anteriores. No es de extrañar, por tanto, que la previsión para estas rebajas de invierno (las más importantes del año) sea más positiva que en 2017.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de La Vanguardia

Mango, H&M, Amazon y Cortefiel adelantan las rebajas de invierno: descuentos de hasta el 50%

HM-Recurso-Bloomberg-770

Las marcas Mango, H&M, Cortefiel, Women’s Secret, Bimba y Lola o Amazon este año han adelantado las rebajas de invierno con descuentos en las prendas de hasta el 50%, tanto en tiendas físicas como online.

Han sido varias las compañías han aprovechado la liberalización de las rebajas para iniciar los periodos de descuentos en la campaña navideña, que se espera modo positivo, ya que se prevé un crecimiento el 5% y el 10%, según el sector.

Según Eduardo Zamácola (ACOTEX), ha confirmado que la campaña de Navidad “no ha sido muy buena” para el sector textil, pero muestra su optimismo para las rebajas de invierno, a causa de la llegada del frío y del stock del que disponen las tiendas.

Sin embargo, hasta el 7 de enero el grupo Inditex no empezará (Zara, Bershka, Pull and Bear, Stradivarius y Massimo Dutti), El Corte Inglés también se espera a pasar Reyes para iniciar la campaña de rebajas.

Fuente elaboración propia a partir de: El Economista.

Seur creará más de 2.300 empleos para la campaña de Navidad y rebajas

seur-furgoneta-770La empresa de transporte Seur contratará a más de 2.300 personas para la campaña de Navidad y también para las rebajas de invierno, ya que se espera que los volúmenes aumenten entre un 20% y un 25% respecto a un día normal.

Estos nuevos empleados se incorporaran a la plantilla de 7.100 que ya tiene contratados Seur y a las 500 posiciones de los ejes de negocio como son: el ecommerce, B2B o el comercio internacional.

Las comunidades que van a necesitar más refuerzo serán: Madrid, Catalunya y Andalucía, donde se demanda más persona de reparto y también de mozos de almacén.

El incremento de plantilla será del 30% y contara antes de esta época con 10.000 empleados.

Por el incremento de volúmenes, se estima que el período de Navidad se extenderá hasta el 12 de enero, aunque las fechas clave del ‘ecommerce’ como el ‘Black Friday’, el ‘Cyber Monday’ y el 11 de diciembre, debido al puente de la semana anterior, manejará volúmenes que superarán el medio millón de envíos diarios.

Ha habido un crecimiento exponencial del “ecommerce”, en especial los servicios de entrega inmediata en dos o tres horas que ofrece la empresa Amazon en España, y este crecimiento esta alcanzando unas cuotas máximas este año, como en sectores de la moda, electrónica y juguetes.De esta forma y para atender a esta demanda, la empresa de transporte reforzará también sus servicios de super-urgencia.

Fuente elaboración propia a partir de: El Economista.

Las ventas en rebajas caerán un 3% y no compensarán el desplome navideño

El aumento del paro y la pérdida de la paga extra de los funcionarios marcarán la campaña. El comercio acumula ya 30 meses de caída libre y urge al Gobierno a incentivar el consumo.

Las rebajas no lograrán compensar la peor Navidad para el comercio en varias décadas. El sector no pierde la esperanza, pero todas las previsiones apuntan a que habrá una caída generalizada de las ventas -de más del 3 por ciento- que agravará aún más la delicada situación por la que atraviesan ya muchos pequeños y medianos establecimientos, después de 30 meses de caída sin freno.

Y es que el aumento del paro, la pérdida de poder adquisitivo por las continuas rebajas salariales tanto en el sector público como en el privado, la retirada de la paga extra de los funcionarios y, sobre todo, la desconfianza e incertidumbre en el futuro están haciendo mella. El presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Manuel García-Izquierdo, asegura que necesitan “de manera urgente la adopción, por parte del Gobierno, de medidas que generen confianza y dinamicen el consumo”.

Pero mientras que eso ocurre, la esperanza está en que los españoles decidan gastar en rebajas lo que han reservado en Navidad. Tanto la CEC como la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (Acotex) prevén que la facturación se eleve a un total de unos 3.600 millones de euros durante lo meses de enero y febrero, lo que supone, pese a la caída de un 3,5 por ciento menos, un 20 por ciento todavía de toda la facturación anual.

Caída de ventas

No hay que olvidar, sin embargo, que desde el pasado mes de julio las rebajas están liberalizadas y que todos los establecimientos pueden hacer descuentos cómo y cuándo quieran. De hecho, aunque la mayoría ha preferido esperar a los periodos tradicionales, tanto las grandes cadenas como los pequeños establecimientos han estado realizando campañas de descuento y ofertas a lo largo de los últimos meses, especialmente en el periodo navideño, por lo que las diferencias con respecto a la campaña que ahora se inicia son en realidad mínimas.

Las empresas de distribución reconocen, de hecho, que se trata ya más de una cuestión de marketing que de descuentos para dar salida realmente a los stocks, tal y como sucedía en el pasado.

Aún así, según una encuesta realizada por Acotex, el 85 por ciento de los españoles adquirirá algún producto textil durante las rebajas y el gasto medio será de 82 euros, tan sólo 3 euros menos que en 2012.

En la misma línea también, desde Anged, la patronal de las grandes empresas de distribución, muestran su confianza en que haya una recuperación y se intensifique la actividad comercial. Los primeros días de la campaña traen grandes descuentos del 30, 50 y hasta el 70 por ciento en ropa de invierno, abrigos, calzado, infantil y ropa interior. En otro tipo de productos, como electrónica, hogar o entretenimiento también hay interesantes descuentos, de entre el 20 y el 30 por ciento de media, y en perfumería del 10 por ciento, de acuerdo con los datos de la asociación, que representa a compañías como El Corte Inglés, Carrefour, Eroski, Ikea, Fnac o Cortefiel.

Estrechamiento de márgenes

La patronal recuerda que “los grandes descuentos de esta campaña se suman a los esfuerzos realizados por la distribución a lo largo del último ejercicio para ajustar sus márgenes, ofrecer precios más económicos y dar respuesta a las nuevas necesidades de los hogares”.

Más pesimistas son las organizaciones de consumidores. La Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (Fuci) alerta de que la caída puede ser dramática. Cada español gastará 80 euros, lo que supondría un 11,1 por ciento menos que el año anterior.