Cómo FedEx redujo su factura de impuestos a $ 0

La compañía, no ha cumplido con su aumento de inversión prometido por los recortes de impuestos del presidente Trump en 2017.

FedEx made a major push for a reduction in corporate taxes when Donald Trump won the presidential election. 

En el año fiscal 2017, FedEx debía más de $ 1.5 mil millones en impuestos. Al año siguiente, no debía nada. Lo que cambió fue la reducción de impuestos de la administración Trump, por la cual la compañía había presionado mucho.

La imagen pública de su esfuerzo de cabildeo, que incluyó una propuesta de impuestos propia, fue el fundador y director ejecutivo de FedEx, Frederick Smith, quien recurrió repetidamente a las ondas para defender el poder de los recortes de impuestos. “Si hace de Estados Unidos un mejor lugar para invertir, no hay duda en mi mente de que veríamos un renacimiento de la inversión de capital”, dijo en un programa de radio de agosto de 2017 presentado por Larry Kudlow, quien ahora es presidente de la Consejo Nacional de Economía.

Cuatro meses después, el presidente Trump promulgó la reducción de impuestos de $ 1.5 billones que se convirtió en su logro legislativo característico. FedEx cosechó grandes ahorros, llevando su tasa impositiva efectiva del 34 por ciento en el año fiscal 2017 a menos de cero en el año fiscal 2018, lo que significa que, en general, el gobierno técnicamente le debía dinero. Pero no aumentó la inversión en nuevos equipos y otros activos en el año fiscal que siguió, ya que el Sr. Smith dijo que negocios como él lo harían.

FedEx abre un nuevo centro de operaciones en la Zona Franca de Barcelona

La compañía de transportes FedEx ha anunciado la apertura de un nuevo centro de operaciones terrestres en Barcelona. Ubicado en la Zona Franca, dará empleo a 280 personas, procesará envíos nacionales e internacionales, y servirá de “puerta de enlace” entre Barcelona y Europa.
Resultat d'imatges de fedex barcelona

FedEx subraya que la Zona Franca es “una de las más grandes y más activas” del Estado. El equipamiento que estrena la compañía tiene una superficie de 16.905 metros cuadrados, de los cuales 14.505 están destinados a almacén y 2.400 oficinas. El terreno pertenece a CILSA, la asociación pública y privada que gestiona la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) en el Puerto de Barcelona, ​​presidida por Sixte Cambra.

En cuanto al nuevo centro, está equipado con la tecnología “más puntera”, que incluye sistemas de captura de peso y volumen integrados que proporcionan imágenes de 360 ​​grados de todas las caras de los envíos, para mejorar la trazabilidad.

El anuncio de FedEx llega la misma semana que Banco Sabadell, CaixaBank o Gas Natural han anunciado el traslado del domicilio social en el marco de incertidumbre generado por el conflicto de la independencia de Catalunya.

COMENTARIO

Una de las mayores empresas de mensajería y envíos de paquetería mundial entra en Barcelona con la gran incertidumbre política de la región. No obstante, la norte americana llega para establecer Barcelona como su punto conector entre esta misma ciudad y Europa. La empresa ha sorprendido con la decisión de seguir adelante al establecer este nuevo centro, ya que debido a la inestabilidad política, otras empresas han salido de Cataluña.

La Vanguardia