Arrossaires del Delta de l’Ebre compra Nomen

La cooperativa catalana pagará 40 millones de euros a Ebro Foods

La Cooperativa Arrossaires del Delta de l’Ebre cerró el lunes la compra de Nomen, la histórica compañía arrocera de Tortosa, por 40 millones de euros. La operación está pendiente de la ratificación por parte de la asamblea de cooperativistas, que debe aprobar la compra acordada por la junta directiva. Fuentes próximas a la operación creen que no habrá ningún problema en este trámite. Con esta adquisición, Arrossaires del Delta de l’Ebre más que duplicará su cifra de negocio y verá fortalecida su capacidad comercial con una marca de prestigio. Nomen factura cerca de 50 millones de euros anuales y cuenta con un reconocido prestigio entre los consumidores.

La compañía era propiedad de Ebro Foods desde principios de los años noventa, cuando la adquirió a la familia fundadora. Tras veinte años, la multinacional española debía venderla por dictamen de la Comisión Nacional de la Competencia, que así lo estableció como una de las condiciones impuestas en su día para autorizar la operación de concentración con SOS, que creó un gigante del sector.

Por esta razón, hace unos meses, Ebro contrató al banco de inversión Rothschild para que le encontrara un comprador. Entre los candidatos también se encontraba la Cambra Arrossera del Montsià, que al final perdió la puja. Su competidora, la Cooperativa Arrossaires del Delta de l’Ebre, concurrió a la subasta en compañía de un grupo inversor indio.

Tras más de dos meses de negociaciones, la operación se cerró el lunes con la intervención de Antonio Hernández y Jordi Casanova, presidentes de Ebro Foods y de la cooperativa de arroceros, respectivamente. Ebro tuvo que rebajar sus pretensiones iniciales para poder cerrar la venta y no poner en riesgo la operación. De esta forma, Nomen vuelve a estar en manos catalanas.

La Vanguardia

Anuncios