Empleo quiere auditorías salariales en las grandes empresas para lograr la igualdad

La ministra de empleo, Fátima Báñez, defiende que España lidera la creación de empleo a tiempo completo en Europa. _15_1000x564

El Ministerio de Empleo apuesta por la transparencia entre los salarios de hombres y mujeres. En el borrador se ha presentado la obligación a las empresas de más de 250 empleados la obligación de realizar auditorías salariales a fin de garantizar la igualdad y sensibilizar a la sociedad en esta temática.  Esta medida deberá constar en el plan de Igualdad que, ya por ley, tienen la obligación de presentar estas empresas. Deberá especificarse la sanción en caso de incumplimiento, pues el borrador no lo contempla.

Empleo quiere cambiar el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Igualdad para que los salarios de las mujeres se acerquen a los de los hombres. En 2016 el sueldo medio de los hombres ascendía a 2.075,65 euros brutos al mes y el de las mujeres a 1.661, es decir, ellas cobran un 20% menos al mes.

Se propone también prorrogar los contratos temporales hasta 3 años, después se convertirán en indefinidos. “Como recogía el pacto de investidura, inspirándose en el programa electoral de Ciudadanos, los contratos temporales llevaran aparejada durante el primer año de vida una indemnización de 12 días por año trabajado; en el segundo, de 16; y en el tercero, de 20, como ahora tienen garantizado los indefinidos en caso de un despido procedente. Si es improcedente, tanto temporales como fijos ya tienen garantizados 33 días por año trabajado con un límite de 24 mensualidades. Y eso no cambia.”

CONCLUSIÓN

Considero que una medida como la auditoría obligada que garantice la igualdad salarial es una medida muy acertada. No se especifica quién realizará dichas auditorías, pero considero que debería ser un órgano oficial que garantice 100% su cumplimento. En mi opinión lo extrapolaría a todas las empresas independientemente de cual sea su dimensión, claro que esto comportaría unos gastos que no todos pueden asumir.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de El País

El ministerio de hacienda ingresará un plus a los funcionarios en Cataluña por “las circunstancias especiales”.

La medida afecta a unos cien trabajadores y se recibirá en concepto de productividad.

Cristobal-Montoro-ministre-dHisenda_1902419995_48518002_1500x1030
Cristobal Montoro, ministro de Hacienda.

El ministerio de Hacienda compensará a sus funcionarios enviados a Cataluña por el trabajo extra realizado las ultimas semanas bajo “circunstancias especiales”. Así se lo han comunicado a los funcionarios afectados los cuales percibirán una cantidad de dinero extra en función de productividad que aun no ha sido concertada y que podría variar según la categoría y el nivel de cada funcionario.

Según fuentes citadas por Europa Press, esta medida afecta a unos cien funcionarios dependientes del ministerio de Economía en áreas, como clases pasivas, secretaria de Economía, Tribunal Económico Administrativo, Abogacía del Estado, Interventores…

Pese a esta  iniciativa del gobierno, el sindicato de funcionarios CSIF asegura que esta medida se debe hacer efectiva al conjunto de funcionarios públicos de la Administración General del Estado en Cataluña porque realmente, están en las mismas circunstancias.

Es necesario recordar que a parte de la aplicación del articulo 155 que pone en manos del Estado la gestión de la Generalitat, las cuentas del Gobierno catalán des de septiembre que están intervenidas, y que por tanto el área económica del Estado en Cataluña ha intensificado sus labores mediante, por ejemplo, la intervención.

Conclusión: Esta medida sacada repentinamente hace pensar que es una estrategia política de cara al 21-D con la intención de ganarse el favor de los funcionarios por parte del gobierno a la par que la simpatía de la comunidad catalana partidaria del unionismo.

Fuente: Elaboración propia.

 

“Es inmoral que un directivo cobre 800 veces más que su empleado” #EntornoEconómico

img_odotras_20151130-190005_imagenes_lv_getty_gettyimages-150760278-k41B-U301372773727aIC-992x558@LaVanguardia-Web

Un tercio de los trabajadores españoles no alcanzan a ser ‘mileuristas’, un adjetivo que nació en los años previos a la crisis con tintes peyorativos pero que, a fecha actual, muchos firmarían para poder ostentar. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 30 % de los españoles ganaron menos de 1.221,1 euros brutos al mes en 2014, con lo que no llegaron a cobrar ni 1.000 euros netos al mes. En paralelo, y también con datos del INE, la retribución media anual de los consejeros de las empresas del Ibex 35 aumentó un 10% entre 2011 y 2014, pasando de 500.677 a 550.000 euros. Así pues, los años de crisis se han traducido en un aumento de la brecha salarial en España.

El catedrático de Economía y Finanzas de la UPF Oriol Amat señala que esta brecha es aún más acusada en otros países como Estados Unidos, donde el sueldo de un directivo puede ser hasta 800 veces superior al de un empleado base de la misma empresa. “Es inmoral que un directivo cobre 800 veces más que su empleado”, ha asegurado. Amat señala que esta diferencia se reduce a una proporción 1/5 o 1/10 cuando se trata de empresas pertenecientes a la llamada “economía social”.

“Las políticas salariales se tienen que basar en compensar a las personas por el trabajo que hacen de forma equilibrada en los diferentes cargos y en relación a su contribución a la riqueza de la empresa, garantizando siempre una vida digna de aquellos quienes se dedican a tiempo completo a trabajar en la organización”, apunta. En este sentido, destaca que es “lógico” que quien tiene más responsabilidad, más dedicación u obtiene mayores beneficios para la empresa cobre más. “En un símil futbolístico, tiene sentido que el máximo goleador cobre más que un suplente”, ilustra. Sin embargo, precisa que el problema llega cuando existe una desproporción entre los salarios de unos y otros.

El profesor del Máster en Dirección Financiera y Contable de la UPF Barcelona School of Management indica que el segundo problema es producto de los llamados “bonus”. “Nos estamos encontrando con que se repiten casos en los que alguien que hunde una empresa después se marcha con una indemnización millonaria”, critica. Situaciones así fueron comunes al inicio de la crisis y, según el catedrático, contribuyeron a ella. Un caso paradigmático de esto fue el que protagonizó el consejero delegado de Lehman Brothers, Richard S. Fuld, que entre que entre 1993 y 2008 cobró más de quinientos millones de dólares entre sueldo y bonus, parte de ellos después de haber quebrado la empresa. Además, lamenta que lo peor de todo fue que parte de estas bonificaciones las recibió por la colocación de hipotecas subprime y otros productos tóxicos, que fueron los desencadenantes de la crisis financiera.

“Lo normal habría sido que después de la crisis esto hubiera acabado, pero en la actualidad vemos como se está repitiendo”, afirma. “¿Por qué pasa esto? Por la codicia de algunas personas que hace que volvamos a los errores del pasado”, añade. Las empresas privadas que operan en economías de mercado son las que más llevan a cabo este tipo de prácticas, y Amat admite que no existe ninguna legislación que lo pueda impedir. “Aquí entra en juego la ética”, resuelve. Para el catedrático, es “incoherente” que las compañías hablen de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y a la vez fomenten los desequilibrios “estratosféricos” en las retribuciones de sus trabajadores.

fuente: la vanguardia

España, país de la UE donde más cayeron los salarios al final de 2012

Image

 

España fue el país de la Unión Europea (UE) donde los salarios registraron una mayor contracción en el último trimestre de 2012, con una caída del 4,3 %, respecto a un año antes, frente a un aumento del 1,4 % en el conjunto de los Veintisiete, según datos publicados hoy por Eurostat.

De los 25 países para los que hay datos disponibles (faltan Grecia y Portugal), España y Eslovenia (-1,7 %) fueron los únicos donde los sueldos por hora trabajada se redujeron en comparación con los últimos tres meses de 2011.

En el otro extremo, los salarios aumentaron el 7,6 % en Rumanía, el 6,6 % en Estonia o el 5,8 % en Bulgaria, mientras que en los grandes países del euro lo hicieron de forma más moderada: Francia (2 %), Alemania (3,3 %) e Italia (0,7 %).

Uniendo sueldos y costes no salariales para las empresas, el coste de la mano de obra se redujo en España el 3,4 % en el último trimestre de 2012 con respecto al mismo periodo del año anterior.

La caída se debe principalmente a los sectores que Eurostat denomina de “no negocios”, en los que incluye entre otras a la administración pública y la defensa, a la sanidad y a la educación.

En ese ámbito, los sueldos disminuyeron en España el 14,1 % en la comparación interanual, dejando la caída del coste de la mano de obra en el 11,5 %.

Mientras, en el ámbito de los negocios (que representa la mayor parte de la economía, incluidas la industria, la construcción y los servicios), los sueldos y los costes laborales totales aumentaron un ligero 0,3 % en el país.

Eslovenia es el otro socio de la UE de los que hay datos disponibles donde los costes laborales disminuyeron (-2,1 %), aunque se puede dar prácticamente por hecho que también se recortaron en Grecia, para el que la oficina estadística europea no tiene datos actualizados, pero donde en el tercer trimestre el coste de la mano de obra había caído el 13,3 %.

En el conjunto de la zona euro, los costes laborales aumentaron el 1,3 % en los últimos tres meses de 2012, frente al 1,8 % interanual del tercer trimestre de ese año, porcentajes idénticos a los de los Veintisiete.Por sectores, el coste de la mano de obra en la zona euro subió el 2,5 % en la industria, el 2,1 % en la construcción y el 1,5 % en los servicios.

En la UE, esos costes crecieron el 2,1 %, el 1,2 % y el 2 %, respectivamente.

CONCLUSIÓN

El hecho de que los salarios disminuyan, tiene consecuencias inmediatas. Una de ellas es que el dinero en circulación disminuya ya que las familias tienen menor poder adquisitivo y por lo tanto no pueden gastar tanto como antes. Otra de las consecuencias es que los bancos no garantizaran prestamos ya que posiblemente las familias no se los podrán devolver, Finalmente, las empresas no vendarán tanto producto, por lo tanto, tendrán que despedir a trabajadores porque no necesitan producir tanto. Por lo tanto, el hecho de bajar los salarios hace desplazar la curva hacia la izquierda ya que repercute negativamente al país.

FUENTE: La Vanguardia

El Banco de España insiste en que el IPC se desvincule de los sueldos y pide una contención de los precios

El Banco de España ha vuelto a insistir en su último boletín económico de enero en que es necesario que los salarios se desvinculen de la evolución de la inflación para mejorar la situación del mercado laboral español.

El organismo presidido por Luis Linde asegura que los costes laborales mostraron una acusada desaceleración en 2012. Concretamente, estima un descenso del 0,6% para la remuneración por asalariado, consecuencia de la reducción de los salarios públicos, y de un aumento muy moderado de los correspondientes a la economía de mercado (0,5 %), donde se habría producido incluso un leve retroceso en el último trimestre del año.

Además, el Banco de España asegura que “esta evolución refleja el menor aumento
de las tarifas de convenio (1,3%, frente al 2,5% de 2011), un impacto también inferior de la cláusula de salvaguarda por la inflación y una deriva salarial negativa de magnitud significativa que presionó a la baja los costes laborales”.

El informe muestra que, en conjunto, “esta moderación salarial estaría reflejando el efecto de las últimas reformas del mercado de trabajo, que, junto con los acuerdos salariales firmados por los agentes sociales, habrían modificado de manera significativa la dinámica de la negociación colectiva”.

Además, el Banco de España defiende con contundencia que “la consolidación de esta trayectoria en los próximos trimestres es crucial para que los efectos de la reforma del mercado de trabajo empiecen a generar efectos expansivos sobre el empleo”.

En este sentido, para el organismo, “resulta de vital importancia que el repunte de los últimos meses de la inflación, de naturaleza eminentemente temporal asociada a los aumentos impositivos, no se incorpore a la negociación colectiva”.

Por otro lado, el Banco de España mantiene que la devaluación competitiva que
necesita la economía española en las presentes circunstancias requiere, asimismo, una contención de intensidad similar en los precios y márgenes para alcanzar los resultados deseados en materia de creación de empleo”.

Con este objetivo, “profundizar en las reformas liberalizadoras de los mercados de productos y servicios resulta prioritario”, reclama el organismo presidido por Linde.

El gran comercio pide bajar los salarios hasta el 20%

Anged, la patronal que agrupa a las empresas de la gran distribución, ha presentado a los sindicatos una propuesta de convenio colectivo que plantea recortes de diversos conceptos salariales que suponen descensos de los sueldos de hasta el 20%. Según Manuel García Murillo, secretario general de Comercio y Hostelería de CC.OO. Catalunya, “una cosa es pedir flexibilidad a los trabajadores para afrontar las crisis y otra es hacer propuestas que son un retroceso de décadas en las condiciones de trabajo, que no ayudan en absoluto al país y perjudican al propio sector”. Portavoces de Anged, por su parte, recalcaron que “es una propuesta, que está abierta, porque sólo hemos tenido tres reuniones de convenio” y resaltaron la importancia de mantener el empleo en el sector, que ocupa a 230.000 personas en todo el Estado.

Fuentes sindicales explicaron que la propuesta de la patronal para el próximo convenio, con cuatro años de vigencia, incluye la eliminación de una de las cuatro pagas extraordinarias (equivalente a cerca del 7% del salario bruto anual), bien suprimiendo una de ellas o bien prorrateando el descuento en las actuales dieciséis pagas. Esta medida, según Anged, se aplicaría en principio durante los cuatro años de vigencias del convenio (2013-2016) o hasta que las ventas del sector recuperaran el nivel del 2008, máximo histórico alcanzado por el efecto del boom inmobiliario.

La patronal propone también un recorte salarial de entre el 2% y el 5%, ligado a la evolución de las ventas del sector, de forma que si durante la vigencia del convenio las ventas son inferiores a las del 2005 en más de un 5%, todos los conceptos recogidos en las tablas salariales bajarán un 5%, mientras que si son entre un 2 y un 5% inferiores a las de 2005 el recorte salarial será del 2%.
Ambrozjo4La propuesta de Anged incluye también la supresión de los complementos de antigüedad: su importe se congelaría en los sueldos de los trabajadores actuales al nivel del cierre del año pasado y se eliminarían nuevos abonos.

La propuesta incluye un tercer recorte salarial con la supresión de los complementos de trabajo en domingo y festivo y la introducción de la obligación de trabajarlos para todos los trabajadores, incluso aquellos cuyo contrato no incluye esta exigencia. Esto tendrá un gran impacto en la parte de la plantilla con contratos más antiguos, ante la liberalización total de horarios que están empezando a aplicar algunas comunidades autónomas.
Manuel García Murillo señaló que estos recortes “son especialmente duros porque en este sector la mayoría de los trabajadores son apenas mileuristas” y porque se propone al mismo tiempo un aumento de la jornada de trabajo, que pasaría de las actuales 1.770 horas anuales a 1.826,27, unas 56 horas más. Y porque se propone una flexibilidad horaria que según los sindicatos “lleva a un horario a la carta”. Así, explican, la jornada pasa a fijarse mensualmente pero la dirección puede cambiar el horario a lo largo del mes. “Así es imposible conciliar el trabajo con la vida familiar, y es un castigo añadido para la plantilla en un sector en el que la mayor parte de los trabajadores son mujeres”, asegura.
Los sindicatos CC.OO. y UGT han anunciado ya el inicio de movilizaciones a partir del 24 de enero, a las que esperan que se sumen Fetico y Fasga, sindicatos mayoritarios en el sector. Según explicó García Murillo “no es de recibo que las empresas aprovechen la crisis para arrasar con todo. Cuando las ventas crecían a ritmos históricos, los sueldos no subían ni un 20% ni un 7% anual. Ahora que la situación se invierte no es razonable pedir que la caída la paguen los trabajadores”.

Opinión personal: Bajo mi punto de vista, me parece poco ético como bien dice Garcia Murillo, que cuando las cosas iban bien, no se subian apenas los salarios, y ahora que van mal, pretenden que los trabjadores sean los que pagan.

Mas valdría que se pusieran a regular bien , y controlar los temas de sueldos de los directivos de la banca, políticos… Seguramente si todas las cuentas de dinero negro y “sobres” que tienen en “Paraísos Fiscales” las pusieran a disposición del Estado, no tendríamos que ser los trabajadores los que pagaran por ello.
Leer más: http://www.lavanguardia.com/economia/20130122/54362190829/comercio-bajar-salarios.html#ixzz2IhWlZcJz