El trabajo hace que muchos suizos se enfermen mentalmente

En los últimos cinco años, la ausencia de empleados suizos debido a una enfermedad ha aumentado en un 20 %. El número de ausencias relacionadas con la enfermedad ha aumentado considerablemente: en esta área, el plus es del 35 %.

enfermedades-1.jpg

«Alto rendimiento permanente requerido»

Pierre Vallon, presidente de la Sociedad Suiza de Psiquiatría y Psicoterapia, cree que el estrés en el trabajo aumenta constantemente. “Los empleados están bajo una presión creciente, constantemente entregando el mejor rendimiento y trabajando horas extras”, dice durante 20 minutos.

Los médicos, los empleadores y los pacientes deben buscar una solución común y ver cómo se puede mejorar la situación, para que no tengan una baja por enfermedad. Esta opinión también es de Niklas Baer de la psiquiatría Baselland : “Una enfermedad mental no siempre significa que la persona en cuestión no puede trabajar”.

Roger Ritler, director de Swica, ve a los supervisores directos en el deber. Específicamente, los jefes deben ser conscientes y responder antes de que sea demasiado tarde. “Incluso con pequeños signos de sobrecarga mental, sería aconsejable tratar el problema con el empleado”, dice a 20 minutos.

El nuevo día de 17 horas

El sindicalista Wüthrich, por otro lado, está preocupado por la flexibilización planificada de las horas de trabajo en Suiza. “Esto aumentará aún más la carga sobre los trabajadores y el número de horas extra trabajadas en horas extras”. Hasta ahora, el período durante el cual el trabajo se ha completado no ha sido más de 14 horas. Ahora, a nivel político, este período se extenderá a 17 horas. Además, debe permitirse el trabajo del domingo en la oficina central.

Editado por Laura Almengot a partir de 20min.ch

Anuncios

Beca de 33 millones de euros para estudiar la enfermedad más letal

IMG_6734

 

En unos meses, un equipo de investigación recibirá 33,4 millones de euros para estudiar, prevenir y tratar la enfermedad que causa más muertes del mundo: la enfermedad cardiovascular. La nueva subvención, anunciada por la organización benéfica británica British Heart Foundation (BHF) el 25 de agosto de este año, es una de las mayores becas de investigación biomédica del mundo.

La enfermedad cardiovascular es en realidad un conjunto de trastornos que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos. Son la principal causa de muerte en todo el mundo: en 2012, la Organización Mundial de la Salud estima que murieron 17,5 millones de personas por enfermedades cardiovasculares, el 30% de todas las defunciones registradas ese año. De esas, 7,4 millones fueron cardiopatías coronarias y 6,7 millones, accidentes cerebrovasculares. Cuatro de cada cinco muertes se producen en países de ingresos bajos y medios.

Históricamente, solo un puñado de asociaciones han invertido cantidades comparables en la investigación de la enfermedad cardiovascular. En 1999, la Fundación Donald W. Reynolds repartió unos 159 millones de dólares en cuatro centros universitarios de investigación cardiovascular clínica. Un centro recibió 53 millones de dólares. En 2015, la American Heart Association y Google Life Sciences (ahora Verily) crearon una beca de 50 millones de dólares para investigar la prevención de la enfermedad coronaria. AstraZeneca añadió 25 millones de dólares más a esa subvención. En Europa, el modelo de financiación, predominantemente público, suele ser por plazos y en cantidades inferiores al millón de euros, que se renuevan con solicitudes nuevas cada año.

 

Elaborado por Dani Perez a partir de El País