Rajoy :”el pesimismo ya está de retirada”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lanzado un mensaje optimista sobre la situación económica, al insistir en que este año será mejor que el pasado y peor que el que viene, y asegurar que el pesimismo está de retirada en España.

rajoy, presiente, españa, brotes, verdes

Rajoy ha valorado el descenso en casi 100.000 personas del desempleo registrado en mayo, pero también ha señalado que si hay resultados que apunten a una mejora económica, son aún claramente insuficientes.

Ninguna administración, ha advertido, debe sentir todavía ni la más mínima satisfacción ante datos como la bajada del paro y él, ha afirmado, tampoco la siente, aunque sí ha apuntado que dicho descenso indica “que algo ya camina en la buena dirección”.

No le hagáis caso a quienes creen y dicen que todo va a ir mal, ha dicho Rajoy a los asistentes a la convención del PPCV -1.600 personas, según la organización-, a quienes ha admitido que el país vive aún una situación difícil, pero, ha insistido, ya hay esperanza en el horizonte y el año que viene irá mejor.

Ha asegurado que el Partido Popular sabe lo que hay que hacer y “tiene una mayoría que le han dado los españoles para hacerlo”, con medidas que, ha vuelto a admitir, son en muchos casos difíciles, pero son las necesarias.

Por eso ha pedido a militantes y simpatizantes que sigan apoyando la acción del Gobierno y les ha recordado que “hoy es más necesario que nunca” explicar lo que se está haciendo y decirle a la ciudadanía “la verdad”, porque “un partido que sólo dé buenas noticias está engañando a la gente”.

Opinión: No se si creer en serio que el año que viene será mejor, aunque como todos sabemos las recesiones no son eternas y en algun momento todo esto se habra de ajustar para ir a mejor.

Así que espero que sea cierto.

Fuente: El Economista

Anuncios

El 74% de los españoles cree que la situación económica en España será igual o peor dentro de un año

La corrupción y el fraude se afianzan en marzo como la segunda mayor preocupación de los españoles tras el paro, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Pesimistas y sin atisbar la salida del túnel. Así se muestran los españoles respecto a la evolución de la economía a corto y medio plazo. Según el último barómetro del CIS, correspondiente al mes de marzo, el 41,7% de los ciudadanos considera que la situación de la economía en España será peor dentro de un año que ahora, mientras que el 32,7% cree que se mantendrá igual.

Esto significa que 7 de cada 10 españoles no confía en una mejoría del escenario en los próximos meses y, lo es aún más relevante, un porcentaje elevado de ellos cree que la tendencia apunta a un mayor deterioro.

Y es que las respuestas de los ciudadanos a la pregunta de ¿cómo calificaría la situación económica general de España? no pueden ser más contundentes y demoledoras: el 58,8% de los encuestados tilda la situación de muy mala, mientras que el 33,6% la considera mala.

La percepción que los ciudadanos tienen de la situación política en España no es mucho mejor: el 54,2% cree que la situación es muy mala, mientras que el 29,8% la considera mala. Asimismo, el 54,6% de los encuestados cree que la situación política del país ha empeorado respecto a hace un año.

Conclusión:

Ésta encuesta demuestra el pesimismo en el que se ha estancado este país. Por mucho que digan año tras año que la economía española está empezando a recuperarse, la gente finalmente mira los datos reales y empieza a perder la esperanza. Tampoco ayudan las noticias constantes de corrupción de políticos y no políticos. Parece poco importante, pero a veces el estado de ánimo de la población afecta claramente al consumo y al esfuerzo que haga ésta para recuperarse lo antes posible de una crisis.

Fuente: Expansión

La avalancha de huelgas amarga las Navidades a la industria del turismo

El sector denuncia que las reservas están paradas y que la incertidumbre agrava los malos datos. Iberia perdió 50 millones por los paros en 2011 mientras la contratación hotelera cayó el 20%.

La industria turística española tiene su peor enemigo en su propia casa. La avalancha de huelgas de los últimos meses está poniendo en jaque a un sector de actividad que vive de la imagen, de la calidad de los servicios y de la fiabilidad de los transportes y equipamientos. Se mire por donde se mire, el estropicio es mayúsculo. Los daños colaterales vienen por todas partes. Unos días tienen su origen en las movilizaciones de Iberia y otras en las de Renfe.

huelgatransportes

Los paros prenavideños anunciados por los sindicatos de Iberia trasmiten una incertidumbre que ha congelado más si cabe las reservas. Desde que empezó la crisis los españoles cada vez contratan más tarde sus vacaciones y con una amenaza de paros sobre la cabeza este comportamiento se ha agudizado. El año pasado, la huelga de los pilotos rebajó un 20 por ciento las contrataciones hoteleras, este año el sector no se atreve a hacer cálculos, puesto que de cara a Navidad las ocupaciones en ciudades como Madrid no alcanzan el 40 por ciento. La excepción, hasta la fecha, es Canarias. El sector tiene sus esperanzas puestas en “la última hora”, que ha funcionado muy bien para las estaciones de esquí este puente de la Constitución, pero no las tienen todas consigo ya que la supresión de la paga extra de los funcionarios ya se está dejando notar en las previsiones del sector para el invierno, que han caído por primera vez en cuatro años.

“La huelga ha supuesto un mazado tremendo para el sector hotelero. Las reservas, más lentas que nunca, prácticamente no hay”, asegura Juan Molas, presidente de Confederación de Hoteleros (Cehat).

Es el quinto año consecutivo que las Navidades están salpicadas por movilizaciones sindicales que paralizan los transportes y generan un efecto que “no anima a la gente a viajar“, explica a este diario Jose Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur. “Es la gota que colma el vaso. Las huelgas se unen al alza injustificada de las tasas que ya se han traducido en 2 millones menos de viajeros que llegan a los aeropuertos de Aena y en la salida de aerolíneas de España“, explica Zoreda.

En este sentido, el vicepresidente de Exceltur asegura que la huelga excede los vuelos de Iberia y que también daña a otros sectores, al impedir viajes de negocios. “En diciembre no solamente viaja la gente para ver a sus familias, también hay empresarios, reuniones y acuerdos que se torpedean con los transportes paralizados”, asegura. Así, la huelga de Renfe y de Iberia no es una de las mejores noticias para un sector que, aunque todavía tira de la economía española, se está viendo muy perjudicado por la caída del consumo nacional, que suponía el 50 por ciento de sus ingresos. Y es que, pese a la gran afluencia de turistas extranjeros, las principales compañías turísticas españolas están en problemas. Globalia ha presentado un ERE temporal para 2.500 empleados, Orizonia se ha visto obligada a caer en manos de Barceló y NH hoteles ha disparado sus pérdidas hasta los 50 millones.

En este caso, Iberia tampoco sale indemne. Molas y Zoreda coinciden en que la aerolínea tiene pendiente una reestructuración desde hace años, ya que la compañía pierde 1,7 millones de euros al día.

En este sentido, las huelgas no le vienen nada bien a la compañía de bandera, que el año pasado perdió 50 millones de euros por la huelga de los pilotos.

Malas previsiones

El sector hotelero se encuentra en su peor momento desde que empezara la crisis, sin ir más lejos este es el primer año que las expectativas de los hoteleros son negativas. Así lo refleja el índice OHE Hotelero publicado por PwC en colaboración con la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos.

Este estudio sitúa las expectativas para la temporada de invierno de 2012 en 28,36 puntos, lo que refleja un descenso del 31 por ciento con respecto a las previsiones de 2011, unas cifras que reflejan el pesimismo del sector derivado de la complicada situación que atraviesa el país.

 

Fuente: http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/ing_19jul2012/empresas-finanzas/noticias/4455937/12/12/La-avalancha-de-huelgas-amarga-las-Navidades-a-la-industria-del-turismo.html

 

Conclusión

Yo soy la primera que está de acuerdo con el derecho a manifestarse y a hacer huelga en ese país, pero creo que las cosas están yendo demasiado lejos. No hay mes, o semana, que no haya una huelga de algún sector, y como cada año, en Navidad toca de transportes.

Es injusto tener el derecho a manifestarte y aun así que no sirva de nada, porque ha quedado demostrado después de todas las huelgas que ha pasado este país que por mucha huelga que se haga, no se recibe la respuesta deseada.

En el caso que hoy expongo, habla de la huelga que han programado los pilotos de Iberia y también las huelgas que está teniendo Renfe y de cómo estas, no solo afectan al sector del transporte, sino que al impedir que los turistas accedan a España, también perjudica al sector hotelero, que no está en huelga.

También veo injusto que se hable tanto de la huelga de transporte, que afecta a bastante gente en España, pero no se hable de la huelga de autobuses, metro o ferrocarriles que nos afectan día a día a los Españoles que queremos ir a trabajar, estudiar o simplemente a visitar a amigos, familiares o salir por la ciudad.

A de más, en el caso de esta última, al hacer la huelga perjudican a ciudadanos de a pié que no tienen la culpa de los ERES que les han impuesto, porque las personas que de verdad deberían verse perjudicadas, en su día a día, tiene un coche particular con chofer que les lleva a donde quieran.

Mi propuesta es que lo de las huelgas, ya no sirve para nada, debería buscarse otra forma de manifestarse que realmente hiciera daño al empresario y que les obligara a cumplir las propuestas que los trabajadores negocian, porque de esta forma, no solo perjudicas a tu sector, sino que también a los que te complementan. Un ejemplo en el sector aeronáutico podría ser hacer más vuelos al día, ya que esto implica un gasto de combustible excesivo para la empresa y realmente sí que puede hacer daño al empresario, ya que antes del vuelo se hacen muchas comprobaciones para el ahorro de combustible.