Por qué los españoles ahorran poco

El volumen de ahorro de una economía es uno de los elementos fundamentales para determinar su evolución a largo plazo. De él dependen en ese horizonte temporal la acumulación de capital que impulsa la inversión, el crecimiento económico, la productividad y, por tanto, el nivel de vida de los ciudadanos

Aunque resulte paradójico, lo preocupante no es el acusado descenso de la tasa de ahorro experimentada por España desde el inicio de la recuperación, sino el riesgo de que esa situación se consolide. Desde esta perspectiva, es básico analizar el comportamiento de esa variable en los años de la Gran Recesión, en la actualidad y sus perspectivas. En este sentido, hay que decir que la actitud de los individuos en los últimos años responde a sólidos criterios de racionalidad.

Imaginen que, durante una fase expansiva, un individuo o una familia adquieren un nivel de deuda X que deben repagar. Cuando se desencadena una recesión tan profunda y larga como la española, la renta permanente, esto es, los flujos de ingresos que esperan percibir en los años venideros, léase los procedentes de los salarios o de su riqueza financiera o inmobiliaria, cae.

Ante este panorama, los agentes económicos incrementan su aversión al riesgo y tienden a reducir su endeudamiento; esto es, ahorran más e invierten y consumen menos. Si a ello se une la fuerte restricción crediticia registrada durante el ciclo recesivo y, con ella, la incapacidad de endeudarse para mantener su patrón deseado de gasto, la propensión a ahorrar de las economías domésticas se fortalece.

En la salida de la crisis y con expectativas de que la recuperación se mantenga, el ingreso permanente crezca y el crédito vuelva a fluir, la gente propende a endeudarse de nuevo y a elevar su gasto. En términos estilizados, éste ha sido el comportamiento de los hogares en la recesión -aumento del ahorro- y en la presente expansión -reducción del ahorro-.

 

Editado por Eugenia López-Fonta de elumundo.es

Anuncios

La corrupción y el fraude se erigen ya como segunda preocupación para los españoles

Image

 

La siguiente noticia de La Vanguardia del pasado 6/3/2013 nos explica que la corrupción y el fraude se han convertido ya en la segunda preocupación de los ciudadanos españoles inmediatamente por detrás del paro, inquietud ya tradicional, entre los encuestados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su estudio mensual. En concreto, la corrupción aparece citada por el 40% de los ciudadanos, frente al 17% que lo citaron en el mes anterior, cuyo estudio se realizó días antes al estallido del caso Bárcenas. Por detrás aparecen los problemas de índole económica, citados por el 39% y seguidamente los políticos y la política.

De esta forma, el CIS evidencia la creciente desafección de los españoles por la política y quienes se dedican a ella, y pone de manifiesto la influencia de los múltiples casos de corrupción aflorados en los últimos meses puesto que el estudio fue elaborado entre el 4 y el 12 de febrero, en pleno apogeo del caso Bárcenas y los supuestos espionajes políticos en Catalunya.

Corrupción y fraude desbancan así como segunda preocupación nacional a los problemas económicos e incluso a la clase política en general, que venía ocupando el tercer lugar de esta tabla desde febrero de 2010.

Hasta ahora, la cifra más alta de corrupción y fraude había sido el 33,5% constatada por el CIS en enero de 1995. Según el barómetro de febrero, los problemas de índole económico pasan al tercer lugar, por detrás de la corrupción y el fraude, citados por el 35,4% (38,9% en enero). Mientras tanto, los políticos y los partidos bajan un escalón y se colocan en la cuarta posición, enumerados por el 29,7% (30,2% el mes pasado).

En línea con las preocupaciones ciudadanas, el instituto demoscópico aprecia un repunte significativo de aquellos que ven “mala” o “muy mala” la situación política, un 85,7%, frente al 77,4% de enero. Quienes la ven “buena” o “muy buena” son un 1,4%, casi la mitad que hace un mes, que era del 2,6%.

Tampoco tiene mucha esperanza de que mejore en el futuro el 37,9% de los sondeados (el 33,4% opinaba así en enero pasado), aunque el 9,7 por ciento confía en que dentro de un año el panorama político será mejor (antes era del 12,7 por ciento).

El CIS también se ha interesado por conocer la opinión de los ciudadanos respecto a hace un año y el 55,9% cree que la situación política en general está peor que entonces y sólo al 3,6 por ciento le parece que es mejor.

La economía, mala o muy mala para el 92,3%

Preguntados por la situación económica, aumenta el número de españoles que la perciben como “mala” o “muy mala”, ya que esos grupos suman 92,3%, frente al 90,8% que lo veía así el mes anterior. Se mantiene en un porcentaje similar el de quienes la ven “buena” o “muy buena”, con un 0,7%, y descienden ligeramente quienes opinan que es “regular”, el 6,8% (8,3% en enero).

También son más pesimistas los encuestados sobre el futuro económico, puesto que el 41,2% se teme que dentro de un año la economía estará peor (40,2% en enero), y baja el número de quienes creen que mejorará, que pasa del 19,2% del mes anterior al 14,5% de la encuesta actual.

Para el 68,8% de los entrevistados, la coyuntura económica actual es peor que hace un año, en tanto que el 3,6% opina que es mejor.
Respecto a las preocupaciones de los españoles, la sanidad sigue como la quinta inquietud, aunque mejora ligeramente respecto al mes anterior (del 12,1 de enero al 10,5%), seguido de la educación (del 5,8 al 7,8%).

Tampoco hay variaciones en los puestos que ocupan la inquietud por los bancos (séptima) y los recortes (octava). En el caso de los bancos, es citado como problema por el 5% de los ciudadanos (hace un mes era el 5,8%), mientras que los recortes bajan del 5,4 al 4,2%.

CONCLUSIÓN

Como queda reflejado en los análisis, la segunda preocupación de los españoles es la corrupción. El hecho de que un país sea corrupto, reduce las posibles inversiones hacia este país. Otra de sus consecuencias principales  es la subida  de la prima de riesgo. Por lo tanto, sería conveniente invertir en la reducción de la corrupción y no tanto en recortar en sanidad, educación…, ya que en medio de una crisis es vital que los otros países inviertan en España y compren deuda pública.

Fuente: La Vanguardia

Los trabajadores españoles en Alemania aumentan un 16,7% en un año

Image

 

Más de 9.000 españoles buscan empleo en el país, lo que supone un aumento del 26,4% respecto al año anterior

La buena marcha del mercado laboral alemán, que a pesar del enfriamiento de la economía germana a finales de 2012 mantiene una tasa de paro cerca de mínimos históricos, unido a la destrucción de empleo en España, ha provocado un ‘éxodo’ de trabajadores en busca de oportunidades en Alemania, algo que, hasta diciembre de 2012, habían conseguido un total de 50.201 españoles, un 16,7% más que en el mismo mes del año anterior, según informaron las autoridades alemanas.

“Grecia, Italia, Portugal y España son los países más afectados por la crisis de deuda de la UE y sus ciudadanos son los que se enfrentan a mayores dificultades laborales”, sostiene la Agencia Federal de Empleo al analizar el efecto de la crisis de deuda europea en el mercado laboral germano, subrayando que “actualmente Alemania representa una buena oportunidad de empleo para los trabajadores cualificados“.

En este sentido, los datos oficiales revelan que un total de 50.201 españoles trabajaban en Alemania el pasado mes de diciembre, un 16,7% más que un año antes, lo que supone el mayor incremento interanual entre los trabajadores procedentes de países de la periferia del euro como Grecia, Irlanda o Italia.

De hecho, el colectivo de trabajadores españoles fue el único que se incrementó respecto a noviembre, cuando la cifra de empleados fue de 50.084, ya que en el mismo periodo disminuyeron los empleados italianos, portugueses y griegos.

Aparte de los trabajadores en activo, otros 9.271 españoles aparecían registrados como demandantes de empleo en Alemania, según los datos actualizados hasta enero, un 2,4% más que el mes anterior y un 26,4% por encima del dato de enero de 2012, superando el incremento interanual de demandantes de empleo procedentes de Grecia (23,2%), Portugal (12,3%) e Italia (12,4%).

Debido a que en España el paro sube progresivamente y la corrupción cada vez es más presente, la población no tiene más opción de emigrar del país. Alemania está garantizando puestos de trabajo a españoles que tienen talento ya que aquí no encuentran empleo. Un total de 16,7%  más en el último año. Por lo tanto, seria conveniente dar subvenciones y incentivos a las empresas para que no dejen escapar la gente cualificada española.

CONCLUSIÓN

Debido a que en España el paro sube progresivamente y la corrupción cada vez es más presente, la población no tiene más opción que emigrar del país. Alemania está garantizando puestos de trabajo a españoles que tienen talento ya que España no encuentran empleo. Un total de 16,7%  más en el último año. Por lo tanto, sería conveniente dar subvenciones e incentivos a las empresas para que no dejen escapar la gente cualificada española.

FUENTE: La Vanguardia

Las pensiones no son viables para casi un 60% de los españoles

Solo el 38% de los españoles confía en la viabilidad del sistema de pensiones, mientras que el resto se muestra pesimista, hasta el punto de que un 6,6% cree que las probabilidades de que la Seguridad Social quiebre son altas.

Así se refleja en el Observatorio Caser correspondiente a 2012, en el que se señala que, si bien sólo el 39% de los españoles sabe lo que es el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, los que sí lo conocen muestran su preocupación ante su uso. En concreto, el 42% de los que lo conocen califican como grave esta opción, para el 54% es preocupante y para el 4% es normal.

En este contexto, la aseguradora indica que la mayoría de los encuestados, el 57%, cree que la Seguridad Social reducirá las pensiones pero no desaparecerá, cosa que sí estima un 17%, valor similar al de 2011 y dos puntos más que en 2010. Además, el 47%, un porcentaje superior al del año pasado que fue del 43%, piensa que las pensiones son escasas y con ellas pasaría necesidad.

Por otro lado, el Observatorio explica que el ahorro privado de los españoles para su jubilación ha caído este año dos puntos respecto a 2011 y cinco desde 2008, coincidiendo con el inicio de la crisis, de tal forma que ahora el porcentaje de españoles que no dedica parte de su ahorro a una pensión futura alcanza el 66%, frente al 61% que no lo hacía en 2008.

El estudio pone de manifiesto que la agudización de la crisis en 2011 y los pronósticos que auguran un estancamiento de la economía, al menos hasta 2014, han repercutido otra vez en este tipo de ahorro, y el porcentaje de españoles que no ahorra ha seguido aumentando. No obstante, del 66% de españoles que declaran que no están ahorrando para su jubilación, el 32% reconoce que sí lo hizo en el pasado. Además, la mitad de ellos asegura no haber gastado ese ahorro.

Así, el estudio de Caser llega a la conclusión de que el dinero destinado a la jubilación no es uno de los primeros que se reduce cuando una familia entra en dificultades. En cuanto a las causas aludidas por los españoles para no ahorrar, está como novedad este año el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, que ha tenido un doble efecto.

Por una parte, de 2010 a 2012 se ha incrementado en diez puntos el número de españoles que se consideran demasiado jóvenes para ahorrar, pasando del 36% al 46%, pero a su vez ha disminuido el porcentaje de personas que pensaban que eran demasiado mayores para empezar a ahorrar, que ha bajado del 23% al 14%.

Los 65 años es la edad idónea para jubilarse Paralelamente, el Observatorio de Caser ha comenzado a percibir cómo los españoles van admitiendo como idónea la edad legal de jubilación a los 67 años. En cualquier caso, todavía más de la mitad de la población, el 52%, sigue pensando que la edad idónea para establecer la edad legal de jubilación se sitúa en los 65 años y un representativo 19% la fijaría en los 60, especialmente en el caso de profesiones duras.

Entre las razones que hacen imposible el ahorro, las de índole laboral vuelven a aumentar pasando del 55% al 70%, coincidiendo con el aumento de la tasa de paro, que alcanza ya al 25% de la población activa.

En cuanto a las previsiones que tienen los españoles de ahorrar para la jubilación en el futuro, el 79% manifiesta que querría hacerlo, en línea con el dato de 2011, pero sólo el 58% considera que le será posible. La edad media prevista para hacerlo se sitúa en 44,5 años y la cuantía media anual estimada asciende a 2.451 euros.

Sin embargo, el 33% de los ahorradores considera que dicho ahorro será insuficiente para cubrir las necesidades que tenga cuando se jubile. El 31% lo ve equilibrado, un 24% lo califica de suficiente, y sólo un 7% lo ve muy insuficiente.

 

http://www.expansion.com/2012/12/02/economia/1354449964.html

 

Menos gasto por hogar y más regalos de segunda mano esta Navidad

Image

 

 Los españoles gastarán 680 euros de media por familia, lo que supone un 3,9% menos que el año pasado.

 

La siguiente noticia publicada en la “Vanguardia” el día 8 de Noviembre de 2012, explica que los españoles gastarán esta Navidad 680 euros de media por hogar, lo que supone un 3,9% menos que el año pasado, y serán un 61% los que opten por regalos de segunda mano y un 80% los que compren más marcas blancas, según las conclusiones de un estudio de Deloitte sobre tendencias de consumo en esta época.

El dinero será el obsequio más deseado de las fiestas navideñas, aunque ocupará el sexto lugar entre las preferencias de los que tienen que regalar, de acuerdo con la respuestas de 1.800 españoles.

La preocupación por la situación económica afectará al comportamiento del consumidor, que tenderá “más que nunca” a la compra de productos rebajados o en promoción (pasa en un año del 63 al 89%), al obsequio en grupo (del 31 del año pasado al 73% de este) o a la adquisición de artículos de segunda de mano para regalar (del 13 al 61%).

El 90 por ciento comprará este año regalos útiles (75% el año pasado); el 78%, para menos gente (40% en 2011); el 80% más obsequios de marca blanca (un 50% el año pasado) y un 75% adquirirá menos regalos caros (un 61% en 2011), según ha explicado Juan José Roque, de Deloitte.

Los regalos más comprados serán, por este orden, ropa, libros, perfumes y cosméticos, videojuegos, complementos y dinero, según el estudio, que también se ha realizado en otros países de Europa. Sin embargo, los más deseados son, de más a menos, dinero en efectivo, libros, ropa/zapatos, viajes y ordenadores y accesorios. El año pasado el dinero se encontraba en segunda posición de los regalos que más ansiaban los españoles para estas fiestas navideñas.

Los obsequios más adquiridos en España para niños son los juegos educativos, la ropa, las muñecas, los libros y los videojuegos, mientras que entre los adolescentes se colocan en primera posición los videojuegos, los libros, la ropa, el dinero en efectivo y las videoconsolas, ha indicado Victoria Larroy, de la misma consultora.

En cuanto al lugar donde comprar todos estos objetos, un 30% de los encuestados lo lleva a cabo en los grandes almacenes, seguido de las cadenas especializadas (28%) y los hipermercados (25%), quedándose relegado el comercio tradicional, un lugar solo elegido por el 12 por ciento, revela el estudio.

En lo que a la alimentación para las fiestas se refiere, destaca el hecho de que los españoles se decantan por el hipermercado, una opción preferida por el 73%, seguida del supermercado (41%) y el comercio tradicional (36%).

Sobre los tipos de marca destaca por encima de todas, en los hipermercados, la del fabricante (47%), seguido de la marca blanca (37%), ha añadido Larroy.

Los cinco primeros países por intención de gasto en Europa son, por este orden, Irlanda, Suiza, Luxemburgo, Finlandia y España. Por otro lado, un 39 por ciento hará entre el 1 y el 15 de diciembre las compras, seguido del período que va del 16 al 24 de ese mes, que será cuando compren un 23 por ciento de los consumidores. Un 7% se esperará a después del día de Reyes “para poder encontrar las mejores ofertas y rebajas”, ha explicado Larroy.

También destaca que el consumidor considera que el entretenimiento y el ocio es el principal gasto del que podrían prescindir en caso de necesidad, seguido de los gastos en telecomunicaciones. Los asociados con la salud, la educación y los gastos básicos (alimentación, luz, gas, etc…) son los elementos a los que los encuestados no quieren o no pueden renunciar.

Para el conjunto de los 18 países en donde se han entrevistado a 18.600 personas, en el marco del estudio, destaca por encima de todo la preocupación de los ciudadanos por la situación de crisis actual y que Internet se usa para buscar y comparar, “pero compramos en la calle”.

Conclusión

En este momento, en que el poder adquisitivo de las familias españolas ha disminuido debido la crisis, la población tiende a gastar menos o a comprar regalos de segunda mano.

Fuente: La Vanguardia