La deuda de Cataluña al nivel de Bolivia

15240752164544.jpg

Moody’s mantiene a Cataluña en bono basura

La agencia de calificación ha afirmado que no va a degradar más el ‘rating’ dónde se sitúa en estos momentos Cataluña simplemente por el extraordinario apoyo que recibe del Gobierno central.

Moody’s ha revisado y mejorado la calificación de más de decenas de autonomías españolas, aunque ha decidido mantener a Cataluña sin variaciones puesto a que se está quedando al márgen de la mejora general de solvencia, colocándola en el bono basura y con una perspectiva futura negativa, situación que se asigna a países tales como BoliviaBangladesh Islas Fidji. Ello se debe a su inestabilidad política irresuelta.

Posición fiscal débil

Respecto al futuro, la perspectiva se va a mantener negativa y la agencia anuncia que esto se debe principalmente a la abundante y continuada tensión política en Cataluña, que aún no ha sido resuelta tras las elecciones del 21 de diciembre. Por lo que, este suceso continuará afectando negativamente al entorno de negocios de la región, añadiendo una mayor presión a sus ya débiles finanzas.

Las tensiones con el gobierno central por el motivo de la independencia están afectando a su economía y, en especial a la inversión extranjera de la zona. También se apunta a la alta dependencia de la línea de liquidez estatal que se mantendrá en el futuro.

También, se amenaza con degradar su rating si el nuevo Gobierno de la Generalitat termina tomando medidas en contra de la lucha contra el déficit y la reducción de la deuda. Pero en todo caso, no se prevén mejoras antes de 2020. Aunque, Moody’s sí que ha mejorado la calificación del Ayuntamiento de Barcelona hasta Baa1 debido a que cree que ha habido una buena gestión presupuestaria y también unos buenos fundamentos financieros a lo largo de estos últimos años.

El resto de autonomías

Por otro lado, Moody’s sí ha subido un escalón la nota de calificación de nueve autonomías españolas tales cómo: Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco.

 

Elaboración de Clara Pujadas en base a elmundo.es

#EntornoEconómico : Moody´s empeora su perspectiva sobre España por un frenazo en las reformas

moodys

Moody’s, una agencia de calificación de riesgo que realiza investigaciones financieras internacional y análisis de las entidades comerciales y gubernamentales, ha declarado una desmejora de la economía española, pasando de un nivel positivo a un nivel estable.

Según el artículo y lo que constata Moody’s, este ligero cambio negativo se debe a la gran importancia que se le ha dado a las elecciones del 20D. Según Moody’s esta importancia no ha favorecido a continuar con las reformas que se propusieron.

No obstante, aunque el PIB haya crecido más de lo que la agencia esperaba y que su deuda soberana se ha ido manteniendo desde el 2014, España sigue sin obtener una mejora en su situación presupuestaria.

Por mucho que varias reformas realizadas hayan tenido un impacto positivo, España no podrá mostrar los frutos de sus reformas hasta dentro de 5 años como mínimo.

España debería intentar darle más importancia a sus reformas que no a las elecciones de su propio gobierno ya que esta situación no ayuda en mejorar el nivel de calificación de Moody’s.

Comentario realizado a partir de la fuente El País por Judith F.

Las agencias de calificación dan mejores notas a sus buenos clientes

El estudio publicado por el Banco Central Europeo está realizado a partir de una muestra de 38.753 calificaciones de bancos de Estados Unidos y Europa recogidas de forma trimestral desde 1990 hasta 2011. Dichas calificaciones han sido realizadas por las tres principales firmas del sector: Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch. El informe está firmado por el español David Marqués Ibáñez, economista del Banco Central Europeo; por Sam Langield, del supervisor financiero británico (FSA) y de la Junta Europea de Riesgos Sistémicos, y por Harald Hau, profesor de Economía y Finanzas de la Universidad de Ginebra, que han contado con la ayuda de una veintena de economistas y colaboradores para su trabajo.
Un estudio recién publicado por el Banco Central Europeo (BCE)muestra que las agencias de calificación tratan de forma más benevolente a los bancos que les proporcionan negocio por otras vías. Los resultados del estudio sugieren que “existen conflictos de intereses entre los bancos y las agencias de calificación que parecen alterar el proceso de calificación”. “Las agencias de calificación dan calificaciones sistemáticamente mejores a los bancos que proporcionan a la agencia una gran cantidad de negocio por calificar bonos de titulización de activos”, añade el informe.
El estudio publicado por el Banco Central Europeo está realizado a partir de una muestra de 38.753 calificaciones de bancos de Estados Unidos y Europa recogidas de forma trimestral desde 1990 hasta 2011. Dichas calificaciones han sido realizadas por las tres principales firmas del sector: Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch. El informe está firmado por el español David Marqués Ibáñez, economista del Banco Central Europeo; por Sam Langield, del supervisor financiero británico (FSA) y de la Junta Europea de Riesgos Sistémicos, y por Harald Hau, profesor de Economía y Finanzas de la Universidad de Ginebra, que han contado con la ayuda de una veintena de economistas y colaboradores para su trabajo.
El informe se hace eco de algunos de los errores garrafales en la calificación que han tenido las agencias, entre los que los más sonados son algunos como el caso de Lehman Brothers o de las titulizaciones de hipotecas basura en Estados Unidos. El estudio trata de ver la relación entre las calificaciones concedidas por las agencias y su situación real de riesgo dos años después de recibir esas notas. El análisis se ha hecho en términos relativos u ordinales. Es decir, trata de ver si aquellos bancos que tienen mejores calificaciones siguen siendo luego los que tienen una mejor posición relativa. Las conclusiones son demoledoras.
“Nuestros resultados sugieren que las agencias asignan calificaciones más positivas a los grandes bancos y a las entidades con más probabilidades de proporcionar a la agencia de calificación negocios adicionales de calificación de valores”, señala el estudio. “Estas distorsiones competitivas son económicamente importantes y ayudan a perpetuar la existencia de bancos demasiado grandes para caer”, añade.
Los autores recogen que el sesgo a favor de los grandes bancos puede estar relacionado con los conflictos de intereses relacionados con el tamaño y el poder económico de las entidades y, en una pequeña parte, con el mayor respaldo por parte de los Estados. El informe señala que ese sesgo es económicamente significativo y que equivale a un abaratamiento del coste de financiación de unos 40 puntos básicos.
Pero ese favoritismo se acentúa en el caso de los bancos que son buenos clientes de las agencias de calificación, según se deduce del análisis de 1.189 emisores de bonos de titulización de activos con un valor nominal de seis billones de dólares (unos 4,6 billones de euros), realizado por los autores del estudio. “Cuanto más utiliza un banco una agencia de calificación concreta para la calificación de sus emisiones de bonos de titulización, mayor es la recompensa de esta agencia al banco en forma de una mejor calificación crediticia”, dice el informe. “Consideramos que esto representa una clara prueba de que los conflictos de interés en el negocio de la titulización de activos ponen en peligro la calidad de las calificaciones crediticias de los bancos”, concluye.
Además, el estudio también señala que las diferencias de calificación entre entidades con grado de inversión (las más elevadas) no son lo suficientemente atinadas como para que se haga descansar en las notas de las agencias la ponderación por riesgo, como hacen los Acuerdos de Basilea, las normas internacionales que regulan las exigencias de capital a la banca. Según esas normas, se establece una ponderación por riesgo del 20% para las exposiciones a bancos con calificaciones muy altas (de AAA a AA-), del 50% para las que se mueven entre A+ y A-, y del 100% para las de grado de inversión más bajo (de BBB+ a BBB-). Pero el estudio publicado por el BCE muestra que en la práctica, la evidencia empírica no arroja diferencias entre las dos primeras categorías sobre la situación futura de la entidad. Aunque suene un poco técnico, eso tiene enormes consecuencias. En la medida en que se asigna una mayor ponderación por riesgo, los requerimientos de capital aumentan. Por ello, los autores del estudio creen que las agencias de calificación pueden distorsionar injustificadamente el mercado interbancario con sus calificaciones.
La conclusión del informe es que, “a la luz de las deficiencias en el proceso de calificación actual, deben fomentarse fuentes alternativas de información de calificación crediticia”. En particular, los autores propugnan que se exija una mayor cantidad y calidad de información pública a las entidades financieras para facilitar análisis de calificación crediticia mejores y más baratos y “reducir el poder y la exorbitante influencia de las agencias de calificación en el sistema actual”.
El informe llega a decir que, con los cambios en la regulación que reducen la dependencia de las agencias, ciertos segmentos de la calificación crediticia podrían llegar a ser productos básicos de bajo coste dominados por organizaciones sin ánimo de lucro. Está por ver.