La creación de empleo privado se disparó en noviembre

  • Se añadieron 215.000 nuevos puestos de trabajo, muy por encima de los 173.000 previstos por los analistas.
  • La cifra de noviembre “es la mayor de 2013. Es un signo alentador”

9473-944-550

La creación de empleo privado en Estados Unidos se disparó en noviembre, cuando se añadieron 215.000 nuevos puestos de trabajo, muy por encima de los 173.000 previstos por los analistas, informó la consultora Automatic Data Processing (ADP). Además, ADP revisó ampliamente al alza la cifra divulgada inicialmente para octubre, que pasó de los 130.000 nuevos empleos anunciados hace un mes hasta los 184.000. La cifra de noviembre “es la mayor de 2013. Es un signo alentador” sobre la economía, señaló en un comunicado Carlos Rodríguez, consejero delegado de ADP. “El mercado de trabajo ha mantenido una resistencia sorprendente al cierre de la Administración federal” que hubo en octubre, señaló por su parte Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, que colabora en la elaboración del informe. “En todo caso, el crecimiento del empleo parece estar mejorando”, añadió Zandi. La ganancia de noviembre se extendió por todos los sectores económicos y todos los tamaños de empresas. Por sectores, los servicios sumaron 176.000 empleos en noviembre, rente a los 156.000 de octubre, lo que supone la mayor ganancia en un año. La industria sumó 18.000, la mejor cifra desde comienzos de 2012. Las empresas pequeñas (hasta 49 trabajadores) añadieron 102.000 empleos, mientras que las medianas (50-499) aportaron 48.000 y las grandes (a partir de 500 empleados) sumaron 65.000, según los datos de ADP.

Fuente: 20 minutos

Anuncios

Brasil confirma compra de cazas suecos y desestima adquirir aviones de EE.UU.

Brasilia demoró más de una década en adoptar la decisión sobre el modelo con el que renovará su flota de aparatos de combate.

gripen-caza_02128

 

RÍO DE JANEIRO.- Luego de una década y media de debates, el gobierno de Brasil finalmente se decantó por cazabombarderos suecos para renovar su flota de combate de primera línea, en una decisión que dejó fuera a competidores de Estados Unidos y Francia.

Brasilia confirmó este miércoles que el aparato elegido es el Saab Gripen NG. El primer ejemplar debería llegar a ese país en 2018.

El contrato contempla la incorporación a la Fuerza Aérea Brasileña de 36 cazabombarderos, por un precio de unos 4.500 millones de dólares.

Modelos Gripen también fueron considerados en el proceso de renovación de la Fuerza Aérea de Chile (FACh), pero fueron desestimados en favor de los F-16C/D Block 50 de la estadounidense Lockheed Martin.

El ministro de Defensa de Brasil, Celso Amorim, dijo que la elección en el prolongado concurso “FX”, zanjada después de casi 15 años de debate y con una suspensión de por medio, se tomó tras “un cuidadoso estudio y consideración, que tomó en cuenta el desempeño, la transferencia de tecnología y el costo, no solo de adquisición, sino también de mantenimiento”.

En el ámbito de la transferencia tecnológica, el secretario de Estado indicó que el desarrollo de los cazabombarderos será realizado en conjunto con el gigante aeronáutico brasileño Embraer, junto a otras empresas locales.

El ministro de Defensa fue acompañado por el comandante en jefe de la Fuerza Aérea Brasileña, el teniente brigadier del Aire Juniti Saito, al emitir el anuncio oficial.

A su turno, el ministro de Relaciones Exteriores de la nación europea, Carl Bildt escribió en Twitter que la decisión era “un tributo a la tecnología y competitividad suecas”.

Sorpresiva opción

La decisión de preferir los jets suecos al F-18 Super Hornet, de Boeing o el Dassault Rafale de Francia -considerando, en este último caso, que Brasil es operador del Mirage 2000, el avión que será reemplazado por los nuevos cazas-, sorprendió a muchos observadores.

El jet galo era preferido por el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, mientras que se atribuía preferencia por el avión estadounidense a la actual Mandataria, Dilma Rousseff.

Algunos analistas consideraron que Boeing se vio afectado por las revelaciones del espionaje practicado por la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. (NSA) a la propia jefa de Estado brasileña.

Brasil pretende reforzar su capacidad de defensa para patrullar sus fronteras terrestres, gran parte de las cuales están cubiertas de selva y son cruzadas por rutas de tráfico de drogas y armas.

Brasil también busca mejorar la protección de los yacimientos petroleros descubiertos en años recientes frente a sus costas.

Los Gripen (cuyo nombre significa “grifo”, un animal mitológico, en sueco) pueden volar a una velocidad máxima de Mach 2 y su alcance llega a unos 3.200 km con estanques suplementarios. Tienen capacidad de portar misiles de última generación y una gran variedad de bombas y proyectiles.

Fuente: EMOL, El mercurio online Chile

El PIB de EEUU creció un 2,8% en el tercer trimestre, el mayor incremento en un año

EEUU-bandera

  • El dato queda por encima del 2% de crecimiento que esperaban los analistas

La economía de EEUU creció un 2,8% anualizado en el tercer trimestre, según los datos dados a conocer hoy por el Departamento de Comercio, lo que supone el mayor avance en un año.

La cifra queda muy por encima de lo que había previsto el mercado, un repunte del 2%. El dato difundido hoy es el primero de los tres que publica el organismo, y queda también por encima del 2,5% de crecimiento que registró el país en el segundo trimestre.

Los motivos del avance

El Departamento de Comercio destaca que el incremento del PIB en el tercer trimestre refleja principalmente las contribuciones positivas del gasto personal de los consumidores, las exportaciones, la inversión en inventarios privados, la inversión fija residencial y no residencial y el gasto de los gobiernos locales y estatales.

En concreto, el gasto personal de los consumidores aumentó en el tercer trimestre de 2013 un 1,5%, cifra inferior al incremento del 1,8% registrado en el segundo. El gasto de los consumidores representa en EEUU más de dos tercios del PIB. Por su parte, las exportaciones repuntaron un 4,5%, porcentaje inferior al 8% del trimestre anterior.

Estos aspectos positivos se vieron parcialmente compensados por las contribuciones negativas del gasto del Gobierno federal. Asimismo, en el periodo comprendido entre los meses de julio y septiembre se produjo un incremento de las importaciones.

El Departamento de Comercio hace hincapié en que el avance del dato del tercer trimestre está basado en una recopilación incompleta de datos y será revisado en las próximos semanas. La segunda estimación se publicará el 5 de diciembre.

La aceleración del PIB respecto al trimestre anterior refleja principalmente una desaceleración de las importaciones y una aceleración de la inversión en inventarios privados y del gasto de los gobiernos locales y estatales.

Estos aspectos se vieron compensados en parte por una descaleración de las importaciones, la inversión fija no residencial y el gasto de los consumidores.

Enlace: El Economista

Afirman que Obama fue reelegido por el factor económico

Barack Obama ganó la reelección gracias al mismo tema que se presumía que lo llevaría a la derrota: la estancada economía estadounidense

Estados Unidos aún lucha por salir de su recesión más profunda en 80 años y las compañías apenas crean suficientes empleos para mantenerse al ritmo del crecimiento de la población.

Billones de dólares del patrimonio familiar se evaporaron con el estallido de la burbuja inmobiliaria y crece la brecha entre ricos y pobres.

Pero históricamente los estadounidenses suelen reelegir a los mandatarios que presiden durante períodos de crecimiento económico incluso si éste es modesto.

Y ese patrón parece haberse aplicado también con Obama. Aunque nadie espera un crecimiento vigoroso, la economía ha mejorado sostenidamente durante el último año.

“Jamás iba a ser una victoria arrolladora”, dijo John Sides, un profesor de ciencia política de la George Washington University. “Pero siempre parecía que iba a perder”.

El presidente demócrata dio grandes pasos para estimular la economía, pero eso no pareció ayudarlo mucho con los votantes. Las encuestas muestran profundas divisiones sobre los méritos de las medidas de estímulo introducidas en el 2009, sus reformas del sistema financiero y el rescate del sector automotor.

Pero sí hicieron la diferencia en estados cruciales. Obama concentró sus esfuerzos de campaña en Ohio, donde uno de cada ocho empleos están ligados a la industria.

Eso podría haberlo ayudado a limitar sus pérdidas entre los votantes blancos de sexo masculino, un segmento del electorado que su rival Mitt Romney ganó abrumadoramente en el resto del país.

Según un sondeo de Reuters/Ipsos, Obama perdió el apoyo de los hombres blancos en todo el país por una diferencia de 21 puntos porcentuales. En Ohio, sin embargo, perdió ese nicho de votantes por sólo 12 puntos.

Obama fue además ayudado por el hecho de que los votantes culparon principalmente de la recesión a su antecesor republicano George W. Bush. Obama hizo de ese mensaje el eje de su campaña, argumentando que Romney volvería a implementar las políticas que condujeron a la crisis.

Si la campaña de Romney quería centrar la elección en la gestión económica de Obama, la campaña del presidente quería en cambio presentarla como una opción entre dos candidatos.

La campaña de Obama atacó desde el inicio con anuncios negativos que presentaban al multimillonario ex ejecutivo de un fondo privado como un ejecutivo poco preocupado por la suerte de la gente común y corriente.

Esos ataques contrastaron con la campaña que condujo a la histórica victoria de Obama en el 2008, pero lograron desacreditar a su rival a los ojos de muchos votantes.

“Muchos de los votantes blancos de clase media que no tienen títulos universitarios llegaron a la conclusión de que Romney simplemente no es uno de los nuestros”, dijo Greg Valliere, un analista del Potomac Research Group.

FUTURO ESTANCAMIENTO

La estrecha victoria de Obama no asustará a los republicanos, que retienen el control de la Cámara de Representantes. Los demócratas de Obama mantienen el Senado, pero habrán moderados en las filas de ambos partidos.

Eso es una receta para un estancamiento y tensos enfrentamientos sobre impuestos y gastos. Lograr consenso en relación a las legislaciones más ordinarias será ahora difícil.

“No va a haber mucha buena voluntad en el Congreso”, dijo Julian Zelizer, un profesor de historia de la Princeton University. “Las filas de los partidos se endurecerán tras esta elección”.

La creciente polarización podría volver difícil gobernar Estados Unidos, pero facilitó la campaña de Obama. En una era de intensos sentimientos partidarios, Obama gozó de más apoyo de los miembros de su propio partido que otros predecesores demócratas como Jimmy Carter o Bill Clinton.

“Hay simplemente muchas menos personas que van a pasar de un candidato para otro. Hay un endurecimiento en ambos lados”, dijo Taylor Griffin, que asesoró al candidato republicano John McCain durante la campaña del 2008.

Para los republicanos, la reelección de Obama implica cuestionamientos incómodos.

Por segunda elección consecutiva, el candidato presidencial republicano fue incapaz de lograr más de uno de cada tres votos latinos. Y el partido podría tener problemas en el futuro si no logra seducir a ese sector del electorado que crece rápidamente.

El centro de gravedad de los republicanos está ahora en la Cámara de Representantes, donde muchos legisladores representan a distritos conservadores. Tienen, por lo tanto, pocos alicientes para comprometerse en temas como la reforma migratoria, que podría irritar a su base de votantes blancos y de mayor edad.

Romney tuvo que superar las sospechas de los republicanos conservadores para conseguir la nominación republicana y fue incapaz de conquistar a los votantes en estados sin una tendencia definida hasta el último tramo de la campaña.

Pero muchos republicanos podrían concluir que será mejor nominar a un candidato más conservador para las próximas elecciones, dijo John Hudak, de la Brookings Institution.

“El partido se va a desplazar hacia la derecha”, dijo. “El argumento será: ¿Ves? No deberíamos haber nominado a un moderado”.

FUENTE: http://www.rpp.com.pe/2012-11-07-afirman-que-obama-fue-reelegido-por-el-factor-economico-noticia_537956.html

CONCLUSIONES

Al ser Obama re-elegido y al ser su segundo mandato, los republicanos estaran obligados a col·laborar con el presidente Obama ,(ya que no les preocupara su releccion) para hacer un choque urgente y para bajar  el dèficit actual de los estados unidos antes de final de año, sinó USA volveria a entrar en depression y con ello volveria a arrastrar al resto del mundo y sobretodo europa.

Pero tengo la Seguridad que se pondran de acuerdo ambos partidos para que en un periodo no demasiado largo se controle el dèficit de estados unidos y de esta manera se evite una gran depression economica en todo el mundo, ya que la situación de este pais tambien afecta directamente al resto del mundo.

El precio del petróleo: 126,9 $/barril

Tras los ataques de la coalición internacional en Libia, el precio del petróleo subió más de 10 dólares. El barril de Brent está, en estos momentos, 9 de abril, en los 127 dólares. El precio del petróleo retomó, por tanto, la senda alcista. Desde el 6 de abril el barril tipo Brent, para entregas a un mes, ver gáfico, subió 4 dólares.

Evolución del precio del barril de petróleo ...

Entre el 1 de enero de 2011 y el 9 de abril, el precio del crudo subió más de un 30%, para situarse en los 127 dólares por barril, y del 55% desde el inicio de 2010.

A la inestabilidad política en los países de Oriente Medio y del norte de África (incluída la guerra en Libia) se ha añadido a los factores alcistas las expectativas de una mayor demanda global y los cuellos de botella y el agotamiento de algunos pozos en los países productores que no son de la OPEP. El retorno del crudo a precios más normales dependerá del crecimiento económico del Mundo y de la evolución de la guerra de Libia y la situación política de la zona.

Volatilidad

Los precios del crudo están mostrando una elevada volatilidad: en lo que va de año, más que duplica la observada en igual periodo de 2010. En un primer momento, el petróleo cotizó el aumento de la incertidumbre en el norte de África y Oriente Medio. Esta región produce el 30% del petróleo mundial y concentra casi el 60% de las reservas probadas de crudo.

¿Cual será la tendencia fuura? ¿Como cotizará el barril tipo Brent a finales de año?

¿A quién le debe dinero el Gobierno de los Estados Unidos?

Cada vez se habla más de la creciente deuda del Gobierno de los EEUU, así que creo que es interesante tener en mente quienes son los principales acreedores de los 13.562 millones de deuda que tenía el Gobierno de los EEUU a 30 de Septiembre de 2010.

Si me hubieran preguntado a mi sin conocer la información, mi respuesta intuitiva hubiera sido que China debe ser uno de los principales acreedores. Esto es correcto, pero a China sólo le deben el 9,5% del total de la deuda, el grueso de la deuda, un 66% está en manos de los mismo norteamericanos, particulares, instituciones y el fondo de la Seguridad Social y similares. En segunda posición tenemos al Japón con el 6,3% del total de la deuda (por eso se especula que pueden haber ciertas tensiones en los bonos del tesoro de los EEUU si los Japoneses empiezan a liquidar posiciones para repatriar fondos para cubrir los costes del desaste del terremoto y el tsunami). El resto de la deuda se encuentra bastante atomizado.

Sobre la evolución de los acreedores a lo largo del tiempo, quizás sorprende que China a pesar de las amenazas veladas que ha lanzado muchas veces de dejar de comprar bonos de los EEUU o diversificar su cartera de bonos infraponderando los EEUU, sigue aumentando su exposición a los bonos norteamericanos a lo largo del tiempo. Las ventajas de ser un gran deudor es que generalmente los acreedores tienen que seguir apoyándote si no quieren sufrir una gran descalabro.

Fuente: GurusBlog

La subida del petróleo amenaza con paralizar la recuperación económica mundial

¿Terminará la situación en los países árabes contaminando la convaleciente economía mundial?

Veamos que dicen los expertos sobre los futuros del petroleo.

Los futuros del petróleo tipo Brent llegaron a tocar los 119,79 dólares por barril el pasado 24 de febrero, el nivel más alto desde agosto de 2008, por preocupaciones de que los disturbios sociales que se acaban de desatar en Libia se pudieran propagar a otros importantes productores de crudo en Oriente Próximo, incluyendo Arabia Saudí. En septiembre de 2010 cotizaba en los 80 dólares por barril.

“En líneas generales todavía no se puede saber cuál va a ser el efecto de la escalada del precio del petróleo”, Federico Steinberg, investigador principal de Economía y Comercio Internacional del Real Instituto Elcano y profesor del Departamento de Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Madrid. Steinberg añade que “hay que esperar para ver si se producen efectos de segunda vuelta, es decir, para ver si las empresas sufren en su proceso de producción un aumento de los costes derivados del encarecimiento del crudo y trasladan esas subidas a los productos finales que ofrecen a los consumidores”. Si eso ocurriese, comenta, “los trabajadores solicitarían subidas de suelto y entraríamos en una espiral inflacionista”.

Un mercado inquieto

El nerviosismo en el mercado petrolífero comenzó el pasado 25 de febrero con el estallido de revueltas sociales en Túnez para derrocar al régimen de Ben Ali. Aquel día el Brent cotizaba en 95 dólares. La ola de protestas se extendió a Egipto y poco después a Libia. Las revueltas en este país han sido las que con más fuerza han impulsado el precio del crudo, por el miedo a que se corte completamente su producción de petróleo. Libia bombeó 1,57 millones de barriles al día en enero, según los datos de los últimos informes mensuales de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y la Agencia Internacional de la Energía (AIE). La cifra representa el 1,8% de la producción mundial de ese mes.

El verdadero temor del mercado es que las protestas se extiendan también por Arabia Saudí, mayor productor mundial de petróleo, con un bombeo de 8,43 millones de barriles diarios en enero. “Descontar una interrupción del suministro en Libia es una cosa, pero otra muy distinta es que la revuelta se extienda a Arabia Saudí, que tiene el 20% del petróleo del mundo” explicaba David Rosenberg, estratega de Gluskin Sheff, el pasado 24 de febrero, según recogió la agencia de noticias Bloomberg.

Los futuros del West Texas, tipo de petróleo referencia en Estados Unidos, tocaron el viernes 4 de marzo los 105,17 dólares por barril, el precio más alto desde septiembre de 2008. En septiembre de 2010 cotizaba en 73 dólares.

“Unos precios del petróleo por encima de los 100 dólares el barril son malas noticias para la recuperación económica de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), tal y como ha señalado ya la AIE. Unos precios de combustibles altos suponen más inflación y menos capacidad adquisitiva para los ciudadanos”, apunta Mariano Marzo Carpio, catedrático de Recursos Energéticos en la Facultad de Geología de la Universidad de Barcelona, quien considera que “todo ello se combatirá con subidas de tipos de interés, lo que supone dinero más caro para las empresas, que pueden ver mermadas su capacidad inversora, y dinero más alto que afectará a los créditos al consumo”. Para este profesor, “nos encontramos en un escenario con perspectivas de inflación alta y bajo crecimiento económico, que es el pero panorama posible al que se pueden enfrentar las economías”.

Según Rafael Pampillón, profesor de entorno económico y análisis de países del IE Business School, “lo que está claro es que la subida del precio del petróleo no le hace ningún bien a la economía mundial”. Explica que “el encarecimiento del crudo influye negativamente en todas las economías del mundo, como muestra el hecho de que el Banco Central Europeo (BCE), haya avisado ya de que podría subir los tipos de interés en la reunión de abril, una amenaza que nosotros habíamos previsto para noviembre. Los mercados han reaccionado con subidas en el Euribor y en los tipos de interés exigidos a la deuda soberana”.

Subidas de tipos en la zona euro

El Banco Central Europeo (BCE) decidió en su última reunión mensual celebrada el pasado 3 de marzo mantener los tipos de interés en el 1%, nivel al que se encuentran desde mayo de 2009. Sin embargo, el presidente del organismo, Jean-Claude Trichet, reconoció en rueda de prensa para explicar esa decisión que podía haber un aumento de las tasas en abril. “Es posible que suban los tipos de interés en la próxima reunión”, dijo, aunque especificó que no es seguro y que no tendría por qué ser el comienzo de una serie de subidas. El banquero galo explicó que su preocupación es una inflación que se está mostrando más persiste de lo que en un principio habían previsto, por el encarecimiento del petróleo.

Trichet dejó claro que el consejo de gobierno del BCE “está preparado para actuar” con el fin evitar que las presiones inflacionistas al alza se materialicen, por lo que mantiene “una vigilancia fuerte” sobre los precios.

El Índice de Precios al Consumo de la zona euro volvió a acelerarse en febrero hasta el 2,4% interanual, tras el 2,3% de enero, según una primera estimación divulgada el 1 de marzo por Eurostat, la oficina europea de estadísticas. La razón principal de este ascenso fueron los precios de la energía y de las materias primas. El objetivo del BCE es mantener la inflación cerca pero por debajo del 2% interanual.

“El gran problema puede ser si la subida de la inflación se produce muy de golpe porque las economías no podrían adaptarse y podrían sufrir. También será importante conocer si se trata de un shock temporal en el precio del petróleo o es permanente”, afirma Steinberg, para quien el inconveniente de subir los tipos de interés es que “se frena el crecimiento económico”. A pesar de ello, cree que “la crisis de los años Setenta nos enseñó que las subidas de las expectativas de la inflación son muy peligrosas, por lo que los bancos centrales no van a permitir que eso ocurra”. Este investigador del Real Instituto Elcano y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, recuerda que “el BCE se ha mostrado más decidido a subir los tipos de interés, pero la Reserva Federal de Estados Unidos ha restado importancia a la inflación y está más preocupada por la actividad económica y el empleo”.

Pampillón advierte de que si finalmente se materializan las subidas de tipos en Europa el euro se apreciará contra el resto de monedas, “lo que provocará una reducción de las exportaciones de los países de la zona euro porque sus productos pierden competitividad”. “Alemania puede ser uno de los países perjudicados por la subida del euro, porque su economía depende mucho de las exportaciones, y estas se verán frenadas. Y si la primera economía de la Eurozona pierde fuerza, eso afectará a otras economías de la región que, como España, colocan allí muchos de sus productos”, argumenta. Además, cree que, en el actual entorno de dudas, “el riesgo soberano de los países periféricos de la zona euro puede volver a crecer, porque al aumentar la incertidumbre en los mercados y la versión al riesgo, los inversores volverán a exigir tipos de interés más altos para comprar deuda pública”.

Para Marzo Carpio, “la subida del precio del petróleo va a afectar de forma general a todos los países de la OCDE, pero lo hará de forma particular en los países del sur de Europa, como por ejemplo, Portugal y España, en los que la salida de la crisis está siendo más lenta y están siendo presionados por los
mercados de deuda”.

Efectos en América Latina

La recuperación económica no ha sido homogénea en todo el mundo, por lo que la subida de los precios del petróleo no afectará a todas las regiones por igual, tal y como reconoció el 3 de marzo el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, quien constató que existe un crecimiento “bastante rápido” en Asia y Latinoamérica, y una avance lento en Europa y en Estados Unidos. “Hay un doble problema en esta recuperación en curso: en primer lugar, el riesgo de sobrecalentamiento en los países emergentes, y, en segundo lugar, los problemas en el norte de África y sus consecuencias en los precios del petróleo”, indicó. El funcionario realizó estos comentarios ante los medios de comunicación después de una reunión con autoridades del gobierno de Brasil para discutir las perspectivas globales y de la región.

“En Latinoamérica la subida del petróleo afecta de manera dispar a unos países y a otros. Venezuela, por ejemplo, que es un exportador de crudo, pensará que el encarecimiento del crudo es algo maravilloso. Otros países, no tanto. Sin embargo, la subida del petróleo se enmarca dentro de un encarecimiento generalizado de todas las materias primas y, en líneas generales, los países latinoamericanos son exportadores de materias primas, por lo que podrían verse favorecidos con la actual situación del mercado. Latinoamérica puede ser una de las regiones más favorecidas por el encarecimiento del petróleo”, opina Steinberg.

Marzo Carpio tiene una visión diferente: “Los países latinoamericanos también sufrirán el encarecimiento del petróleo. Su población tendrá que pagar más para hacerse con materias primas que se están encareciendo, lo que afectará a la economía y no compensará el beneficio que para estos países exportadores de materias primas supone vender sus productos más caros al exterior”.

En la misma línea, Pampillón señala que “como exportadores de materias primas, a los países latinoamericanos esta tendencia alcista generalizada en este mercado les favorece”, pero cree que “el problema es que si se frena la recuperación de las economías más desarrolladas la demanda de materias primas también se frenará”. “Además, Suramérica también padecerá unos costes energéticos más altos, lo que también provocará subidas de tipos, apreciación de monedas y, por lo tanto, más dificultades para exportar. A lo que hay que añadir que un encarecimiento del precio del dinero dificultará el acceso de las empresas a los créditos para invertir, algo que también es muy negativo para estos países”, argumenta.

De cara a los próximos meses, este profesor del IE Business School cree que es “muy difícil” saber qué es lo que ocurrirá con los precios del petróleo. “El crudo ya estaba mostrando una tendencia alcista antes de que comenzaran las revueltas sociales en el norte de África y en Oriente Medio. Y lo mismo estaba ocurriendo con la inflación. Pero en cualquier caso, es imposible saber cómo se desarrollarán los hechos en estas regiones tan imprevisibles, ni cómo esto puede afectar al precio del crudo”, reconoce.

Fuente: Knowledge Wharton