Cashback: la nueva forma de pago

El director para España de la empresa Cashback World, Joaquín García de la Brena, ha dicho que el ‘cashback’, un sistema de beneficios para los compradores que consiste en el reembolso de parte del importe de sus adquisiciones, quiere posicionarse en España como una alternativa a los descuentos tradicionales.

Este concepto de estrategia comercial, que permite a los clientes ir acumulando porcentajes de sus compras en comercios asociados al programa, que periódicamente se ingresan en su cuenta bancaria, también permite a las empresas que lo instalan en su empresa a ganar dinero de forma pasiva mientras sus clientes compran dentro de la plataforma.

En el caso de Cashback World, empresa fundada en Austria en 2003 y presente en 47 países, su punto de vista es que estos reembolsos de dinero que se acumula al realizar compras son la alternativa a los programas de fidelización tradicionales.

Resultado de imagen de cashback.

El sistema que propone esta multinacional austríaca, presente en España desde 2011 y con unos 130.000 clientes españoles de los 8 millones que tiene a nivel global, plantea que los usuarios reciban por cada compra en los comercios asociados un reembolso de hasta el 5 % del importe, junto a unos puntos (‘shopping points’) para utilizar el promociones y descuentos.

“Los puntos se pueden utilizar en toda la red de comercios asociados, por lo que una tienda no es competencia de otra”, ha puntualizado García de la Brena, que calcula que un cliente español activo se puede ahorrar al año entre 200 y 300 euros, calculando un importe de compras de entre 3.000 y 6.000 euros anuales.

Tanto el reembolso como los puntos para descuentos se obtienen pasando la tarjeta de Cashback World o el código de barras de la aplicación móvil, donde el usuario puede ver el importe acumulado que se ingresa a su cuenta una vez supera los 10 euros, y puede encontrar comercios adscritos al sistema por cercanía o sector.

La compañía también ofrece la posibilidad de comprar tarjetas prepago para grandes superficies como El Corte Inglés, Carrefour, Decathlon y Toys’r Us, con las que pueden acumular importes para los reembolsos antes de consumir y desvinculadas de los programas y tarjetas de fidelización propios de estas compañías.

Hasta el momento los sitios donde más está presente esta forma de pago es Pamplona, Madrid, Valencia y Barcelona. Esta plataforma pretende centrarse en estimular el pequeño comercio, para lo cual han firmado un acuerdo con la Confederación Española de Comercio (CEC) 

Fuente: elaborado por Diego Morales a partir de LA VANGUARDIA

Anuncios

La revolución en los pagos móviles

14900930572278

Nadie duda que la siguiente gran revolución Fintech va a producirse en torno a los movimientos de dinero entre particulares P2P a través del móvil. Sin embargo, lo que es una realidad en Estados Unidos, todavía no lo es en España. Veamos por qué. La banca tradicional, en su intento de desarrollar apps de pagos entre particulares, ha fracasado (Wizzo de BBVA, Yaap Money de Santander y Caixa), o está a punto de fracasar (Twyp de ING), a pesar de inversiones millonarias de publicidad en televisión. Y no sólo la banca: otras aplicaciones privadas (Cashually, Mymoid, Verse), o han cerrado o no acaban de arrancar. El fracaso de la banca tradicional se debe a varios factores: la reticencia de los usuarios a que el cambio venga de los bancos (coste reputacional), la percepción de ser apps sólo para los clientes del banco, y, sin duda, la poca flexibilidad de la banca a la hora de adaptarse a las necesidades cambiantes de un nuevo tipo de cliente.

Pero hay un último factor clave: ninguna de las anteriores aplicaciones ofrece funcionalidades sociales para compartir dinero, dando la espalda a la tendencia del Social Money o pagos sociales a través del móvil y las redes sociales, no generando el engagement suficiente debido a que el usuario se descarga la app y la abre sólo para enviar o recibir dinero.

El Venmo español o el Whatsapp del dinero aspira a ser PetyCash, una red social para compartir pequeñas cantidades de dinero entre amigos en un entorno social que está a punto de salir al mercado. Nadie duda que los pagos entre particulares van a llegar y que lo van a hacer en torno a esos movimientos de dinero del día a día para compartir regalos de cumpleaños, cenas entre amigos, viajes, entradas de conciertos, cañas después del trabajo, actividades deportivas… y la experiencia asociada a todos esos momentos.

Conclusión : En un futuro no muy lejano todas las transacciones bancarias se harán a través de dispositivos móviles, y es importante empezar a usar esta innovadora tecnología Esta partida de ajedrez la ganará el que consiga dos cosas: generar engagement entre los usuarios antes y después de la transacción de dinero, compartiendo la experiencia en torno al evento que la causa, e integrar en la misma app un sistema de pago en comercios para cerrar el llamado ciclo de vida del dinero, y de paso, monetizar la app, algo que parecía habérsele olvidado a la banca tradicional con sus diferentes soluciones.

Fuente: Elaboración propia a partir de El Mundo