El precio de la vivienda nueva crece un 5% en 2017, la mayor subida en 10 años.

El metro cuadrado se sitúa en los 2.227 euros de media en las capitales.

donpepe.jpg

El precio de la vivienda nueva crece un 5% en 2017, la mayor subida en 10 años, según el Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario de la Sociedad de Tasación. Según dicho informe, en la segunda mitad del 2017 el precio medio de una vivienda nueva en el Estado Español aumentó un 3,3% en las capitales, llegando de esta forma a los 2.227 euros por metro cuadrado mencionados anteriormente y duplicando el crecimiento del primer semestre, el cual estuvo en un 1,7%. Según este estudio, el precio medio de una vivienda de 90 metros cuadrados situada en una capital de provincia es de 200.400 euros. Las demás ciudades que constan en el estudio, y que no son capitales de provincia, el precio medio de una vivienda nueva, se sitúa en 1580 euros por metro cuadrado, la cual cosa supone un aumento del 1,6% en comparación con diciembre del año anterior.

Fuente: Elaboración propia.

Anuncios

El ‘banco malo’ operará a partir del 1 de diciembre

La Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocida como el ‘banco malo’, dividirá sus activos en paquetes y dará ventajas fiscales con tipos similares a los de las sociedades de inversión colectiva para atraer inversores institucionales y profesionales cuya definición irá en función de la demanda.

“Para facilitar la entrada de inversores institucionales en lo que serían activos específicos como lo que es en posibles activos concretos en los que puedan tener interés diferencial, crearemos fondos fiduciarios en los que tendremos diferentes tipos de activos por su naturaleza y que se dirigirán también a inversores profesionales”, ha adelantado el ministro de Economía, Luis de Guindos, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El Gobierno ha aprobado este jueves el régimen jurídico del llamado ‘banco malo’, un “instrumento poderoso”, según el ministro, para los bancos, “incluso más que las inyecciones de capital”, ya que a él se transferirán los activos tóxicos de las entidades bancarias con problemas para que éstas se puedan dedicar a dar créditos y captar depósitos.

El ministro ha precisado que también se ha definido el régimen fiscal de la sociedad a través de la inclusión de una enmienda en el Real Decreto en la que consta la exención del impuesto de transmisiones patrimoniales desde las entidades a la Sareb y de ésta a los fondos.

Además, se ha incluido la no sujeción de la plusvalía originada en las citadas transmisiones al impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana.

Dinamizar el mercado inmobiliario

La Sareb, que estará constituida antes del 1 de diciembre, ya está siendo presentada a inversores institucionales privados y, entre sus objetivos se encuentra facilitar el saneamiento de las entidades y dinamizar el mercado de la vivienda.

El ministro ha precisado que se creará una sociedad anónima que será la propietaria de los activos tóxicos y que se encargará de gestionarlos. El Fondo de Reestructuración bancaria (FROB) será uno de los accionistas de esta sociedad, aunque poseerá menos del 50%, y el resto estará en manos de inversores institucionales. Para facilitar su entrada, se crearán los fondos fiduciarios que también irán dirigidos a inversores profesionales.

El ‘banco malo’ tendrá un tope de 90.000 millones de euros en activos, aunque el Gobierno espera que no se superen los 60.000 millones, pero todo dependerá del proceso de reestructuración de las entidades con problemas que ha sido remitido a Bruselas.

El ajuste de precios de transmisión de activos será cercano al 50% y se enmarcará en el 63% para inmuebles adjudicados y del 46% para el crédito promotor. Se espera que la rentabilidad media esté en el entorno del 15% y su vida sea de 15 años.

En cuanto al pasivo, se espera que el FROB posea menos del 50% y el resto permanezca en manos privadas. A cambio de los activos, la Sareb entregará a las entidades transferentes unos bonos que tendrán garantía del Tesoro y que serán descontables ante el Banco Central Europeo.

Los primeros años, los “más difíciles”

Preguntado sobre si el ‘banco malo’ tendrá algún coste para los contribuyentes, Guindos ha confiado en que “no se pierda dinero”, aunque en los primeros años de funcionamiento la Sareb sí que se anotará pérdidas, habida cuenta que serán “los más difíciles” por concentrar el traspaso de activos.

Fuente: La vanguardia