En medicina, el chip tiene un gran futuro

La humanidad se enfrenta a un importante paso de desarrollo. Pronto podría ser posible construir máquinas en el cuerpo que lleven nuestro poder a esferas invisibles. ¿Eso es bueno o peligroso? Los científicos explican.

Bildschirmfoto-2018-05-14-um-19.jpg

Extender la vida por décadas

Martin Fussenegger (49), profesor de biotecnología en el ETH Zurich, cree en el gran potencial de los chips en medicina: trabaja en una píldora que se implanta debajo de la piel. Ella supervisa su metabolismo y levanta la alarma de inmediato si algo sale mal. Y no solo eso: incluso debería ser capaz de secretar proteínas. “Con esta invención, esperamos poder prevenir en algunos años enfermedades como el Alzheimer y prolongar la esperanza de vida”.

El profesor Bertolt Meyer (41), director del Instituto de Psicología de la Universidad Tecnológica de Chemnitz (D), confirma: “La tecnología médica moderna tiene un gran potencial”.

Lo nuevo, sin embargo, es que la tecnología ya no se usa solo para eliminar las debilidades. “Se está poniendo problemático aquí”, advierte Meyer. “Imagine que de repente es bastante normal tener el doble del rendimiento del pulmón que tenemos hoy. La presión para adaptarse sería enorme para aquellos que todavía tienen un pulmón normal, y por lo tanto ya no garantizan la libertad de elección “.

Entonces, ¿tenemos que tener miedo? “No”, dice Meyer. “Tenemos en nuestras manos la forma en que usamos los avances en tecnología”. Es importante que la sociedad ya discuta lo que quiere. Antes de que los grandes cambios desarrollen tanto poder, son imparables.

Editado por Laura Almengot a partir de Blick.ch

Anuncios

Demasiadas medicinas

Lanzan una campaña para denunciar la medicalización “innecesaria” ya que varias organizaciones denuncian la creación de enfermedades “inexistentes” para promover el uso y venta de más medicamentos. Lo achacan a pacientes, sanitarios y a la industria farmacéutica y tecnológica. Generar enfermedades para vender medicamentos innecesarios, jugando con la salud de las personas asegurando que con la idea de comercializar más fármacos “se están inventando patologías” en ciudadanos que están sanos.  Todo para ganar dinero. DOCU_GRUPO En España abusamos en general de los medicamentos; estamos demasiado medicalizados. Así lo considera buena parte de la propia profesión médica y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Esta entidad ha puesto en marcha la campaña ‘Que no medicalicen tu vida’, con el objetivo de denunciar la prescripción “innecesaria” de los fármacos y la creación de enfermedades “inexistentes” para promover el uso de los medicamentos. La campaña ha sido presentada por la portavoz de OCU, Iliana Izverniceanu; la responsable del departamento de Alimentación y Salud de OCU, Ana Sánchez; el médico general de CESCA, asociación científica sin ánimo de lucro de investigación en Atención Primaria, Juan Gervás; el miembro del Movimiento ‘Nogracias’ en España y a nivel internacional, Carlos Ponte; y el médico de Atención Primaria, Rafael Bravo.Todos ellos han criticado la “excesiva” medicalización de la sociedad actual, un problema que han achacado tanto a los pacientes, como a los profesionales sanitarios y a la industria farmacéutica, alimentaria y tecnológica.  Y es que, a su juicio, se está intentando medicalizar a personas “sanas” poniendo como “excusa” la existencia de enfermedades que “no existen”.”Los momentos de estrés o de tristeza se están convirtiendo en patologías con el objetivo de vender más medicamentos o pruebas diagnósticas que no tienen base científica de que van a aportar un beneficio al paciente. Con la idea de comercializar más fármacos se están inventando patologías en ciudadanos sanos. “Casi nadie” se pregunta si realmente es necesario tomarlo, si se conocen los riesgos que puede tener su consumo, las alternativas terapéuticas que existen, si pasa algo si no se usa o cuál es el coste real de dicho fármaco. Con la medicalización se hace gasto, se daña y se engaña”Con la medicalización se hace gasto, se daña y se engaña”, ha asegurado Gervás, quien ha comentado la necesidad de “desinvertir” en determinadas pruebas diagnósticas, como por ejemplo las mamografías, al creer que se hacen “muchas” que no son necesarias y que no se realizan de una forma “equitativa”.Estas declaraciones han sido corroboradas por Ponte, quien ha avisado de que las sociedades con economías “florecientes” tienen una mayor sensación de enfermedad.   Cada uno de nosotros nos sentimos portadores de una o dos enfermedades y esto se debe a que estar enfermo es un negocio y, por eso, nos quieren tener enfermos” Momentos de estrés y tristeza se convierten en patologías para vender más medicamentos y no se toman el tiempo de investigar, si realmente es necesario medicarse por problemas que tarde o temprano todos padeceremos y que existen diferentes manera de salir adelante. Una de esas es el Yoga.

 

Fuente: 20 minutos