El oficio seguro para el futuro

A lo largo de los últimos diez años muchos oficios se han visto en sus últimas debido tanto a la crisis económica como a la innovación de la tecnología. Hoy en día, por las noticias podemos ver como cada vez más robots son diseñados para hacer el trabajo que cada vez hay menos personas haciendo, un ejemplo actual de este cambio, son los peajes. Sin ir más lejos tenemos un ejemplo muy sorprendente, hay robots que en dos años podrán lograr hacer 120 pizzas la hora, cuando un pizzero consigue 40 la hora. Esto nos hace ver que el cambio que está habiendo es increíble ya que se ve amenazado incluso un trabajo con tanta tradición como es el de pizzero.

Esto es algo que preocupa a tanto los jóvenes que recién acaban de terminar la carrera como a los que han de empezar la universidad o un FP, ya que se preguntan qué estudios te van a asegurar un trabajo durante largo tiempo. Los económicos manifiestan que es imposible decir oficios concretos, se pueden decir sectores y profesiones que tendrán una gran y constante demando de aquí a diez años.

Imagen relacionada

“Los ingenieros especializados en informática y robótica serán los estudios con mayor demanda por parte de las empresas en 2025” declara Laura García directora de Digital Innovation.

Este problema también afecta a muchos profesionales que se ven obligado a cursar algunos estudios adicionales o reciclarse en los que ya habían estudiado en su momento. Esto es debido a la exigencia del mercado laboral y a la fuerza con la que vienen las nuevas generaciones, siempre mejor que las antiguas

Para acabar, lo que hay que dejar claro es que, en un periodo no más largo de 15 años, todo trabajo que pueda hacer una máquina o un robot, va a ser sustituida. En caso contrario es porque el trabajo de la persona aporta un valor añadido que no puede realizar una máquina.

Noticia realizada por David Arús a partir del Economista

Anuncios

A singing robot factory can’t find enough human workers

 

105022474-RobotExplainsbackgroundCLEANTHUMB.600x400.jpg

Pueden imitar movimientos humanos, llevar a cabo gestos reales y cantar “Singing in the Rain”. Se llaman “RoboThespian”, son robots humanóides que están diseñados y elaborados por la empresa “Engineered Arts” en Inglaterra. Los RoboThespian están programado para cantar canciones popularmente conocidas de películas famosas como “The Lord of the Rings”, así como para mantener conversaciones en el escenario.

Will Jackson es el fundador y director de la empresa robótica y afirma que este es un caso en el que los robots no terminan con nuestros trabajos si no que crean nuevos ya que asegura que no reemplazarán a sus empleados humanos. Engineered Arts contrata a más de una docena de trabajadores, desde mecánicos a desarrolladores de movimiento.

De hecho, explica que tienen un problema muy diferente y es que quieren contratar a más personal pero no encuentran a gente que esté suficientemente cualificada. Dice que siempre están buscando contratar a gente nueva que entienda de mecánica, electrónica, software y diseño y que tenga habilidades de comunicación, solución de problemas, organización y colaboración pero que el problema está en que hay mucha demanda, pero poca oferta. Es por eso por lo que cita la importancia que tiene que las macro empresas reeduquen y eduquen a sus empleados.

Actualmente hay mucho debate sobre la cantidad de trabajos que se perderán por culpa de los robots. Un estudio global citado por dos economistas de Oxford en 2013 encontró que el 47% de todos los trabajos en EEUU estarían en riesgo de ser automatizados en los próximos 20 años.

Otros expertos apuntan a que si miramos atrás en la historia de la humanidad, la pérdida de trabajos por la automatización estará compensada por la creación de nuevos trabajos. “Technology clearly creates jobs when it enables the creation of whole new industries and occupations”.

Elaborado por Clara Pujadas a partir de cnbc.com

 

Will robots steal our Jobs?

Un estudio realizado por PwC a partir de el análisis del mercado laboral de 27 países, preve que en 2030 un 34% de el empleo podría estar en riesgo por la automatización.

Aunque este futuro se ve aterrador, el estudio apunta que en los próximos años solo el 3% de los empleos en España estará en riesgo por la implantación de la inteligencia artificial. Pero a largo plazo se preve una oleada algorítmica que trae consigo la automatización de las labores más sencillas y el análisis estructurado de datos.

Proceso hacia la automatización

En una segunda fase de automatización aumentada, que se prolongará hasta mediados de la década de 2020, se ampliará el intercambio de información y al análisis de datos desestructurados, con lo que el 21% de los empleos podría estar en riesgo. Finalmente la oleada de automatización culminara a partir del 2030, donde el 34% de los empleos se verán afectados, tanto en tareas rutinarias como en de destreza manual, en resolución de situaciones y de problemas a tiempo real.

Sectores más afectados

En España los hombres se verán más afectados que las mujeres, en un 39% los hombres y un 28% las mujeres. Los empleados que más van a sufrir estos cambios serán los de nivel de formación media (39%) y el bajo (44%).

Además los sectores que más se verán afectados serán el transporte, la logística y la industria, ya que se estima que podrían perder el 52% y el 45% de los puestos de trabajo, respectivamente. Por otro lado el sector de la alimentación y distribución son los más moderados con un 34%. Aunque no todos los datos son tan alarmantes, la educación será el que menos se vea afectado por la robotización, con un 8% de empleos en riesgo.

A largo plazo

Este estudio considera que, a largo plazo, los viejos empleos se verán sustituidos por nuevos y mejores y que estos acabarán teniendo un efecto positivos para la economía.

Se estima que la robotización y la automatización en el 2030 formarán al torno del 14% del PIB mundial. Para que esto beneficie a todo el mundo y no solo unos pocos, las empresas y la administración pública tendrán que colaborar para que este proceso de transformación del mercado laboral se produzca de manera gradual.

Elaborado por Maria Caelles a partir de La Vanguardia.

Un robot destruye seis empleos

255712888_0-14_20160324105551_4_0_656187987-knKI-U421314511330UrG-992x558@LaVanguardia-Web

Los economistas Darno Acemoglu y Pascual Restrepo llevaron acabo un estudio, analizando el impacto de la robotización y inteligencia artificial en el mundo laboral. Actualmente por cada robot que se incorpora en la cadena de producción, se despiden a seis personas y los salarios bajan hasta un 0,75%.

La implantación de un robot por cada 1.000 trabajadores, se pierden 5,6 puestos de trabajo. Los puestos de trabajo que se salvan de la perdida de trabajadores cuando se implanta la presencia de un robot, son los que se encargan de las tareas de gestión y valor añadidos. Por lo contrario, los más perjudicados son los que se encargan de las tareas manuales, como cadena de montaje.

En el mundo hay 1,5 millones de robots que desempeñan tareas industriales, según la International Federation Robotics. El número es más elevado en Europa(2,5 robots por cada 1000 trabajadores) que en EE.UU (1,8 robots por cada 1000 trabajadores).

Se estima que en 2025 habrán 6 millones de robots, por lo tanto su implicación en el mercado laboral será mucho más alta.

Según McKinsey (consultoría), el 45% de los puestos de trabajo se verán afectados por las maquinas, mientras que el Banco Mundial aumenta hasta un 60% la cifra.

La consultoría IDC, en 2016 realizó un estudio que confirma que ningún puesto de trabajo se salvara de ser sustituido por un robot. Muchos más sectores se verán afectados por estos cambios tecnológicos, como el manufacturero, la logística, la salud, la electricidad los recursos naturales…

La ventaja que tiene la implementación de robots en una empresa es el coste. Por ejemplo: un empleado en una empresa gana 25$ la hora, mientras que el mismo trabajo puede ser realizado por un robot a un coste de 8$.

Actualmente este tema es un debate político, porque el mantra del nuevo curso de la Administración norteamericana afirma que la apertura comercial daña a la competitividad de la industria estadounidense en tema de puestos de trabajo y salarios.

Por otro lado, la colocación de robots tiene un impacto más alto en las importaciones de China y de México, donde se busca el bajo coste. A finales del 2016, según Ball State University’s comercio es responsable de tan sólo la pérdida del 13% de los empleos  en empresas de EE.UU, mientras que la mayoría (88%) sería aplicable a los robots.

Fuente: Elaboración a partir de: La Vanguardia