El paro registrado sube en 7.255 personas en el mes de noviembre

El número de parados según el INEM asciende en 7.255 personas en el mes de Noviembre. Con lo que ya es el cuarto mes en donde se presentan alzas de la tasa de parados.

El volumen total de parados alcanzó a finales de noviembre la cifra de 3.474.281 desempleados. En comparativa con años anteriores podríamos decir que ha mejorado respecto al mes de noviembre del año pasado, cuando subió en 24.841 personas. El paro se ha reducido en todos los sectores menos el de servicio, en el último año se ha reducido un total de 315.542 desempleados.

El número de contratos registrados durante el mes de noviembre ha sido de 1.818.339, cifra un 4,3% superior a la del mismo mes de 2016.

El desempleo aumentó en noviembre en nueve comunidades autónomas, lideradas por Baleares (+12.586 parados) y Cataluña (+7.391) y bajó en ocho, principalmente en Madrid (-8.191), Andalucía (-3.114) y Comunidad Valenciana (-2.486 desempleados).

Estos datos que nos encontramos son positivos para el país en el caso que sean válidos. A su vez hay que tener en cuenta que existe una gran cantidad de personas que no figuran como ”en paro” siendo que no tienen trabajo, con lo que esta cifra de gente que no esta trabajando realmente es más alta.

 

Elaboración propia a partir de: LaVanguardia.com

¿ESTAMOS SALIENDO DE LA CRISIS?

Bruselas sitúa el déficit español al 3,5% del PIB en 2017 y apunta a más recortes”costes

En la siguiente noticia se muestra la valoración de  Bruselas sobre el crecimiento económico español y su previsión para el futuro:

En un contexto de excepcionales incertidumbres globales, la economía española sigue fuerte. La Comisión Europea prevé crecimientos ligeramente por encima del 2% en 2017 y 2018 y apunta que España “sorprende al alza”, aunque detecta ya “signos de desaceleración”, según el informe que se presenta hoy. Bruselas es menos optimista por el lado fiscal: prevé un déficit del 3,5% del PIB este año, cuatro décimas por encima del objetivo (y dos décimas más que hace tres meses). Europa, en fin, no se fía: detecta “incertidumbre respecto al impacto de las recientes medidas fiscales”, por la posibilidad de que Hacienda recaude menos de lo esperado con la última subida de impuestos. Si ese análisis es certero, obligaría a acometer un ajuste extra de 4.300 millones.

“El crecimiento económico supera las expectativas en los últimos trimestres”, arranca el capítulo español de las previsiones de invierno de la Comisión. Ese jugoso informe está marcado por la palabra “incertidumbre”, que aparece más de 80 veces en casi 200 páginas, asociada al Brexit o a Trump y compañía. España, sin embargo, ya no es el principal riesgo de Europa: el rescate se llevó a partir de 2012 ese sambenito tras un ajuste morrocotudo, y la economía crece ahora con fuerza, crea empleo con fuerza, exporta con fuerza y bate con claridad las medias de crecimiento europeas. España, en fin, ya no es el problema. Pero ojo: la economía española sigue lastrada por un endeudamiento formidable, y por una frágil situación fiscal que puede provocar enormes quebraderos de cabeza si los riesgos globales acaban generando inestabilidad y un nuevo arreón en las primas de riesgo.

Bruselas aplaude: 2016 fue “el tercer año de expansión” de la economía española, que creció casi el doble que la media europea con unos fundamentos “más equilibrados”, una demanda interna fuerte y un sector exterior que el año pasado aportó al crecimiento —en términos netos— por primera vez desde el inicio de la recuperación. El PIB “seguirá siendo fuerte, pero tiende a desacelerar”, apuntan las previsiones. El petróleo, los recortes de impuestos y la mejora de las condiciones financieras gracias al BCE eran vientos de cola que han empezado a amainar. La Comisión augura que la creación de empleo seguirá dando alegrías, pero menos que hasta ahora. El paro bajará al 17,7% este año, y cerrará 2018 en el 16%. “El crecimiento salarial y las bajas ganancias de productividad provocarán que los costes laborales sean similares a la media europea”, tras varios años de fuertes ganancias de competitividad, sostiene el estudio.

Los análisis de Bruselas son interesantes por el lado de la evolución económica, pero se convierten en fundamentales por el lado fiscal: la estrecha vigilancia del déficit español estuvo a punto de costarle una multa multimillonaria al Gobierno el pasado verano, y la Comisión sigue marcando en corto al Gobierno. Por ese flanco sigue el rifirrafe Bruselas-Madrid. Los pronósticos de crecimiento del Ejecutivo son sistemáticamente más optimistas, al igual que las previsiones de déficit. La Comisión, sin embargo, empeora esta vez las cifras del agujero fiscal: Bruselas prevé un déficit del 3,5% del PIB este año (dos décimas más que en noviembre), y del 2,9% en 2018. Y esos datos pueden tener consecuencias.

 

Fuente: El País

Cuando vemos u oímos en las noticias que la tasa de paro española sube o baja, raramente solemos preguntarnos qué significa exactamente el dato que nos están ofreciendo. Los datos oficiales de tasa de paro son ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística y están expresados de la siguiente forma: porcentaje de personas que llevan un mes buscando activamente empleo sobre el total de activos (personas que trabajan + personas que llevan buscando empleo un mes). Como se puede apreciar, este indicador no refleja fielmente la situación de desempleo que existe en nuestro país, ya que no está contando como parados a muchas personas que quieren trabajar pero no pueden.

Es el caso de las personas que llevan buscando empleo menos de un mes, personas que no buscan empleo aunque quieran trabajar (no lo hacen porque han perdido la esperanza), personas que hayan trabajado aunque sea una hora en el último mes, personas que quieren trabajar a tiempo completo pero sólo encuentran empleos a tiempo parcial, personas que han comenzado a estudiar porque no encuentran un trabajo, etc. Todas estas personas están descontentas con su situación laboral porque o no trabajan o trabajan muy pocas horas y el mercado laboral existente no satisface sus necesidades y, a pesar de ello, en las estadísticas oficiales no aparecen como parados. Esto provoca una minimización del número de parados y por lo tanto una tasa de paro más baja de lo que realmente es.

#EntornoEconomico: El empleo creció en 533.186 personas y el paro baja en 354.000 en 2015

  • La afiliación a la Seguridad Social en diciembre registró 85.000 nuevos cotizantes, el mayor incremento de la serie histórica.
  • El paro registrado baja en noviembre en 27.071 personas.

1449048104_750171_1449054323_noticia_normal

2015 ha sido un buen año para el mercado laboral. Sus dos principales variantes, empleo y paro, han tenido un comportamiento positivo. La afiliación media a la Seguridad Social creció en 12 meses en 533.000 cotizantes, hasta situarse en 17.308.400 de ocupados. El paró cayó en 354.203 personas y quedó en 4.093.508, según el Ministerio de Empleo.

Especialmente bueno ha sido la evolución del empleo en diciembre, que ha registrado un incremento en de 85.314 afiliados. Este dato, según el propio Ministerio, es “el mayor incremento de la serie histórica”. La campaña navideña ha estimulado la contratación de personas en ramas como el comercio y la sanidad.

En el último trimestre del año, el mercado laboral ha recuperado el buen tono con el que lo inició. Tras un ligero freno en verano, los últimos meses del año se han saldado, mes tras mes, con aumentos en la afiliación. Diciembre ha sido el cuarto seguido en que las cifras de la Seguridad Social han mejorado.

Que el cuarto trimestre del año sea bueno es reseñable. Este fenómeno ya se dió en 2014, pero no es lo habitual. En el estacional mercado laboral español, los trimestres correspondientes al otoño y el invierno suelen saldarse con destrucción de empleo. No obstante, habrá que esperar a que a finales de este mismo mes se conozca la Encuesta de Población Activa, el mejor termómetro sobre lo que sucede en el mercado laboral (se detecta incluso parte del empleo sumergido), para confirmar este buen tono provisonal.

1443767436_826630_1443772417_noticia_normal

El paro, por su parte, tambien tuvo un comportamiento bueno. Sin embargo, y a diferencia de lo que sucede con la Seguridad Social, los números de diciembre no mejoran los de los años anteriores. La caída del paro en 55.790 personas registradas en las oficinas públicas de empleo es la menor en los últimos cuatro años. En términos desestacionalizados, el paro se reduce un mes más, y lo hace en 1.258 personas. El paro desestacionalizado se ha reducido en 30 de los últimos 32 meses.

Por sectores de actividad, el paro registrado disminuye entre los trabajadores procedentes del sector Servicios, con 61.336 desempleados menos, y en Agricultura y Pesca en 2.133 personas, mientras que sube en Industria en 4.845  y en Construcción en 15.470. Entre el colectivo de personas Sin Empleo Anterior el paro se reduce en 12.636.

FUENTE: Elaborado a partir de EL PAÍS

COMENTARIO: Como se puede ver, España poco a poco ha ido reduciendo el número de parados gracias a la estimulación de la economía. Esto se debe, en parte, a las épocas de fiestas donde se consume más o épocas vacacionales dónde predomina el turismo.

Podemos comprobar que salimos de la recesión año a año y que si la situación continua igual, en un tiempo el paro se reducidará hasta niveles de antaño.

 

Álvaro Jiménez Domínguez

La tasa de paro de los extranjeros que viven en España supera por 12 puntos la de los españoles.

Image

Madrid (Efe).- La tasa de paro de los extranjeros que viven en España ya alcanza el 36,53 por ciento, porcentaje que supera en más de doce puntos al de las personas de nacionalidad española, que se sitúa en el 24,23 por ciento.

Esta diferencia se debe, fundamentalmente, a que gran parte de la población activa extranjera trabajaba en la construcción, es decir, en el sector más afectado por la crisis económica, según ha explicado a Efe la subdirectora general de Estadísticas del Mercado Laboral del Instituto INE, Florentina Álvarez.

“Hay más paro entre extranjeros que entre españoles” debido a que los primeros “han trabajado mucho en sectores muy afectados por la crisis como la construcción” y, en menor medida, en hostelería, servicio doméstico y agricultura, ha indicado. En el caso de los españoles, la mano de obra se encuentra más repartida en todos los sectores económicos.

Álvarez también ha destacado que la población de entre 16 y 64 años (es decir la que está en edad de trabajar) se ha reducido más entre los extranjeros, con una caída de 169.200 en un año, que entre los españoles, con 5.900 menos, dato que también tiene su origen en la situación económica que ha obligado a muchas personas a regresar a sus países de origen ante la falta de oportunidades en España.

Dentro de este tramo de edad, entre 16 y 64 años, se encuentra en 77,1 por ciento de los extranjeros que residen en España, frente al 52,1 por ciento de los españoles. Actualmente la edad media de los españoles es de 42,5 años, frente a los 34,6 años de los extranjeros residentes en España.

En España el número de parados ya roza los seis millones de personas (5.965.400), según datos del INE, y la tasa de paro se sitúa en el 26,02 por ciento de la población activa, la más alta de la historia. Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el último año el desempleo aumentó en 291.700 personas en España, el 13,12 por ciento, al mismo tiempo que la ocupación cayó en 850.500, un 4,78 por ciento.

No obstante, los datos vuelven a ser muy dispares si se diferencia entre ciudadanos españoles o extranjeros. Así, entre los extranjeros el desempleo bajó en 4.000 personas en un año, aunque en el último trimestre aumentó en 39.400 hasta sumar 1.221.800 parados, con una tasa de paro del 36,53 por ciento.

En el caso de los españoles, el paro aumentó en 695.700 personas en 2012, en el último trimestre lo hizo en 147.800, y el total de parados es de 4.743.500 personas, el 24,23 por ciento. Según el último Padrón, en España residen 47.265.321 personas, de las que 5.736.258, el 12,14 por ciento, son extranjeros, un porcentaje que ha permanecido estable en los últimos cuatro años.

Del total de extranjeros, 4,5 millones tienen más de 16 años y 3,3 millones son activos (disponibles y en condiciones de trabajar) y, de ellos, 2,1 millones están ocupados. La falta de oportunidades laborales que España ha hecho que la población extranjera que vive en España se haya reducido, en 2012, en 15.229 personas, lo que supone el primer descenso de este colectivo en quince años.

De los 5,7 millones de extranjeros que viven en España, 3,3 millones, el 57,4 por ciento, proceden de países de fuera de la Unión Europea (UE) y 2,4 millones, el 42,6 por ciento, de la UE. Tampoco la situación social de extranjeros y españoles es la misma, tal y como revela un estudio de EAE Business School sobre las condiciones de vida de los hogares inmigrantes.
Según este análisis, el 70,6 por ciento de los extranjeros que viven en España tiene dificultades para llegar a fin de mes.

De las más de diecisiete millones de familias censadas en España casi dos millones, el 11 por ciento, son inmigrantes. El gasto medio por hogar en España fue de 29.482 euros en 2011, (un 7,73 % menos que en 2008), un descenso que en el caso de los hogares españoles ha sido del 6,8 % y en el de los extranjeros del 15,03 %. El gasto medio de una familia extranjera fue un 23 por ciento inferior al de una española.

El pasado diciembre el informe “Impactos de la crisis sobre la población inmigrante” elaborado, a partir de fuentes oficiales, por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) ya ponía de manifiesto que la crisis ha golpeado con más dureza a la población inmigrante que a la española aumentando las diferencias sociales entre ambas, al contar con menos prestaciones, una tasa de paro que duplica la de los autóctonos y un mayor número de hogares pobres.

Otra consecuencia de la coyuntura económica es que la tasa de pobreza de los hogares inmigrantes es del 31 por ciento, cifra que supera en doce puntos la de la población española menor de 65 años, que se sitúa en el 19 por ciento.

Fuente:http://www.lavanguardia.com/economia/20130126/54362416153/tasa-paro-extranjeros-espana-36-5.html