Iberdrola sondea la venta de su ingeniería

logo_cabecera_stiky

Se dice que la empresa Iberdrola podría llegar a vender algunas de las 20 empresas que tiene dispersas en este negocio, repartidos en varias sociedades. Se están buscando compradores y los principales interesados son, según Bloomberg, otras eléctricas o empresas privadas de fondos de infraestructuras. Se especula con un precio que podría rondar los 850 millones de euros.

Fuentes oficiales de Iberdrola no hacen comentarios. Otras fuentes próximas a la empresa no descartan que se estén analizando puntualmente algunas desinversiones en determinadas participaciones, pero no se contempla una operación global que afecte a todos los negocios de ingeniería, ahora más dispersos que hace meses, ni una operación por ese montante, que no encajaría con la venta parcial de determinadas áreas.

Anteriormente, Iberdrola aglutinaba el negocio de ingeniería en torno a su filial Iberdrola Ingeniería (Iberinco), que este mismo año fue absorbida por la matriz e integrada en ésta. En la actualidad, el negocio de ingeniería del grupo es operativamente un área dentro de la empresa.

CONCLUSIÓN

Si definitivamente Iberdrola empieza a materializar el proceso de venta de sus negocios de ingeniería, se sumaría a los movimientos que está habiendo en este sector en España, donde el mercado está digiriendo la crisis de grandes grupos emblemáticos o la adaptación de otros a un entorno cada vez más competitivo donde se imponen las economías de escala.

 

Fuente: Expansión

El Gobierno se rinde ante el descontrol del agujero eléctrico y suprime sus topes legales

Aprovecha un real decreto ley sobre empleados del hogar para endurecer los requisitos a las renovables para el cobro de primas.

El Gobierno reconoce que las medidas adoptadas durante 2012 no son suficientes para atajar el déficit de tarifa y ha aprobado nuevas medidas para embridarlo, entre las que figuran la eliminación de los topes legales para la deuda eléctrica y un endurecimiento de los criterios para el cobro de las primas a las tecnologías del régimen especial, entre las que figuran las renovables.

Estas medidas aparecen recogidas en un real decreto ley sobre empleados del hogar publicado el 31 de diciembre y en vigor desde ayer, y parten de la “excepcionalidad de la situación en el sistema eléctrico”, en el que resulta “urgente” la adopción de cambios.

La retirada de los topes al déficit de tarifa implica que en 2012 este desajuste pueda superar los 1.500 millones en una cantidad no establecida que, como el resto de la deuda eléctrica, podrá titulizarse posteriormente en los mercados. Para 2013, se elimina el objetivo de que el déficit sea cero.

De esta forma, el Gobierno “asume su fracaso” en la contención del déficit de tarifa, como indican los dos diarios que adelantan estas medidas, ‘El País ‘ y ‘Cinco Días’. El segundo de ellos, que resalta la “nocturnidad” con la que se han retirado los límites al déficit de tarifa, recuerda además que la orden de revisión de peajes eléctricos no ha sido publicada aún.

En el real decreto ley, el Gobierno reconoce, a la vista del informe sobre tarifas de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), que en 2012 se producirá un “nuevo desajuste” no contabilizado por los técnicos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. La reducción de la demanda, “más acusada de lo previsto” como consecuencia de la menor actividad industrial y del consumo, así como “el sobrecoste del régimen especial” por la entrada en operación “con mayor premura” de nuevas centrales y por el incremento de sus horas de funcionamiento son los dos factores aducidos por el Gobierno como origen del déficit adicional.

A esto se suma que los Presupuestos Generales del Estado (PGE), como ya habían advertido desde la CNE hasta las empresas del sector, no incluirán para 2012 un total de 1.217 millones de sobrecoste extrapeninsular, que deberá por tanto cargarse sobre la tarifa eléctrica. Además, la tarifa eléctrica de 2012 debe absorber 1.106 millones de desajuste de 2011 y el 17% del sobrecoste extrapeninsular de ese ejercicio, que no ha sido asumido por el Gobierno en las cuentas públicas del año pasado.

“Relevante” subida de la luz
El Gobierno señala que “la alternativa” a las medidas adoptadas sería “un nuevo y relevante incremento de los peajes de acceso que recaerían íntegramente en los consumidores eléctricos”.

Esta opción, señala, “no se ha considerado por el gravísimo impacto que tendría sobre el consumidor final”, que “ya ha venido soportando importantes incrementos en los últimos años” y que, de esta forma, vería “debilitada aún más su renta disponible y su competitividad en un contexto de recesión como el presente”.

Fuente: Diario Expansión

http://www.expansion.com/2013/01/02/empresas/energia/1357121674.html

Por qué las eléctricas están cobrando un euro más en enero

para introducir un pequeño recargo que, para un hogar tipo, puede suponer en torno a un euro más por la factura.

En esta noticia publicada en el Diario Expansión se muestra que lo que dijo José Manuel Soria, ministro de Industria, sobre que el recibo de la luz se congelaba en enero no es del todo cierto. Dentro del sistema de precios de luz en España se pueden ver cosas como que la luz cueste más o menos dependiendo del día.

Con un pequeño ejemplo como este,  nos hace preguntarnos una vez mas, ¿hasta qué punto ignoramos la causa y fin de nuestros impuestos?  El ser humano, lejos de parecerse a un mono, cada vez me recuerda  más al “playmobil”.

Estos son los entresijos del euro de la discordia:

1. Lío judicial
Las eléctricas intensificaron en el último año su batalla judicial contra las revisiones de tarifas que realizaba el Gobierno, por considerar que congelaban los precios ilegalmente. En una de esas batallas judiciales, lograron la victoria.

El 23 de diciembre del pasado año, el Tribunal Supremo notificó a Industria que estimaba las medidas cautelares solicitadas por las eléctricas para anular parte de la revisión de tarifas del último trimestre de 2011.

2. Peajes, la palabra maldita
La palabra maldita en el sector eléctrico es “peajes”. Con este término, se designa parte del recibo de la luz (aproximadamente la mitad). El capítulo de los “peajes” es el que sirve para pagar costes del sistema eléctrico como las primas a las renovables, la distribución y el transporte.

En octubre de 2011, el Gobierno los bajó para compensar la subida del resto de componentes del recibo, y así congelar los precios durante el cuarto trimestre. La sentencia del Supremo obligaba, sin embargo a no bajar esos peajes. Es decir: a que, por lo menos, siguieran como estuvieron durante el tercer trimestre.

3. Encaje de bolillos
Las eléctricas, y el Ministerio de Industria, han tenido que hacer encaje de bolillos para reajustar esos peajes. ¿Dónde colocar ese reajuste? ¿Se reenvía una factura individual a cada uno de los 27 millones de contratos? Estas fueron las preguntas.

Al final, ese reajuste se coló en la revisión de los precios eléctricos del primer trimestre de 2012, de manera que las eléctricas pudieran cobrar, en los siguientes recibos, lo que no cobraron en los anteriores.

4. Piruetas eléctricas
Para eso, hubo que hacer piruetas. Industria anunció que, en la revisión de la luz a partir de enero, los precios quedaban congelados. Y es cierto. Los precios del primer trimestre de 2012 serán los mismos que durante el cuatro trimestre de 2011. Pero con un matiz que no se mencionó. Iba a ver una revisión de los peajes del cuatro trimestre, y las eléctricas podrían introducir así un recargo temporal en la primera factura que enviaran.

5. Noventa y nueve días con sus nueve noches
La pregunta que surgió fue sencilla: ¿A cuánto tiempo afectaba la sentencia del Supremo? ¿A todo el cuatro trimestre de 2011? ¿Sólo a los días de ese trimestre que van desde que se recibe la sentencia, es decir, desde el 23 de diciembre? Se analizó jurídicamente con lupa y se comprobó que el reajuste solo afectaba al periodo que empieza a contar desde que se recibe la sentencia. Es decir, desde el 23 de diciembre hasta el 31 de diciembre. En total, nueve días con sus nueve noches.

6. Noventa kilovatios entre Noche Buena y Noche Vieja
Un hogar tipo, con un contrato de 5,5 kilovatios hora, y un consumo de unos 300 kilovatios al mes, puede recibir una factura en la que, dependiendo de la compañía, se desglosan más o menos todos los cargos. Ahí, se puede comprobar cómo hay varias partidas: una por el consumo antes del 23 de diciembre, a 0,1423 euros por kilovatio. Otra por el consumo entre el 23 de diciembre y el 31 de diciembre, a 0,1525 euros el kilovatio.

Y otra por el consumo después del 31 de diciembre, en la que el precio del kilovatio vuelve a ser de 0,1423 euros. Como las eléctricas no han medido realmente el consumo por días, han hecho estimaciones. Por ejemplo, para ese hogar tipo, han atribuido unos 90 kilovatios de consumo al periodo que va del 23 de diciembre, justo antes de Nochebuena, al 31 de diciembre, en Nochevieja. Mientras los españoles se comían el turrón, y encendían alegremente las luces del árbol de Navidad, no sabían que, justo en ese momento, la electricidad era más cara.