Lotería de Navidad: ¿cuántos impuestos debe pagar a Hacienda si le toca el Gordo?

15133306185753Se acerca la Navidad y, con ella, el tradicional sorteo de la Lotería. Como cada año, los españoles compran e intercambian décimos. Pero si le toca el Gordo debe saber qué parte del premio irá a las arcas públicas.

El 22 de diciembre se celebra el sorteo de la Lotería de Navidad, que este año repartirá 2.380 millones de euros en premios, 70 millones más que el año anterior. Se prevé que cada español gastará este año 66,16 euros de media en este sorteo. Esto significa que gastaremos 2,36 euros más que el año pasado, según las cifras de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE).

Los más afortunados, aquellos que sean agraciados con el Gordo, recibirán 400.000 euros al décimo, aunque no todo el premio irá a parar a sus bolsillos. Desde 2013 se pagan impuestos por la lotería. Concretamente, los primeros 2.500 euros del premio están exentos pero el resto tributa al 20%. De esta forma, si le toca el primer premio recibirá 320.500 euros y los otros 79.500 euros serán para Hacienda. En el caso del segundo premio, el importe neto que obtendrá será de 100.500 euros (24.500 será para la Agencia Tributaria) y si gana el tercer premio cobrará 40.500 euros (9.500 se irán en impuestos).

Estos tributos se retendrán directamente en el momento del cobro de décimo premiado. En este sentido, la Agencia Tributaria explica que los contribuyentes del IRPF que hayan soportado la retención en el momento del abono del premio, o no la hayan soportado por ser su cuantía inferior a 2.500 euros, no tendrán que presentar ninguna otra autoliquidación.

¿Cómo se tributa si el premio es compartido?
En este sorteo es muy habitual compartir décimos. En este caso, surgen dudas sobre cómo debe ser la tributación. Hay que tener claro que el impuesto no se aplica a las participaciones sino al décimo entero, esto supone que si es agraciado con más de 2.500 euros deberá aplicarse la retención del 20% al boleto y luego repartir el importe neto (después de impuestos) entre las participaciones.

Identificar a los beneficiarios
Además, la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) deberá proceder a identificar a los ganadores de los premios sometidos a gravamen, independientemente de que el premio haya sido obtenido por uno solo o bien conjuntamente por varias personas o entidades.

La Agencia Tributaria explica que en el caso de premios compartidos (grupo de amigos o parientes, peñas, cofradías…), quien proceda al reparto del mismo que figure como beneficiario único (o como gestor de cobro) por haberlo manifestado así en el momento del cobro del premio, deberá estar en condiciones de acreditar ante la Administración Tributaria que el premio ha sido repartido a los titulares de participaciones, siendo por tanto necesaria la identificación de cada ganador así como de su porcentaje de participación.

Es importante acreditar bien los beneficiarios del premio porque si no, podrían verse obligados a pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en algunas comunidades autónomas. En este sentido, la Asociación de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios (Asefiget) aconseja que los décimos premiados se cobren a través de las entidades bancarias y que en el propio banco se identifique con nombre, apellidos y DNI a cada una de las personas con quienes se ha compartido el décimo afortunado. Asefiget insiste en que el peligro de no dar los datos identificativos de la lista de premiados en el banco es que no lleguen adecuadamente a la Agencia Tributaria.

¿Y los no residentes?
Adicionalmente, los contribuyentes no residentes sin establecimiento permanente que resulten agraciados y hayan soportado la retención en el momento del abono del premio podrán solicitar la devolución que pudiera corresponderles por aplicación de un convenio para evitar la doble imposición internacional.

Impuesto de Sociedades
Los contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades que obtengan un premio sujeto al gravamen especial deberán incluir, tal como hacían antes del 1 de enero de 2013, el importe del premio entre las rentas del periodo sujetas al impuesto y la retención/ingreso a cuenta del 20% soportado como un pago a cuenta más.

Cómo se puede cobrar el premio
Los ganadores tienen hasta el 22 de marzo para cobrar el premio, cuando se cumplen tres meses desde la celebración del sorteo (plazo máximo), si no, el premio pasará a manos de Hacienda. Si el importe del premio es igual o inferior a 2.500 euros, se puede cobrar en cualquier administración; mientras que, si es superior a esta cifra sólo se puede realizar el cobro en una de las entidades financieras concertadas. Es decir, en alguno de los siguientes bancos: Bankia, BBVA, Caixa Bank, Abanca Corporación Bancaria, Ibercaja Banco, Banco Mare Nostrum (BMN), Unicaja Banco, Banco Ceiss (España Duero), Kutxabank, BBK Cajasur, Caixa Ontinyent, Banca Sabadell, Cajamar y Laboral Kutxa.

EXPANSION

 

OPINION:

Dese de mi punto de vista personal creo que es algo que debería de cambiar ya que a mi parecer ganar el gordo no es tan bonito como aparece, ya que ganas un dinero que en realidad no lo ganas porque luego, mas tarde deberas pagar a hicenda todos los impuestos más de la tercera parte del premio. Por lo tanto no ganas tanto como uno cree y por tanto seguramente no tendrás casi nada de beneficios, PENOSO.

Los Presupuestos incluyen más incentivos fiscales para el cine

cine.jpg

El sector del cine sigue sin conseguir la rebaja del IVA en el sector cultural. Sin embargo, conseguirá más incentivos fiscales para la producción de películas. Así lo recoge una enmienda parcial a los Presupuestos Generales del Estado de 2017 acordada entre el PP y Ciudadanos.

Estos conseguirán un aumento del 20-25% de presupuesto a partir del primer millón de inversión y un 18-20% si se excede.

Esta decisión pretende acercar posturas entre gobierno y mundo cultural, aunque año tras año veremos a los últimos protestar por la reducción del IVA Cultural.

Cierto es que los que perdemos con este impuesto somos consumidores y los propios actores, directores, productores, … pero el gobierno siempre quiere beneficio.

“No” a la tarifa común en los cines

La carrera para reducir el precio del cine y recuperar a los (infinitos) espectadores perdidos se acelera. Se acelera, eso sí, en ausencia del más mínimo esfuerzo de la Administración, en el mejor de los casos incapaz y en el peor de ellos, reacia, a emprender medidas encaminadas a que el espectador retome el camino de las salas. Productores y exhibidores anunciaron ayer una nueva oferta, esta vez con carácter semanal, para intentar reanimar la desmayada taquilla. Todos los miércoles a partir del próximo 15 de enero y hasta el 15 de abril (excepto festivos) las más de 300 salas asociadas a la promoción venderán entradas a un precio de entre 3,90 y 5 euros. El coste definitivo, a diferencia de iniciativas anteriores, lo fijará cada sala de forma independiente.

Se trata, sin embargo de una fórmulaa la baja en relación a lo que los exhibidores y distribuidores españoles perseguían de verdad como vitaminapara la taquilla: establecer un precio único —de entre 3 y 4 euros— un día a la semana, y que se adhirieran a él los exhibidores que lo consideraran conveniente. Pero hace unas dos semanas los representantes del sector se toparon con un innegociable “no” por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), cuyos responsables les advirtieron de manera tajante: imposible concertar precios al ser un delito contemplado en el Código Penal.

Los negociadores de la industria del cine español trataron de convencer a los representantes de la Comisión de que hicieran una excepción, habida cuenta del estado catatónico de la asistencia a las salas. Pero el “no” se repitió, y en tono aún más tajante. Así que, finalmente, se ha llegado a esta fórmula anunciada ayer que podría considerarse como unDía del espectador reinventado, y cuyos efectos están por ver.

“Hemos tenido éxito con las propuestas anteriores, pero no sabemos cómo va a reaccionar el público esta vez”, comenta Borja de Benito, portavoz de la Federación de Cines de España, artífice de la promoción junto a productores y distribuidores. “Es una estrategia para ampliar el espectro de asistentes. Está el espectador cinéfilo, el de fin de semana, y el que solo va al cine con oferta. Es a este al que queremos llegar”, explica. La nueva promoción, que tiene buena parte de estrategia de comunicación según el portavoz, se complementará con dos Fiestas del Cine anuales para mantener el efecto novedad. Sin embargo, en la Federación aún no conocen la fecha ni el precio del ticket para la próxima edición de la Fiesta: “Somos muchos, hay que poner de acuerdo a muchísima gente…”.

El precio de la entrada base, eso sí, permanece intacto, como señala De Benito: “Esto es una promoción, un paso más para llamar la atención del espectador”. El objetivo: atraer de nuevo al público que acudió en masa el pasado octubre a la Fiesta del Cine, que durante tres días dejó los precios a menos de tres euros, apenas la mitad del coste normal de la entrada. Más de un millón y medio de espectadores, siete veces más que en los mismos días de la semana anterior, respondieron entonces a la llamada de las salas. Pero frente a aquel éxito pasajero —y fruto de una medida eminentemente eventual (de evento) se sitúa la cruda, persistente y creciente pérdida de público: en 2013 las salas de cine españolas recaudaron, según las previsiones de la auditora Rentrak, 507 millones de euros, 107 millones menos que el año anterior.

El paso al frente de los exhibidores llevaba barruntándose meses. El desmarque de las cadenas Cinesa y Yelmo del pasado noviembre parece haber acelerado el proceso. Las dos mayores cadenas españolas decidieron hacer una Fiesta del Cine en solitario, bajando las entradas en sus salas hasta los 3,50 euros durante tres días. Obtuvieron como respuesta el enfado del resto del sector del cine… y 300.000 entradas vendidas. Ahora, la industria lanza un nuevo globo sonda mientras mantiene los dedos cruzados.

Ir al cine y no morir en el intento

C.M.

Ir al cine a un precio más bajo de lo habitual es posible, pero exige una cuidada planificación. Estos son las entradas más baratas que pueden encontrarse en algunas de las principales cadenas:

  • Cinesa. Los espectadores que adquieran su tarjeta de fidelización (por un euro) pueden acudir al cine por siete euros de lunes a miércoles. Es lo mismo que cuesta la entrada para cualquier persona el día del espectador, también el miércoles. Por otra parte, cada semana se proyecta una película no de estreno (hasta el 9 de enero, Thor) por 3,60 euros.
  • Yelmo. La tarjeta de fidelización, gratuita, ofrece un 30% de descuento en todas las sesiones. Los socios menores de 25 años pueden comprar su entrada los lunes y los jueves a mitad de precio. Lunes y miércoles, el precio baja hasta los 7,30 euros.
  • RenoirLa tarjeta de fidelización cuesta 15 euros y permite acceder a cualquier sesión de lunes a viernes por seis. Los lunes, día del espectador, el precio baja también hasta los seis euros. A la entrada de cine acompaña un descuento que permite volver, antes de 10 días, por 5,50 euros.

Fuente: El País