Dijsselbloem: “No puedo gastarme el dinero en alcohol y mujeres y después pedir ayuda”

El jefe del Eurogrupo se niega a disculparse ante el Parlamento Europeo por unas declaraciones a un diario alemán.

capullu

“El pacto dentro de la zona Euro se basa la confianza. En la crisis del euro, los países del euro del Norte han mostrado su solidaridad con los países en crisis. Como socialdemócrata considero la solidaridad extremadamente importante. Pero quien la exige también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda. Este principio se aplica a nivel personal, local, nacional e incluso a nivel europeo”

Estas fueron las declaraciones del holandés Jeroen Dijsselbloem, actual presidente del Eurogrupo, realizadas al Frankfurter Allgemeine Zeitung , las cuales han levantado una intensa lluvia de críticas en el Parlamento Europeo.

El eurodiputado del PP Esteban González Pons ha solicitado la dimisión de Dijsselbloem. En la comisión de Economía de la Eurocámara Gabriel Mato (PPE) le ha exigido disculpas y le han sacudido con dureza.

Inclusi o Gianni Pittella se ha manifestado publicamente “No es la primera vez que Dijsselbloem expresa opiniones económicas y políticas que están en abierta contradicción con las que defiende la familia socialista”, cuestionandose si Dijsselbloem da el perfil adecuado para la presidencia de la institución que reúne a los ministros de Finanzas de la zona euro.

En medio de la incipiente carrera por la presidencia del Eurogrupo, el ministro español Luis de Guindos ha calificado de “desafortunadas” las declaraciones de Dijsselbloem. “Estoy seguro de que el propio Dijsselbloem está arrepentido de sus palabras”, ha dicho hoy ante la prensa. Si lo está, no lo parecía ante la Eurocámara.

Pero no todo han sido reproches. Ningún eurodiputado de otros países ha pedido explicaciones al jefe del Eurogrupo, y Ramon Tremosa, de PdeCat, pedía más madera: “Si usted quiere criticar a España no hace falta que hable de licor y mujeres, ahí tiene los trenes de alta velocidad sin viajeros que no van a ninguna parte, los aeropuertos y las autovías sin tráfico”. No ha habido respuesta por parte de Dijsselbloem. Solo sonrisas. Por ambos lados.

Conclusion:

En una sociedad tan avanzada social y moralmente como se considera que está la sociedad europea, esta clase de declaraciones no deberían ni se pueden permitir. El señor Dijsselbloem ha criticado a una gran parte de Europa simplemente basandose en estereotipos, no en datos reales y todo esto escondiendo detrás de la idea de la solidaridad y la necesidad de respetarla.

Aún más grave considero que haya habido tan poco revuelo entre el resto de los componentes del parlamento europeo y de los mandatarios de todos los países europeos, los cuales deberían haber condenado públicamente estas declaraciones y pedir la dimisión de este personaje capaz de decir tales atrocidades en medios internacionales.

Fuente: Elaboración propia a partir de El País

 

 

 

 

 

 

Anuncios

#EntornoEconómico: En los países desarrollados cobran menos las mujeres que los hombres

curso-de-implantacic3b3n-de-planes-de-igualdad-en-la-empresa

Ninguna mujer se escapa del estigma de la brecha salarial, ni siquiera en el llamado primer mundo.

la brecha salarial volvió a estar presente el año pasado. incluso dejando de lado los países en vías de desarrollo, que las mujeres están en un segundo plano, la diferencia entre sueldos fue tan evidente que demostró no ser una quimera, sino una realidad muy presente.

Según Bank of America Merrill Lynch, en 2015 las mujeres no llegaron siquiera a igualar el salario de los hombres en ningún país de las zonas consideradas como primer mundo. Incluso en Nueva Zelanda, donde esa diferencia entre nóminas alcanzó el mínimo dentro de este grupo, las trabajadoras cobraron un 5,6% menos que sus compañeros varones.

La desigualdad entre sueldos llega a cotas inadmisibles en Corea del Sur (36,6% menos), Estonia (26,6%), Japón (26,6%), Israel (21,8%), Países Bajos (20,5%), Finlandia (20,2%), Turquía (20,1%), Canadá (19,2%), Austria (18,1%) y Australia (18%). A las puertas de este variopinto ‘top 10’ se queda EEUU (17,9%).

A Nueva Zelanda le acompañan en el grupo de los que pueden ‘presumir’ de salarios más paritarios Bélgica (5,9%), Luxemburgo (6,5%), Dinamarca (6,8%), Noruega (7%), Hungría (8,7%), Polonia (10,6%), Italia (11,1%) y Grecia (11,3%).

España entra en este último grupo, concretamente entre Noruega y Hungría, ya que la diferencia entre las nóminas de los hombres y mujeres de nuestro país fue del 8,6%, según los datos que maneja la entidad.

En mi opinión, si que puede ser real que aún hay diferencia entre sueldos de mujeres y hombres, pero esto tan solo son estadísticas y hay que saber interpretarlas.

Éstas estadísticas se hacen de forma general entre toda la población activa de cada género y, en muchos casos, hay hombres que ostentan puestos de gran nivel y con grandes ingresos que hacen elevar este porcentaje.

Pero si comparásemos dos puestos de trabajo al mismo nivel, en la misma empresa, tanto para hombres como para mujeres, no habría esa diferencia salarial, ya que sería anticonstitucional.

Artículo elaborado a partir del diario Expansión