España y las renovables. El impuesto al Sol.

España tiene un potencial energético renovable elevado, y son muchos aquellos que dicen que en un futuro, España podría ser la primera potencia energética Europea. Sin embargo, como en muchos otros aspectos, el país parece que tiene una rueda pinchada y va a remolque de la UE.

LMWP_eolico_parque.jpg

Para principios de 2020 España tiene que instalar 8.000 MW renovables. Esto es debido al objetivo impuesto por la UE  para ese año, un 20% de la energía debe ser renovable. Eso a día de hoy ya se ha confirmado como casi imposible. Las subastas para construir parques eólicos y fotovoltaicos de 2016 y 2017 finalizadas cierran el cupo pero los problemas pese a que las comunidades Autonomas están acelerando los papeleos, son el tiempo y los materiales. Cada parque requiere de instalaciones de alta tensión, que requieren tiempo.

El viernes 9 de octubre de 2015, con José Manuel Soria cómo Ministro de Industria, Turismo y Comercio, el Consejo de Ministros aprobaba el Real Decreto 900/2015, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica y de producción.

Ahora, el llamado impuesto al sol está en el punto de mira Europeo y ya se ha pronunciado. Se ha decidido que a partir de 2026 no se podrán hacer recargas adicionales a las instalaciones fotovoltaicas inferiores a los 25 KW. Aun así, se prevé que el cambio se realice en 2021. Actualmente, a la regulación revisa los casos y en instalaciones inferiores a 10 Kw se pueden llegar a pagar 400 euros por el abastecimiento eléctrico cuando no se usa la energía producida por la instalación.

Las renovables serán siempre un objetivo a alcanzar, pero el avance se hace difícil con las políticas energéticas Españolas que solo ponen palos en las ruedas.

 

Redacción: Jordi Gavaldà

Fuentes: lainformacion.com , eldiario.es , sotysolar.es

Anuncios

La tasa turística entra en servicio con críticas de los hoteleros

La Generalitat prevé recaudar unos 50 millones de euros anuales, frente a los cien previstos inicialmente.

 

Introducción

La tasa turística se ha empezado a aplicar hoy, día 1 de noviembre en toda Cataluña. Esto ha creado críticas de los dueños de los alojamientos turísticos sobre este impuesto sobre el turismo.

 

 

Barcelona (EFE/Redacción).- El impuesto sobre la estancia en establecimientos turísticos, que grava con entre 0,45 y 2,25 euros las pernoctaciones por persona y noche, con un máximo de siete días, se empezará a aplicar a partir de este jueves en Catalunya, con críticas de los hoteleros.

La Generalitat prevé recaudar unos 50 millones de euros anuales, frente a los cien previstos inicialmente, con la puesta en marcha de este impuesto que entra en vigor el 1 de noviembre.

Los turistas que se alojen en hoteles de cinco estrellas pagarán 2,5 euros por persona y noche en Barcelona y en el resto de Catalunya, mientras que los que pernocten en hoteles de cuatro estrellas abonarán 1,10 euros en Barcelona y un euro en el resto de Catalunya.

En el resto de establecimientos hoteleros, los clientes pagarán 0,65 euros en Barcelona y 0,45 euros en el resto de Cataluña.

En declaraciones a Efe, el gerente de la Asociación Hotelera Costa Brava, Martí Sabrià, ha explicado que aplicar esta tasa es un “engorro administrativo”, entre otras cosas porque los tour operadores venden el producto como un “todo incluido” y tener que hacer luego una factura aparte para el cliente es un “lío”.

Por ello, algunos operadores querrán que este impuesto se lo facturemos a ellos, y luego, ya verán si se lo repercuten al cliente. El impuesto no se aplicará a menores de 16 años, para lo que, según Sabrià, los hoteleros necesitarán una declaración jurada de los padres que justifique la edad del niño, que después tendrán que guardar durante cuatro años para justificar que esa persona no ha pagado el tributo.

En la factura que se le dé al cliente el nuevo impuesto quedará registrado bajo el epígrafe de Impuesto Turístico de la Generalitat de Cataluña.

El presidente de la Asociación Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, Eduard Farriol, ha explicado en un comunicado que el impuesto turístico “no es equitativo” respecto a Barcelona porque las características de los establecimientos turísticos son diferentes, ya que el precio medio de la estancia es menos de la mitad o la estancia media de un hotel de la costa es más de cuatro veces superior a la de las ciudades.

Sabrià también se ha quejado de que mientras el precio de los hoteles de Barcelona triplica o cuatriplica los precios del litoral la diferencia de la tasa apenas es del 20 %, en muchos casos.

Para Sabrià, la tasa “está mal hecha” y habrá que ajustar algunas cosas, aunque se ha mostrado pesimista sobre que acabe desapareciendo, ya que los que administran el dinero público prefieren tener más dinero que menos.

El 70 % del dinero recaudado en Cataluña será para la Generalitat y el 30 % restante irá a parar a las administraciones locales, con excepción de Barcelona, donde la Generalitat y el ayuntamiento de la ciudad se repartirán los ingresos al 50 %.

Precisamente, esta es otra de la queja de algunos hoteleros, según Sabrià, la comarca del Baix Empordà recaudará unos ocho millones de euros anuales por este concepto, que querrían que sirviese para mejorar cosas de la zona y por eso les gustaría administrarlo.

Los hoteleros de la Costa Dorada consideran que el hecho de que los propios establecimientos tengan que recaudar este impuesto será problemático a la hora de comunicarlo a los turistas y consideran que el impuesto se ha implantado de manera “precipitada”.

Por su parte, el presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, ya dijo en su día que los hoteleros no están de acuerdo con la implantación de la tasa y, aunque la aceptan, consideran un “agravio comparativo” que Barcelona y Cataluña tengan tasa turística y el resto de comunidades autónomas no.

Los establecimientos turísticos recaudarán la tasa y cada tres meses liquidarán el impuesto a la Agencia Tributaria Cataluña.

 

Conclusiones

La tasa sobre los alojamientos turísticos es un medio de recaudación de impuestos sobre los turistas.

Para los hoteleros, esto puede ser una traba para su trabajo. Debido a que el trabajo de las empresas hoteleras se basa en el servicio, el precio del alojamiento, en este caso, es un agravante para la elección de los clientes y esto asusta a los empresarios.

Por mis conocimientos, esta tasa se aplica en países de Europa.

Por una parte, los hoteleros tienen razones para estar asustados porque actualmente no sabemos cómo va a afectar esta tasa. Como positivo, hay que decir que esta tasa subirá los beneficios del turismo. Además estos beneficios revertirán en el turismo de cada municipio, cosa que beneficiará a algunos que tengan alojamientos pero que por el contrario los municipios pequeños sin alojamientos turísticos se quedarán sin beneficios, ayudando a su vez a la captación de turistas.

En resumen, la tasa se ha empezado a imponer a partir de hoy, pero hasta que no pase un tiempo no se podrá saber si esta medida afecta realmente al sector hotelero o simplemente agrava los beneficios sobre el turismo.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/economia/20121031/54353705071/tasa-turistica-criticas-hoteleros.html#ixzz2AztSGLiL