Los milenials confían en que trabajarán en profesiones que aún no existen

noticia micro

El 66,6% de jóvenes que pertenecen a la generación “milenial” están convencidos de que se dedicarán en un futuro a profesiones que todavía no existen debido a los avances de la tecnología.

Al 64,2% de los “milenials” está en acuerdo con esta afirmación, ya que dicen que les gustaría desempeñar la misma profesión durante su carrera laboral e incluso un 54,2% le gustaría trabajar siempre en la misma empresa.

Sobre el debate relativo al avance de la tecnología, solo un 34,4% de los “milenials” cree que la robotización creará más empleos de los que destruirá. Por esto un 65,5% dice que será necesaria una renta universal compensatoria para paliar la falta de trabajo y ante esto un 53,3% piensa que los robots también deberían cotizar en la Seguridad Social.

Preocupación por los salarios.

En relación al mundo laboral, cabe destacar el descontento manifiesto que siente esta generación. Solo el 31,3% de los “milenials” cree que su trabajo está bien remunerado. Más de la mitad asegura que suele trabajar más días y más horas extra sin remunerar.

Los jóvenes también se muestran inquietos por la precariedad y la temporalidad de su empleo. Más del 77% asegura mostrar una preocupación por estar cotizando media jornada cuando en realidad trabaja una jornada completa, al 74% le preocupa pasar largos períodos como becario cotizando por la base mínima y a un 71% le preocupa empezar a cotizar más tarde que sus padres.

En cambio, el estudio que se ha realizado asegura que los “milenials” no son la generación que más valor da al salario a la hora de escoger un trabajo. El sueldo sigue siendo el factor más valorado pero también se dan más relevancia a un horario conciliador, al equipo de trabajo y al ambiente laboral, y también valoran que las tareas que tengan que realizar les guste y les apasione.

Un 46,4% valora en positivo las oportunidades de promoción que les ofrece su puesto de trabajo y más del 38% también valora que su trabajo esté relacionado con los estudios que ha cursado. Que la empresa sea socialmente responsable es un factor de importancia para más del 27%, mientras que ne cambio el 26% valora más que haya extras en especie como parte del salario.

Elaborado por Aida Pallejà a partir de El Economista.

Gobierno, sindicatos y patronal definen desde hoy el futuro del salario mínimo

  • Los representantes debatirán la propuesta del presidente Mariano Rajoy de elevar el SMI el 4% en 2018

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha convocado para este martes a las 17.00 horas a los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y a los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, respectivamente, para hablar de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI).

lavanguardia_g_13457898882-kbwb-u433756841490p8d-992x558lavanguardia-web

En una entrevista con el diario 20 minutos publicada este lunes y recogida por Europa Press, Rajoy ha señalado que ha planteado a los agentes sociales y al PSOE un pacto a tres años para subir el SMI de manera gradual, ofreciendo para 2018 un alza del 4% y “subidas importantes” para 2019 y 2020.

La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, precisó este lunes que además del 4% para 2018, la propuesta del Gobierno se concreta en un aumento del SMI del 6% para 2019 y del 10% para 2020, lo que situaría el salario mínimo al final de dicho periodo en unos 860 euros mensuales por catorce pagas.

Los sindicatos llevan tiempo reclamando al Gobierno que eleve el salario mínimo hasta el nivel del 60% del salario medio, tal y como recoge la Carta Social Europea. Llegar a ese porcentaje equivaldría a un SMI de 1.000 euros mensuales por doce pagas o de unos 860 euros por catorce pagas.

El presidente ha indicado que las subidas del SMI tendrán que ser compatibles con el crecimiento económico y con la creación anual de al menos 450.000 empleos. “Debemos empezar a recuperar las rentas a un ritmo que permita seguir creando medio millón de empleos al año. Como todo en la vida, mantener el equilibrio es muy importante”, ha dicho.

FUENTE: Elaboración propia a partir de La Vanguardia

Empleo quiere auditorías salariales en las grandes empresas para lograr la igualdad

La ministra de empleo, Fátima Báñez, defiende que España lidera la creación de empleo a tiempo completo en Europa. _15_1000x564

El Ministerio de Empleo apuesta por la transparencia entre los salarios de hombres y mujeres. En el borrador se ha presentado la obligación a las empresas de más de 250 empleados la obligación de realizar auditorías salariales a fin de garantizar la igualdad y sensibilizar a la sociedad en esta temática.  Esta medida deberá constar en el plan de Igualdad que, ya por ley, tienen la obligación de presentar estas empresas. Deberá especificarse la sanción en caso de incumplimiento, pues el borrador no lo contempla.

Empleo quiere cambiar el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Igualdad para que los salarios de las mujeres se acerquen a los de los hombres. En 2016 el sueldo medio de los hombres ascendía a 2.075,65 euros brutos al mes y el de las mujeres a 1.661, es decir, ellas cobran un 20% menos al mes.

Se propone también prorrogar los contratos temporales hasta 3 años, después se convertirán en indefinidos. “Como recogía el pacto de investidura, inspirándose en el programa electoral de Ciudadanos, los contratos temporales llevaran aparejada durante el primer año de vida una indemnización de 12 días por año trabajado; en el segundo, de 16; y en el tercero, de 20, como ahora tienen garantizado los indefinidos en caso de un despido procedente. Si es improcedente, tanto temporales como fijos ya tienen garantizados 33 días por año trabajado con un límite de 24 mensualidades. Y eso no cambia.”

CONCLUSIÓN

Considero que una medida como la auditoría obligada que garantice la igualdad salarial es una medida muy acertada. No se especifica quién realizará dichas auditorías, pero considero que debería ser un órgano oficial que garantice 100% su cumplimento. En mi opinión lo extrapolaría a todas las empresas independientemente de cual sea su dimensión, claro que esto comportaría unos gastos que no todos pueden asumir.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de El País

El ministerio de hacienda ingresará un plus a los funcionarios en Cataluña por “las circunstancias especiales”.

La medida afecta a unos cien trabajadores y se recibirá en concepto de productividad.

Cristobal-Montoro-ministre-dHisenda_1902419995_48518002_1500x1030
Cristobal Montoro, ministro de Hacienda.

El ministerio de Hacienda compensará a sus funcionarios enviados a Cataluña por el trabajo extra realizado las ultimas semanas bajo “circunstancias especiales”. Así se lo han comunicado a los funcionarios afectados los cuales percibirán una cantidad de dinero extra en función de productividad que aun no ha sido concertada y que podría variar según la categoría y el nivel de cada funcionario.

Según fuentes citadas por Europa Press, esta medida afecta a unos cien funcionarios dependientes del ministerio de Economía en áreas, como clases pasivas, secretaria de Economía, Tribunal Económico Administrativo, Abogacía del Estado, Interventores…

Pese a esta  iniciativa del gobierno, el sindicato de funcionarios CSIF asegura que esta medida se debe hacer efectiva al conjunto de funcionarios públicos de la Administración General del Estado en Cataluña porque realmente, están en las mismas circunstancias.

Es necesario recordar que a parte de la aplicación del articulo 155 que pone en manos del Estado la gestión de la Generalitat, las cuentas del Gobierno catalán des de septiembre que están intervenidas, y que por tanto el área económica del Estado en Cataluña ha intensificado sus labores mediante, por ejemplo, la intervención.

Conclusión: Esta medida sacada repentinamente hace pensar que es una estrategia política de cara al 21-D con la intención de ganarse el favor de los funcionarios por parte del gobierno a la par que la simpatía de la comunidad catalana partidaria del unionismo.

Fuente: Elaboración propia.

 

“Es inmoral que un directivo cobre 800 veces más que su empleado” #EntornoEconómico

img_odotras_20151130-190005_imagenes_lv_getty_gettyimages-150760278-k41B-U301372773727aIC-992x558@LaVanguardia-Web

Un tercio de los trabajadores españoles no alcanzan a ser ‘mileuristas’, un adjetivo que nació en los años previos a la crisis con tintes peyorativos pero que, a fecha actual, muchos firmarían para poder ostentar. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 30 % de los españoles ganaron menos de 1.221,1 euros brutos al mes en 2014, con lo que no llegaron a cobrar ni 1.000 euros netos al mes. En paralelo, y también con datos del INE, la retribución media anual de los consejeros de las empresas del Ibex 35 aumentó un 10% entre 2011 y 2014, pasando de 500.677 a 550.000 euros. Así pues, los años de crisis se han traducido en un aumento de la brecha salarial en España.

El catedrático de Economía y Finanzas de la UPF Oriol Amat señala que esta brecha es aún más acusada en otros países como Estados Unidos, donde el sueldo de un directivo puede ser hasta 800 veces superior al de un empleado base de la misma empresa. “Es inmoral que un directivo cobre 800 veces más que su empleado”, ha asegurado. Amat señala que esta diferencia se reduce a una proporción 1/5 o 1/10 cuando se trata de empresas pertenecientes a la llamada “economía social”.

“Las políticas salariales se tienen que basar en compensar a las personas por el trabajo que hacen de forma equilibrada en los diferentes cargos y en relación a su contribución a la riqueza de la empresa, garantizando siempre una vida digna de aquellos quienes se dedican a tiempo completo a trabajar en la organización”, apunta. En este sentido, destaca que es “lógico” que quien tiene más responsabilidad, más dedicación u obtiene mayores beneficios para la empresa cobre más. “En un símil futbolístico, tiene sentido que el máximo goleador cobre más que un suplente”, ilustra. Sin embargo, precisa que el problema llega cuando existe una desproporción entre los salarios de unos y otros.

El profesor del Máster en Dirección Financiera y Contable de la UPF Barcelona School of Management indica que el segundo problema es producto de los llamados “bonus”. “Nos estamos encontrando con que se repiten casos en los que alguien que hunde una empresa después se marcha con una indemnización millonaria”, critica. Situaciones así fueron comunes al inicio de la crisis y, según el catedrático, contribuyeron a ella. Un caso paradigmático de esto fue el que protagonizó el consejero delegado de Lehman Brothers, Richard S. Fuld, que entre que entre 1993 y 2008 cobró más de quinientos millones de dólares entre sueldo y bonus, parte de ellos después de haber quebrado la empresa. Además, lamenta que lo peor de todo fue que parte de estas bonificaciones las recibió por la colocación de hipotecas subprime y otros productos tóxicos, que fueron los desencadenantes de la crisis financiera.

“Lo normal habría sido que después de la crisis esto hubiera acabado, pero en la actualidad vemos como se está repitiendo”, afirma. “¿Por qué pasa esto? Por la codicia de algunas personas que hace que volvamos a los errores del pasado”, añade. Las empresas privadas que operan en economías de mercado son las que más llevan a cabo este tipo de prácticas, y Amat admite que no existe ninguna legislación que lo pueda impedir. “Aquí entra en juego la ética”, resuelve. Para el catedrático, es “incoherente” que las compañías hablen de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y a la vez fomenten los desequilibrios “estratosféricos” en las retribuciones de sus trabajadores.

fuente: la vanguardia